3 thoughts on “POSGRADO

  1. Elia Sandra Melgarejo Romero

    Ensayo final Contextos culturales del Diseño
    Elia Sandra Melgarejo Romero
    511011335

    El hombre siempre ha tenido la necesidad de dejar huella, y a lo largo de su historia ha buscado hacerlo por medio de actividades u objetos que en su momento han sido creados para satisfacer necesidades específicas de cada época, y quienes las creaban compartían con los otros el modo de uso o de reproducirlas. Para ello, desarrolló diversos medios, partiendo de los pictogramas hasta el desarrollo de los alfabetos que actualmente conocemos y que, aunque son similares, sus variantes dependen de cada región.
    Con el desarrollo de las primeras civilizaciones también se desarrolla la especialización de los trabajos que continua hasta nuestros días permitiendo que los objetos sean más elaborados, tanto en su diseño como en su producción, ocasionando que cada ser humano siga desarrollando productos o métodos nuevos que satisfagan las necesidades que cada época demanda. Un ejemplo de esta especialización es la educación, como he comentado, la escritura, es y ha sido una parte fundamental en el desarrollo de las sociedades, y su enseñanza es algo primordial, por lo tanto el proceso de lecto-escritura y su aprendizaje, debe ser inculcado desde muy temprana edad, por supuesto que esta enseñanza no debe olvidar las características específicas de cada etapa de desarrollo de los individuos, ocasionando la necesidad de que sea impartida por alguien especializado.
    La escritura sirve y ha servido, para compartir información, expresar las impresiones de la realidad, lo que el hombre creía de sí mismo y de su entorno y la letra ha pasado de ser un elemento creado artísticamente por calígrafos, ha ser reproducido de manera digital, pero siguen siendo los símbolos que están en lugar de otras cosas.
    Con la invención de los tipos móviles y la imprenta en el siglo XV, se facilitó la reproducción de textos de manera masiva al hacer la transición de libros y documentos manufacturados a mano, grandes cantidades de letras podían hacerse de un solo molde y acomodarlas de manera legible(1), siendo la base para el desarrollo de los tipos móviles la emulación de la densidad de la escritura a mano, creando así una variedad de textos y ligaduras que generaba una textura en la página. Esto hizo posible que mas miembros de la sociedad tuvieran la posibilidad de leer y conocer a través de la lectura. Con este desarrollo, los tipógrafos, encargados de generar nuevos tipos contemplando el espacio que estos debían tener entre ellos y entre cada línea y ajustarlos para lograr una legibilidad optima, dictan la pauta de las tipografías que actualmente conocemos, desde las góticas hasta las caligráficas, las patinadas a las de palo seco, y es con esa pauta, que actualmente se busca experimentar y generar nuevas tipografías que satisfagan las necesidades de esta sociedad.
    La conexión entre tipografía y escritura es fundamental, la tipografia es una escritura idealizada y adaptada a un propósito específico(2). La tipografía se encarga de la creación de caracteres, de su composición para transmitir un mensaje, teniendo la función de documentar, conservar y repetir el conocimiento basado en la palabra y ubicarlo firmemente en el diseño de la comunicación.(3)
    El diseñador gráfico está encargado de lograr que su elección tipográfica comunique lo que un tercero quiere decir, que su selección no intervenga en la legibilidad del texto, pero que a la vez, sea una página atractiva para el usuario final.
    Actualmente, el diseño gráfico debe trabajar en función de la sociedad, utilizando los conocimientos para satisfacer alguna necesidad específica que otorgue un beneficio y debe buscar trabajar en conjunto con los miembros de dicha sociedad, pues él solo es un especialista más.
    En el caso especifico de la educación, nuestros conocimientos para producir objetos gráficos pueden ser útiles para la elaboración de materiales que sirvan de apoyo en el proceso de educación, específicamente en la enseñanza de las letras, pues actualmente el material con el que disponen los profesores se compone de una serie de repeticiones de círculos, barras, cruces, líneas onduladas y en zigzag, que tienen como objetivo que el niño adquiera destreza en el trazo, y carteles elaborados por los mismos profesores que a través de la repetición se espera que el niño aprenda, primero las vocales y posteriormente el abecedario para después aprender a leer y escribir.
    Debemos conocer de donde partimos para saber a donde llegamos, y conocer el camino que debemos seguir, pues así se puede mezclar la tradición con la creatividad, experimentando y superando los modelos y las normas establecidas y creando nuevos métodos que sirvan para seguir innovando en función del benenficio de nuestra sociedad.

    CITAS:
    (1) Lupton, Ellen, Thinking with type: A critical guide for designers, writers, editors, & students, (New York: Princeton Architectural Press, 2004). P. 13
    (2) Jury, David, ¿Qué es la tipografía? (Barcelona: Editorial Gustavo Gili, 2007). P.24
    (3) Baines Phil Haslam Andrew, Tipografía. Función, forma y diseño (Barcelona: Editorial Gustavo Gili, 2005). P.6

    Reply
  2. Ilse C. Briones

    Consideraciones éticas en el Diseño Gráfico para el Desarrollo Sustentable.

    El conjunto de procesos evolutivos complejos u hominización, dieron lugar a diversas transformaciones biológicas, sociales, históricas, ambientales entre otras. De este proceso la resultante más importante es la filogénesis social, es decir la posibilidad de una especie con habilidades culturales, una tribu o una raza.
    Es aquí donde se empieza a tomar conciencia de sí mismo, y es necesario inventar o adecuar objetos que permitieran la supervivencia de la humanidad.
    Esto empieza a generar un sentido de pertenencia del objeto y tener conciencia no solo de si mismo sino de los otros. Entonces ya no sólo se busca la supervivencia, sino trascender sobre la formación de estos grupos sociales que generaron un desarrollo cultural, a partir de los avances tecnológicos.
    Los objetos pasan de ser manufacturados a elaborados y entonces se da la división del trabajo. Se empiezan a centran en el factor de uso y a ser fabricados para su producción en masa y las necesidades de mercado.
    Al cumplir la demanda de consumo generada, se provocó la actual escasez de recursos naturales. Es por ello que en este momento de la humanidad, es absolutamente indispensable diseñar teniendo en cuenta al medio ambiente y a los seres que habitan en él.
    Por desgracia actualmente los procesos de diseño se adhieren sin ninguna postura crítica y ética, a los valores ecológicos imperantes hoy en día, procurando la satisfacción del factor económico, muchas veces sin contemplar el impacto ambiental y social que generan.
    Si en el proceso de diseño se buscara el equilibrio entre estos factores, se lograría satisfacer las necesidades de las generaciones actuales, sin comprometer los recursos de las futuras generaciones.
    Esto implica pensar, investigar y reflexionar en ¿cómo el objeto que se va a producir va a afectar el entorno en todas las etapas de su ciclo de vida?, desde la extracción de la materia prima, la mano de obra, la producción, el transporte, la venta, el uso y en su caso, el desecho o reciclaje.
    Este fenómeno se ha difundido de tal manera, que la mayoría de disciplinas y profesiones empiezan a responder a las exigencias del cuidado y protección del medio ambiente retomando conceptos y modelos metodológicos aplicados en cada campo de actividades.
    Por ello este es el momento de que el Diseño Gráfico se haga presente en la formación de un futuro sustentable.

    Cebada Briones Ilse A.
    Contextos Culturales del Diseño

    Reply
  3. Raquel García Cruz

    Contextos culturales en la historia del diseño a partir de la noción de espacio y territorio.

    Partir de un estudio de la evolución cultural del ser humano a lo largo de la historia ha permitido entender los procesos simbólicos que hoy configuran la compleja red de relaciones y significados que caracterizan a la sociedad contemporánea.
    Es evidente que hoy, el desarrollo del conocimiento por medio de distintas áreas de conocimiento que se acercan al estudio de la practicas sociales, tales como la comunicación visual y la configuración espacial, representan un acto de generación y preservación de la propia cultura, sin embargo, es necesario remontarse a los orígenes del hombre y la civilización para comprender de manera integral los fenómenos actuales.
    El hombre primitivo vive un proceso de hominización a partir de un acto de concientización de sí mismo, de los otros y del espacio que habita, generando así un proceso protocultural. En un principio es la búsqueda por satisfacer sus necesidades primarias lo que lo lleva ausar su instinto para manipular su ambiente, sin embargo con el paso del tiempo comienza a desarrollar un sentido de pertenencia y a partir de una reflexión existencial y ritual comienza a hacer evidente sus necesidad de trascendencia.
    La apropiación del espacio en este sentido resulta de gran importancia para comprender las formas de liberación de las fronteras naturales del ser humano y el inicio de los procesos de relación con los otros y con su entorno.
    El uso de la cueva como primer elemento territorial de protección y cobijo y las primeras construcciones pictográficas que quedaron plasmadas en estas construcciones naturales ponen en evidencia la necesidad del hombre por ir relacionándose con su entorno y manifestar sus primeras concepciones del mundo que habitaba y posteriormente ir proyectando objetos y artefactos que le permitan interactuar con su ambiente.
    Tras el uso de la cueva el hombre inicia su experiencia con la arquitectura a partir de construcciones elementales al tiempo que va complejizando la manufactura de objetos y herramientas.
    Con el asentamiento de los primeros grupos humanos se comienza un proceso de génesis social en el que el desarrollo cultural, el aspecto religioso y los procesos socioeconómicos derivados de la creación de objetos predeterminadamente elaborados dan pie a una segunda fase de la vida social del hombre. El espacio en este periodo alcanzó un nivel simbólico en el que el valor del mismo está determinado a partir de la esencia del ser y su profunda conexión religiosa.
    En este periodo la religión cristiana, por medio de la iglesia, desempeña un papel fundamental, pues ante la perdida de fe en las deidades y en las nociones de integridad y totalidad que caracterizaban a los imperios, ésta se encarga devolver el orden. Es en el feudalismo que el desarrollo de los principios ontológicos genera una lectura específica de los ambientes donde el profundo sentido religioso hace de la voluntad divina el eje de acción tanto objetual como espacial, en consecuencia las ciudades episcopales, los monasterios y los conventos fueron elementos esenciales en la vida de las nuevas ciudades, formando la estructura de un sistema comercial y originando el surgimiento del urbanismo como forma de vida.
    El naciente sistema de ciudades conformó la nueva forma de organización del territorio. La población rural comenzó a emigrar a la ciudad, pues los asentamientos urbanos simbolizaban una respuesta a sus necesidades de protección, abastecimiento y en especial de libertad. Vivir en la ciudad o llevar a cabo actividades comerciales en ella significaba emancipación y autonomía ante el abuso del señor feudal. La ciudad medieval, en ese sentido, constituyó un espacio de libertades en medio del mundo rural, al ser percibida como un lugar con practicas democráticas y liberales.
    A nivel visual, las ciudades también comienzan a ser el reflejo de los nuevos modos de vida lo que podría considerarse como un condición precedente del renacimiento, donde se desarrollaría el urbanismo y la organización territorial de manera más ordenada.
    A partir de la caída del feudalismo, se instaura como modelo político el capitalismo y con ello se origina una época de grandes transformaciones en diversos aspectos de la vida a nivel individual y en la comunidad para el ser humano. La visión antropocéntrica predomina tanto a nivel filosófico, como estructural y social. El hombre es la medida de todas las cosas, lo que representa una clara ruptura con los preceptos que determinaron su modo de actuar en el feudalismo. Los designios divinos dejan de ocupar el papel primordial y el ser humano por medio del ejercicio de su pensamiento es el centro de todo.
    Estas transformaciones traen consigo el surgimiento de una nueva estética capaz de satisfacer los deseos y necesidades de los individuos. Bajo ese precepto surge un modelo radial de ciudad, en el que los espacios centrales alcanzan inusitados valores jerárquicos, la configuración espacial, por tanto, guarda correspondencia e incluso reproduce la postura ideológica del momento. Como bien refiere Adolfo Sánchez “la ciudad se construye a imagen y semejanza del capital que se adueña del territorio. En una relación de la construcción y la reestructuración socio-económica propia del capitalismo que coloca al capital privado en una posición de centralidad respecto de cualquier otro tipo de marco regulatorio, proceso que también se traduce en el crecimiento de nuevos modelos de producción y consumo, y en las inversiones centradas en el sector financiero y de los servicios” (1). En ese sentido, es la ciudad durante el capitalismo la representación a nivel espacial de la época, en ella se reproducen pautas y conductas de un tiempo marcado por la división de clases sociales (las zonas burguesas y las zonas obreras), la homogenización de las estructuras del espacio urbano, la importancia creciente de las vías de comunicación y la aparición de nuevos edificios comerciales en los centros urbanos apropiándose así del paisaje y, transformando la configuración física del territorio.

    Actualmente el capitalismo sigue siendo el modelo económico que rige a la sociedad, sin embargo en la cultura contemporánea se ha presentado un proceso complejo a nivel económico, tecnológico y social que ha sido nombrado globalización. Es por tanto, el concepto de globalización lo que define la filosofía egocentrista de nuestra época. Un tiempo marcado por la velocidad, los procesos de divergencia y convergencia, los pragmatismos y la aceleración de la información como acción comunicativa ha unificado muchos de los aspectos que identifican a enormes sectores de la sociedad contemporánea; el espacio y sus configuraciones no han quedado aisaladas de esta realidad.
    Con el constante crecimiento de la urbanización y los efectos de la globalización las ciudades se han convertido en entidades complejas, espacios de constante tránsito, sin una identidad clara, sobrepobladas, multiconectadas con el resto del mundo, poseedoras de una infraestructura avanzada pero al mismo tiempo espacios de conflicto. Llenas de contrastes, las ciudades contemporáneas son entendidas a partir de sus impactos sociales, como elementos que influye en la reestructuración de la cultura a distintas escalas.

    La configuración espacial, a lo largo de la historia del hombre ha sido un retrato de los modos de vida de la época. Las transformaciones territoriales no han cesado como tampoco lo han hecho las modificaciones en los procesos culturales de la humanidad. Hoy, pensar en las formas de construir y vivir en el territorio urbano obliga a una reflexión sobre su transformación en un espacio social, donde puedan manifestarse las libertades individuales, colectivas y la autogestión para permitirnos, como sociedad, romper con la lógica de contradicción que sustenta al capitalismo. Plantear desde el diseño mismo, escenarios de un futuro deseable es posible si asumimos que la transformación es un acto de lucha y al mismo tiempo de resistencia cultural.

    Citas
    (1) Sánchez Vázquez, Adolfo. De la estética de la recepción a una estética de la participación. UNAM, México. 2005, p. 126.

    Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *