¿Fríos, cálidos o neutros?

La percepción del color es una experiencia subjetiva, es una reacción de nuestro cerebro, una sensación mental. ¿Cómo sabemos que los colores son reales?. El cerebro los percibe y no los cuestiona. Una cosa es segura, cuando el sol se mete y la luz se torna oscuridad nuestra percepción hacia el color se modifica. En el terreno de la física el color puede definirse como un fenómeno lumínico: es la descomposición de la luz blanca en una franja espectral coloreada a través de un prisma. Cada color del espectro posee una longitud de onda específica. El color nace únicamente en nuestro cerebro en el momento en que el ojo humano capta la longitud de onda correspondiente a cada color. De igual manera si mezclamos estos colores luz el resultado será el blanco nuevamente.En el aspecto pictórico el efecto es diferente. Si mezclamos los colores pigmento (materia colorante) obtendremos como resultado un gris muy oscuro.

Para comprender cómo utilizar el color primero necesitamos entender cómo interactúa con respecto a otros. Un color adquiere su valor en oposición a una ausencia de color, como el negro, el blanco o el gris o en relación a un segundo color o incluso a varios colores. Hay colores que al colocarse juntos poseen la misma carga lumínica (vibran con la misma intensidad), en otros casos uno de los dos colores será el dominante pero sin el más tenue o neutro el impacto del primero se ve disminuído y existirán ocasiones en que los dos colores se neutralizan al colocarse juntos. Podemos comprobar de forma práctica este hecho utilizando un círculo cromático.

Los colores reflejan una cierta personalidad y/o estado de ánimo. De hecho, además de la clasificación de colores en primarios, secundarios y complementarios se ha realizado otra clasificación de los colores a partir de la sensación psicológica que provocan en el espectador, así tenemos a los colores cálidos y los colores fríos. Aquellos derivados del azul se consideran fríos y los obtenidos del rojo son denominados cálidos. Su impacto es tan grande en nuestra psique que diversas culturas les han otorgado diferentes significados y símbolos. Revisen esta página:

http://www.mariaclaudiacortes.com/colors/Colors.html

todas esas connotaciones simbólicas están visualizadas de manera muy lúdica e ilustrativa en esta pequeña animación en flash. Explórenla, jueguen y diviértanse. Ya la comentaremos después.

Ahora bien, ¿cómo conseguir una adecuada combinación armónica de colores?

No pretendo dar una respuesta única y universal, ya que cada persona posee distinta sensibilidad hacia los colores. Pero si expongo en términos generales tres consideraciones técnicas que en mi experiencia personal pueden dar buenos resultados en el momento de elegir la paleta de colores que necesitamos para realizar nuestras imágenes.

1- Definir la cantidad de colores de acuerdo al proyecto que se vaya a realizar. Debemos trabajar con un conjunto limitado de colores, de lo contrario el resultado será caótico.

2- Debe existir suficiente contraste entre los tonos a utilizar (además del color que se vaya a emplear se debe contar con un color complementario). Por ejemplo, si se cuenta con un set de tres colores, el Color Uno debe contrastar con el Dos y el Tres.

Otra posibilidad es que el Color Uno sea el complementario del Color Dos o el Tres.

Usar colores que contrasten es importante para obtener un diseño bien equilibrado.

Se pueden usar dos colores claros y uno más oscuro, o uno claro, uno medio y otro oscuro.

3- Dosificar el contraste entre colores muy dominantes. Debemos asegurarnos de que el ojo encuentre algún punto de descanso en nuestro diseño. Para alcanzar este objetivo se deben utilizar los colores en sus correctas proporciones. Por ejemplo, emplear el color más claro en las áreas más grandes de nuestra imagen y los colores más vibrantes en aquellos elementos que sean más importantes (personajes, primeros planos, etc.). Los tonos medios deben ser usados para segundos planos o jerárquicamente en aquellos elementos de importancia secundaria en la imagen.

Para finalizar les dejo la ilustración que les mostré en clase con tres variantes de color. Sólo una propuesta es la más armónica. Obsérvenlas y analísenlas y comenten cuál es la mejor y cuál combinación de colores es la menos afortunada. Sustenten sus opiniones. ¿Quién dijo yo?…

Lobo A

Lobo B

Lobo C

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *