Archivo por meses: noviembre 2015

Parte de la forma
Seleccionamos parte del cuerpo como los pies, manos, codos, rodillas, hombros, tórax, cadera, pubis, sacro. También lo hacemos con las partes de la cara como los ojos, cejas, nariz, mentón, boca, labios, orejas. En estos ejercicios dibujamos estas partes de la forma en la hoja completa así como dibujamos el cuerpo en la hoja. Es como si utilizáramos un lente largo para tomar una fotografía de esa parte del cuerpo. El visor de la cámara equivale al papel, en el visor vemos la parte que acercamos, en el papel dibujamos ese acercamiento. Hacemos ejercicios de contorno largo, contornos cruzados, contorno rápido, gesto curvo y recto, estructura delgada y gruesa, modelado con crayón, pluma, pincel. Incorporamos también modelado con plastilina y alambre.
Para el modelado con plastilina utilizamos una o dos barras, en cualquier caso esa es la cantidad (necesaria/suficiente) a la que ni agregaremos ni quitaremos material, únicamente modelaremos con esa cantidad. Otra condición es la de modelar sin apoyarse en la mesa, únicamente modelamos con las manos y los dedos. Se trata de utilizar lo mínimo (necesario/suficiente)
En los anteriores ejercicios de modelado con plastilina agregábamos material hasta completar la forma, en el otro retirábamos material para lograr la forma.
Lo mismo con el alambre, utilizamos cierta cantidad para modelar la expresión del gesto
En ejercicios subsecuentes dibujamos los detalles de las partes de la forma.
Estudio de la forma en diez minutos
La disposición de las formas en el espacio.
Considerar la posición relativa de las partes del cuerpo en el espacio y trabajar con el borde del crayón sin detallar las formas, para indicar su posición sólo hay que presionar con fuerza las partes más lejanas y suavemente las más próximas.
Para comprender mejor la manera en que la forma llena el espacio, es más importante definir con precisión la posición de las partes que los detalles.
Técnica
La técnica debe enseñarse, no como un medio en sí mismo, sino como algo relacionado a la expresión individual, como el medio para alcanzar un fin. No se puede separar a la técnica de la expresión. Únicamente existe la expresión. El dominio viene con la práctica, la creatividad viene con el talento. No sólo basta la destreza, sino la emoción y la sensibilidad. La observación es fundamental y la técnica es el medio para lograr la expresión.
Es recomendable experimentar con diversos medios para descubrir cuál es el más adecuado.
…No se puede evitar que diferentes motivos requieran a su vez diferentes métodos de expresión. Eso no supone un desarrollo o progreso, sino que es la adaptación a la idea que se quiere expresar y la adaptación al medio a través del cual se expresa esa idea.
Pablo Picasso.
Los grandes artistas nunca dejaron de experimentar y cambiar su técnica. Emplear la misma técnica produce estancamiento. El libro pretende brindar ideas y no maneras de trabajar, se han indicado con precisión los temas, los materiales y el tiempo para hacerlos. Más allá de eso no hay precisión.
Proporciones básicas
Ninguna medida es o puede ser exacta porque no existen dos figuras humanas con las mismas proporciones, incluso en gemelos idénticos. Sin embargo, en una postura de pie de la modelo podemos tomar la medida de la cabeza de la barbilla a la parte alta, después medir cuántas veces se repite esta medida hasta los pies. Podemos tomar puntos de referencia como las distancias relativas entre los pezones, el ombligo, los genitales, los hombros, los codos, la muñeca, los dedos, las rodillas, los tobillos, etc. Lo mismo con la cabeza, del borde superior a las cejas, ojos, nariz, orejas, labios barbilla. Una forma para medir es sostener el lápiz en forma vertical con el brazo totalmente extendido, formando un ángulo recto con el lápiz que sostenemos con la mano. La modelo está de pie sobre la plataforma, cerramos un ojo y apuntamos con el brazo extendido hacia la modelo, ubicamos la punta del lápiz en el borde superior de la cabeza, deslizamos el pulgar hacia la barbilla, con esta medida de la cabeza en el lápiz, sin mover el pulgar, bajamos el brazo sin flexionarlo hasta que la punta del lápiz esté sobre la barbilla, ahora el pulgar está cerca de los pezones, continuamos sucesivamente hasta llegar a los pies. Aproximadamente hay de seis a ocho cabezas a lo largo del cuerpo. En el papel trazamos una vertical en el centro de la hoja y marcamos el borde superior para la cabeza y el borde inferior para los pies, a continuación marcamos las demás de acuerdo al número de cabezas de la modelo.
A partir de este método desarrollaremos nuestra propia manera de relacionar los puntos de referencia de la modelo o de cualquier objeto para lograr proporción en nuestro dibujo.
Estudio de pliegues en la tela
Cualquier punto que sostiene una tela, ya sea con una tachuela a la pared, la arruga de la ropa en el codo o en la rodilla, es donde se proyectan los pliegues. Si sostenemos una tela con ambas manos vemos que tenemos dos centros de donde se proyectan los pliegues de una mano a la otra.
En estos ejercicios tensamos una tela a la pared con dos tachuelas, después quitamos la de la izquierda y la recorremos un poco hacia la derecha y la volvemos a clavar, lo mismo hacemos con el otro extremo para acentuar la caída de la tela. En otro arreglo, quitamos una tachuela, la recorremos un poco como en el arreglo anterior pero la clavamos sobre la misma tela a unos quince centímetros y luego la clavamos al muro otros treinta centímetros, lo mismo con el otro extremo y así obtenemos más pliegues. En un tercer arreglo, tomamos el borde de la tela entre las dos tachuelas, la levantamos y la clavamos casi a la misma altura de las dos tachuelas, ahora tenemos tres centros o puntos de caída. Otro arreglo consiste en retirar la tercer tachuela, luego sujetar la tela unos treinta centímetros debajo de donde quitamos la tachuela y entonces la clavamos.
En cada arreglo hacemos ejercicios de contorno, únicamente trazamos las líneas sin atender al claroscuro, estos ejercicios son similares a los que hicimos con una hoja de papel, otra de aluminio, una lata de aluminio arrugándola poco a poco e intercalando un dibujo.
En un estudio prolongado de la tela consideremos que cada pliegue tiene tres lados, el superior, el de la izquierda y el de la derecha. La parte superior es la más próxima, las laterales descienden hacia la base del pliegue sobre el muro. La parte superior la dejamos en blanco, los costados en gris tenue y la base gris oscuro. Las hendiduras las dibujamos en negro se irán graduando alejándose del borde del pliegue.