La Tékhne es algo más que una palabra griega.

Tékhne.- Palabra griega que se traduce como “arte o ciencia” y que -merced de muchas adecuaciones y cambios fonéticos a través del tiempo- conocemos hoy como Técnica. En nuestra institución (la ENAP) existe una materia llamada Técnicas de representación gráfica y pocos alumnos investigan más acerca de su significado. ¿A qué se refiere este término? Una definición apropiada puede ayudarnos a comprender -más que a limitar- no sólo el significado de esta actividad sino la importancia de su papel en la producción de mensajes que buscan satisfacer una necesidad de comunicación en nuestra sociedad.

Abro el diccionario -ese libro grande que nos ayuda a hacer más pequeñas nuestras dudas- y encuentro lo siguiente: “Técnica.- Conjunto de procedimientos y recursos de que se sirve una ciencia o un arte.” Yo agregaría: y que se utilizan como medio para llegar a cierto fin.

La técnica surge en el momento en que el ser humano necesita modificar su entorno para adaptarlo a sus necesidades y requiere del uso de herramientas y conocimientos muy variados, que pueden ser tanto físicos como intelectuales. Nace en la imaginación y se lleva a la práctica a través del ensayo y el error. Por lo tanto, se trata del ordenamiento racional de una serie de procedimientos cuyo origen práctico fue empírico en función de cubrir una necesidad específica.

En el caso de nuestra área de conocimiento la Técnica es la sistematización en el manejo adecuado de los materiales y de los instrumentos necesarios para realizar una obra, llámese ilustración, cartel, viñeta, pintura, grabado, etc. En consecuencia, la técnica comprende también la observación de la constitución de los elementos que participan en ella: materiales, instrumentos y los métodos de aplicación de los mismos.

Esta vez busco en el diccionario la definición de la palabra Material.- “La sustancia que constituye una cosa. Es lo relativo a la materia, que tiene cuerpo o sustancia’.”

En nuestra área profesional material es todo aquel recurso con el que se cuenta para combinar, construír y representar una idea; me refiero a los pigmentos y sus aglutinantes (carboncillo, acuarela, acrílico, tinta, goma arábiga, goma de tragacanto, PVA, etc.) y los soportes a utilizar (papeles, arches, fabriano, lienzos, lino, algodón, yute, etc.).

Cada uno de los materiales que utilizamos posee cualidades que se pueden aprovechar para la realización de proyectos a través de su correcta manipulación y aplicación. Es necesario conocer y comprender cómo se comporta cada material para poder aplicarlo adecuadamente y conseguir los resultados deseados.

Lo que me lleva a otro término igualmente importante que forma parte de la palabra que estamos analizando: representación.

El diccionario dice que Representación “es una figura, imagen o idea que sustituye a la realidad. Signo, símbolo o imitación que hace pensar en una persona o cosa.”

Y gráfica se define como.- “1. adj. De la escritura o la imprenta o relativo a ellas. 2. Que se representa por medio de figuras o signos.” En resumidas cuentas una representación gráfica es una imagen visual figurativa, sintética o abstracta que los seres humanos utilizamos para expresar, conocer y divulgar las experiencias, apropiaciones y reinterpretaciones que se obtienen del mundo circundante y del propio mundo interno o mental con diferentes propósitos comunicativos: expresivo, descriptivo, didáctico, esquemático, distractivo, etc.

Por tanto las Técnicas de representación gráfica se refieren al conjunto sistematizado de procedimientos en el uso adecuado de los materiales e instrumentos para la producción de imágenes visuales que satisfagan una necesidad de comunicación específica; esta actividad implica ciertas características que se deben observar para que su praxis sea óptima.

Se debe tener un conocimiento pleno y cabal del comportamiento, interacción y límites de los diferentes materiales que se utilizan al proponer variantes o alternativas de aplicación en cada proyecto. De lo contrario el resultado final no será otra cosa que una mescolanza anárquica de recursos.

La técnica es adaptable y transmisible. Una persona puede aprender una técnica de un profesional; un profesional puede modificarla e incluso inventar una nueva técnica al explorar alternativas diferentes que satisfagan una inquietud o necesidad.

Una técnica NO es el concepto. La técnica sirve para apoyar al concepto. Si un mal concepto tiene una buena técnica, el problema será evidente y empobrecerá el resultado final. De igual forma si un buen concepto está realizado con una mala técnica el resultado será muy negativo. Es preciso definir y concretar cuál es el concepto a trabajar para aplicar la técnica pertinente en favor de una mejor transmisión de la información.

La importancia del conocimiento y manejo de las técnicas de representación es incuestionable. Los profesionales en el área de la comunicación visual tienen en el dominio de las técnicas un instrumento indispensable por las infinitas posibilidades de efectos, calidades y mixturas de materiales a su disposición para la realización de representaciones visuales, que están encaminadas a establecer una comunicación con el receptor, quien interpreta, asimila o incluso cuestiona la información recibida.

obra personal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *