Monthly Archives: octubre 2012

Resurrección – Darío Meléndez


Resurrección

Obra de Darío Meléndez

 

Resurrección es una exposición que tiene como objetivo redimir aquello que llamamos carne. Cada pieza pretende transmutar los diferentes estadios de la vida humana en rituales de sacrificio o consagración; así, Darío Meléndez (Ciudad de México, 1985) transforma la materia en energía en una suerte de estética sacramental. En esta brevísima selección de objetos, pinturas y dibujos, el artista capitalino nos revela aquello que incluso la ciencia considera inconmensurable, imponderable e inextenso: la materia y su ineludible halo metafísico. La frontera entre cuerpo y alma se ha disipado con el tiempo, más allá de la modernidad; esta colección nos lo recuerda al trasgredir siete veces, una por cada pieza, los límites del orden matérico en una línea de vida que puede ser tanto la del artista como la del espectador. Consagración (2012) es una serie de ostias bañadas en flujos menstruales, recordándonos el acto sagrado del alumbramiento. Sin título (Niñez) (2012), evoca los ancestros que visitan cual demonios en la locura de nuestros actos cotidianos. Los tres vestidos de Primera comunión (1972-2012) integran una arqueología intergeneracional. Sin título (Pasaporte) (2001-2002) es una metáfora de los rituales de pasaje que resultan en bitácoras de vida. Los trípticos I (2008-2012) y II (2012) pretenden ser autorretratos que sacralizan -frente al otro femenino- el mefistofélico encuentro entre el bien y el mal en nuestras personas. Sin título (Vejez) (2012) es un dibujo del abuelo, patriarca por antonomasia, que se encarna en la figura del artista en un gesto de transmutación y permanencia perfectamente aludido en el uso de cera como materia de creación. Meléndez subraya en todo ello las similitudes entre el cuerpo glorioso y el cuerpo terrenal; él mismo restaurador de arte sacro, sabe que la transmutación absurda de órganos vivos en carroña no tendría que diferir en absoluto con la del cuerpo al espíritu eterno. Resurrección es su propuesta para traer a la luz aquello que la razón nos impide sacar de la oscuridad, todo ello sin alterar los velos secretos de la fe, las historias familiares y, con el pudor que caracteriza a los Padres del desierto, apuntar hacia aquello que Rilke llamaba el “florecimiento de la carne”.

 

Juan Carlos Reyna, 2010

Taller de paisaje, ENAP Xochimilco en Taxco.


 

Texto de sala: Pintar paisaje, definitivamente no es como tomar una fotografía, son dos lenguajes diferentes, aunque ambos nos remiten a la imagen. Pintar paisaje requiere de un amplio conocimiento del espacio, el ritmo, la luz, el color, la armonía y el equilibrio, entre otros elementos plásticos que deben ser tomados en cuenta para estructurar una obra determinada.

Dr. Daniel Manzano Águila

 

 

     Nuestra escuela goza de una tradición ancestral en el género de la pintura de paisaje, desde que llega a México el Maestro Eugenio Landesio procedente de Italia y forma entre otros al Maestro José María Velazco, se funda una tradición que continúa con otros destacados artistas y grandes maestros como Saturnino Herrán, el Dr. Atl, Diego Rivera, Siqueiros, Orozco, Joaquín Clausell, el Maestrísimo F
rancisco Moreno Capdevilla, Luís Nishizawa, Chavarría, Nicolás Moreno y no podemos dejar de mencionar a mi querido Maestro Antonio Ramírez y a Gerardo Portillo que también incursionaron en la pintura de paisaje logrando cosas maravillosas y por supuesto una lista inmensa de artistas que han pasado por la escuela y que pintan paisaje.
     Es por este motivo que el Dr. José Daniel Manzano preocupado porque esta tradición no se pierda sino se fortalezca cada día más, ha impulsado y apoyado este taller.
     En esta exhibición mostramos una parte de lo que creamos en las cuatro visitas sabatinas que hicimos a Taxco y que ahora presentamos en el hermoso Museo de Arte Virreinal no podemos dejar de agradecer a sus autoridades por la facilidades otorgadas para este evento.
     Para este proyecto, se convocó a un número limitado de estudiantes de la Licenciatura en Artes Visuales y así, asistieron veinte alumnos a las prácticas.
     Con gran entusiasmo empezamos a trabajar en este propósito y aunque la mayoría de los estudiantes no habían trabajado el paisaje al aire libre se lograron ejercicios de excelente calidad, logrando motivarlos en el género, trabajamos dentro y fuera de la ciudad y aunque nos faltó tiempo para dibujar en las minas, platicar con las personas e involucrarnos más en las tradiciones populares y religiosas, alcanzamos nuestro objetivo.Profesor. Juan Manuel Salazar.
Xochimilco DF octubre del 2012

El monstruoso cotidiano

Abrimos el camino hacia una reflexión sobre la realidad, la vida cotidiana, sobre nosotros y la forma en la cual construimos la relación con el mundo.

El día a día nos enfrenta a múltiples situaciones en las que convergen sonidos, miradas, olores, imágenes, ruidos, texturas, lugares, formas, personas; todo ello en el interior de una ciudad pequeña para tan grandes y multitudinarios habitantes Un espacio tan pequeño forzado a crecer, a cambiar su entorno natural, a modificarse continuamente debido a la falta de plantación, un espacio enfermo y desgastado dentro del cual nuestra cotidianidad adquiere diversos matices obligándonos algunas veces a actuar como antagonistas de nuestro propio acontecer.

La centralización económica y de poder trae consigo fuertes problemas sociales como lo son el hacinamiento, la falta (aunado a la mala administración) de servicios básicos, carencia de viviendas, la imagen de una ciudad con deseos de modernidad, y sueños postmodernos se traduce en sus habitantes a manera de “espacio vital en agonía”.

Cansados vamos, llegamos, regresamos, como locos, víctimas y victimarios, en el horizonte la condición humana desgastada, enfrentándonos a una constante creación y re-creación de la propia identidad a partir de los valores hedonistas pues el “yo” se presenta como un todo impreciso. Situación que nos enfila hacia una realidad alterada, enferma, caótica, una angustia constante de un devenir incierto y estresante en donde los protagonistas adquieren rasgos de sociópatas revelando así una realidad oculta que proyecta un entorno grotesco.

Personajes aparentemente anónimos pretenden ser el testimonio del interior de los individuos, una ventana hacia una sociedad contemporánea en donde a causa del ritmo de vida extenuante, competitivo y acelerado se genera una indiferencia y falta de humanidad a su vez que abre la puerta a estos personajes grotescos e inquietantes cuyo deambular por las calles trastocan a la multitudes quienes acosadas ante tal presencia encuentran en el aislamiento la aparente calma.

Corramos, corramos, corramos, para no regresar jamás…

Irina Vázquez Chessal

 

 

El alma en la mano, artesanos y escultores de México y Valencia.

 

Reporte gráfico de la presentación del video «el alma en las manos, artesanos y escultores de México y  Valencia» en el museo Spratling, con la participación de la ENAP plantel Taxco, UNAM.

 

El alma en la manos es un testimonio sobre la importancia vital del quehacer manual en los artesanos y escultores de tierras tan lejanas como son México y Valencia. Lejanas en situación geográfica, pero estrechamente cercanas y en momentos casi idénticas y la identificación la realiza el amor por el oficio y la gratitud hacia los materiales con los que cada uno deja una huella feliz y amorosa de su paso por la tierra.

 

Fuente: Marcos Carmen y Barragan Carlos M.  El alma en la mano, artesanos y escultores de México y Valencia. España, editorial Universitad Politécnica de Valencia, 2011