Corto y pego… luego aerografío.

La aparición del aerógrafo rebasa ya el centenar de años (tiene 130 para ser exactos) pero si lo comparamos con otras técnicas pictóricas de representación (acuarela, óleo, etc.) su uso es todavía muy reciente. En el transcurso de su desarrollo la mayoría de los artistas que ha empleado el pincel de aire han sido autodidactas y al trabajar con esta herramienta han incorporado o inventado soluciones técnicas a los diversos problemas de representación que han terminado siendo parte fundamental en su manejo y aplicación. La más importante (compartida a la vez con otras técnicas más antiguas) es el uso de mascarillas.

Al hablar de mascarillas es necesario hacer hincapié en algunos puntos:

1.- El uso de mascarillas es una técnica que comprende la fabricación de la misma, su montaje en el soporte a trabajar, la aplicación de color a través de ésta y su retiro cuidadoso de la superficie del original terminado.

2.- Por lo general la elaboración de una mascarilla involucra la intervención de herramientas de corte para seccionar o cortar la forma deseada que será utilizada como barrera física para aplicar el color en el original por lo que es necesario dedicar cierto tiempo para mejorar las habilidades de corte ya que de éstas depende también un buen resultado final observable en el acabado de los perfiles del trabajo.

3.- La elección de una adecuada herramienta de corte afectará positivamente el resultado final en la imagen que estemos trabajando pues nos ayudará a realizar los cortes con mayor comodidad.

4.- Es muy importante cuidar el filo de las navajas empleadas, si se cuenta con el filo adecuado entonces la presión que debamos emplear será poca y no dañaremos excesivamente nuestro soporte.

5.- Olvidarse de las limitaciones de la herramienta… utilicemos la cuchilla o navaja como si fuera otro instrumento de dibujo, tracemos con una presión constante para lograr cortes fluidos, precisos y limpios, libres de errores.

Con la finalidad de depurar las habilidades de corte y prepararse para las partes más complejas de la técnica de aerografía desde el comienzo de este semestre yo recomiendo siempre realizar ejercicios de corte y montaje previos (yo los llamo ejercicios de transformación de la forma, ya que mediante cortes y seccionados del material se transforma una figura básica -en este caso un rectángulo- en otra diferente) ya que afinan pertinentemente la habilidad manual con la navaja.

Posteo a continuación los esquemas de los ejercicios que hasta ahora se han dejado en clase con la fnalidad de que todos llevemos un control de qué se ha visto en estas semanas de clase y todos nos actualicemos periódicamente.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *