Arquitectura Romana del siglo XVI. Un viaje entre espacios en la historia.

Reflexionaremos sobre los arquitectos y los espacios constructivos publicos y privados del renacimiento en Roma siglo XVI a traves de diversos vinculos en texto, video y visitas o recorridos virtuales, a lo largo de esta página.

La arquitectura romana tiene su origen en la Cultura Etrusca, construida a partir de la influencia Griega. La influencia que lleva el tiempo a la Roma del siglo XVI no solo es de orden constructivo, sino que también involucra las artes y su involución al sena de la sociedad romana.

El periodo de esplendor del arte romano abarca los dos primeros siglos del imperio romano. A principios del siglo II de nuestra era, desde el tiempo de Emperador Adriano (año 117), se inicia la decadencia estilistica en el siglo III y se confirma en el siglo IV por efecto de cierto barroquismo o irregularidad y pesadez en los estilos aunque aumente la fastuosidad y la magnitud de las obras. Pero la arquitectura sigue desarrollándose hasta la invasión de los bárbaros, por lo menos, en los principales centros de cultura. Pruebas de esto son las grandes basílicas de Roma construidas en el siglo IV, no sólo las destinadas al culto cristiano, sino también las civiles (recordemos el origen pagano de las basilicas). Los restos de la colosal basílica civil de Constantino (conocida como de Majencio) que todavía se alzan en Roma, sirvieron como fuente de inspiración a los arquitectos del renacimiento en el siglo XVI.

Algunos de los arquitectos que trabajaron en Italia entre 1520 y 1600.

Giulio Romano (1492-1546)

Es uno de los primeros y arquitectos mas representantivos. Una de sus obras mas reconocidas es el Palacio del Té de Mantua. Usa escasos elementos decorativos, pero los combina de manera extraña y caprichosa (fustes rugosos, triglifos descolgados actuando como ménsulas, motivo serliano, etc.). Este edificio puede ser el primero en el que el juego y la trasgresión de toda norma es su razón de ser.

Palacio de Te en Mantua


fuente:You Tube

Giorgio Vasari (1511-1574)

Es el arquitecto difusor del manierismo a través de sus estudios sobre la vida de los artistas renacentistas. Su obra práctica no resulta tan novedosa, al menos su obra más conocida la Galería de los Uffizi (Florencia). Sigue muy servilmente el modelo de la Biblioteca Laurenziana de Miguel Ángel.


Bartolomeo Ammannati (1512-1592)

Realiza las obras de ampliación del Palacio Pitti de Florencia con un patio posterior donde trabaja con el almohadillado, creando un escenario dinámico . El patio abierto con alas en escuadra, la vegetación y las fuentes tendrán mucha difusión en Francia, en concreto en el Palacio de Luxemburgo de París.

Pirro Ligorio (1513- 1584)

Construyó la Villa de la familia D´Este en Tívoli (1556). Se trata de la villa campestre más ambiciosa construida en esa época en los alrededores de Roma. El edificio, concebido a lo extenso, por primera vez importaba menos que los fabulosos jardines, enriquecidos con fuentes y estatuas que asemejan ruinas y grutas sagradas. Todos los sentidos se ponen a prueba buscando sorprender en cada rincón. La exuberancia de la vegetación escalonada y el frescor de las rumorosas fuentes nos permiten un agradabilísimo paseo. Se han puesto las bases de la jardinería de Versalles, pero con un toque más sutil, menos teatral o espectacular. También diseña el jardín de Bomarzo con sus esculturas monstruosas esculpidas en la roca.


Ligorio genera esteticas complejas en decorados de fachadas e interiores de palacios, tapizados con relieves, estucos, frescos y esgrafiados. Entre los edificios a destacar estaría el casino de Paulo IV en los jardines del Vaticano o el Palacio Spada en la ciudad de Roma, en colaboración con Giulio Mazzoni.

Fachada del Palacio Spada


Giacomo Barozzi, “Vignola” (1507-1573)

Es el gran admirador y continuador de la obra de L. B. Alberti. El uso de los órdenes griegos y las fracturas sobresalientes de los entablamentos son evidentes en su arquitectura.

interior de la Iglesia del Gesú

Aplica el modelo de iglesia de San Andrés de Mantua de Alberti, a su obra del  Gesú de Roma (1568), que se convertirá en el modelo de las iglesias de la Compañía de Jesús. La estructura interior es de nave única cubierta con bóveda de cañón, sin columnas ni pilares, y crucero y capillas, entre contrafuertes, poco profundas; altar mayor iluminado por la cúpula que ocupa un lugar preferente como si fuera un trono, mientras que el lugar desde donde asisten los fieles se queda en penumbra.

Fachada de la Iglesia del Gesú

Su fachada ofrece a la vez un aspecto triunfal y austero. Giacomo della Porta (1539-1602) la ejecutó después de muerto Vignola, inspirado en los dibujos de éste.

Domenico Fontana (1543-1607)

Es el autor del palacio de Letrán y de la Biblioteca Vaticana, pero su mérito principal radica en sus planes de urbanismo de Roma continuando la obra de Miguel Ángel.

Biblioteca Vaticana

Andrea Palladio (1508-1580)

Es el arquitecto más sobresaliente del Véneto y de la Italia de la segunda mitad del siglo XVI. Su estancia en Roma le permitió familiarizarse con el monumentalismo de Bramante y Miguel Ángel, así como con el clasicismo romano. Su obra religiosa y civil dejará honda huella en siglos posteriores.

fuente:You Tube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *