«—¿Quién eres tú?— dijo la oruga.» Alicia Portillo Venegas

Contrario a muchas princesitas rosas, yo soy una niña azul como lo afirmó el doctor que atendió mi nacimiento: «La niña sufrió cianosis –coloración azul y a veces negruzca, o lívida de la piel y de las mucosas– por exceso de oxígeno, lo que ocasiona una reacción química interna por la sobreproducción en la sangre de cianógeno e hidrógeno, es decir, de cianhídrico o ácido prúsico, ocasionando que la bebé tomara el color cian o azul de prusia momentáneamente.« Fue un violento alumbramiento el que me dio un tono azul de prusia. Nada que 24 horas en incubadora no remediaran y después de casi 40 años de vida he demostrado ser normal, sana física y mentalmente; la única consecuencia evidente que de aquel capricho biológico queda es un casi irresistible gusto por vestir con ropa de color azul.

Crecí en un ambiente artístico y docente pues soy hija de 2 excelentes pintores paisajistas y docentes de vocación y convicción: Alicia Venegas y Gerardo Portillo, de quienes aprendí muchísimas cosas valiosas, entre ellas la actitud que debe de tener un docente responsable y el amor a mi oficio. Con todas nuestras diferencias y dificultades, soy la persona que soy gracias a ellos.

Como muchas personas, no me fue fácil elegir área de estudio y el camino para encontrar mi vocación me llevó a transitar por diferentes actividades con resultados positivos pues eso me formó el carácter: lo que uno puede hacer depende sólo de uno mismo con todas las consecuencias que cada decisión acarrea. Experimenté muchos cursos de áreas técnicas de la gráfica y finalmente acepté que mi vocación estaba en las artes plásticas; soy enapa, soy Licenciada en Comunicación Gráfica, y me he desempeñado varios años como diseñadora editorial y museográfica pero mi mayor placer al crear lo encuentro en la encuadernación artesanal.

Hace 16 años que soy diseñadora independiente y docente en la ENAP, he impartido varios cursos y participado en algunas exposiciones con obra gráfica digital, pero hace más de 20 años que encontré en la encuadernación una actividad tan rica en contenidos y posibilidades técnicas, plásticas y expresivas que aún al día de hoy me estimula para investigar y experimentar más profundamente. En paralelo mi actividad como diseñadora ha sido correcto, pulcro y funcional y me ha dejado experiencias interesantes, emocionantes y gratificantes.

Soy… soy una niñita dijo Alicia, llena de dudas, pues tenía muy presentes todos los cambios que había sufrido a lo largo del día.

Lewis Carroll

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *