Monthly Archives: octubre 2014

Exposición colectiva de alumnos de la Facultad de Artes y Diseño Plantel Taxco de la UNAM

De la selección

Esta muestra reúne las piezas seleccionadas después de una ardua deliberación por parte del jurado; los criterios empleados por cada uno de ellos  pusieron  en evidencia una serie de tópicos comunes a la hora de ponderar los  factores que intervienen en el juicio de  una obra de arte, como: calidad, factura, concepto y lenguaje, unidad, contexto y contemporaneidad, originalidad y universalidad, etcétera. Sin embargo lo que estos estudiantes de arte nos presentan,  no son los productos acabados de la sensibilidad extrema, ni de la técnica depurada, ni del empleo acabado de los elementos semánticos que  configuren su lenguaje personal, individual y contemporáneo; esa es la tarea que tienen pendiente, una vez  graduados de sus licenciaturas; mientras tanto, como en todas las escuelas de artes, tenemos a estudiantes  en formación, que contemplan todo lo anterior, pero  no son artistas aún.

Y a propósito de estudiantes y artistas, somos testigos de las transformaciones mediáticas de la figura del joven aspirante a artista, a partir de  criterios varios, como: apoyos económicos institucionales para la cultura que lo ubican en competencia con los productores profesionales, las demandas del mercado insaciable de productos nuevos, la ubicación generacional como marketing , la perspectiva de género,  nacionalidad, condición migratoria o étnica como distintivos de oferta; son criterios  que  delimitan nuevas denominaciones y categorías del mercado; no de la academia, como la del artista independiente, el enfant terrible,  artista alternativo y actualmente artista emergente. Todo ello permea y tensa las complejas imbricaciones entre la academia y el sistema del arte; generando exigencias a partir del  natural arrojo, audacia y valentía de la juventud, que incluso, prefigura en algunos casos durante su estancia en la Universidad grandes obras; sin embargo, no olvidemos que su  estatus es  de alumno academizado, que no el del artista precoz.

En las académicas y cada tanto, pasan por ahí y no necesariamente  surgen ahí, las genialidades,  estas, son excepciones que no emanan de los sistemas escolarizados, por eso, cuando hablamos de formación académica, tenemos que delimitar esas excepciones a otros campos del saber, donde puedan ser estudiadas.

De las pedagogías

 Por lo pronto, se observan prácticas pedagógicas de muy variadas directrices; las que consideran las complejidades del proceso de enseñanza-aprendizaje en el aula y taller; el contexto socioeconómico, la educación artística profesional en el marco de las visiones centro-periferia, capital-provincia  y en  un marco más abierto que contemple la globalización y circulación de los códigos del arte, las migraciones y apropiaciones de otros saberes hacia la esfera del arte o el impacto e influencia del mercado global del arte en el ámbito académico.

Sin olvidar  añejas prácticas  académicas intramuros, como aquellas que a los ojos de algunos, se consideran  buenas prácticas pedagógicas, como formar a los alumnos a imagen y semejanza del profesor-artista, aquel que enseña con su ejemplo, situándose  en el lugar  del canon  aceptado, enseñando como él mismo aprendió, a través de la  ósmosis que da la  proximidad y la endogamia académica.

De estas prácticas académicas, quedan evidenciados resultados de distintos alcances; estará en nuestra obligación, detectar a tiempo los diversos perfiles de ingreso a la universidad, para ajustar los objetivos pedagógicos  a la realidad de esos perfiles y hacer las adecuaciones pertinentes y posibles, así  también, tenemos que revisar la tensión entre práctica académica  y las  necesidades y demandas del mercado del arte global; estudiar y categorizar los problemas emanados de la cultura visual contemporánea, la educación artística, los mercados globales y no confundir la academia con la galería.

De las obras

Nos encontramos frente a  ejercicios programados de taller que abarcan muy variados objetivos,  estos van, desde el planteamiento de problemas clásicos de la forma y la materialidad de las vanguardias históricas, como fundamento para poder, posteriormente y en una línea de tiempo, contextualizar y comprender los planteamientos de los llamados campos expandidos del arte contemporáneo.

O planteamientos  pedagógicos a partir del conocimiento de la materia y la adquisición de habilidades y destrezas, que una vez aprendidas, podrán ser de utilidad para conformar un lenguaje personal de cierta madurez, y esta, como sabemos se obtiene a través de la experiencia.

Por esta razón no presenciamos obras de arte, pero si podemos acercarnos conscientemente a los procesos formativos que derivan en la creación artística.

Maestro René Contreras Osio

Taxco de Alarcón, Guerrero, 2014