Archivo por meses: septiembre 2015

17sep15
Expresión y acción
La expresión no se refiere solamente al movimiento, ademán o acción, la expresión está en cualquier cosa y en cualquier pose, ya sea activa o pasiva. Imaginemos que el gesto de la expresión es el carácter de la acción. Tenemos frases coloquiales que resumen el carácter de una acción como “estoy como trapo viejo” o “estoy sentado rígido como una tabla” esa cualidad hace que comparemos la pose con el objeto. La naturaleza del objeto y del sujeto es su expresión (personalidad), a partir de ahí surgen los demás aspectos del dibujo.
Expresión de objetos
La expresión está en cualquier cosa, por ejemplo, una silla nos invita a sentarnos, si la silla es recta y dura, nos mantendrá rígidos, mientras que un sillón será mucho más cómodo. Con imaginación y sensibilidad podremos relacionar las expresiones que observamos. Obviamente los objetos no expresan emociones, aunque a ciertos objetos les transferimos nuestras emociones, la cosa es observar la naturaleza de las cosas, por ejemplo un árbol crece de abajo hacia arriba tan lentamente que no lo notamos claramente. En contraste con el rayo que viene del cielo a la tierra, no lo vimos pero escuchamos y dibujamos súbitamente. Entonces dibujamos el árbol de abajo hacia arriba, tal como logramos un mejor dibujo de los pies hacia arriba y no de la cabeza hacia abajo, aunque el problema con el modelo es el rostro. El rostro representa la mayor expresión de la personalidad y por ello es difícil integrarlo al dibujo en términos visuales.
Peso y Modelado
Podemos sentir el peso de un objeto antes de conocer su forma. Si cerramos los ojos y extendemos la mano para que alguien ponga algo en nuestra palma, de inmediato sentimos su peso, si cerramos la mano sabremos si la forma es cuadrada o redonda, liso o áspero, grande o pequeño. Al abrir los ojos descubriremos otros detalles como el color. Sin embargo, la primera sensación fue la del peso, independientemente de las sensaciones posteriores. La forma es la configuración tridimensional del peso
Peso y Energía
No es necesario pensar en kilos y gramos sino en cuánta energía o fuerza se requiere para levantarlo o cargarlo de acurdo al tamaño del objeto o modelo, por lo tanto podemos decir qué tan pesado es el objeto —comprender su peso— por la cantidad de energía empleada para levantarlo. De hecho el peso mismo posee energía. El peso de una piedra empuja el piso, en tanto lo cargamos el objeto opone resistencia a nuestra energía. Comprender esa oposición a nuestra energía es comprender el peso.
Ejercicio 6
Para este ejercicio debemos concentrarnos en el peso de la modelo o de los objetos de la misma manera en que nos concentramos en los ejercicios de la expresión. Utilizamos el borde de una crayola y hacemos movimientos circulares del centro hacia afuera hasta llegar al borde de la figura. Podemos ver el torso como un cilindro y sentir que trabajamos de atrás hacia adelante y de arriba hacia abajo. Primeo debemos captar la posición general de la modelo, sentir su peso y la disposición de las partes, siempre con la idea del peso. Comparemos el ejercicio con el modelado en plastilina. A una estructura de alambre le agregamos, la cantidad de plastilina que corresponde al tamaño de la forma. La estructura de alambre la consideramos como el núcleo de la forma en el dibujo. Debemos imaginar que en lugar de dibujar estamos modelando con plastilina de la misma manera que en el dibujo de contorno imaginamos que tocamos a la modelo al sincronizar el tacto con la vista. Al modelar con la crayola no pondremos atención a los detalles externos ni al claroscuro ya que debemos sentir el peso, nuestra atención está dentro de la figura. Comparamos este ejercicio con los de expresión en los que podemos decir que enredamos un hilo envolviendo a la modelo súbita y caóticamente mientras que en el modelado enrollamos una cinta del centro hacia afuera, lo inverso al carrete de hilo de una máquina de coser o de una caña de pescar.

Peso y Masa
Podemos sentir que intentamos representar no es el peso sino la masa o volumen. Un vaso de vidrio y un cono de papel para tomar agua pueden ocupar el mismo espacio y contener agua, sin embargo, el cono es endeble, el vaso no y la diferencia del peso es evidente.
El Núcleo
El núcleo motiva la forma. El tronco de un árbol crece del centro hacia afuera, no debemos preocuparnos por la forma sino por su relación con el núcleo, parecido al impulso del gesto. Lo que vemos, lo que tocamos es superficial. El núcleo y el impulso lo podemos intuir. Después de modelar podemos trabajar los contornos internos y cruzados como lo haríamos para detallar la superficie externa con el borde de la crayola.
Estos ejercicios los complementamos modelando con plastilina para comparar la experiencia de modelar con la crayola y con plastilina.
Dibujar con música
Hicimos dos ejercicios relacionando la música con el dibujo. En el primeo escuchamos Azucena de Gerardo Bátiz y después La escalera del Diablo de Gyorgy Ligeti. En ambos ejercicios se dibuja una línea continua sin despegar del papel. El trazo debe expresar la sensación que nos produce la música. El resultado, en algunos casos es parecido a la gráfica del sonido.
Este ejercicio está relacionado con el ejercicio de la extracción del gesto pero aquí sin referencia a al modelo o al objeto sino en referencia a la sensación auditiva. (mientras explicaba el ejercicio llovía y escuchamos un trueno, enseguida pedí que dibujaran súbitamente el rayo. La alumna Valentina logró el garabato que mejor expresaba la imagen del relámpago.)
Distinguimos la manera de dibujar los garabatos de la expresión del gesto y los del peso. El garabato se hace imaginando que enredamos a la modelo con un hilo. En el peso imaginamos que la modelo está dentro de un cilindro donde en el centro o núcleo hay un eje en el que enrollamos ordenadamente hasta llegar al borde interior de la forma… Entonces en el garabato se enreda y en el peso se enrolla.
Estructura
Durante una clase con la modelo hacíamos ejercicios del gesto y un alumno dibujaba líneas más rectas que curvas con lo cual hicimos un ejercicio con líneas rectas de acuerdo con la estructura interna de la modelo. La modelo da una pose y del mismo modo en que observamos la expresión del gesto en la pose antes de dibujar, aquí observamos las líneas rectas que definen la pose (como un muñeco de alambre) en forma de ejes estructurales, una recta para la columna, otra de un hombro al otro, una para la cadera y sucesivamente para los brazos y piernas, las manos y pies en una sola recta que indique la dirección general. Se trata de visualizar la configuración estructural de las partes que integran la pose. Los ejercicios se hacen, unos con la punta de la crayola y otros con el borde.
Autorretrato
El dibujo de autorretrato debe hacerse frente a un espejo, no a partir de una fotografía porque la foto es un objeto que refiere al sujeto. Si bien el espejo es un objeto, como tal refleja al sujeto. La foto corresponde al instante en que fue tomada. Frente al espejo vemos nuestro reflejo en todo momento mientras dibujamos…
Un banco, diez bancos
En este ejercicio pusimos un banco sobre la plataforma y lo dibujamos diez veces en el papel con la idea de hacer una composición con diez bancos.
Dibujo con los ojos cerrados
El ejercicio consiste en dibujar nuestra mano sin verla, tratando de seguir el contorno como lo hacemos al hacer el dibujo del contorno de la modelo sin ver al papel. En este caso al cerrar los ojos y empezar a dibujar nos guiamos por el sentido del tacto, imaginando que tocamos el contorno con el lápiz, tal como lo plantea Nicolaides.
Del mismo modo, con los ojos cerrados trazamos las figuras geométricas básicas, triángulo, cuadrado y círculo. Un alumno dibujó con ambas manos, entonces hablamos de la imposibilidad de trazar simultáneamente una figura con una mano y otra con la izquierda. Lo que sí es posible es trazar simultáneamente ambas figuras en una misma dirección o en direcciones opuestas.

Ejercicio 7 Dibujo modelado
Este ejercicio complementa los anteriores. Después de diez minutos en un dibujo del peso daremos volumen a la forma con el mismo borde de la crayola trazaremos los contornos verticales y horizontales. En la primer parte o etapa del ejercicio 6 modelamos del centro hacia afuera hasta el borde interno de la figura con una crayola de color. Ahora continuamos por el borde externo de la figura modelando la superficie para determinar la forma de los volúmenes de la modelo, [del mismo modo que cuando modelamos con plastilina. Una vez que tenemos la forma general continuamos con los detalles del volumen de la forma.] Entonces ya que modelamos con movimientos circulares, ahora trazamos los contornos de la superficie con el borde de una crayola negra, parecido a los contornos cruzados pero con la idea y con la sensación de modelado. Con la crayola de color modelamos el peso y con la crayola negra modelamos el volumen la forma. Con ello queda clara la naturaleza del volumen y la naturaleza del claroscuro. Aunque los vemos de la misma manera el volumen está determinado por la forma y el claroscuro por la incidencia de la luz sobre el modelo. [Desarrollar el complemento del ejercicio con plastilina]

3sep15
Comprender la expresión
No basta observar el movimiento que realiza el modelo sino lo que impulsa al modelo y lo que origina la pose. El dibujo empieza por el impulso no por la posición. Lo que nos impulsa a dibujar es lo mismo que impulsa al modelo a dar la pose.
Describamos una pose. De pie, el pie izquierdo sobre una silla frente a él. Está inclinado so nodo que el codo izquierdo se apoya en la rodilla izquierda y el mentón en la palma de la izquierda y la derecha en la cintura. Esta es la imagen de movimiento un tanto mecánica, la descripción no indica el impulso. El impulso es si el modelo está tranquilo o alerta, tenso o relajado. Describamos de nuevo la pose. Un hombre exhausto está de pie, relajadamente y así sucesivamente, de acuerdo con la descripción de la pose anterior. Es más importante la acción que el ángulo de las piernas o brazos. La posición está determinada por la acción. Lo que vemos es el resultado de lo que impulsa la pose. Es necesario participar en lo que realiza el modelo. (p45) Identificarse con ello, imaginar que estamos haciendo la misma pose que el modelo. No debemos concebir el impulso en términos de las emociones.
Cuando sentimos algo, no necesariamente es algo que nos haga reí o llorar. Lo que se busca es una respuesta física no intelectual. Si el modelo da una pose para atarse el zapato, el impulso es simple y cotidiano. Justamente eso es lo que observamos. Hacer cientos de poses de movimiento sirven para tomar conciencia del amplio rango de impulsos (similar a la gran cantidad de líneas o contornos que se han dibujado con las hojas de papel arrugadas) muchos de los impulsos no podríamos describirlos verbalmente pero si dibujarlos. La comprensión del gesto (expresión del gesto) se desarrollará naturalmente cambiando la manera y el modo de dibujar. Las reglas de todos los ejercicios son temporales.
Gesto potencial
El modelo posa durante 30 segundos y hacemos garabatos. En lugar de dibuja lo que vemos, intentamos dibujar lo que creamos el modelo hará a continuación. Se trata de hacer un esfuerzo por pre-visualizar lo que el modelo hará a partir de la pose actual (qué querría, qué podría hacer). Este ejercicio ayuda a comprender mejor lo que motiva el movimiento que observamos.
La extracción del gesto
Nuestra firma nunca es exactamente igual, aunque inconfundible por su gesto característico. La caligrafía es un buen ejemplo porque extrae el gesto que expresa los trazos significativos del movimiento de las letras. Podemos leer algo ilegible haciendo el movimiento de la letra en el aire. (conectar esta idea con los dibujos de picasso)
La unidad del gesto
Imaginar que la modelo salta y levanta los brazos pata protegerse del ataque de un perro. La expresión del miedo es la unidad de la imagen y se refleja en cada parte de la figura. el gesto integra todos los movimientos de la figura. Lo que unifica las partes en la mente es la percepción del impulso que generó la expresión del gesto. Si captamos la figura completa, el gesto es una forma tridimensional, no es la dirección de la línea sino la acción esencial, toda la forma en el espacio. (es parecido a lo que ocurre cuando tomamos una foto de alguien en movimiento, disparamos cuando sentimos la expresión del movimiento.)
La pose breve
En un periodo muy corto de tiempo es posible ver muchas cosas de un objeto o de una pose. Nos veremos forzados a ver toda la pose como unidad. La modelo posa durante un segundo algo muy simple como levantar el brazo o pierna o inclinarse, agacharse, poner el brazo en la frente o donde sea. Dibujamos impulsivamente nuestra reacción ante la pose.
7sep15
En un tercer ejercicio utilizamos una hoja de papel negro, mismo que fueron arrugando y dibujando. Después dibujaron una piedra y otra redonda, el ejercicio consiste en dibujar los contornos, los de la piedra son similares a los dibujados con las hojas arrugadas, mientras que los de la piedra redonda son curvas. En todos estos ejercicios no dibujamos las sombras porque en esta etapa estamos visualizando las líneas de contorno, externo, interno y cruzado, como en los ejercicios con modelo. De manera que el claroscuro se estudiará más adelante.
Proyectamos cien dibujos de “grandes maestros” y comentamos al respecto.

31 ago 15

Los alumnos arrancaron una hoja de su cuaderno como modelo para dibujarla de la misma manera que la semana pasada con la lata de aluminio, después la arrugaron levemente e hicieron otro dibujo y así sucesivamente hasta arrugarla totalmente. A diferencia de la lata, el papel puede voltearse al reverso. El ejercicio tiene un principio, pero puede decirse que nunca termina. Algunos alumnos arrugaron totalmente en la primera etapa, no importa mucho porque puede desarrugarse y volverse a arrugar, de modo que la hoja como modelo presenta infinidad de variantes. Pueden dibujarse las líneas que se deseen, pero únicamente las líneas. En otros ejercicios se dibujará el claroscuro.
Después dibujaron las manos izquierda y derecha.
Proyectamos una selección de dibujos del libro De Altamira a Picasso
La clase concluyó con la propuesta de una alumna* quien sugirió hacer el dibujo de expresión fuera del salón en diversos sitios de la facultad.

27 agosto 15

Continuamos con ejercicios del gesto con poses de medio minuto, (mientras que en el contorno se observa la figura de la modelo, en del gesto se observa lo que expresa la pose.) se dibuja impulsado por la acción de la modelo con una línea continua y fluida parecida a un garabato, no como boceto o esbozo, ya que éstos construyen la figura o la forma sin necesidad del modelo. Antes de dibujar se observa a la modelo tratando de captar la acción y enseguida dibujarla impulsivamente de abajo hacia arriba, de un lado a otro, alrededor. Aunque no veamos la parte de atrás, podemos dibujarla debido al trazo continuo dibujando la imagen del todo, no una parte después de la otra. Aquí no se trata de las partes, se trata del todo, de la imagen completa, sin detalles formales, sino expresivos, no es la descripción formal del cuerpo sino la descripción expresiva-emotiva de lo que hace.
La manera de aprender a dibujar es dibujando
“En el dibujo de contorno se observa solamente a la modelo y no alternadamente al papel y a la modelo…Las partes del cuerpo son muy simples de manera separada, la complejidad reside en la manera en que están unidas” p38
Contorno cruzado.
En el dibujo de contorno se recorre, por ejemplo, de la cintura al torso o hacia la cadera en forma vertical, el contorno cruzado recorre en torno al abdomen horizontalmente. Es como si pegáramos una cinta adhesiva sobre el contorno que vamos a dibujar, el contorno cruzado puede iniciar en un extremo de la forma y terminar en el otro extremo, aunque no necesariamente de un extremo al otro. Difiere de los contornos internos como los de la nariz o la boca. Tanto los contornos externos como los internos son visibles, los contornos cruzados son invisibles, por eso imaginamos pegar una cinta sobre el cuerpo. Otro ejemplo es el contorno que sugiere un collar o una pulsera pegados al cuerpo. También pueden dibujarse contornos cruzados verticales que permita la pose, por ejemplo, desde el omoplato, hacia las costillas, pelvis hasta la pierna. Es importante que los contornos no sigan una secuencia de acuerdo con la pose, no se trata de seguir la forma de la modelo. El resultado en el papel son líneas inconexas y no algo parecido a una cebra. Se sitúan en cualquier parte de la hoja, si dibujamos el del cuello, lo trazamos en la parte baja del papel o a un lado, el siguiente en otra sin relación alguna con el anterior. Únicamente vemos el papel para situar el punto de inicio del contorno.
La importancia de este ejercicio reside en que percibimos la tridimensionalidad del cuerpo por medio de la vista y el tacto, sobre todo porque dibujamos la línea que, aunque no existe visualmente la inferimos por medio de lo que podemos llamar el tacto visual.
Continuamos con otros ejercicios del gesto y finalizamos con dos dibujos de contorno (externo e interno) al terminar noté una diferencia significativa con los primeros contornos en la clase pasada, de ahí la importancia del contorno cruzado, la vista y el tacto están en sincronía y la percepción del modelo es más amplia.