Monthly Archives: abril 2013

Los Trashumantes. Miguel Angel Padilla Gómez.

 

 

 

Los trashumantes

Miguel Ángel Padilla Gómez lleva a su práctica artística la reflexión sobre los Trashumantes, se sumerge en una problemática social latente que surge desde la propia geografía vivenciada.

Miguel Ángel nos comparte el hacer de la segunda piel del cuerpo cultural, haciendo evidente la tierra deshidratada que funge como depósito del ámbito trascurrido, son las partículas del barro impregnadas de camino, en esta ocasión no hace falta solidificar lo presentado; lo que nos provee es la mímesis del recorrido evocando la narrativa por medio de la cutícula formativa que se erosiona y transcurre en círculos de movimiento.

Aquí en Los trashumantes nos presenta la crudeza de la condición de los condenados al andar, que migran para cambiar de vida, de los que abandonan todo por la especulación de una tierra prometida; a nivel formal juega Miguel Ángel con los pliegues conformando la marcha sucesiva del movimiento por la ropa, o bien la compresión de la tela, simbolizando al individuo confinado al encierro. Se vuelca nostálgica la visión de enfrentarse al color de la tierra desde que se fragmenta la estabilidad del cotidiano, la dimensión emerge desprendiéndose del plano para ocupar el cuerpo de quién conserva la memoria de un antes como necesidad en acto de fe.

En ofrenda a los trashumantes Miguel Ángel Padilla tienen la necesidad de manifestar el traslado geofísico, mostrándonos la emergencia de vacío llenándose constante, al tiempo que el espectador va habitando de contenido.

Es el desierto, material conceptual que utiliza Miguel Ángel Padilla Gómez en su propuesta para envolver a la segunda piel y convertirlo en receptáculo de reminiscencia, nos hace ver el lugar inhóspito y descomunal, alucinante, nos invita atravesarlo como tentativa. Y es en la intranquilidad de lo desconocido, en cada paso se vuelve más lejano el origen, el sentido de pertenencia se escapa y queda el soliloquio en desolación del éxodo.

Hace evidente lo azaroso del andar a la deriva, al confrontarnos con su propuesta nos deja la constante sensación de extravío de perder el sitio de origen a la llegada, en los círculos se hace evidente y fácilmente se es presa de una circunstancia que atrapa, minimiza que encierra al caminante.

Es tan largo el camino.

Escrito por: A. V. Ma. Del Carmen Rossette Ramírez. Profesora Definitiva de Teoría e Historia del Arte, ENAP, UNAM.

 

 

Semana Santa en Taxco, Visiones de la Fe. Exposición colectiva de Alumnos y Académicos de la ENAP Taxco.

Semana Santa en Taxco: visiones de la Fe.

La exposición colectiva de alumnos y maestros de la ENAP-UNAM campus Taxco: Semana Santa en Taxco: visiones de la Fe, se presenta al observador como un mosaico de temas, técnicas y expresiones en torno la manifestación de religiosidad popular que se recrea año con año en las calles y templos del antiguo Real de minas.

La semana Santa en Taxco, tiene su origen en el periodo del virreinato, misma que se mantuvo durante el México independiente del siglo XIX y principios del XX, cuando se suspendió durante la guerra “de los cristeros” en la década de los años veinte del siglo pasado. Un cuarto de siglo después, a finales de la primera mitad del siglo XX cuando se retoma la celebración en el espacio público y se realizan procesiones en las calles de templo a templo. Desde ese momento, hasta hoy, la semana Santa en Taxco se ha recreado sin interrupción.

Diversos son los elementos representativos de la semana Santa en Taxco, las procesiones en las calles, la participación de los taxqueños de diversas maneras, como miembros de hermandades penitentes, de hermandades de soldados romanos (que en Taxco denominan “los judíos”), hermandades de imágenes de cristos, vírgenes y diversos santos, acompañantes de los participantes de las hermandades y finalmente participantes de las procesiones.

Cada obra, retoma algún elemento, de los antes enumerados, que para el autor es importante poner en relieve, de esta manera, en esta exposición colectiva, en general, se representan dos temas.

1)      Los penitentes

Las tres órdenes de hermandades de penitentes son representadas: ánimas, cuya penitencia es ir encorvados en la procesión llevando en las manos un par de velas o un crucifijo, única penitencia en que la que, además de los varones, participan las mujeres; encruzados, cuya penitencia es llevar un rollo de espinas de zarza en los hombros durante la procesión y los flagelantes, cuya penitencia es golpearse con una “disciplina” la espalda provocando heridas sangrantes.

Al respecto, las obras transmiten el fervor religioso, el dolor de la penitencia, las causas o razones por las cuales, a la vista de los autores, dichos penitentes deciden ofrendar su dolor, su cansancio o su propia sangre para la redención de los pecados, siguiendo o evocando a Jesucristo quien sufrió durante la pasión y muerte en el Gólgota.

2)      Las imágenes religiosas

Las imágenes religiosas juegan un papel muy importante en la recreación de la semana Santa en Taxco, las cuales participan de las procesiones y son llevadas en andas por los miembros de la hermandad encargada de su cuidado, mantenimiento del culto y veneración en las capillas y/o barrios y comunidades aledañas a la cabecera municipal.

Cada autor, tiene como intención transmitir diversas sensaciones, emociones o mensajes a través de símbolos, que el espectador puede reconocer de manera evidente o que se presentan como enigmas de retórica visual que se convierten en obras abiertas a la interpretación subjetiva de cada observador.

Las técnicas y materiales

En una diversidad de autores, es natural encontrar una variedad de técnicas o “lenguajes” de la plástica, de esta manera, el mosaico muestra, además la riqueza temática, de miradas, uso d técnicas y materiales, entre los que podemos mencionar acrílico, acuarela, esténcil, fotografía digital, gises sobre papel, grabado en linóleo, tinta china, xilografía y diversas técnicas mixtas como acuarela y lápiz, barra conté y carboncillo sobre papel minagris, esmalte industrial sobre lámina negra (grafito a fuego), tinta china y plumón sobre papel guarro o tinta y transfer sobre papel.

Roberto Díaz Portillo

Académico de la ENAP-TAXCO.