METODOLOGÍA APLICABLE A LA ESCULTURA PLANIMÉTRICA: MÉTODO DE JORGE OTEIZA, ESCULTOR ESPAÑOL DEL SIGLO XX. PABLO ESTÉVEZ KUBLI

El planteamiento de Oteiza se sustenta en desocupar físicamente el cubo, el cilindro o la esfera, dejando los planos externos ensamblados y consolidando una composición de superficies planimétricas que alternen y consagren el objeto.

En el presente ensayo expongo la metodología que desarrolló el escultor Jorge Oteiza (Orio, Gipuzkoa, 1908-San Sebastián, 2003)1 para la creación de escultura planimétrica. La aplicación del método de Oteiza refuerza el aprendizaje en la producción de objetos planistas, de tal suerte que orienta a los alumnos de arte y diseño en sus proyectos artísticos. La serie escultórica denominada Propósito experimental (1957) de Oteiza es considerada su mayor aportación en el análisis y experimentación de la planimetría. El método lo concibe con relación al elemento compositivo espacio o vacío entre superficies laminadas que modelan el objeto. Oteiza obtiene el Gran Premio de Escultura en la IV Bienal de Sao Paulo (1957) y publica en el catálogo de la Bienal sus hallazgos formales.

Jorge Oteiza inicia describiendo su método con la asimilación directa de la vanguardia cubista y constructivista del siglo XX. En la integración de su metodología, Oteiza afirma que “el punto de partida del arte actual es el cubismo, del que derivan las tendencias constructivas y experimentales… [y con] la intuición de Juan Gris, [ocurre] su pase magistral de lo ortogonal y de lo diagonal al cubismo curvo y abierto”2.

La escultura planimétrica deriva inicialmente del cubismo histórico, y en el caso de México de la tendencia estridentista (1921-1927)3. El sistema compositivo por planos en la superficie pictórica trascendió a lo tridimensional al incluir objetos físicos en el cuadro. El plano cubista de carácter geométrico fue un acierto en la estructura pictórica, ya que se procuraba una simplificación planista de la forma pintada, como cuadrados, círculos y formas geométricas irregulares. Así también, Oteiza alude a la unidad Malevich consistente en “unidades abiertas y unos sólidos limitados por esas caras abiertas y dinámicas”4.

En tal virtud, la correspondencia de la obra planista-matérica de Kasimir Malevich (Kiev, 1878-Leningrado, 1935)5 determinó la configuración por superficies laminadas, ensambladas por placas que generan la forma con espacio interno protagónico. En tal sentido la unidad Malevich son láminas sueltas y livianas que aportan sólidos virtuales al empalmarlas entre sí con sus salientes de materia y espacio.

El cuadrado como un elemento de repetición nos indica el hallazgo de Malevich, que “sigue vivo en el arte contemporáneo: el Cuadrado negro (1923) resulta desconcertante y desafía a los artistas a formular consideraciones críticas y a buscar ampliaciones formales”6.

Carlos Catalán nos dice en el catálogo de la exposición Espacialato sobre Oteiza que, “el pensamiento operativo en Piet Mondrian (Utrecht, 1872-Nueva York, 1944)7 y de Theo van Doesburg (Utrecht, 1883-Davos, 1931)8 es tratar de utilizar un espacio…ocupándolo con formas geométricas para producir sensaciones de estabilidad o inestabilidad”9. Así también,  nos indica que Theo van Doesburg “rompe con el dogmatismo ortogonal de Mondrian dando cabida en sus sistemas al ángulo de cuarenta y cinco grados y a la diagonal”10. El escultor utilizó para su método planimétrico los acercamientos formales de los artistas citados.

Por un lado, Mondrian con la segmentación del cuadro con líneas horizontales y verticales proyecta espacios aleatorios y repetitivos; por el otro, Doesburg concibió un cambio a lo ortogonal al incluir diversos ángulos y diagonales. Oteiza traslada las ideas de Mondrian, Doesburg y Malevich a sus proyectos tridimensionales desocupando el cubo al dejar sólo láminas con diversos ángulos o diagonales y, por ende, ensamblando sus partes planistas.

Conforme a lo anterior, el método planimétrico se basa en la aplicación del vacío entre sus partes laminadas, dejando fuera el concepto de masa con volumetría de materia. Además, Oteiza organiza su estructura a partir de unidades Malevich, que describe como la “fusión de unidades formales livianas, esto es, dinámicas o abiertas, y no la desocupación física de una masa”11. Conforme a lo esgrimido por Oteiza, encontramos la diferencia de la escultura planimétrica confeccionada con láminas sueltas, ligeras, abiertas y ensambladas en contraposición al objeto volumétrico que es una masa concreta de material.

La aportación singular de Oteiza es sin duda la incorporación de términos aplicados a la escultura planista de ensamble como: ocupación-desocupación que corresponde a los “espacios ocupados como arte didáctico y de información, y espacios desocupados como aparcamiento espiritual”12. Otro término del escultor es el Espacio-vacío, donde “el vacío viene a ser la presencia de una ausencia. El espacio vacío como aparcamiento espiritual como receptividad”13.

Otra acepción es sin duda, Espacios interiores que se refiere a “la creación de espacios interiores como soluciones puramente receptivos”14. Por último, hace alusión al montaje-desmontaje, cóncavo-convexo y a lo conceptual-pragmático.

El planteamiento de Oteiza se sustenta en desocupar físicamente el cubo, el cilindro o la esfera, dejando los planos externos ensamblados y consolidando una composición de superficies planimétricas que alternen y consagren el objeto. Oteiza organizaba su escultura con sólo tres planos laminados (1957-1959) que forjan la forma, ya sea insertando superficies en otras láminas recortadas o seccionando los planos como líneas, ideando ángulos y diagonales permanentes.

Nos dice Oteiza que su metodología es “racionalista, estilo geométrico y de inmovilización, estilo defensivo de protección presente en nuestro pasado remoto”15. Concibe en primera instancia una escultura estática sin movimiento con referencia al período prehistórico los cromlechs16 en el país Vasco. Realiza construcciones por medio de líneas, superficies y vacíos. Las referencias que reconoce como directas son las obras de Alberto Giacometti (1909-1966) y de Julio González (1876-1942), así también, en los precursores de la desocupación de sólidos geométricos, los constructivistas y en especial Naum Gabo (Rusia, 1890-Connecticut, 1977)17. El punto medular de su método es provocar vacíos a partir de la envoltura de láminas en espacios determinados y, nos indica que “en la materialización plástica juega el vacío como factor fundamental que busca forjar lugar”18.

La metodología descrita con anterioridad la observamos en cuatro obras realizadas por Oteiza con laminados de acero: Construcción vacía con tres unidades planas positivo-negativo B (1957), Construcción con unidades Malevich de apertura curva (1959), Construcción abierta (1958) y Construcción vacía B (1958). Las obras señaladas pueden observarse en la página de la Fundación Museo Jorge Oteiza de Altzuza Navarra, España19.  Concluimos que el artista visual o diseñador debe aplicar un método consciente conforme a la práctica de algún sistema o proceso para su línea de investigación. Debe estar alerta para romper con la sistematización y adentrarse en la configuración de un nuevo método que podrá ser sustituido. El escultor procura realizar objetos con su método por un tiempo limitado y recrea su sistema de trabajo. En tal sentido, todo artista visual conserva, modifica o implementa en su vida productiva diversas metodologías para lograr sus objetivos plásticos.  Para ejemplificar el ensayo, presento fotografías de mi ensamblaje planimétrico Neogerminación (1998-2001). Inicio el proceso con maquetas en fibra de vidrio, posteriormente realizo dibujos para cortes en oxicorte de la placa de acero y obtengo la obra final, que se encuentra en la colección del Museo de Arte Abstracto Manuel Felguérez en Zacatecas, Zac.

Mi método de trabajo lo sustento con los conceptos y recomendaciones formales de Jorge Oteiza, aplicando elementos compositivos como el espacio en mis formas planimétricas. En las esculturas forjo un sistema planista-modular con síntesis compositiva de forma-figura.

Citas

1 Jorge Oteiza escultor español de tendencia abstracta, teórico de la escultura planimétrica, acuñó el término “desocupación del cubo” (1957).

2 Jorge Oteiza. Apud. Carlos Catalán, “Oteiza: El Genio Indomeñable”, España, Ed. Ibercaja, Catálogo-exposición: Espacialato en el Centro de Exposiciones y Congresos Ibercaja de Zaragoza, 2001, p.17.

3 Estévez Kubli, Pablo, et al. (2013), La Escultura Planimétrica, consideraciones formales y materiales. Aureavisura # 0 marzo-abril, ENAP-UNAM, México. Poner dirección web # 0

4 Carlos Catalán, “Oteiza: El Genio Indomeñable”, España, Ed. Ibercaja, Catálogo-exposición: Espacialato en el Centro de Exposiciones y Congresos Ibercaja de Zaragoza, 2001, p.25.

5 Kasimir Malevich, autor abstracto, creador de composiciones suprematistas (1916).

6 Simmen, Jeannot y Kolja Kohlhoff. (2000). Kasimir Malevich. Barcelona, Ed. Könemann. p.90.

7 Piet Mondrian, fundador del grupo De Stijl (1917) y creador del neoplasticismo (1920).

8 Theo van Doesburg, fundador del grupo De Stijl (1917) y del neoplasticismo (1920). Y, creador de composiciones, que fijan las bases del “elementarismo y la diagonal dinámica (1926-1928).

9 Carlos Catalán, “Oteiza: El Genio Indomeñable”, España, Ed. Ibercaja, Catálogo-exposición: Espacialato en el Centro de Exposiciones y Congresos Ibercaja de Zaragoza, 2001, p.27.

10 Carlos Catalán, “Oteiza: El Genio Indomeñable”, España, Ed. Ibercaja, Catálogo-exposición: Espacialato en el Centro de Exposiciones y Congresos Ibercaja de Zaragoza, 2001, p.23.

11 Jorge Oteiza. “Propósito experimental 1956-1957” España, Ed. Ibercaja, Catálogo-exposición: Espacialato en el Centro de Exposiciones y Congresos Ibercaja de Zaragoza, 2001, p.139.

12 Carlos Catalán, “Oteiza: El Genio Indomeñable”, España, Ed. Ibercaja, Catálogo-exposición: Espacialato en el Centro de Exposiciones y Congresos Ibercaja de Zaragoza, 2001, pp.22 y 23.

Jorge Oteiza, p. 19.

13 Ibíd., p. 26.

14 Ibíd., p. 18.

15 Jorge Oteiza. Citado por Carlos Catalán, “Oteiza: El Genio Indomeñable”, España, Ed. Ibercaja, Catálogo-exposición: Espacialato en el Centro de Exposiciones y Congresos Ibercaja de Zaragoza, 2001, p.20.

16 Los cromlechs son enormes alineaciones megalíticas en forma circular y con otras piedras señalan la orientación de la salida y la puesta del sol.

17 Naum Gabo, realiza las primeras esculturas cinéticas en 1922.

18 Carlos Catalán, “Oteiza: El Genio Indomeñable”, España, Ed. Ibercaja, Catálogo-exposición: Espacialato en el Centro de Exposiciones y Congresos Ibercaja de Zaragoza, 2001, pp.22 y 23.

19 Página de la Fundación Museo Oteiza de Altzuza, www.museooteiza.org

Referencias

Catalán Carlos, et al. (2001). Oteiza: El Genio Indomeñable. Catálogo-exposición: Espacialato en el Centro de Exposiciones y Congresos Ibercaja de Zaragoza España, Ed. Ibercaja.

Estévez Kubli, Pablo, et al. (2013), La Escultura Planimétrica, consideraciones formales y materiales. Aureavisura # 0 marzo-abril, ENAP-UNAM, México. Poner dirección web # 0

Marchán Fiz, Simón, et al. (2003). Una poética de la desocupación y del vacío. El transitar de Oteiza a la arquitectura desde la escultura, Fundación Cultural MAPFRE VIDA, Madrid.

Simmen, Jeannot y Kolja Kohlhoff. (2000). Kasimir Malevich. Barcelona, Ed. Könemann.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *