Dibujo. El manifiesto de Jorge Chuey

Nota  Preliminar: El Dibujo siempre inefable, y que ha nacido conmigo, viviendo dentro de mí por cerca de 70 años; investigando e intentar descifrarlo hace más de 40; más sin embargo, no son lo suficientes para poder definir lo que verdaderamente me significa el Dibujo; su educación y su enseñanza. Lo que contiene este manifiesto es estrictamente el pensamiento personal; las lejanías privilegiadas sobre las cercanías, la poesía de la incompletud por encima de la copia fiel y de la obra estética terminada.  Más sin embargo y aún sin poderlo explicar deseo compartir mis experiencias con todos aquellos interesados en este ancestral fenómeno que es el Dibujo; y a quienes dedico, éste, el mayor de mis esfuerzos profesionales.

Dibujo, el Manifiesto.

Un ensayo de Jorge Chuey.

Hombre de Espíritu-Hombre de Carne y Hueso.

La Clase de Anatomía. Investigación Doctoral 2001. 2011

Prolegómeno-Reflexión.

Dibujo

Conviene acordarse de que la palabra manifiesto tiene la misma raíz que mano; lo manifestado es lo que puede ser cogido por la mano; o por nuestro intelectual simbolismo mágico; el espacio virtual.  La virtual poesía.

Auroras y crepúsculos; Dibujo, nuevo amanecer: aurora de sonrosados dedos  símbolo de gozo al despertar a la luz que se reencuentra. La tiritante aurora revestida de  diez mil seres, emerge después de la larga noche, su hermana, portadora de angustias y temores.

El Dibujo guía resplandeciente de las liberalidades ha aparecido: radiante nos abre las puertas. Zarandea a todos los seres vivos. Revela nuestras sabidurías, el dibujo despierta todas las cosas por su nombre. Rechaza las emociones, cuidador del memorión y de la constancia rítmica interna; dueño  del movimiento de los sueños. Nacido en el orden activo, rico en conocimientos, incitador de beneficios y revoluciones. Libre de elegir; tiene la facultad de decidir entre las varias tendencias de la voluntad;  determinación arbitraria, caprichoso. El Dibujo; como pensamiento, tiene la libertad para determinar sus actos, no es sumiso, no está preso. Es insubordinado y atrevido. Dibujo es como un lugar donde se está solo y aislado, eso lo hace privilegiado.

Eso es el Dibujo que siempre joven; sin envejecer, sin morir, marcha según su destino y ve sucederse las generaciones: ahí está cada mañana, símbolo de todas las posibilidades, y signo de todas las promesas.

Con él comienza de nuevo la vida, y todo se nos ofrece, la expresión del fin de un ciclo, y en consecuencia la preparación de un renuevo. Es la imagen espacio-temporal: el instante suspendido y conservado para siempre; más sin embargo el espacio y el tiempo van a zozobrar a la vez en el otro mundo, en la otra noche, en el otro sueño. Pero esta muerte de lo uno  es anunciadora de lo otro; un nuevo espacio y un nuevo tiempo sucederán al instante pasado. El Dibujo marcha hacia el oeste como lo hace el sol negro, es la marcha hacia el porvenir, pero a la vez de transformaciones tenebrosas. Más allá de la noche, se esperan nuevas auroras.

El Dibujo al igual que el crepúsculo reviste para sí mismo y simboliza, la belleza nostálgica de una decadencia. Es la imagen y la hora de la melancolía.

La Palabra (1)

La palabra Dibujo ha representado para mí uno de los sonidos más poderosos, y el más célebre  dentro de los sonidos que se caracteriza en el mundo contemporáneo de las artes visuales.

Esta palabra me resulta sagrada como símbolo de la divinidad, -en el sentido más fuerte de la palabra símbolo-. Expresa la divinidad en el exterior y la realiza en el interior del alma. Es un Dios; En-sof, -palabra hebrea usada para designar lo infinito. Lo que no es concebible por el pensamiento, es decir el Dios escondido- símbolo del soplo creador; la traducción más   amplia y antigua del concepto inspiración. (2)

El Dibujo es un sonido dotado de una energía extraordinariamente eficaz en orden a la transformación espiritual. El valor casi mágico del Dibujo reposa sobre la idea de que el sonido es el origen de las cosas, que el sonido es creación, que todo ser creado es sonido. Expresar el sonido del Dibujo es divinizarse, designa la luz del pensamiento de los seres humanos.

Dibujo es sinónimo de Arte; se reviste de libre albedrío y de una autonomía de constancia rítmica. Es el Dios andrógino que simboliza las expresiones de la -coexistencia de los contrarios- macho y hembra en el seno de la divinidad. Los dos principios masculino y femenino, celestial y terrenal, luminoso y obscuro

Los Dioses olvidados

Pauta de lectura; en el manifiesto del dibujo, quiero recordar de esta manera a los dioses olvidados: el Dibujo y el no Dibujo; vacío y plenitud; el todo y la nada; el sístole y el diástole, perfección primordial. Coincidencia-oposición; estado incondicionado, autonomía. Dioses que saben hablar sin palabras.

Dibujo; la voz incómoda y el espacio recobrado, la  reunión de las fuerzas primordiales macho-hembra; ambos convirtiéndose en el Uno, el padre y la madre de todas las cosas, como un signo de totalidad. Dibujo es: la reintegración de los complementarios, lógica e intuición; aboliendo todo antagonismo, es pues un retorno al estado primordial, trátese del caos primitivo o la unión de lo celestial y lo terrenal. La unión de lo masculino y lo femenino, de lo alto y lo bajo, comporta también la unión de lo exterior y lo interior, lo de fuera y lo de dentro. Estas señales del símbolo guardan gran interés para mi manifiesto. Basta aquí, para sentar las bases del sentido de Dibujo, citar un texto del Evangelio de Tomás que posee el privilegio de reunir varios símbolos:

…cuando hagáis de los dos (seres) uno, y hagáis lo de dentro, como de fuera, y lo de fuera como lo de dentro y lo alto como lo bajo. Y si hacéis del macho y la hembra uno solo, a fin de que el macho ya no sea macho y que la hembra ya no sea hembra, entonces entraréis en el reino…” (Puech H.C.,L’Evangile selon Thomas. 17-18, París 1959).

Androginia; fórmula arcaica de la coexistencia de todos los atributos, comprendidos los atributos sexuales en la unidad espiritual, así como en el hombre perfecto, sea que haya existido en los orígenes, sea que haya de ser en el futuro.

Dibujo; lo blanco y lo negro son la ausencia y la presencia; el origen de color en los sueños y la vigilia. El percepto y la visión; oriente y occidente.

(1)     Diccionario de Símbolos. JC. Cooper: Editorial Gustavo Gili, S.A. Tercera edición tirada 2004 Barcelona España.        “La Palabra o Logos es el sonido sagrado, el primer elemento en el proceso de la manifestación. El habla tiene fuerza creativa. El Quetzalcoatl Maya creó el mundo al pronunciar la palabra “tierra”. En el hinduismo, la palabra, en cuanto espíritu es lo inefable. Om (AUM), el sonido sagrado; el Verbo imperecedero; el absoluto; el AUM primordial, la totalidad de todos los sonidos y lo que penetra y sostiene a todo el cosmos; el yo; la luz del sol celestial. “Todo el universo es el resultado del sonido”. La asociación palabra-principio vital inmortal es también propia de los antiguos Mesoamericanos, particularmente en las creencias de los Mayas, para quiénes el hombre está dotado de diez mil almas, de las que sólo una alcanza el otro mundo después de la muerte: la que contiene la palabra y que periódicamente abandona el cuerpo durante el sueño.”

(2) “El Dios Andrógino”. “La hermenéutica simbólica de Andrés Ortiz-Osés. Ed. UNAM Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, México 2000. Las contradictorias caras y cuerpos del Ser, el universo y la persona muéstranse brutalmente decididos a aniquilarse el uno al otro, desconociendo la común raíz de su encuentro originario…hasta que cesa la ciega violencia. Entonces pueden gozar de sus mutuas diferencias. Del fuego de su fusión brota el Dios Andrógino, la fuerza de su irradiación se abre hacia el fondo de las cosas. Es el devastado contexto cultural globalizado contemporáneo que se presenta crudamente desgarrado por la contraposición nihilista entre las regresiones político-religiosas “fundamentalistas” y el pragmatismo relativista y cínico post-moderno, nada más certero que elegir la figura simbólica de la bi-unidad divina del andrógino para invitar al lector a reflexionar sobre una trayectoria tan rica, profunda y prometedora para la época como la desplegada por la hermenéutica simbólica de Andrés Ortiz-Osés (n. Huesca España, 1943), filósofo, teólogo y antropólogo implicado.”    

Ante las realidades implicadas que plantea este autor en su ensayo sobre los dioses olvidados; creo que estos símbolos parecen ser la otra parte de la historia, la de los que si saben hablar sin palabras. Los que si hablan sin palabras han dejado su mundo para buscar nuevos espacios y recorren todos los territorios donde habitan los que si hablan con palabras; incluso, algunos de ellos nos enseñan cómo hablar sin palabras. Y participo con esa “otra realidad”; donde, mito, religión, filosofía y ciencia no son simple eslabones en la cadena del desarrollo humano sino modos de articulación de la realidad en un contexto que va de lo místico y sintético a lo analítico y funcional: Privilegio uno de esos niveles, la efectividad a expensas de la afectividad, la razón sobre la imaginación y el pensamiento mágico, se interpreta parcialmente, se explica pero no se implica. Dejando de lado, el esfuerzo de tratar de resucitar la articulación en el universo de una cosa con otra, o de comprender el dolor de su rompimiento. En efecto, lo que  hace sagrado a algo, es que esté en el lugar que le corresponde, de donde el carácter taxonómico de la mitología  y la realidad  que organiza su ritual.

————————————————————————————————————————

Percepción-Cuerpo-Forma-Espacio-Tiempo.

Pensamiento-conocimiento Raciocinio, reflexión-inteligencia-mente-idea-conciencia. Formas de Pensamiento: objetivo-subjetivo, Lógico-intuitivo.

Dibujo es un proceso mental, formas paralelas del conocimiento; lógica e intuición. La vida comienza con la experiencia del Dibujo.

El Dibujo se puede definir como una mirada intuitiva hacia adentro. Es el despliegue de un nuevo mundo; impredecible, desconcertante, pero fascinante. Con el cual podemos desarrollar nuestra facultad de imaginar, de ver con el ojo de la mente y dibujar cosas que están en nuestra memoria y que expresa nuestro yo interno.

El estudio del Dibujo no es una simple cuestión de erudición; tiene que ver con el conocimiento que tienen los seres humanos de sí mismos. Dibujo es una interacción del conocimiento y la forma de expresión más antigua y fundamental, revelador de aspectos de la realidad poética  de la vida y que escapan a otros medios de expresión.

Pauta de lectura.

Di-buhar. La lengua española dice: /pp. 470

di. /del latín dis y di/ prefijo que significa oposición o contrariedad: discutir, origen o procedencia; dimanar; extensión o dilatación: difundir, diseminar.

di. /del griego, dos veces/ prefijo que se usa  en la terminología científica con el significado de dos.

buhar. / de la onomatopeya  buf /  verbo intransitivo antiguo, bufar. // 2. verbo transitivo antiguo del germánico. Descubrir una cosa o dar soplo de ella.

bufa. / del italiano buffa, y este de la onomatopeya buf /, f. burla bufonada.

bufado. / participio pasivo de bufar. // 2. adjetivo, veáse vidrio bufado. –soplado-

bufar. / de la onomatopeya, buf /. Verbo intransitivo. Resoplar con ira y furor el toro, el caballo y otros animales. // 2. antigua voz; soplar, despedir aire por la boca  // 3. fig. y familiar, manifestar el hombre su enojo, imitando en cierto modo a los animales cuando bufan.

En la búsqueda de alternativas sobre la definición de dibujo, he recibido varias señales en las onomatopeyas de algunas voces antiguas, y sus acepciones sinonímicas, que significan: resoplar, soplar, o –dar soplo de vida- como el soplo divino de los dioses, y en su acepción más antigua como verbo transitorio del alemán buhar, que significa crear una cosa, dar soplo de ella. Integrada y anteponiendo el prefijo di que significa dualidad y que entre sus acciones está el proceder: dimanar, o venir una cosa de otra. Paralelismo del pensamiento, –pensamiento ambidextro, abstracto-concreto-. Figurativo-no figurativo. Lógica e intuición.

Pudiese ser dibuhar, /acción de dibujar/. El percepto.

Tengo la siguiente apuesta; como concepto, tal vez exagero un poco, pero a lo que me refiero es a que es único; concreto y familiar en su sonido sinonímico y metafórico, entonces;

Dibujo es: Conjugar dos formas del pensamiento ambidextro –abstracto-concreto- para encontrar el lenguaje de los discursos visuales, y dar vida a los diez mil seres y cosas, incluyendo al hombre, el espacio, la forma y los alientos vitales que en ellos habitan. Un espacio para la Cuántica dentro de la Física Moderna.  Jorge Chuey 2000.

Aunque la dimensión total del Dibujo no pueda ser captada por la palabra escrita ni confinada  dentro de los límites del diccionario; existe, sin embargo, bajo el amparo de un espacio simbólico; la hermenéutica y en la infinitud de la física cuántica.   Que se pueden convertir en tradición a lo largo del tiempo, y constituir, a su vez, en un lenguaje universal que trascienda los límites normales  de la comunicación contemporánea.

Más aún, se puede  decir que, si bien es imposible limitar al Dibujo a un simple significado y definición,  si se puede proporcionar o indicar un punto de partida para un viaje* de exploración en dos direcciones; en una búsqueda de la mente y de el espíritu, de profundidades interiores y alturas externas, de lo inmanente a lo trascendente.

El pensamiento Dibujo como uso simbólico, mediato en sí mismo, puede conducir a lo inmediato y a la aprehensión directa. Tiene la virtud de contener en unas cuantas líneas convencionales el pensamiento de las distintas épocas y los sueños del género humano. Enciende la imaginación y nos lleva al reino del pensamiento no verbal. La muda Poesía

* Viaje; navegación, travesía, búsqueda, expedición; el riquísimo simbolismo del viaje se resume en la búsqueda de la verdad, de la paz, de la inmortalidad, en la busca y el descubrimiento de un centro espiritual.

Habría que examinar sobre las navegaciones y las aventuras que se narran a través del mito y la leyenda; o de la literatura universal; desde la antigüedad hasta nuestros días en todas las culturas del mundo.

El centro del mundo se ha vuelto inaccesible. Simbolizado también por el libro, su búsqueda da lugar a ricas aventuras, búsqueda del conocimiento o de la sabiduría. Sucede en realidad que tales viajes  no se cumplen sino en el propio interior del ser. El viaje que es una huida de sí mismo no termina nunca.

El viaje como progresión espiritual, en forma de vías, de vehículos o de travesías, se expresa como un desplazamiento del mundo interior. El viaje simbólico se efectúa frecuentemente post mortem.

La Literatura Universal nos ofrece múltiples ejemplos de viajes que, sin tener el alcance de los símbolos tradicionales, son significativos en grados diversos; más allá de la sátira y de la moraleja, y también corresponden a búsquedas de la verdad.

El viaje expresa un profundo deseo de cambio interior, una necesidad de experiencias nuevas, más aún que de simples desplazamientos locales.  Según Jung, “Es testimonio de una insatisfacción, que impele a la búsqueda y al descubrimiento de nuevos horizontes”

Esta aspiración al viaje, ¿es la búsqueda de la madre perdida, como piensa Jung?

Cirlot J. E. observa justamente que también pude ser “La huida de la madre”. Recordemos en efecto el doble aspecto de este término, generoso y posesivo.

A través de todas las literaturas, el viaje simboliza pues una aventura y una búsqueda, se trate de un tesoro o de un simple conocimiento concreto o espiritual. Pero semejante  busca no es en el fondo más que una demanda y, por lo general una huida de sí.

“Los verdaderos viajeros son solamente quienes parten para partir”, dice Baudelaire. Siempre insatisfechos, sueñan con lo desconocido más o menos inaccesible.

En este sentido el viaje se convierte en el signo y en el símbolo de un perpetuo rechazo de sí mismo, de la distracción referida por Pascal, y habría que concluir que el único viaje válido es aquel que realiza el hombre en el interior de sí mismo.

Dibujántica – Dibujística.

Todo esto me vuelve a seducir para realizar un viaje al interior de mi cuerpo, que es la mayor maravilla y sirve de ropaje a  mi naturaleza de Ser; para volver a revisar mi pensamiento en torno a los conceptos y más a mis perceptos que envuelven al fenomenológico Dibujo.

La naturaleza de Ser es Ser. Hemos pasado miles de años en los que los impulsos del Ser humano se  prohíben. Yo sólo he   vivido apenas  siete soles; pero siento  que los impulsos y las intensiones que mueven mi esencia de Ser, han sufrido la  represión y más aún la prohibición a mi derecho natural de libertad; pero ello me induce hacia  la creación.

El Ser quiere Ser y debe Ser. Tiene el derecho natural  de sentir la libertad, de desear, de hacer, de amar y ser amado, de decir, de saber ver, de saber mirar, de conocer, saber pensar y,  de proponer.

A este viaje interior o recorrido del cuerpo le llamo Dibujántica (1) el proceso mental  que me acerca cada vez más para encontrar el origen del Dibujo.

(1)  (…) “Durante el desarrollo de la investigación, puedo decir que muchas cosas he reflexionado y

repensado, han surgido cambios en cuanto al marco conceptual que he manejado –me refiero a

términos como: dibujántica, evocación, símbolo, Dibujística, representación, presentación,

interpretación- y ha sido una labor de descubrimiento tanto internos como externos. (…) también ha

cambiado mi interpretación de textos, relegitimando mi concepción del área interna del Dibujo

-dibujántica- como una forma de entender el aspecto interno del mismo” (…)

“Ecos de lo Concreto” Tesis de Licenciatura en Artes Visuales, ENAP, UNAM. Autor Luis M. García Guillén.

Al revisar los textos de mi tutelo que contenían la recopilación de información para incluirla en su Tesis

Profesional, estuvimos de acuerdo en retomar el sonido de la palabra “dibujántica” para otorgárselo

al proceso mental que se desarrolla dentro del cuerpo humano; y en la interpretación de imágenes

poéticas en una coordinación neuromuscular de acción Dibujística al exterior del cuerpo mismo.

Dibujántica me viene a significar una interacción interna; una coherencia cuerpo-mente, que  integra a mi cuerpo todo y a mi  esencia natural de Ser en uno solo; un todo de involución, que me induce a realizar la acción externa de la Dibujística; el proceso físico-neuromuscular que crea la línea que sale al exterior para convertirse en tiempo; en  imagen poética.

Quiero describir el percepto Dibujántica, que me significa cambiar, ir más allá del entorno: educativo, social, cultural estético, y religioso. Quiero ir más allá de mi cuerpo: al encuentro de la puerta de todas las maravillas, esto se convierte en una gran aventura que vivo a flor de piel; protegido sólo por esa  frágil capa que me separa del mundo interior; capa que pudiese ser nueva pero está agujereada por millones de poros, más sin embargo me permite crecer y vivir en cualquier superficie del mundo determinado.

Quiero ir más allá del tiempo: acercarme al infinito para conocer la muerte antes de envejecer, penetrar el misterio y vivir dentro de él para poder descifrar mis sueños.

En el mito de Dibujántica trato de encontrar el origen del Dibujo; mi cerebro participa en todo cuanto hago, lo que realizo y lo bien que me llevo con los demás. Es el órgano que determina mi personalidad, mi carácter,  de cada decisión que tomo y la  inteligencia.

Los más de cuarenta años que llevo examinando las imágenes que realizan el ciento de mis alumnos me han enseñado que cuando el cerebro me funciona bien, yo también funciono bien y que cuando experimenta alteraciones lo más probable es que tenga problemas en mi vida.

Cuando mi cerebro no sufre desarreglos, me siento más feliz, y hasta más saludable, más rico, más sabio y también tomo mejores decisiones; lo cual me ha ayudado a tener más logros en mi vida y hasta llegar a ser uno de esos  profesores considerados  como un buen ser humano.

En mi afán necio por encontrar algo que me explique  el origen del dibujo y

en mi calidad  de ser profesor de dibujo  y el querer llegar a ser un dibujologo y educador en la ciencia de conocer el cuerpo humano para su posible interpretación, y  por vivir siempre ante un conglomerado de estudiantes de Arte,  me obliga a buscar en la neurociencia, la función cerebral, la biología y la química del cerebro,  como las líneas de investigación que debo encontrar, para tener el  privilegio de estar y vivir  dentro del misterio del dibujo.

Filosofía del percepto de Dibujántica.

Para encontrar la*  Dibujántica, tengo que ir más allá de lo que sé… para saber cómo llegar al conocimiento para saber ejercerlo. Desarrollo la función de mis hemisferios cerebrales: como la ciencia de cambiar la mente. Pero si ya conozco  las funciones cerebrales, deja de ser tú (1) para que me sirva de guía práctica para lograr cambios  en el desarrollo coherente de mí cuerpo y de mí mente. Refugiarme en las utopías que significan mi porvenir y que me esfuerzo por renacer, pues la  rutina es el pasado que se obstina en seguir viviendo dentro de mí.

De pronto parece complejo poder comprender el percepto de Dibujántica, y trato de explicármelo de manera sencilla para que sea fácil de leer, tengo que tocar como base diversos aspectos científicos para ayudarme a entender el percepto que desarrollo al interior de mi cuerpo.

Mí idea fue siempre buscar una forma práctica y realista para lograr mi transformación personal, encontrar algo que me ayude  a comprender como puedo cambiar Yo. Para después poder compartir mis experiencias y descifrar esa otra fenomenología que es la educación.

(1) Deja de ser tú. Joe Dispenza. Ediciones Urano, S.A. Barcelona 2012. ¿Te atreves a explorar tu mente infinita?

Joe Dispenza, el carismático científico que participó en la película de culto ¿Y tú que sabes?, recurre a sus áreas de

Especialidad, como la física cuántica, la neurociencia, la biología o la genética para enseñarnos a dar el salto cuántico que requiere romper los límites de la realidad objetiva. Con el encanto y la sabiduría que lo caracterizan. Dispenza aúna apasionantes explicaciones con un programa paso por paso basado en las técnicas meditativas.

Ha llegado el momento de explorar un mundo que la ciencia está empezando a descubrir. Ha llegado el momento de explorar tu mente infinita. ¿Preparado para dar el salto a un nuevo campo de conciencia?

Siempre hemos creído que las circunstancias externas determinan nuestro estado interior. Hoy, cada vez más, la ciencia está descubriendo todo lo contrario: la mente determina la experiencia exterior. De hecho, sostiene Joe Dispenza, todo se reduce a campos de energía, de modo que nuestros pensamientos alteran constantemente nuestra realidad. Podemos cambiar cualquier circunstancia de nuestra vida…si sabemos cómo hacerlo.

En su programa paso por paso, basado en herramientas meditativas, el popularísimo científico nos enseña a controlar el sistema del inconsciente para crear cambios permanentes, a modificar nuestro entorno, a transformar nuestro cuerpo y nuestra mente… A convertirnos, en suma, en creadores de nuestra propia realidad en lugar de limitarnos a repetir los mismos patrones una y otra vez.

Una nueva ciencia acaba de emerger. Una ciencia que salva los límites entre Física y Espiritualidad y que proporciona a todo ser humano la capacidad de crear su experiencia. Todos tenemos esa capacidad, afirma el autor, porque, para bien o para mal, somos dueños y señores de nuestra experiencia.

Deja de ser tú es producto de una de las pasiones de Dispenza: un sincero esfuerzo por desmitificar ciertos tópicos místicos para que todo el mundo entienda que tenemos a nuestro alcance todo cuanto necesitamos para hacer un cambio importante en nuestra vida. Es un momento en el que además de querer “saber”, queremos “saber cómo” hacerlo. ¿Cómo podemos aplicar y personalizar tanto los conceptos científicos que están apareciendo como la antiquísima sabiduría  para llevar una vida más enriquecida? Cuando tú y yo nos damos cuenta de lo que la ciencia está descubriendo sobre la naturaleza de la realidad y aplicamos estos principios a nuestra vida cotidiana, nos estamos convirtiendo en místicos y científicos en nuestra vida.

Es por eso, que deseo experimentar con todo lo que sé en este manifiesto y tratar  de mirar detenidamente las reacciones. Me refiero a que si me esfuerzo por cambiar el mundo interior de mis pensamientos y sentimientos, mí entorno exterior también empezará a cambiar, demostrándome que mi mente ha afectado mi mundo “exterior”.

Retomo la información intelectual aprendida a lo largo de mi carrera como dibujólogo, integro estos conocimientos en mi vida aplicándolos lo suficiente hasta dominarlos, pasaré de ser un filósofo a ser un principiante y luego ser un experto en algo que aún no llego a comprender.

Inicio el viaje, y trato de recorrer mi cuerpo al encuentro de Dibujántica…

En el impulso que me surge  de querer enseñar el dibujo con la intensión de saber educar me invade la partícula de Dibujántica;  primero debo de “Ser”. Aquí se desarrollan algunas características  de mi Ser para poder acercarme a los estudiantes que se inician para descubrir su propia naturaleza, a ver más allá del mandato sociocultural y adentrarme en mis propias pulsaciones  y derechos naturales, para observar si lo que hace el estudiante es lo que quiere hacer, o lo que hace, lo hace sin querer hacerlo; para impulsarlo hacia su propio cuestionamiento, a hacerse la gran pregunta: Ser o No ser…

…mi autenticidad es fundamental para Ser y dejar de No ser. Ser uno mismo es ser auténtico. No ser uno es colocar máscaras sobre lo auténtico. Mi Ser está contento con su individualidad y así se realiza. Ser auténtico con uno mismo, con la obra que realiza, y con el mundo, es esencial. Ser auténtico es ser y aceptar los deseos más profundos;  el deseo que moviliza y las pulsaciones que se presentan. Es estar aquí y ahora con todo lo que nos sucede, estar presente en cada instante y en cada devenir. Encontrar a Dibujántica es corresponderse a uno mismo, con las propias necesidades, ideas, deseos y emociones. Es reconocer, aceptar, y ser fiel a tus propios impulsos y transformaciones…

…ahora me tropiezo con mi carácter; cambiante y múltiple, pero eso me hace ser dinámico. Cada quién construye distintas formas de carácter y las modela según las pulsaciones del inconsciente y de frente a cada circunstancia en la que se encuentra. La Dibujántica construye y modifica mi carácter de acuerdo a mis impulsos, a mis deseos, mis emociones, mis pensamientos, mis necesidades y el interactuar con el mundo. Encuentro mi libertad de elección para construir mi carácter, transformarlo y cambiarlo cuantas veces lo desee y como yo lo necesite…

…mi naturaleza de Ser se integra con infinidad de experiencias en torno al fenómeno del Dibujo y que se manifiestan a través de mis emociones, ideas deseos, necesidades, en mis actos, palabras y pensamientos. Mi Ser Integra mis experiencias en sí mismo, se nutre de ellas y las expresa constantemente. Se llena y se vacía; fluye como una historia que nace y desaparece. Mi integridad reside en todo lo que adquiero, selecciono y expreso. Dibujántica me anima; sé que mi salud física y mental depende de permitir fluir y expresar, de no retener sino de fluir con la vida…

…Al hablar del dibujo me tengo que dominar a mí mismo. Entonces debo de ser capaz de observar mis pensamientos, mis emociones, mis deseos, mis necesidades, y actuar de acuerdo con ellas. El Ser es quién tiene el dominio de su Ser. El bloqueo de su flujo natural sucede por su propia elección, cuando se encuentra en un reino de confusión. De la misma manera, el desbloqueo y libre expresión para realizarse como Ser depende solamente de él. Tiene que ver con su dominio del Ser. La Dibujántica  elige donde aplicar mis pensamientos, a cuales alimentar y a cuáles darles indiferencia, descubre la locura de mente y domina los pensamientos que quiere canalizar. Elige que emociones alimentar y a qué emociones serle indiferente,  y también como satisfacer sus necesidades y dominar la utilización de su energía vital. El Dibujo domina mis deseos y sabe que busca por el deseo y no el objeto del deseo, canaliza mi atención y la aplica con concentración para hacer surgir el milagro de la Dibujántica, que dominará mi ser…

…El autocontrol es esa rara  capacidad para canalizar los pulsos de mi corazón en la dirección que me indiquen mi mente y voluntad a través de la Dibujántica que  impulsa mis emociones, sentimientos, deseos y necesidades  vinculándolos con mi obra, logrando la realización de mí Ser. Las pulsaciones no se pueden eliminar ni crear, pero si canalizar, esto es lo que realiza el Dibujo al interior de mi cuerpo. Debo adoptar una rigurosa disciplina para dominar mí autocontrol, tratando de ser preciso, despejarme de vicios rutinarios, vaciar mi mente, fortalecer mi carácter, ser modesto, firme, benevolente, y controlar mis reacciones para aprovechar en plenitud mi energía vital…

…Defiendo mi dignidad. Soy digno porque estoy vivo y estoy vivo porque soy digno. Mi dignidad reside en que Ser dibujante es mi deber y mi derecho, es mi obligación y mi oportunidad, es el gran milagro y mi libertad. Mi dignidad no es la connotación moral obtenida de acuerdo a los valores cambiantes con los que danzo en mi existencia social. Mi dignidad es una cualidad mística que surge desde el misterio mismo, desde el momento que me intereso por el Dibujo y premiado con la posibilidad de ser un Dibujólogo…

…El Dibujólogo es independiente, en el sentido de no depender de la cultura. Es independiente porque es digno. Siendo uno integrado al todo, como el todo integrado a uno. Para poder integrarse al mundo, de manera holística, debe de celebrar su individualidad. La Dbujántica a través de su gramo de independencia te realiza, y te hace confiar en ti mismo, acepta la influencia de los demás sin renunciar a su independencia. Es independiente al no depender de otro para  vivir, piensa por sí mismo…

El yo cuántico, el yo libre, el yo creativo.

Emergencias y resurgencias; descubriendo las infinitas posibilidades para modificar nuestra realidad cotidiana; redescubrir el Dibujo mi otra realidad.

Las grandes preguntas; plantearme profundas preguntas me abre las puertas a nuevas maneras de ser en el mundo; otras formas de ver al Dibujo. Trae una bocanada de aire fresco, para pensar diferente. Me hace la vida más dichosa. El verdadero enigma no es estar en el saber; sino estar dentro; en el misterio. (3)

He descubierto que me produce un entusiasmo especial el darme cuenta, de repente, que no tengo la respuesta para definir el Dibujo. Es como llegar al borde de un acantilado en mi mente.

En este espacio de la “nada” o de no saber, recibo este intenso sentimiento de anticipación y de recepción. La razón de mi entusiasmo es que he llegado al borde de lo que sé, y me doy cuenta de que pronto llegará a mi mente una comprensión que será sorprendente y que no había existido en mí apenas unos momentos antes.

Será un silencioso “¡ya está!”. Acabo de aprender que un “¡ya está!” estimula de manera grata el centro del placer de mi cerebro. Evidentemente, soy adicto a esta sensación. Acerca del Dibujo; todas las edades, todas las generaciones tienen sus suposiciones incorporadas; que el Dibujo es un eje rector de las manifestaciones artísticas, que el Dibujo es un proceso del pensamiento…

———————————————————————————————————————————————

(3)     ¿¡Y tú qu(3) S@bes!?. W. Arntz, B. Chasse y M. Vicente. Editorial Kier, Buenos Aires, 2007. Aquí los autores realizan una recopilación de pensamientos  sobre el fenómeno de la Física Cuántica en los tiempos contemporáneos.

Esto me apoya para poder integrarlos a mi pensamiento sobre el Dibujo. Donde trato de redescubrir las infinitas posibilidades para modificar mi realidad, y certificar el paralelismo que existe con el pensamiento del mundo oriental. Seguro estoy que con la ayuda de  más de una docena de investigadores y científicos podré acercarme a descifrar el fenómeno del dibujo que forma parte de mi existencia cotidiana, o de mi otra realidad. Esto no es un Manifiesto que ofrezca respuestas definitivas, más bien es una serie de preguntas que me indican el camino para ampliar mi mente y buscar sus infinitas posibilidades.

________________________________________________________________________________________

…tengo cientos de suposiciones ocultas, cosas que doy por sentadas, que pueden o no ser ciertas. En la amplia mayoría de los casos, estas concepciones sobre la realidad, que pertenecen al paradigma prevaleciente o al punto de vista más generalizado, no son exactas.

Por lo tanto, si la historia me sirve de guía, de alguna manera, gran parte de lo que tengo por asentado sobre el Dibujo hoy, simplemente no es verdad.

Nunca he podido llegar a una conclusión acerca de la vida. El Dibujo es algo eterno, así como el hombre es  algo eterno. Debo empezar a buscar más y más significados de lo que soy. Bueno, el significado de lo que soy todavía no lo he descubierto. Pero he redescubierto la palabra. (4)

A final de cuentas, Dibujo y Palabra se observan el uno al otro. Sin pretender llegar a niveles de sentimientos encontrados de tan alto rango, lo cierto es que incluso en la comunicación coloquial es indispensable terminar el periplo comunicativo a través de los diálogos del Dibujo, cabe decir utilizando las palabras. Me resulta complejo poder dominar mi pensamiento holístico.

Hombre

Hombre de carne y hueso, hombre de espíritu.

Un símbolo  siempre participa de la realidad a la que da sentido; y al mismo tiempo que enuncia el todo, sigue siendo una parte viva de esa unidad a la cual representa.

Las significaciones de la palabra carne han evolucionado en el curso de los tiempos en el sentido de una interiorización creciente, más allá de la materia; no me limita a equiparar, he de revelar una parte esencial del tema que se intenta comprender. Contiene el vasto ámbito de las posibilidades en continua expansión y permite la percepción de relaciones fundamentales entre formas y espacios de aspectos aparentemente diversos.

La carne se representa frecuentemente con imágenes de una atrayente  seducción sensual o con el desgarrador dramatismo de acciones sociales que habitan con frecuencia en el cuerpo del hombre. Desde la antigüedad se ha subrayado la fragilidad y transitoriedad de la carne por oposición al espíritu; la humanidad es carne y lo divino espíritu.

___________________________________________________________

(4)     Diccionario de los símbolos. Ed. Herder. España, tercera edición 1991. Versión castellana de Manuel Silvar y Arturo Rodríguez de la obra de Jean Chevalier y Alain Gheerbrand Dictinnaire des simboles.

Este Diccionario me ofrece una mejora y me enriquece  en muchos puntos mi forma de tratar de pensar diferente. Es decir, encuentro las palabras que mejor me permiten vivificar mi imaginación, e impulsar las reflexiones para presentir por mí mismo nuevas formas de sentir; la adquisición de un conocimiento nuevo. Me ha permitido también incursionar en los lenguajes de la hermenéutica del símbolo donde “cuanto más arcaico y profundo es el símbolo –escribe C.G.Jung.- más llega a ser colectivo y universal” y ahora me invita para encontrar la puerta y buscar la llave del Dibujo para poder entrar y recorrer los caminos de mi vida. Es la palabra que está en todas las cosas, pero el hombre no la conoce, es el pensamiento con valor potencial en nuestro plano subatómico. Es  lo inconsciente. Es el espíritu antes de emprender el acto de la creación.

——————————————————————————————————————————————

La carne se asocia a la sangre para designar la naturaleza humana del hombre; el antagonismo entre la carne y el espíritu expresa el abismo entre la naturaleza y la creación, no solamente es incapaz de estar expuesta a los valores espirituales, sino que está inclinada a su destrucción.

La carne es la envoltura que rodea al hueso, se compara a una puerta o a un muro, pero también es el símbolo de la fragilidad, sin embargo, el símbolo sólo alcanza todo su valor con la significación de la carne misma.

El hueso representa cada una de las partes sólidas y más duras del cuerpo del hombre y que forman su esqueleto interior  o estructura primordial; el símbolo de lo esencial escondido en lo accesorio de la espiritualidad velada.

Simboliza  muerte; mortalidad; el rápido transcurrir de la vida y del tiempo. Es la muerte que interrumpe la vida. La transitoriedad de la vida, la vanidad de las cosas mundanas; es el símbolo del dios de los muertos y del mundo subterráneo.

El simbolismo del hueso se desarrolla según dos líneas principales: el hueso es el armazón del cuerpo, su elemento esencial y relativamente permanente; por otra parte, el hueso contiene la médula, como esencia de vida, simboliza la firmeza y la fuerza; aunque tiene la noción de elemento escondido, encerrado, inviolable.

Los huesos, por constituir la parte más duradera, si no imperecedera, del cuerpo humano, lo interior, el soporte de lo visible, simbolizan lo esencial, la esencia de la creación.

Es el principio indestructible de la vida; lo esencial; representa a un tiempo la resurrección, la mortalidad y lo transitorio. Es el núcleo indestructible del ser que esconde y contiene todos los elementos potenciales de su restauración. Es en suma el núcleo de inmortalidad, símbolo de una vida nueva; que significa obscuro, invisible, interioridad.

Cuerpo, corporeidad.

Después de revisar el concepto de cuerpo y, cómo este concepto se va extendiendo hacia otros conceptos, hacia otros lenguajes contemporáneos, conectándose, relacionándose a ellos. A partir de diversas indagaciones y razonamientos, es posible ver un panorama general de la materia el cuerpo sobre el que se superpone el concepto de Arte y ver cómo las posibilidades que implica el concepto de arte corporal se multiplica desde otras perspectivas.

Definitivamente el referente cuerpo, para no excluir algún tipo de información, debe de contemplarse desde una perspectiva amplia e integradora, donde se considere al cuerpo como tema y como problema. Es decir, como algo definido y ya preestablecido socialmente, y también como algo en construcción continua y  una constancia rítmica y progresiva.

Se diría que para problematizar el cuerpo, primero se debe establecer la temática conceptual de donde  se pretende partir. Para lo cual se propone ir de lo estático a lo dinámico de lo conceptual a lo procesual.

Actualmente el cuerpo está inscrito en una cultura que abarca también lo que piensa el cuerpo, lo que siente el cuerpo, física y sentimentalmente, lo que desea el cuerpo y lo que quiere el cuerpo. Lo corpóreo es: en general, atributo o capacidad de corpóreo, o sea de hacer cuerpo.

Al hablar de los conceptos de cuerpo y corporeidad, se debe entender a esta última como la vivencia del hacer, sentir, pensar, y querer. Donde el cuerpo es sólo el vehículo para que la corporeidad se haga presente en el mundo y para el mundo que lo rodea, es decir, el cuerpo es el medio para que se manifieste y desarrolle la corporeidad.

Espíritu, aliento, soplo, hálito. (5)

El espíritu o aliento tiene  universalmente el sentido de un principio de vida. Hombre interior que ejerce el principio vital del soplo de Dios, dador de vida. El dios olvidado; el que sabe hablar sin palabras, creador de los discursos de la imaginaria, el primer instante del ser de una cosa.

Punto que se considera como primero o anterior en el hombre. Fundamento o base de un razonamiento o de un discurso, es la causa primitiva, el origen.

Es cualesquiera de las primeras nociones por donde se empiezan a estudiar las facultades. Enuncia la lógica y la metafísica basándose en la imposibilidad de que una cosa sea y no sea al mismo tiempo: principio de contradicción a los principios. Se dice que el espíritu es lo que se acepta o acoge en “esencia”, sin que haya entera conformidad en la forma o los detalles.

Es vital y pertenece a la vida, de suma importancia, de todo en todo en principio. Es el soplo con acción y efecto de movimiento en un instante a un brevísimo tiempo, facultad u otros artificios que hacen expulsar el aire que se ha recibido. Poder de soplo para despedir el aire con cierta violencia por la abertura más estrecha que se forma entre los labios del ser humano.

Sólo se siente en la conciencia, en el interior, en la parte de los adentros;

“Mi espíritu es en verdad el principio vital, que en mis adentros mueve mi conciencia y trato de intelectualizar y sacar algo de inteligencia. Algo que articula mi imaginación y despierta mis instintos para activar mi memoria y poder resucitar los tiempos ya muertos.

Lucho para que los intentos no se acaben.

Sé que el Dibujo está envuelto por el espíritu, que abarca “el todo” y que controla mi voluntad y activa mi sensibilidad. Ese algo que nadie me enseña para llegar a la comprensión y a la intelección de los tiempos naturales y me hace, en todo caso, venerar la recepción de todos los eventos de la vida natural.

Es todo lo que en estos momentos me invita para reflexionar que estoy invadiendo el terreno del que si sabe escribir;  más sin embargo, me enseña primordialmente  que el hombre muere, que el corazón algún día deja de latir pero el espíritu puede seguir vivo, si yo lo deseo”

(5) El diccionario ideológico de la lengua española” Julio Casares, miembro de la real academia española. Este diccionario, que necesariamente habría de ser prolijo si el autor se creyese obligado, como es uso, a exponer y razonar el pensamiento que informa su obra, puede reducirse a muy pocas páginas.

Se podría pensar que en las artes de la investigación no tiene el porqué citarse un diccionario, pero en verdad, que si no disipa mis dudas, sí me acerca a la  meditación sobre lo que para mi representa mi espíritu. Yo que no soy dueño de las formas de escribir y desconozco el poder de las palabras, hago los intentos de abordar el lenguaje articulado de los conceptos que muchos si saben. Finalmente llego a comprender lo que yo quiero escribir y razonar sobre mi ánimo vital.

Para poder explicar sobre el espíritu que me mueve para lanzar este manifiesto sobre el Espíritu y el Dibujo.

_____________________________________________________

Dibujo, el Manifiesto de Jorge Chuey

Al propio hombre, así como al dibujo no he dejado de apuntarlos como un símbolo, desde siempre lo percibo y los describo como una síntesis del mundo, un modelo reducido del universo, un microcosmos. El mundo subatómico. Son el centro del mundo de los símbolos. Son un proceso de interacción cuántica, y en esto finco mi preparación para iniciar un renuevo, una nueva aventura; un viaje de conocimiento para redescubrir el lugar del Dibujo.  ¿Será la cuna donde se mece el arte?

El Dibujo como un don de libertad del hombre; fuente de vida y  prosperidad en la creatividad  innovadora, lo simbolizo como un caudaloso río que se origina en el pensamiento del ser humano y se desborda por todo su cuerpo. Significando el nacimiento del pensamiento holístico del arte.  Al ritmo de una constancia móvil en extrema acción creadora, de búsqueda y encuentro. Río dador de vida, fuente inagotable de recursos y principal vía de comunicación, que al ritmo de sus crecidas marca el nacimiento de los sonoros lenguajes de mi silencio.

Aventura que se convierte en una epopeya más, con un recorrido por los lados obscuros, confusos e intrincados laberintos que caracterizan a la mente guiados solo por la luz que surge de la inmanencia del espíritu.

Nuevamente hago clic e inicio el vertiginoso viaje para descubrir la cabeza, el poder del centro que abarca todas las puertas de acceso y recepción de las sensaciones del mundo exterior; sensaciones no procesadas ni elaboradas. Sensaciones, que una vez asentadas en el adentro  se convierten en la información procesada a partir de normas y patrones creados, para formar parte del mundo interior de la percepción.

La recepción. En lo que se refiere a la receptividad y al conocimiento, es entonces que la receptividad precede y el conocimiento sigue; la receptividad que sea posterior al conocimiento no es verdadera receptividad.

Desde siempre y hasta nuestros días, las mentes superiores siempre han empleado sus conocimientos para expresar sus percepciones, y se han esforzado por la intelección  de sus perceptos para desarrollar al máximo sus conocimientos.

Al escribir estas letras las siento como las  gotas de lluvia que me refrescan y que me invitan a recapitular; cada una de estas pequeñas letras significan un punto, pues además, en consideraciones aparte, el espíritu no tiene forma propia; cobra forma a través de un punto; a través de las cosas; del Dibujo y de las palabras;

Mi línea interna está hecha de puntos. Cada uno de los puntos tiene su propia existencia; me promete múltiples transformaciones, me simboliza el estado límite de la abstracción del volumen. Poner un punto es sembrar una semilla; ésta debe crecer y devenir… aún para hacer un punto, me conviene que exista vacío en lo lleno. El todo y la nada.

Sólo entonces el punto se torna viviente. Como animado por el espíritu…

El Dibujo empieza por los trazos del pincel para llegar al no-trazo del pincel. Partir de lo claro y de lo tangible para llegar al estallido del gran vacío.

Llegar a la nada y dibujar… dibujar; me resulta interesante, pero no es cosa de principiantes.

El vacío habita en todos los niveles de mi cuerpo; cuando dibujo, o cuando escribo. En cada nivel lo lleno, una vez maduro, cede al gran vacío, en el siguiente orden: al contacto con la tierra; los miembros inferiores, el pié, las piernas; los miembros superiores; la parte izquierda del cuerpo; la parte derecha del cuerpo; el hombro derecho; el brazo derecho; la muñeca. La muñeca vacía; la mano; los dedos; el pincel…

…en la cabeza; al contacto con el cielo, el vacío tiene doble efecto, con base en él, la fuerza de la pincelada penetra en el papel hasta calarlo; también con esta base, en la superficie del papel, todo se anima movido por el aliento vital de las palabras. Primero debo de encontrar la puerta (6) que me dé acceso al  obscuro interior y encuentro  mi Memoria; enemiga mortal de mi descanso

De repente el gran vacío; el estado de alerta se manifiesta; estas pequeñas letras humedecen mis pupilas y vibran alrededor de mis ojos;  a punto de una emoción de lágrimas cargadas de vientos antiguos renuevan mi estado de inocencia. Como todo tiempo cotidiano empiezo a percibir cientos de luces que lentamente se van convirtiendo en diminutos puntos obscuros que van conformando mi línea interna. Línea que empieza un avanzar lentamente hasta adquirir una gran velocidad hasta  encontrar la memoria.* Empiezo el recorrido por todo mi cuerpo:

————————————————————————————————–

(6) Diccionario de los símbolos. Ibedem, pág.855. “Puerta. La puerta simboliza el lugar de paso entre dos estados,

Entre dos mundos, entre lo conocido y lo desconocido, la luz y las tinieblas, el tesoro y la necesidad. La puerta

se abre a un misterio. Pero tiene un valor dinámico, psicológico; pues no solamente indica un pasaje, sino que

invita a atravesarlo. Es la invitación al viaje hacia un más allá.”

En mi percepto sobre el Dibujo, la puerta se ha convertido en la comunicación con mi gran arsenal de armas escondidas, mis instrumentos secretos, en lo más profundo de mi memoria o de mi corazón. El laberinto de mi inconsciente. El Dibujo me hace comprender este significado; me he pasado la mayor parte de mi vida abriendo, cerrando, pasando y volviendo a pasar por puertas. Me ha bastado ser sensible a la trascendencia, para ver que una puerta no es una simple abertura en un muro, o una pieza de madera que pivotea sobre sus goznes. Las puertas que yo busco son como las que tenían las antiguas cantinas; sin goznes, abatibles, para poder entrar y salir libremente, sobre todo saber regresar al mundo determinado, según esté cerrada o abierta, o cerrada con llave.

—————————————————————————————————————————————————–

*Memoria.

Al empezar y escribir sobre Dibujo en este manifiesto, la memoria siempre al acoso detiene mis pasos  y surge de inmediato la gran encrucijada, lo cual me significa que debo de sentarme y reflexionar un instante. Resurgen dos caminos; oriente y occidente, en un continuo transitar de arte y cultura, de enseñanza y educación; en flujo y contraflujo, vienen colmando mi ser y también el del –otro- de una complejidad y riqueza insospechadas en medio de toda suerte de realidades, de mitos y de invenciones sobre mi identidad o la imagen del otro. Mi memoria

Identidad. Una encrucijada, una elección. También la unión de los contrarios; el lugar de reunión del tiempo y del espacio; un lugar mágico pero también peligroso donde se reúnen mi yo y el otro para tratar de salvar al Dibujo.

Contra esa velocidad reclamo el derecho a la perpendicularidad de poder mantenerme de pie;  y así vislumbrar la nostalgia y el recuerdo; el tiempo se lo lleva todo, incluso la memoria. Pero para poder disfrutar de los recuerdos de la vida, tengo que aprender a vivir dos veces para poder dibujar.

Vivo mi memoria y me asombro, es mi deseo insatisfecho; recordando soy quién soy y quien no puedo ser y contengo dentro de mí el poder de las imágenes que me llegan de otro tiempo, de otros espacios. De pueblos olvidados y de personas que ya no están.

Es realmente desesperante poseer una memoria que comienza demasiado pronto y que perdura por mucho tiempo… hay cosas que me gustaría olvidar, pero también no olvidar.

Nada graba tan fijamente en mi memoria alguna cosa como el deseo de olvidarlo y de escribir o dibujar en el papel.

Mi memoria es una gran traidora, sólo se inventa mediante mi recuerdo. La memoria no es más que una imagen de la realidad, por lo que nuestra realidad es sólo nuestra imaginación.

Más sin embargo debo de entrar en la cámara oscura del recuerdo; para que las cosas tomen un singular relieve…

…Los momentos que siempre recuerdo llegan de repente, sin hacer ruido; mi vida sería imposible sin el recuerdo, todo está en escoger lo que hay que olvidar. Pensé que me había quedado indebidamente con la angustia de la voz en la memoria, para llevarla después a mi soledad y acariciarla.

Soy mi memoria, soy ese quimérico museo de imágenes y de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos, pero cada día creo más en la memoria como fuente de inspiración, es como la gran cartera de mi vejez y a la que debo de llenarla constantemente.

Mi memoria la considero como una gran red, se encuentra llena de peces al sacarla del río, pero a través de ella pasaron cientos de kilómetros de agua sin dejar rastro. Creo que cuando se pierde mi interés también se pierde mi memoria.  Sin  mis recuerdos  soy  un hombre perdido.

Todas las cosas que he olvidado me gritan pidiendo ayuda en mis sueños; siempre me estoy quejando  de mi memoria, pero no de mi  inteligencia.

Por todo esto creo que existen en nosotros varias memorias; el cuerpo y el espíritu tienen cada uno la suya…

No sé cuando apunté los pensamientos de mis amigos ya muertos y otros aún vivos, (7) ocultos en las páginas de mi antigua libreta de gran auxilio en mi investigación  pero, ahora ya resucitan;

1947, 1948, no lo sé, o debo ubicarme en 1949, ya  no lo recuerdo, esto no importa en este momento, pero   éste se inunda de  gran belleza nostálgica…

…en aquella casa de adobe, sentado frente a la ventana  que se encontraba a un lado de la  chimenea de leña, en ese pueblo  norteño donde nací, que hace  honor a los minerales del carbón, así se llama, Piedras Negras.

Desde ahí aparece la visión y, ésta debo de atraparla antes que desaparezca…

el río Grande; río bravo, que turbulento baja desde las rocosas montañas del norte negro, de viento ensordecedor y revolucionario… río de aguas de aparente tranquilidad superficial, pero de interior que contiene  movimientos traidores que en un descuido  te llevan a la muerte. Este es el río que nos separa de la comarca vecina; la tierra de las grandes sorpresas, de los sueños prometidos de riquezas materiales.

—————————————————————————————————-

(7)   Los apuntes y las notas sobre la Memoria, los Recuerdos y el Olvido; se encontraban ya muertos en mi antigua

Libreta de auxilios, ahora he aprovechado para resucitar los pensamientos ya muertos de muchos  amigos

que ya no están, de tiempos que se han olvidado, pero que ahora retornan para refrescar mi pensamiento y

poder reflexionar sobre lo que significa la Memoria en el recorrido por mi cuerpo. A todos estos pensadores

agradezco su participación en este Manifiesto sin estar implicados por naturaleza propia y fuera de toda la

temporalidad que los miró  desarrollarse: Virgilio, Marco Marcial, Pear S, Buck, Carlos Fuentes, Théophile

Gautier, Michael Ende, Jean Baptiste Karr, Antonio Machado, Miguel de Cervantes, Jorge Luis Borges, Apolonio

De Rodas, Honoré de Balzac, Johann Goethe, y tantos otros, que no me alcanza el espacio para mencionarlos.

——————————————————————————————————

Aquí es donde aprendí a caminar sobre las aguas turbulentas; y que sirvieron de puente  hasta encontrar la otra orilla; el lugar del Dibujo.

Entonces empezaron los primeros calcos sobre los planos cartográficos, siguiendo mi ritmo interno; con el lápiz en la mano que empezaba a dejar rastros y huellas en el papel. Línea libre y soberana, sin compromisos por encontrar alguna forma reconocida; me dejaba arrastrar por ella descubriendo tierras misteriosas  y mares de tenebrosos, desiertos  de aguas  inquietantes revestidas de diez mil colores.

Recorriendo los paralelos y meridianos de mi vida interna; esto debió de ser los sueños de lejanías y cercanías de mi infinito ser asombrado ante el estado de inocencia.  Yo estaba descubriendo la línea. Fueron las primeras imágenes siempre abstractas del lado oscuro, producto de mi tierno pensamiento, estaba iniciando la historia de mi Dibujo… ya después llegaron las primeras letras, los primeros números. Mi Escuela primaria; recordando, (8)  vuelvo a recorrer sus pasillos y a cada vuelta encuentro los salones de donde aún emana el inolvidable aroma del gis blanco; con el cual Dios dibujó el universo en una noche obscura sobre el negro pizarrón. También  el olor a música siempre inefable de Himno Nacional y el sabor misterioso de los estridentes colores de Lábaro Patrio; descubriendo mi identidad de ser nacional de aquel pedacito de tierra… éste es  el Manantial del Dibujo y que aún hoy, no se ha secado…

___________________________________________________________

(8)  Todos los Hombres. Poemas del Portugés José Saramago, Pág. 109 -110. “Las aulas se sucedían unas tras otras a lo

largo de los pasillos que daban la vuelta al colegio, se respiraba por todas partes el olor de la Tiza, casi tan antigua

como el de los cuerpos, hay quién dice que Dios antes de amasar el barro con que después fabricó al hombre y la    

mujer, comenzó dibujándolos con una tiza en la superficie de la noche, de ahí nos viene la única certeza que

tenemos, la de que fuimos, somos y seremos polvo, y que una noche tan profunda como aquella nos perderemos”

—————————————————————————————————————————————————-

Sueño.

El sueño no se estudia aquí más que a título de vehículo y de creador de símbolos.

Manifiesta también la naturaleza compleja, representativa, emotiva y vectorial del símbolo, así como las dificultades de una justa interpretación. La mayor parte de los elementos de este artículo son aplicables al conjunto de los símbolos, y en particular, al participar todo símbolo del sueño y recíprocamente.

La parte del sueño. Según las investigaciones científicas más recientes un hombre de 60 años habría soñado, durmiendo un mínimo de cinco años. Si el  sueño ocupa un tercio de la vida, alrededor del 25 % del sueño está atravesado por sueños: los sueños nocturnos ocupan pues un doceavo de de la existencia en la mayor parte de hombres.

¡Qué decir del sueño despierto y de la ensoñación diurna que se añaden a esa parte ya impresionante!

Ahora bien, el sueño, como ha dicho muy bien Frédéric Gaussen: “Símbolo de la aventura individual, alojado tan profundamente en la intimidad de la conciencia que escapa a su propio creador, el sueño nos aparece como la expresión más secreta y más impúdica de nosotros mismos”

Al menos dos horas por noche vivimos en ese mundo onírico de los símbolos. ¡Qué fuente de conocimientos sobre nosotros mismos y sobre la humanidad, si pudiésemos siempre recordarlos e interpretarlos!

La interpretación de los sueños, afirma Freud, es la vía real para llegar al conocimiento del alma. También las claves de los sueños se han multiplicado desde la antigüedad. Hoy el análisis pretende substituirlas.

El fenómeno del sueño. Las ideas sobre el sueño, como sobre el símbolo, han evolucionado mucho y no hemos de escribir aquí su historia. Pero hoy día los especialistas están divididos. Para Freud es “la expresión, e incluso el cumplimiento, de un deseo rechazado”. (Freud Sigmond. Obras completas. Biblioteca nueva, Madrid. pp 123); para Jung <la auto representación, espontánea y simbólica, de la situación actual de lo inconsciente> (Jung C, Psychologie und alchemie. Zurich 1944, pp.228); para J. Sutter, y esta es la menos interpretativa de las definiciones, el sueño es <un fenómeno psicológico que se produce mientras dormimos y que está constituido por una serie de imágenes cuyo desarrollo representa un drama más o menos seguido> (Porot Antoine, Manuel alphabetique de psychiatrie, París 1952, pp , 365).

El sueño escapa pues a la voluntad y a la responsabilidad del sujeto, por el hecho de que su dramaturgia nocturna es espontánea e incontrolada. Por esta razón el sujeto vive el drama soñado como si existiese realmente fuera de la imaginación. La conciencia de las realidades se oblitera, el sentimiento de identidad se aliena y disuelve.

Sintetizando el pensamiento de Jung, Roland Cahen escribe: < El sueño es la expresión de esa actividad mental que vive en nosotros, que piensa, siente, experimenta, especula al margen de nuestra actividad diurna, y en todos los grados, del plano más biológico al más espiritual del ser, sin que nosotros lo sepamos. Manifestando una corriente psíquica subyacente y las necesidades de un programa vital inscrito en lo más profundo del ser, el sueño expresa las aspiraciones profundas del individuo y por tanto será para nosotros una fuente extraordinariamente preciosa de información en todos los órdenes > (Le reve et les societes humaines. Obra colectiva, pp. 104)

PAUTA DEL DIBUJO. De súbito tengo que detenerme en  el lugar de la memoria  y preparar una expedición  al reino de los sueños, para continuar mi viaje   y buscar el porqué las fuentes de donde surge mi Dibujo aún se mantienen vivas, y  se enfrentan a la realidad determinada de mi ejercicio universitario.

Como  una nueva emergencia recibo la invitación para  participar en el Sexto Simposio de las artes Visuales…

Universidad Nacional Autónoma de México.

Escuela Nacional de Artes Plásticas. Coordinación del Posgrado en Artes Visuales.

6° Simposio del Posgrado en Artes Visuales; el Dibujo como Lenguaje: Proceso e Investigación en el Arte, el Diseño y la Comunicación Visual.

Setenta y cinco Aniversario del ingreso de la Escuela Nacional de Artes Plásticas a la Universidad Nacional Autónoma de México

En el manantial del Dibujo.

Emergencias-Resurgencias. *

Ensayo, una versión de Jorge Chuey.

El dibujo es una palabra que intenta avanzar hacia  un lugar para resucitar los sueños de un pasado.

Jorge Chuey 2010

Se acerca Otoño, nuevo, frío amanecer; resucitado al sonoro lenguaje de la joven tortolita.

En aquel pedacito de tierra, al sur de la gran ciudad; que ha permanecido intacto con casi cien años, pero en estado de alerta. Comprometido con la comarca vecina, sede del antiguo Santuario del Arte y de las nuevas Tribus urbanas de las Artes Visuales -Clic- me asombra   el vértigo de la pantalla y de nuevo hago el  intento de emprender otra nueva aventura.  Recapitular al cruzar el camino de aparente  frialdad…

Movido solo por el deseo vehemente de recorrer cada uno de los espacios de mi  territorio interior; obscuro,  abstracto, silencioso.

Un  épico viaje donde me convierto en mi propio guía, para  desembocar en la totalidad de mi ser y encontrar el lugar del Dibujo; origen siempre incierto.

El gran manantial… la fuente de vida, donde al ancestral Arte no he dejado de percibirlo como el Dibujo, como un dios, y lo describo como una síntesis del mundo, un modelo reducido del universo, un microcosmos,  mundo subatómico; espacio que se pierde en mi siempre lejano infinito. Cercanías-lejanías.

El Dibujo es el centro de  los lenguajes, los diálogos del silencio en el mundo del Arte… El lugar donde habitan los dioses olvidados. Los que saben hablar sin palabras.

Pauta de lectura- Los que hablan sin palabras; seguro estoy que abandonan su mundo para buscar nuevos espacios…mi territorio interior…

Dentro de mi estado de inocencia de reserva cotidiana,  en el infinito mar del inconsciente, donde en el gran mitote  de la Percepción se alega que la vida del Arte comienza con la experiencia del dibujo. El Dibujo lo percibo como una mirada intuitiva hacia adentro; en contradicción con el conocimiento intelectual y lógico.  Definición aparte; el Arte es el despliegue de un espacio nuevo, previamente ignorado, que es el mundo fascinante del Dibujo, con el cual podré desarrollar mi facultad de imaginar, de ver con el ojo de la mente; escribir y pintar cosas que están en mi memoria y que expresan  mi yo interno; mi yo libre…

Ese lugar sin edad, de intelección atemporal; donde emerge y resurge el Dibujo. Resurgencia de todos los sueños muertos; del aliento vital, incluso de las regiones de la pesadilla.

Viaje de descubrimiento para explorar esa región donde las reglas de la existencia cotidiana no tienen aplicación. Ahí donde muchos han venerado al Dibujo y, a los cuales me uno como un tercero en el acto mismo de la creación, ese proceso que se describe en términos de sencillez y capacidad de sugerencia; el dibujo ofrece una relación única entre lo conocido y lo desconocido. Nos guía en el pavor de lo incognoscible.

No interpongo a los enemigos del Dibujo,  no están dentro. Basta con meterse para afuera y encontrar el pluralismo determinado; que no es un tema nuevo, pero que está siempre de acuciante actualidad.

Al  drama propio de mi estado de inocencia se suman los dramas que surgen de los cuerpos académicos en la lucha por definir el concepto del Dibujo; los disturbios que se provocaron por  la hegemonía metodológica dentro de la enseñanza y el aprendizaje.

Ante el terrible embate de la naturaleza y de las mafias que gobiernan nuestro País; los mineros agazapados, el resurgir constante de la discriminación profesional, la sumisión frente a la cultura de las estéticas, el surgimiento de los lenguajes híbridos producto de la vertiginosa revolución digital; sumados a los tejidos de las redes sociales: la pobreza;  pobreza de las tierras áridas, áridas de Arte.

Mitificación académica del dibujo, y aún, un etcétera donde cabe el universo del tejido social y educativo y  que están definitivamente marcados por un estado de hegemonía  estructural creciente…

Más sin embargo, retomo mi antiguo lema de empujar suavemente y me dirijo hacia el Dibujo; la puerta abatible, sin goznes, puerta que me permite tener acceso a  los espacios del vértigo; la cuna de la rapidez, obscuros y desconocidos. Puerta, que significa lo mismo de entrada que de llegada.

Ya es tarde, soy adulto y al acercarme al  crepúsculo de la vida todavía  me dan ganas de escribir; de participar en el mundo actual de las artes visuales a través de la línea y del espacio temporal que resurgen  de mi  inefable pensamiento.

“Mi dibujo sueña, y también intento dejarlo soñar”…

…y si nadie me enseñó nunca a soñar  el sueño sin límites, si nadie me enseña nunca a respirar el aliento vital que emerge de los diálogos del silencio, y si nadie me enseña nunca a mirar las estrellas del mediodía  para comprender el concepto de síntesis del universo.

Si nadie me enseña esto nunca; entonces estaré alejado del Dibujo para siempre, de su reino natural, de su modo de ver, de su magia,  de su fascinación, y de su libertad. Nunca lo conoceré.

Es necesario aprender que esto es la verdadera naturaleza de mi ser y que cuando aprenda esto, sabré que el Dibujo no está tratando de apartarme de la vida sino de despertarme en medio de ella.

Y no soy alguien que discuta por mis limitaciones, sino alguien que desea saber  cómo atravesar las brechas y derribar los muros que limitan  mi lenguaje…

Mi Dibujo como pensamiento se traspola y se mistifica inefablemente en una línea, y en una mancha provocada por la brisa que se levanta de la humedad de los laberintos internos, como  niebla que humedece y aún perdura en mis ojos permitiéndome  entrever y mirar el sol negro, el que deja este mundo para iluminar otro, y seguir por los senderos oscuros que me conducen hacia el camino, buscando el origen de los sonoros discursos del silencio;

…mi línea; la interna, es realmente el vínculo entre mi yo libre y el prodigioso mundo subatómico de la física cuántica, en efecto, por su unidad interna y su capacidad de variación, es una y múltiple; encarna el proceso por el cual cuando escribo o cuando pinto me sumo a los gestos mismos  de la creación…

Comienzo, dejándome arrastrar por la corriente de mi línea interna, la línea del tiempo; en complicidad con la mano, sin despegar el lápiz del papel, o mejor dicho de mi desgastado computador.

En lo  obscuro de esa realidad que me deslumbra y me sorprende, no puedo  definir mi estado de alerta a la recepción,  pero puedo mirar la luz que emerge de mi línea interna.

Mi intento es de recorrer el todo, y de enfrentarme a las emergencias y resurgencias de mi ser. Pinto, estructuro, escribo; me recorro todo el cuerpo y, tal vez ahí estriba la gran aventura de estar vivo.

Exploración, sondeo, tanteos. Resistencias; desplazamientos por encontrar las vías alternas que me conducen hacia lo primitivo, lo primordial;  recapitular y volver a empezar. Detenerme en la encrucijada del espacio y del  tiempo, perderme en la bruma invisible de los cuatro elementos.

Son los movimientos de mi espíritu que prefiere  ubicarse en otro lugar; en otro espacio ajeno a toda clasificación estética. Estas acciones que realizo y suceden en mi yo libre, son simplemente dibujar.

Al igual que yo, la línea mira sin saber lo que mira, ve lo que no es y, busca sin saber lo que busca. Mis ojos no son culpables de lo que escribo, mi intención es la responsable…

Esta línea rechaza las visiones que de súbito aparecen, se resiste a las  tentaciones.

Se preocupa por llegar a un lugar; el mundo de la inspiración, de lo rápido y del ritmo. El manantial de aguas primitivas y primordiales. Aguas purificadoras…

Línea carente de visión intelectual, que se prepara para los brotes de la astucia y del ardid. Sin plenitud, sin ser obligada. Se arrastra a sí misma; sin tropezar, sin desviarse, sin anudarse, sin compromisos. Abstracta; sin la concreción  de objetos, de cosas,  o de figuras determinadas. Escurridiza como el agua.

No choca con nada, va por el camino cual línea sonámbula plena de alientos vitales, como arrastrada por el rápido viento provocado por mi constancia rítmica.

Tal vez pueda ser curva a veces recta, pero no se enlaza. Sin encerrar una forma, jamás es cercada o acosada por una imagen, sólo lleva a cuestas  la poesía de la incompletud.

Es una línea que aún no está preparada para atrapar una idea  ni lista para ser plasmada.

Sin preferencias de ninguna especie. Sin gesto, sin ceder de manera cabal al fuego de las emociones, ni a las atracciones del tiempo de las estéticas.

Que siempre está en estado de alerta, que deambula por los caminos de una tierra líquida

Línea libre, soberana, y que libre permanece, que puede salvar, entretejer y abolir  las distancias, no se somete a los tiempos sociales. Viaja sola, sin el acoso de los temores y sobre todo no es sumisa ni subordinada.,  Esencia de libertad…

Súbitamente se orilla a la “orilla” y de repente se planta ante el gran vacío; llegando entonces a los límites fronterizos de la piel que la separan  del mundo exterior.

Ésta es mi línea interna, esto es mi dibujo que está listo para salir al mundo de las sensaciones aún no procesadas y de las artes visuales ya determinadas.

Conocer la otra realidad, donde se transforma dejando huellas y rastros en imágenes pictóricas, y en palabras que intentan resucitar el mundo de los sueños. Posesionándome   del lenguaje de las letras, simplemente intento escribir sobre mi pensamiento desbordado.

Puerta de acceso que me ha permitido retornar sin resistencia al tiempo, lo suficiente para enterarme que el manantial del dibujo aún no se ha secado…

Es por esto, que ahora, con esta resurgencia deseo que los pensamientos ya muertos y que me han atormentado durante los últimos años de experiencia educativa, abandonen mi memoria y mi cuaderno de notas.

Y que; como conocimiento nuevo se integren a la  vigencia en el mundo contemporáneo de las Artes Visuales.

Son pensamientos sobre el Dibujo que se han manifestado en la línea de mi vida, como la línea que  ha regulado  el avance de mi tiempo:

-Pauta de lectura-

Estos son mis sueños, esto es mi pensamiento; almacenados en mi fábrica invisible, en mi manifestada libreta de notas…

El Dibujo es… pero también no es

“A cada Comarca su Tiempo y su Dibujo; y a cada Tiempo y a cada Dibujo, su Libertad”

“En la tierra de independencia ¿Qué tenemos que aprender sobre dibujo? -No tenemos que aprender, solamente tenemos que olvidarnos de lo que hemos aprendido”

“Dibujo es la dualidad de lo negro y lo blanco, es de modo general: presencia y ausencia, conocimiento e ignorancia, tierra y cielo, lógica e intuición”

“El dibujo es el origen de todas las cosas. Es aquello por lo que todas las cosas alcanzan su realización. Por él todas las cosas existen y tienen nombre”

“El dibujo como pensamiento, es un viaje de quince mil kilómetros que comienza con el primer paso”

“En el dibujo, si no quieres que se sepa, no lo hagas”

“En la naturaleza de todo dibujo, todo lo grande, cabe la idea de no ser exacto”

“El dibujo envuelve el cielo y la tierra, ciñe al universo, contiene lo masculino y lo femenino, gobierna sobre los tres mundos de la percepción y desarrolla una actividad inagotable”

“El pensamiento del dibujo es como un ancho camino; no es difícil encontrarlo cuando se busca, pero hay veces que los artistas visuales no nos  esforzamos por descubrirlo”

“Sí el dibujo como pensamiento se mantiene derecho no importa que su línea sea torcida”

“El Dibujo no es una imagen, sino un puente entre dos orillas donde no fluye agua, sino tiempo”

“El aliento del dibujo habla, y quién está en armonía con él, lo oye con toda claridad.

Hombre que fabricas imágenes, no confundas, el parloteo de los demás con los latidos de tu corazón”

“Digamos que el dibujo no tiene comienzo. Empieza donde lo hallas por vez primera y te sale al encuentro por todas partes”

“En el dibujo; cuando la mente está a punto de extraviarse, llega el conocimiento de lo abstracto. Por eso, sólo cuando una cosa llega a su límite, puede conocer el retorno”

“En el dibujo, sus imágenes se abren a cada instante y se cierran para siempre”

“El dibujo como pensamiento gobierna los acontecimientos del mundo sin ser visto; esta acción oculta del dibujo es lo que se llama creatividad”

“El dibujo está cerca; dentro de ti, pero las personas lo buscan lejos”

“Mientras el artista inferior descarga su culpa sobre otras personas, lamentando su suerte, el artista superior busca el error dentro de sí mismo”

“¿Es posible alcanzar el dibujo, el arte mismo, y no poseerlo?

Si no posees ni tu propio cuerpo, ¿cómo vas a poseer el arte?”

“La puerta del dibujo mejor cerrada es aquella que puede dejarse abierta”

“Sí el dibujo y sus lenguajes, tienen una solución ¡para que preocuparse!

Y si no la tiene ¡para que preocuparse!”

“En el pensamiento filosófico, el dibujo es símbolo de la vida; del calor, del día, de la luz, de la autoridad, y de todo lo que irradia, desde el más profundo de los silencios”.

“El dibujo negro es el sol en su recorrido nocturno, cuando deja este mundo para iluminar  otro; es la materia prima, aún no trabajada, ni puesta aún en la vía de una evolución. Para el artista visual es igualmente lo inconsciente en su estado más elemental”.

“El dibujo naciente no sólo es el símbolo del artista visual, sino como su propio nombre, es el origen del pensamiento sensible”…

“El Dibujo es sembrador de vientos y cosechador de tempestades”…

“La línea de la vida es el Dibujo…la línea del tiempo”…

Apego al Dibujo suena en gran medida a la adicción de las emociones.

De hecho es lo mismo. Trato de intercambiar las dos expresiones para comprobarlo por mí mismo.

Esta es una de esas instancias en que el Dibujo ha cruzado mi camino con grandes enseñanzas espirituales y redescubro los mismos fenómenos.

De acuerdo con las tradiciones del Arte, es el resurgir, dando vueltas y vueltas una y otra vez. En todas las adicciones, uno se queda como  clavado en viejos patrones.

Sólo tiene los mismos pensamientos una y otra vez, y no puede pensar nada nuevo.

El deseo y la pasión alimentan mi evolución y el cambio, tengo que tener la voluntad de volver a resucitar la pasión para poder rebasar las fronteras de mi propia comodidad.                                                                

Finalmente, me queda claro que las palabras aquí incluidas son tan imprecisas, tan resbaladizas, que no puedo construir una teoría científica útil en torno a ellas, pero esta idea la he dejado de lado.

En resumen, el intento de las bases de la mecánica cuántica y de la percepción-recepción es reconsiderarlas desde un punto de vista puramente físico, que no incluyese los desafíos del artificio de un observador consciente de la estética…

Si existe un lugar así, ¿qué nos impide ir ahí? No se trata de una oscura masa de no saber por dónde se anda  ni de un peligroso mar de profundas letras gordas.

Es nuestro condicionamiento, nuestra visión del mundo contemporáneo y colectivo de las artes visuales, la que nos enseñaron nuestros padres, nuestros maestros y la sociedad.

Esta manera de ver las cosas, el antiguo paradigma, ha sido justamente llamado hipnosis de condicionamiento social; una ficción inducida y en la que todos hemos acordado colectivamente participar.

Mi cuerpo envejece sin que pueda dominarlo porque ha sido programado para cumplir las reglas de ese condicionamiento colectivo.

Sí hay algo de natural e inevitable en el proceso del envejecimiento, no se podrá saber hasta que se rompan las cadenas de nuestras antiguas creencias.

Sin embargo, quiero dejar en suspenso los supuestos de lo que llamamos realidad, para que podamos convertirnos en pioneros, en un lugar donde el vigor juvenil, la renovación, la creatividad, el gozo, la satisfacción y la atemporalidad son experiencias comunes de la vida cotidiana, donde la vejez, la senectud, la invalidez y la muerte no existen, sólo son posibilidades  que no son ni siquiera tomadas en cuenta.…

Más, sin embargo, ya estando viejo; aún me queda la gana para seguir dibujando, para seguir escribiendo. Y más aún, fortalezco la idea y la firmeza para  volver a buscar al Dibujo; encontrar cada día, cada amanecer,el origen sensible del pensamiento cómo un conocimiento nuevo.

Con esto  deseo brindarles las vivencias dentro de mis experiencias educativas para tener la oportunidad de modificar nuestros perceptos acerca del ancestral fenómeno del  Arte o mejor dicho del Dibujo y sus lenguajes.

Aventurar y atesorar cada segundo de mi existencia, para conservar la vitalidad del asombro, la sorpresa ante el misterio, la fantasía y la acción creativa. Valorar al mismo tiempo la sabiduría acumulada a lo largo de mi vida,   ir y venir. Surgir y resurgir.

Saber regresar para  pensar diferente.

Saben que en este recapitular, me llena de gozo el saber que mi manantial del dibujo aún permanece fértil, y que cada una de estas letras las siento como pequeños signos de lluvia que me sirven para refrescar las áridas tierras  de arte y de apego al Dibujo…

No obstante, sé que al invadir el oficio del escritor, también dejo un pedacito de mi corazón; en cada una de estas letras, en estas palabras que avanzaron para tratar de resucitar los sueños ya muertos.

*He retomado y me apropio el concepto Emergencias-Resurgencias, utilizado por Henry Michaux en una de sus obras literarias. Y aparte, en esta ocasión también me cobijo con la complicidad de  Paul Klee, Merleau-Ponty, Jorge Esquinca, Florida Rosas, mi esposa;  de mi tutelo Luis Verdejo;

y de la enseñanza inigualable  de los antiguos  libros de lo sagrado.

Jorge Chuey.

Septiembre 17 de 2010.

jorgechuey@gmail.com

Centenario de la Universidad Nacional Autónoma de México. 1910-2010.

Setenta y cinco Aniversario del ingreso de la Escuela Nacional de Artes Plásticas a la Universidad Nacional Autónoma de Mexico

Fuentes de información

Un escrito , siempre participa  de la realidad a la que da sentido y al tiempo que enuncia el todo, sigue siendo una parte viva de esa unidad, del todo  y  que es lo esencialmente humano  y a lo  cual representa.

Finalmente debo expresar  mi agradecimiento y mi deuda con todos mis amigos, los hombres y mujeres autores de cuyos libros se relacionan en esta bibliografía; y de manera especial a la mujer del mercader, y a los místicos de la antigüedad.

AICHER, Otl.    Analógico y digital. Gustavo Gili. México. 2002.

ARNTZ, W. y CHASSE, Betsy.   ¿¡Y tú qu(E) s@bES!? Editorial Kier, Buenos Aires. 2007.

BACHELARD, Gastón.    El derecho de soñar. Fondo de Cultura Económica. México, 2008.

BACHELARD,  Gastón.    La poética del espacio. Fondo de Cultura Económica. México 2008.

BERMAN,  Marshall.  Todo lo sólido se desvanece en el aire. Siglo XXI, Buenos Aires. 2003.

CALVIN, William.    Cómo piensan los cerebros. Debate Madrid.  2001.

CARVAJAL, Alfonso.  Los poetas malditos. Panamericana Editoria Ltda. Bogotá.  2002.

CASTANEDA,  Carlos.   El lado activo del Infinito. Ediciones B,  S.A. Barcelona 2000.

CASTANEDA,  Carlos.   El conocimiento silencioso. Emecé, Editores. Buenos Aires,  1999.

CHENG, Francois.     Vacío y Plenitud. Ediciones Ciruela, Madrid. 1998.

CHEVALIER, Jean,   Diccionario de los Símbolos. Herder. Barcelona. 2001.

CHOMSKY, Noam.  El lenguaje y el entendimiento.   Ed. Planeta-Agostini, Buenos Aires.  2007.

COOPER,  J, C.     Diccionario de Símbolos. Gustavo Gili, México,  2000.

ESQUINCA, Jorge.     Emergencias-Resurgencias. (Michaux) UNAM, México. 1996.

FROMM,  Erich.    El miedo a la libertad. Paidos, Barcelona. 2003.

FROMM,  Erich.    El amor a la vida. Paidos, Barcelona.  2003.

GORDON,  Richard.    El toque Cuántico. Sirio, Barcelona. 2002.

GLADWELL,  Malcolm.     Inteligencia Intuitiva. Taurus,  México.  2007.

HALL, Edward.      La dimensión Oculta. Siglo XXI. México.  2003.

HEIDEGGER,  Martin.     El ser y el Tiempo. Ed. Planeta-Agostini, Buenos Aires.  2007.

HESSE,  Hermann.    Ruta Interior. Editores Mexicanos Unidos.  México. 2005.

JIMÉNEZ,  Marc.   ¿Qué es la Estética?. Idea Books, Barcelona. 2001.

JUNG, Carl.    Simbología del Espíritu. Fondo de Cultura Económica, México 2003.

LAZORTHES, Guy.     El Cerebro y la Mente. Ediciones Castell, México. 1987.

MERLEAU-PONTY, Maurice.   Fenomenología de la Percepción. Planeta, Buenos Aires. 2007.

MICHAUX,  Henri.    Antología Poética. Adriana Hidalgo editora. Buenos Aires.  2002.

MONTES DE OCA, Mercedes.    La metáfora en Mesoamérica. Ed. UNAM.  México. 2004.

ROBLES,  Teresa.    Concierto para cuatro cerebros. Instituto Milton, México. 1990.

ROSAS, Florida.  Dibujo, origen sensible del pensamiento. Tesis de Grado. ENAP-UNAM. 1996.

ROWLEY,  George.    Principios de la Pintura China. Alianza Editorial, Madrid. 1991.

SAGAN,  Carl.     El cerebro de Broca.                                        Editorial. Grijalbo. México. 1984.

SAGAN,  Carl.     Los Dragones del Edén. Editorial Grijalvo. México. 1998.

VERDEJO,  Luis.    Poemas de la mano izquierda. Textofilia. México.  2008.

VIGOTSKY,  Lev.     Psicología del Arte. Distribuciones Fontamara. México. 2005.

ZOHAR, Danah.   El yo cuántico. Edivisión, México. 2000.

jorgechuey@gmail.com Centenario de la Universidad Nacional Autónoma de México. 1910-2010

Setenta y cinco Aniversario del ingreso de la Escuela Nacional de Artes Plásticas a la Universidad Nacional Autónoma de México.

————————————————————————————————————————————————

También de forma súbita me alcanzó el tiempo, al recibir una medalla por cumplir los cuarenta y cinco años de ejercicio universitario y, me toca en turno anotar unas breves palabras, que, como mensaje debo de dirigirlo a los colegas profesores de mi querida Escuela Nacional de Artes Plásticas.

He retomado algunos de mis pensamientos ya anotados en este manifiesto, e incluirlos como parte de mi apego al dibujo y la fidelidad a mí mismo;

Llamados a educar y a enseñar. Mensaje para los colegas Maestros  de la ENAP.

“La acción de educar es inherente a nuestra naturaleza humana. Y, tiene la misión  de resucitar los      tiempos ya muertos”  Jorge Chuey 2011

Soy Dibujante de precoz vocación y temprano apego;  hace 45 años recibí la primera llamada para enseñar el Dibujo. Este número simboliza para mí  la espera, pero también la preparación de un renuevo. No sé si esto sea una prueba de reconocimiento o un inmensurable  castigo.

Más de cuatro décadas que me deben simbolizar la perfección y acercarme a la clave para entender al Dibujo y su Educación. Y la Misión que yo tengo.

Mi dibujo sueña, y también intento dejarlo soñar. Necesidad de la Educación, dentro de los límites mismos de la educación.

Y si nadie me enseñó nunca a soñar  el sueño sin límites. La educación es el mejor camino para lograr su realización.

Si nadie me enseña nunca a respirar el aliento vital que emerge de los diálogos del silencio. La educación también es una manera de querer salvo guardar, tal vez la más alta y la única posible de realizar, por medios estrictamente humanos.

Y si nadie me enseña nunca a mirar las estrellas del mediodía  para comprender el concepto de síntesis del universo. Lo que necesitamos los  Maestros es menos pedagogía, mucho menos pedagogía; y más filosofía, mucho más filosofía y, más humanidades, mucho más humanidades.

Si nadie me enseña esto nunca; entonces estaré alejado del Dibujo para siempre, de su reino natural, de su modo de ver, de su magia,  de su fascinación, y de su libertad. Nunca lo conoceré. El tecnicismo ha sido, con el positivismo o el constructivismo significativo, la plaga intelectual Globalizadora de la segunda mitad del siglo  pasado y el amanecer de este tercer milenio. La técnica podrá producir hombres más hábiles y diestros, y hasta fuertes, pero no crea buenos seres humanos, o simplemente hombres, hombres libres y conscientes de su libertad.

Es necesario aprender que esto es la verdadera naturaleza de nuestro ser y que cuando aprendamos esto, sabremos que el Dibujo no está tratando de apartarnos de la vida sino de despertarnos en medio de ella.

Y no soy alguien que discuta por nuestras limitaciones, sino alguien que desea saber  cómo atravesar las brechas y derribar los muros que limitan  mi lenguaje  y  mi camino  para  constituirme  Maestro libre.

Gracias por su comprensión

Jorge Chuey.

Mayo. Viernes 27 de 2011.

jorgechuey@gmail.com ————————————————————————————————————————-

Nota  Preliminar: El Dibujo siempre inefable, y que ha nacido conmigo, viviendo dentro de mí por cerca de 70 años; investigando e intentar descifrarlo hace más de 40; más sin embargo, no son lo suficientes para poder definir lo que verdaderamente me significa el Dibujo; su educación y su enseñanza. Lo que contiene este manifiesto es estrictamente el pensamiento personal; las lejanías privilegiadas sobre las cercanías, la poesía de la incompletud por encima de la copia fiel y de la obra estética terminada.  Más sin embargo y aún sin poderlo explicar deseo compartir mis experiencias con todos aquellos interesados en este ancestral fenómeno que es el Dibujo; y a quienes dedico, éste, el mayor de mis esfuerzos profesionales.

Dibujo, el Manifiesto.

Un ensayo de Jorge Chuey.

Hombre de Espíritu-Hombre de Carne y Hueso.

La Clase de Anatomía. Investigación Doctoral 2001. 2011

Prolegómeno-Reflexión.

Dibujo

Conviene acordarse de que la palabra manifiesto tiene la misma raíz que mano; lo manifestado es lo que puede ser cogido por la mano; o por nuestro intelectual simbolismo mágico; el espacio virtual.  La virtual poesía.

Auroras y crepúsculos; Dibujo, nuevo amanecer: aurora de sonrosados dedos  símbolo de gozo al despertar a la luz que se reencuentra. La tiritante aurora revestida de  diez mil seres, emerge después de la larga noche, su hermana, portadora de angustias y temores.

El Dibujo guía resplandeciente de las liberalidades ha aparecido: radiante nos abre las puertas. Zarandea a todos los seres vivos. Revela nuestras sabidurías, el dibujo despierta todas las cosas por su nombre. Rechaza las emociones, cuidador del memorión y de la constancia rítmica interna; dueño  del movimiento de los sueños. Nacido en el orden activo, rico en conocimientos, incitador de beneficios y revoluciones. Libre de elegir; tiene la facultad de decidir entre las varias tendencias de la voluntad;  determinación arbitraria, caprichoso. El Dibujo; como pensamiento, tiene la libertad para determinar sus actos, no es sumiso, no está preso. Es insubordinado y atrevido. Dibujo es como un lugar donde se está solo y aislado, eso lo hace privilegiado.

Eso es el Dibujo que siempre joven; sin envejecer, sin morir, marcha según su destino y ve sucederse las generaciones: ahí está cada mañana, símbolo de todas las posibilidades, y signo de todas las promesas.

Con él comienza de nuevo la vida, y todo se nos ofrece, la expresión del fin de un ciclo, y en consecuencia la preparación de un renuevo. Es la imagen espacio-temporal: el instante suspendido y conservado para siempre; más sin embargo el espacio y el tiempo van a zozobrar a la vez en el otro mundo, en la otra noche, en el otro sueño. Pero esta muerte de lo uno  es anunciadora de lo otro; un nuevo espacio y un nuevo tiempo sucederán al instante pasado. El Dibujo marcha hacia el oeste como lo hace el sol negro, es la marcha hacia el porvenir, pero a la vez de transformaciones tenebrosas. Más allá de la noche, se esperan nuevas auroras.

El Dibujo al igual que el crepúsculo reviste para sí mismo y simboliza, la belleza nostálgica de una decadencia. Es la imagen y la hora de la melancolía.

La Palabra (1)

La palabra Dibujo ha representado para mí uno de los sonidos más poderosos, y el más célebre  dentro de los sonidos que se caracteriza en el mundo contemporáneo de las artes visuales.

Esta palabra me resulta sagrada como símbolo de la divinidad, -en el sentido más fuerte de la palabra símbolo-. Expresa la divinidad en el exterior y la realiza en el interior del alma. Es un Dios; En-sof, -palabra hebrea usada para designar lo infinito. Lo que no es concebible por el pensamiento, es decir el Dios escondido- símbolo del soplo creador; la traducción más   amplia y antigua del concepto inspiración. (2)

El Dibujo es un sonido dotado de una energía extraordinariamente eficaz en orden a la transformación espiritual. El valor casi mágico del Dibujo reposa sobre la idea de que el sonido es el origen de las cosas, que el sonido es creación, que todo ser creado es sonido. Expresar el sonido del Dibujo es divinizarse, designa la luz del pensamiento de los seres humanos.

Dibujo es sinónimo de Arte; se reviste de libre albedrío y de una autonomía de constancia rítmica. Es el Dios andrógino que simboliza las expresiones de la -coexistencia de los contrarios- macho y hembra en el seno de la divinidad. Los dos principios masculino y femenino, celestial y terrenal, luminoso y obscuro

Los Dioses olvidados

Pauta de lectura; en el manifiesto del dibujo, quiero recordar de esta manera a los dioses olvidados: el Dibujo y el no Dibujo; vacío y plenitud; el todo y la nada; el sístole y el diástole, perfección primordial. Coincidencia-oposición; estado incondicionado, autonomía. Dioses que saben hablar sin palabras.

Dibujo; la voz incómoda y el espacio recobrado, la  reunión de las fuerzas primordiales macho-hembra; ambos convirtiéndose en el Uno, el padre y la madre de todas las cosas, como un signo de totalidad. Dibujo es: la reintegración de los complementarios, lógica e intuición; aboliendo todo antagonismo, es pues un retorno al estado primordial, trátese del caos primitivo o la unión de lo celestial y lo terrenal. La unión de lo masculino y lo femenino, de lo alto y lo bajo, comporta también la unión de lo exterior y lo interior, lo de fuera y lo de dentro. Estas señales del símbolo guardan gran interés para mi manifiesto. Basta aquí, para sentar las bases del sentido de Dibujo, citar un texto del Evangelio de Tomás que posee el privilegio de reunir varios símbolos:

…cuando hagáis de los dos (seres) uno, y hagáis lo de dentro, como de fuera, y lo de fuera como lo de dentro y lo alto como lo bajo. Y si hacéis del macho y la hembra uno solo, a fin de que el macho ya no sea macho y que la hembra ya no sea hembra, entonces entraréis en el reino…” (Puech H.C.,L’Evangile selon Thomas. 17-18, París 1959).

Androginia; fórmula arcaica de la coexistencia de todos los atributos, comprendidos los atributos sexuales en la unidad espiritual, así como en el hombre perfecto, sea que haya existido en los orígenes, sea que haya de ser en el futuro.

Dibujo; lo blanco y lo negro son la ausencia y la presencia; el origen de color en los sueños y la vigilia. El percepto y la visión; oriente y occidente.

(1)     Diccionario de Símbolos. JC. Cooper: Editorial Gustavo Gili, S.A. Tercera edición tirada 2004 Barcelona España.        “La Palabra o Logos es el sonido sagrado, el primer elemento en el proceso de la manifestación. El habla tiene fuerza creativa. El Quetzalcoatl Maya creó el mundo al pronunciar la palabra “tierra”. En el hinduismo, la palabra, en cuanto espíritu es lo inefable. Om (AUM), el sonido sagrado; el Verbo imperecedero; el absoluto; el AUM primordial, la totalidad de todos los sonidos y lo que penetra y sostiene a todo el cosmos; el yo; la luz del sol celestial. “Todo el universo es el resultado del sonido”. La asociación palabra-principio vital inmortal es también propia de los antiguos Mesoamericanos, particularmente en las creencias de los Mayas, para quiénes el hombre está dotado de diez mil almas, de las que sólo una alcanza el otro mundo después de la muerte: la que contiene la palabra y que periódicamente abandona el cuerpo durante el sueño.”

(2) “El Dios Andrógino”. “La hermenéutica simbólica de Andrés Ortiz-Osés. Ed. UNAM Facultad de Ciencias Políticas y Sociales, México 2000. Las contradictorias caras y cuerpos del Ser, el universo y la persona muéstranse brutalmente decididos a aniquilarse el uno al otro, desconociendo la común raíz de su encuentro originario…hasta que cesa la ciega violencia. Entonces pueden gozar de sus mutuas diferencias. Del fuego de su fusión brota el Dios Andrógino, la fuerza de su irradiación se abre hacia el fondo de las cosas. Es el devastado contexto cultural globalizado contemporáneo que se presenta crudamente desgarrado por la contraposición nihilista entre las regresiones político-religiosas “fundamentalistas” y el pragmatismo relativista y cínico post-moderno, nada más certero que elegir la figura simbólica de la bi-unidad divina del andrógino para invitar al lector a reflexionar sobre una trayectoria tan rica, profunda y prometedora para la época como la desplegada por la hermenéutica simbólica de Andrés Ortiz-Osés (n. Huesca España, 1943), filósofo, teólogo y antropólogo implicado.”    

Ante las realidades implicadas que plantea este autor en su ensayo sobre los dioses olvidados; creo que estos símbolos parecen ser la otra parte de la historia, la de los que si saben hablar sin palabras. Los que si hablan sin palabras han dejado su mundo para buscar nuevos espacios y recorren todos los territorios donde habitan los que si hablan con palabras; incluso, algunos de ellos nos enseñan cómo hablar sin palabras. Y participo con esa “otra realidad”; donde, mito, religión, filosofía y ciencia no son simple eslabones en la cadena del desarrollo humano sino modos de articulación de la realidad en un contexto que va de lo místico y sintético a lo analítico y funcional: Privilegio uno de esos niveles, la efectividad a expensas de la afectividad, la razón sobre la imaginación y el pensamiento mágico, se interpreta parcialmente, se explica pero no se implica. Dejando de lado, el esfuerzo de tratar de resucitar la articulación en el universo de una cosa con otra, o de comprender el dolor de su rompimiento. En efecto, lo que  hace sagrado a algo, es que esté en el lugar que le corresponde, de donde el carácter taxonómico de la mitología  y la realidad  que organiza su ritual.

————————————————————————————————————————

Percepción-Cuerpo-Forma-Espacio-Tiempo.

Pensamiento-conocimiento Raciocinio, reflexión-inteligencia-mente-idea-conciencia. Formas de Pensamiento: objetivo-subjetivo, Lógico-intuitivo.

Dibujo es un proceso mental, formas paralelas del conocimiento; lógica e intuición. La vida comienza con la experiencia del Dibujo.

El Dibujo se puede definir como una mirada intuitiva hacia adentro. Es el despliegue de un nuevo mundo; impredecible, desconcertante, pero fascinante. Con el cual podemos desarrollar nuestra facultad de imaginar, de ver con el ojo de la mente y dibujar cosas que están en nuestra memoria y que expresa nuestro yo interno.

El estudio del Dibujo no es una simple cuestión de erudición; tiene que ver con el conocimiento que tienen los seres humanos de sí mismos. Dibujo es una interacción del conocimiento y la forma de expresión más antigua y fundamental, revelador de aspectos de la realidad poética  de la vida y que escapan a otros medios de expresión.

Pauta de lectura.

Di-buhar. La lengua española dice: /pp. 470

di. /del latín dis y di/ prefijo que significa oposición o contrariedad: discutir, origen o procedencia; dimanar; extensión o dilatación: difundir, diseminar.

di. /del griego, dos veces/ prefijo que se usa  en la terminología científica con el significado de dos.

buhar. / de la onomatopeya  buf /  verbo intransitivo antiguo, bufar. // 2. verbo transitivo antiguo del germánico. Descubrir una cosa o dar soplo de ella.

bufa. / del italiano buffa, y este de la onomatopeya buf /, f. burla bufonada.

bufado. / participio pasivo de bufar. // 2. adjetivo, veáse vidrio bufado. –soplado-

bufar. / de la onomatopeya, buf /. Verbo intransitivo. Resoplar con ira y furor el toro, el caballo y otros animales. // 2. antigua voz; soplar, despedir aire por la boca  // 3. fig. y familiar, manifestar el hombre su enojo, imitando en cierto modo a los animales cuando bufan.

En la búsqueda de alternativas sobre la definición de dibujo, he recibido varias señales en las onomatopeyas de algunas voces antiguas, y sus acepciones sinonímicas, que significan: resoplar, soplar, o –dar soplo de vida- como el soplo divino de los dioses, y en su acepción más antigua como verbo transitorio del alemán buhar, que significa crear una cosa, dar soplo de ella. Integrada y anteponiendo el prefijo di que significa dualidad y que entre sus acciones está el proceder: dimanar, o venir una cosa de otra. Paralelismo del pensamiento, –pensamiento ambidextro, abstracto-concreto-. Figurativo-no figurativo. Lógica e intuición.

Pudiese ser dibuhar, /acción de dibujar/. El percepto.

Tengo la siguiente apuesta; como concepto, tal vez exagero un poco, pero a lo que me refiero es a que es único; concreto y familiar en su sonido sinonímico y metafórico, entonces;

Dibujo es: Conjugar dos formas del pensamiento ambidextro –abstracto-concreto- para encontrar el lenguaje de los discursos visuales, y dar vida a los diez mil seres y cosas, incluyendo al hombre, el espacio, la forma y los alientos vitales que en ellos habitan. Un espacio para la Cuántica dentro de la Física Moderna.  Jorge Chuey 2000.

Aunque la dimensión total del Dibujo no pueda ser captada por la palabra escrita ni confinada  dentro de los límites del diccionario; existe, sin embargo, bajo el amparo de un espacio simbólico; la hermenéutica y en la infinitud de la física cuántica.   Que se pueden convertir en tradición a lo largo del tiempo, y constituir, a su vez, en un lenguaje universal que trascienda los límites normales  de la comunicación contemporánea.

Más aún, se puede  decir que, si bien es imposible limitar al Dibujo a un simple significado y definición,  si se puede proporcionar o indicar un punto de partida para un viaje* de exploración en dos direcciones; en una búsqueda de la mente y de el espíritu, de profundidades interiores y alturas externas, de lo inmanente a lo trascendente.

El pensamiento Dibujo como uso simbólico, mediato en sí mismo, puede conducir a lo inmediato y a la aprehensión directa. Tiene la virtud de contener en unas cuantas líneas convencionales el pensamiento de las distintas épocas y los sueños del género humano. Enciende la imaginación y nos lleva al reino del pensamiento no verbal. La muda Poesía

* Viaje; navegación, travesía, búsqueda, expedición; el riquísimo simbolismo del viaje se resume en la búsqueda de la verdad, de la paz, de la inmortalidad, en la busca y el descubrimiento de un centro espiritual.

Habría que examinar sobre las navegaciones y las aventuras que se narran a través del mito y la leyenda; o de la literatura universal; desde la antigüedad hasta nuestros días en todas las culturas del mundo.

El centro del mundo se ha vuelto inaccesible. Simbolizado también por el libro, su búsqueda da lugar a ricas aventuras, búsqueda del conocimiento o de la sabiduría. Sucede en realidad que tales viajes  no se cumplen sino en el propio interior del ser. El viaje que es una huida de sí mismo no termina nunca.

El viaje como progresión espiritual, en forma de vías, de vehículos o de travesías, se expresa como un desplazamiento del mundo interior. El viaje simbólico se efectúa frecuentemente post mortem.

La Literatura Universal nos ofrece múltiples ejemplos de viajes que, sin tener el alcance de los símbolos tradicionales, son significativos en grados diversos; más allá de la sátira y de la moraleja, y también corresponden a búsquedas de la verdad.

El viaje expresa un profundo deseo de cambio interior, una necesidad de experiencias nuevas, más aún que de simples desplazamientos locales.  Según Jung, “Es testimonio de una insatisfacción, que impele a la búsqueda y al descubrimiento de nuevos horizontes”

Esta aspiración al viaje, ¿es la búsqueda de la madre perdida, como piensa Jung?

Cirlot J. E. observa justamente que también pude ser “La huida de la madre”. Recordemos en efecto el doble aspecto de este término, generoso y posesivo.

A través de todas las literaturas, el viaje simboliza pues una aventura y una búsqueda, se trate de un tesoro o de un simple conocimiento concreto o espiritual. Pero semejante  busca no es en el fondo más que una demanda y, por lo general una huida de sí.

“Los verdaderos viajeros son solamente quienes parten para partir”, dice Baudelaire. Siempre insatisfechos, sueñan con lo desconocido más o menos inaccesible.

En este sentido el viaje se convierte en el signo y en el símbolo de un perpetuo rechazo de sí mismo, de la distracción referida por Pascal, y habría que concluir que el único viaje válido es aquel que realiza el hombre en el interior de sí mismo.

El yo cuántico, el yo libre, el yo creativo.

Emergencias y resurgencias; descubriendo las infinitas posibilidades para modificar nuestra realidad cotidiana; redescubrir el Dibujo mi otra realidad.

Las grandes preguntas; plantearme profundas preguntas me abre las puertas a nuevas maneras de ser en el mundo; otras formas de ver al Dibujo. Trae una bocanada de aire fresco, para pensar diferente. Me hace la vida más dichosa. El verdadero enigma no es estar en el saber; sino estar dentro; en el misterio. (3)

He descubierto que me produce un entusiasmo especial el darme cuenta, de repente, que no tengo la respuesta para definir el Dibujo. Es como llegar al borde de un acantilado en mi mente.

En este espacio de la “nada” o de no saber, recibo este intenso sentimiento de anticipación y de recepción. La razón de mi entusiasmo es que he llegado al borde de lo que sé, y me doy cuenta de que pronto llegará a mi mente una comprensión que será sorprendente y que no había existido en mí apenas unos momentos antes.

Será un silencioso “¡ya está!”. Acabo de aprender que un “¡ya está!” estimula de manera grata el centro del placer de mi cerebro. Evidentemente, soy adicto a esta sensación. Acerca del Dibujo; todas las edades, todas las generaciones tienen sus suposiciones incorporadas; que el Dibujo es un eje rector de las manifestaciones artísticas, que el Dibujo es un proceso del pensamiento…

———————————————————————————————————————————————

(3)     ¿¡Y tú qu(3) S@bes!?. W. Arntz, B. Chasse y M. Vicente. Editorial Kier, Buenos Aires, 2007. Aquí los autores realizan una recopilación de pensamientos  sobre el fenómeno de la Física Cuántica en los tiempos contemporáneos.

Esto me apoya para poder integrarlos a mi pensamiento sobre el Dibujo. Donde trato de redescubrir las infinitas posibilidades para modificar mi realidad, y certificar el paralelismo que existe con el pensamiento del mundo oriental. Seguro estoy que con la ayuda de  más de una docena de investigadores y científicos podré acercarme a descifrar el fenómeno del dibujo que forma parte de mi existencia cotidiana, o de mi otra realidad. Esto no es un Manifiesto que ofrezca respuestas definitivas, más bien es una serie de preguntas que me indican el camino para ampliar mi mente y buscar sus infinitas posibilidades.

________________________________________________________________________________________

…tengo cientos de suposiciones ocultas, cosas que doy por sentadas, que pueden o no ser ciertas. En la amplia mayoría de los casos, estas concepciones sobre la realidad, que pertenecen al paradigma prevaleciente o al punto de vista más generalizado, no son exactas.

Por lo tanto, si la historia me sirve de guía, de alguna manera, gran parte de lo que tengo por asentado sobre el Dibujo hoy, simplemente no es verdad.

Nunca he podido llegar a una conclusión acerca de la vida. El Dibujo es algo eterno, así como el hombre es  algo eterno. Debo empezar a buscar más y más significados de lo que soy. Bueno, el significado de lo que soy todavía no lo he descubierto. Pero he redescubierto la palabra. (4)

A final de cuentas, Dibujo y Palabra se observan el uno al otro. Sin pretender llegar a niveles de sentimientos encontrados de tan alto rango, lo cierto es que incluso en la comunicación coloquial es indispensable terminar el periplo comunicativo a través de los diálogos del Dibujo, cabe decir utilizando las palabras. Me resulta complejo poder dominar mi pensamiento holístico.

Hombre

Hombre de carne y hueso, hombre de espíritu.

Un símbolo  siempre participa de la realidad a la que da sentido; y al mismo tiempo que enuncia el todo, sigue siendo una parte viva de esa unidad a la cual representa.

Las significaciones de la palabra carne han evolucionado en el curso de los tiempos en el sentido de una interiorización creciente, más allá de la materia; no me limita a equiparar, he de revelar una parte esencial del tema que se intenta comprender. Contiene el vasto ámbito de las posibilidades en continua expansión y permite la percepción de relaciones fundamentales entre formas y espacios de aspectos aparentemente diversos.

La carne se representa frecuentemente con imágenes de una atrayente  seducción sensual o con el desgarrador dramatismo de acciones sociales que habitan con frecuencia en el cuerpo del hombre. Desde la antigüedad se ha subrayado la fragilidad y transitoriedad de la carne por oposición al espíritu; la humanidad es carne y lo divino espíritu.

___________________________________________________________

(4)     Diccionario de los símbolos. Ed. Herder. España, tercera edición 1991. Versión castellana de Manuel Silvar y Arturo Rodríguez de la obra de Jean Chevalier y Alain Gheerbrand Dictinnaire des simboles.

Este Diccionario me ofrece una mejora y me enriquece  en muchos puntos mi forma de tratar de pensar diferente. Es decir, encuentro las palabras que mejor me permiten vivificar mi imaginación, e impulsar las reflexiones para presentir por mí mismo nuevas formas de sentir; la adquisición de un conocimiento nuevo. Me ha permitido también incursionar en los lenguajes de la hermenéutica del símbolo donde “cuanto más arcaico y profundo es el símbolo –escribe C.G.Jung.- más llega a ser colectivo y universal” y ahora me invita para encontrar la puerta y buscar la llave del Dibujo para poder entrar y recorrer los caminos de mi vida. Es la palabra que está en todas las cosas, pero el hombre no la conoce, es el pensamiento con valor potencial en nuestro plano subatómico. Es  lo inconsciente. Es el espíritu antes de emprender el acto de la creación.

——————————————————————————————————————————————

La carne se asocia a la sangre para designar la naturaleza humana del hombre; el antagonismo entre la carne y el espíritu expresa el abismo entre la naturaleza y la creación, no solamente es incapaz de estar expuesta a los valores espirituales, sino que está inclinada a su destrucción.

La carne es la envoltura que rodea al hueso, se compara a una puerta o a un muro, pero también es el símbolo de la fragilidad, sin embargo, el símbolo sólo alcanza todo su valor con la significación de la carne misma.

El hueso representa cada una de las partes sólidas y más duras del cuerpo del hombre y que forman su esqueleto interior  o estructura primordial; el símbolo de lo esencial escondido en lo accesorio de la espiritualidad velada.

Simboliza  muerte; mortalidad; el rápido transcurrir de la vida y del tiempo. Es la muerte que interrumpe la vida. La transitoriedad de la vida, la vanidad de las cosas mundanas; es el símbolo del dios de los muertos y del mundo subterráneo.

El simbolismo del hueso se desarrolla según dos líneas principales: el hueso es el armazón del cuerpo, su elemento esencial y relativamente permanente; por otra parte, el hueso contiene la médula, como esencia de vida, simboliza la firmeza y la fuerza; aunque tiene la noción de elemento escondido, encerrado, inviolable.

Los huesos, por constituir la parte más duradera, si no imperecedera, del cuerpo humano, lo interior, el soporte de lo visible, simbolizan lo esencial, la esencia de la creación.

Es el principio indestructible de la vida; lo esencial; representa a un tiempo la resurrección, la mortalidad y lo transitorio. Es el núcleo indestructible del ser que esconde y contiene todos los elementos potenciales de su restauración. Es en suma el núcleo de inmortalidad, símbolo de una vida nueva; que significa obscuro, invisible, interioridad.

Cuerpo, corporeidad.

Después de revisar el concepto de cuerpo y, cómo este concepto se va extendiendo hacia otros conceptos, hacia otros lenguajes contemporáneos, conectándose, relacionándose a ellos. A partir de diversas indagaciones y razonamientos, es posible ver un panorama general de la materia el cuerpo sobre el que se superpone el concepto de Arte y ver cómo las posibilidades que implica el concepto de arte corporal se multiplica desde otras perspectivas.

Definitivamente el referente cuerpo, para no excluir algún tipo de información, debe de contemplarse desde una perspectiva amplia e integradora, donde se considere al cuerpo como tema y como problema. Es decir, como algo definido y ya preestablecido socialmente, y también como algo en construcción continua y  una constancia rítmica y progresiva.

Se diría que para problematizar el cuerpo, primero se debe establecer la temática conceptual de donde  se pretende partir. Para lo cual se propone ir de lo estático a lo dinámico de lo conceptual a lo procesual.

Actualmente el cuerpo está inscrito en una cultura que abarca también lo que piensa el cuerpo, lo que siente el cuerpo, física y sentimentalmente, lo que desea el cuerpo y lo que quiere el cuerpo. Lo corpóreo es: en general, atributo o capacidad de corpóreo, o sea de hacer cuerpo.

Al hablar de los conceptos de cuerpo y corporeidad, se debe entender a esta última como la vivencia del hacer, sentir, pensar, y querer. Donde el cuerpo es sólo el vehículo para que la corporeidad se haga presente en el mundo y para el mundo que lo rodea, es decir, el cuerpo es el medio para que se manifieste y desarrolle la corporeidad.

Espíritu, aliento, soplo, hálito. (5)

El espíritu o aliento tiene  universalmente el sentido de un principio de vida. Hombre interior que ejerce el principio vital del soplo de Dios, dador de vida. El dios olvidado; el que sabe hablar sin palabras, creador de los discursos de la imaginaria, el primer instante del ser de una cosa.

Punto que se considera como primero o anterior en el hombre. Fundamento o base de un razonamiento o de un discurso, es la causa primitiva, el origen.

Es cualesquiera de las primeras nociones por donde se empiezan a estudiar las facultades. Enuncia la lógica y la metafísica basándose en la imposibilidad de que una cosa sea y no sea al mismo tiempo: principio de contradicción a los principios. Se dice que el espíritu es lo que se acepta o acoge en “esencia”, sin que haya entera conformidad en la forma o los detalles.

Es vital y pertenece a la vida, de suma importancia, de todo en todo en principio. Es el soplo con acción y efecto de movimiento en un instante a un brevísimo tiempo, facultad u otros artificios que hacen expulsar el aire que se ha recibido. Poder de soplo para despedir el aire con cierta violencia por la abertura más estrecha que se forma entre los labios del ser humano.

Sólo se siente en la conciencia, en el interior, en la parte de los adentros;

“Mi espíritu es en verdad el principio vital, que en mis adentros mueve mi conciencia y trato de intelectualizar y sacar algo de inteligencia. Algo que articula mi imaginación y despierta mis instintos para activar mi memoria y poder resucitar los tiempos ya muertos.

Lucho para que los intentos no se acaben.

Sé que el Dibujo está envuelto por el espíritu, que abarca “el todo” y que controla mi voluntad y activa mi sensibilidad. Ese algo que nadie me enseña para llegar a la comprensión y a la intelección de los tiempos naturales y me hace, en todo caso, venerar la recepción de todos los eventos de la vida natural.

Es todo lo que en estos momentos me invita para reflexionar que estoy invadiendo el terreno del que si sabe escribir;  más sin embargo, me enseña primordialmente  que el hombre muere, que el corazón algún día deja de latir pero el espíritu puede seguir vivo, si yo lo deseo”

(5) El diccionario ideológico de la lengua española” Julio Casares, miembro de la real academia española. Este diccionario, que necesariamente habría de ser prolijo si el autor se creyese obligado, como es uso, a exponer y razonar el pensamiento que informa su obra, puede reducirse a muy pocas páginas.

Se podría pensar que en las artes de la investigación no tiene el porqué citarse un diccionario, pero en verdad, que si no disipa mis dudas, sí me acerca a la  meditación sobre lo que para mi representa mi espíritu. Yo que no soy dueño de las formas de escribir y desconozco el poder de las palabras, hago los intentos de abordar el lenguaje articulado de los conceptos que muchos si saben. Finalmente llego a comprender lo que yo quiero escribir y razonar sobre mi ánimo vital.

Para poder explicar sobre el espíritu que me mueve para lanzar este manifiesto sobre el Espíritu y el Dibujo.

_____________________________________________________

Dibujo, el Manifiesto de Jorge Chuey

Al propio hombre, así como al dibujo no he dejado de apuntarlos como un símbolo, desde siempre lo percibo y los describo como una síntesis del mundo, un modelo reducido del universo, un microcosmos. El mundo subatómico. Son el centro del mundo de los símbolos. Son un proceso de interacción cuántica, y en esto finco mi preparación para iniciar un renuevo, una nueva aventura; un viaje de conocimiento para redescubrir el lugar del Dibujo.  ¿Será la cuna donde se mece el arte?

El Dibujo como un don de libertad del hombre; fuente de vida y  prosperidad en la creatividad  innovadora, lo simbolizo como un caudaloso río que se origina en el pensamiento del ser humano y se desborda por todo su cuerpo. Significando el nacimiento del pensamiento holístico del arte.  Al ritmo de una constancia móvil en extrema acción creadora, de búsqueda y encuentro. Río dador de vida, fuente inagotable de recursos y principal vía de comunicación, que al ritmo de sus crecidas marca el nacimiento de los sonoros lenguajes de mi silencio.

Aventura que se convierte en una epopeya más, con un recorrido por los lados obscuros, confusos e intrincados laberintos que caracterizan a la mente guiados solo por la luz que surge de la inmanencia del espíritu.

Nuevamente hago clic e inicio el vertiginoso viaje para descubrir la cabeza, el poder del centro que abarca todas las puertas de acceso y recepción de las sensaciones del mundo exterior; sensaciones no procesadas ni elaboradas. Sensaciones, que una vez asentadas en el adentro  se convierten en la información procesada a partir de normas y patrones creados, para formar parte del mundo interior de la percepción.

La recepción. En lo que se refiere a la receptividad y al conocimiento, es entonces que la receptividad precede y el conocimiento sigue; la receptividad que sea posterior al conocimiento no es verdadera receptividad.

Desde siempre y hasta nuestros días, las mentes superiores siempre han empleado sus conocimientos para expresar sus percepciones, y se han esforzado por la intelección  de sus perceptos para desarrollar al máximo sus conocimientos.

Al escribir estas letras las siento como las  gotas de lluvia que me refrescan y que me invitan a recapitular; cada una de estas pequeñas letras significan un punto, pues además, en consideraciones aparte, el espíritu no tiene forma propia; cobra forma a través de un punto; a través de las cosas; del Dibujo y de las palabras;

Mi línea interna está hecha de puntos. Cada uno de los puntos tiene su propia existencia; me promete múltiples transformaciones, me simboliza el estado límite de la abstracción del volumen. Poner un punto es sembrar una semilla; ésta debe crecer y devenir… aún para hacer un punto, me conviene que exista vacío en lo lleno. El todo y la nada.

Sólo entonces el punto se torna viviente. Como animado por el espíritu…

El Dibujo empieza por los trazos del pincel para llegar al no-trazo del pincel. Partir de lo claro y de lo tangible para llegar al estallido del gran vacío.

Llegar a la nada y dibujar… dibujar; me resulta interesante, pero no es cosa de principiantes.

El vacío habita en todos los niveles de mi cuerpo; cuando dibujo, o cuando escribo. En cada nivel lo lleno, una vez maduro, cede al gran vacío, en el siguiente orden: al contacto con la tierra; los miembros inferiores, el pié, las piernas; los miembros superiores; la parte izquierda del cuerpo; la parte derecha del cuerpo; el hombro derecho; el brazo derecho; la muñeca. La muñeca vacía; la mano; los dedos; el pincel…

…en la cabeza; al contacto con el cielo, el vacío tiene doble efecto, con base en él, la fuerza de la pincelada penetra en el papel hasta calarlo; también con esta base, en la superficie del papel, todo se anima movido por el aliento vital de las palabras. Primero debo de encontrar la puerta (6) que me dé acceso al  obscuro interior y encuentro  mi Memoria; enemiga mortal de mi descanso

De repente el gran vacío; el estado de alerta se manifiesta; estas pequeñas letras humedecen mis pupilas y vibran alrededor de mis ojos;  a punto de una emoción de lágrimas cargadas de vientos antiguos renuevan mi estado de inocencia. Como todo tiempo cotidiano empiezo a percibir cientos de luces que lentamente se van convirtiendo en diminutos puntos obscuros que van conformando mi línea interna. Línea que empieza un avanzar lentamente hasta adquirir una gran velocidad hasta  encontrar la memoria.* Empiezo el recorrido por todo mi cuerpo:

————————————————————————————————–

(6) Diccionario de los símbolos. Ibedem, pág.855. “Puerta. La puerta simboliza el lugar de paso entre dos estados,

Entre dos mundos, entre lo conocido y lo desconocido, la luz y las tinieblas, el tesoro y la necesidad. La puerta

se abre a un misterio. Pero tiene un valor dinámico, psicológico; pues no solamente indica un pasaje, sino que

invita a atravesarlo. Es la invitación al viaje hacia un más allá.”

En mi percepto sobre el Dibujo, la puerta se ha convertido en la comunicación con mi gran arsenal de armas escondidas, mis instrumentos secretos, en lo más profundo de mi memoria o de mi corazón. El laberinto de mi inconsciente. El Dibujo me hace comprender este significado; me he pasado la mayor parte de mi vida abriendo, cerrando, pasando y volviendo a pasar por puertas. Me ha bastado ser sensible a la trascendencia, para ver que una puerta no es una simple abertura en un muro, o una pieza de madera que pivotea sobre sus goznes. Las puertas que yo busco son como las que tenían las antiguas cantinas; sin goznes, abatibles, para poder entrar y salir libremente, sobre todo saber regresar al mundo determinado, según esté cerrada o abierta, o cerrada con llave.

—————————————————————————————————————————————————–

*Memoria.

Al empezar y escribir sobre Dibujo en este manifiesto, la memoria siempre al acoso detiene mis pasos  y surge de inmediato la gran encrucijada, lo cual me significa que debo de sentarme y reflexionar un instante. Resurgen dos caminos; oriente y occidente, en un continuo transitar de arte y cultura, de enseñanza y educación; en flujo y contraflujo, vienen colmando mi ser y también el del –otro- de una complejidad y riqueza insospechadas en medio de toda suerte de realidades, de mitos y de invenciones sobre mi identidad o la imagen del otro. Mi memoria

Identidad. Una encrucijada, una elección. También la unión de los contrarios; el lugar de reunión del tiempo y del espacio; un lugar mágico pero también peligroso donde se reúnen mi yo y el otro para tratar de salvar al Dibujo.

Contra esa velocidad reclamo el derecho a la perpendicularidad de poder mantenerme de pie;  y así vislumbrar la nostalgia y el recuerdo; el tiempo se lo lleva todo, incluso la memoria. Pero para poder disfrutar de los recuerdos de la vida, tengo que aprender a vivir dos veces para poder dibujar.

Vivo mi memoria y me asombro, es mi deseo insatisfecho; recordando soy quién soy y quien no puedo ser y contengo dentro de mí el poder de las imágenes que me llegan de otro tiempo, de otros espacios. De pueblos olvidados y de personas que ya no están.

Es realmente desesperante poseer una memoria que comienza demasiado pronto y que perdura por mucho tiempo… hay cosas que me gustaría olvidar, pero también no olvidar.

Nada graba tan fijamente en mi memoria alguna cosa como el deseo de olvidarlo y de escribir o dibujar en el papel.

Mi memoria es una gran traidora, sólo se inventa mediante mi recuerdo. La memoria no es más que una imagen de la realidad, por lo que nuestra realidad es sólo nuestra imaginación.

Más sin embargo debo de entrar en la cámara oscura del recuerdo; para que las cosas tomen un singular relieve…

…Los momentos que siempre recuerdo llegan de repente, sin hacer ruido; mi vida sería imposible sin el recuerdo, todo está en escoger lo que hay que olvidar. Pensé que me había quedado indebidamente con la angustia de la voz en la memoria, para llevarla después a mi soledad y acariciarla.

Soy mi memoria, soy ese quimérico museo de imágenes y de formas inconstantes, ese montón de espejos rotos, pero cada día creo más en la memoria como fuente de inspiración, es como la gran cartera de mi vejez y a la que debo de llenarla constantemente.

Mi memoria la considero como una gran red, se encuentra llena de peces al sacarla del río, pero a través de ella pasaron cientos de kilómetros de agua sin dejar rastro. Creo que cuando se pierde mi interés también se pierde mi memoria.  Sin  mis recuerdos  soy  un hombre perdido.

Todas las cosas que he olvidado me gritan pidiendo ayuda en mis sueños; siempre me estoy quejando  de mi memoria, pero no de mi  inteligencia.

Por todo esto creo que existen en nosotros varias memorias; el cuerpo y el espíritu tienen cada uno la suya…

No sé cuando apunté los pensamientos de mis amigos ya muertos y otros aún vivos, (7) ocultos en las páginas de mi antigua libreta de gran auxilio en mi investigación  pero, ahora ya resucitan;

1947, 1948, no lo sé, o debo ubicarme en 1949, ya  no lo recuerdo, esto no importa en este momento, pero   éste se inunda de  gran belleza nostálgica…

…en aquella casa de adobe, sentado frente a la ventana  que se encontraba a un lado de la  chimenea de leña, en ese pueblo  norteño donde nací, que hace  honor a los minerales del carbón, así se llama, Piedras Negras.

Desde ahí aparece la visión y, ésta debo de atraparla antes que desaparezca…

el río Grande; río bravo, que turbulento baja desde las rocosas montañas del norte negro, de viento ensordecedor y revolucionario… río de aguas de aparente tranquilidad superficial, pero de interior que contiene  movimientos traidores que en un descuido  te llevan a la muerte. Este es el río que nos separa de la comarca vecina; la tierra de las grandes sorpresas, de los sueños prometidos de riquezas materiales.

—————————————————————————————————-

(7)   Los apuntes y las notas sobre la Memoria, los Recuerdos y el Olvido; se encontraban ya muertos en mi antigua

Libreta de auxilios, ahora he aprovechado para resucitar los pensamientos ya muertos de muchos  amigos

que ya no están, de tiempos que se han olvidado, pero que ahora retornan para refrescar mi pensamiento y

poder reflexionar sobre lo que significa la Memoria en el recorrido por mi cuerpo. A todos estos pensadores

agradezco su participación en este Manifiesto sin estar implicados por naturaleza propia y fuera de toda la

temporalidad que los miró  desarrollarse: Virgilio, Marco Marcial, Pear S, Buck, Carlos Fuentes, Théophile

Gautier, Michael Ende, Jean Baptiste Karr, Antonio Machado, Miguel de Cervantes, Jorge Luis Borges, Apolonio

De Rodas, Honoré de Balzac, Johann Goethe, y tantos otros, que no me alcanza el espacio para mencionarlos.

——————————————————————————————————

Aquí es donde aprendí a caminar sobre las aguas turbulentas; y que sirvieron de puente  hasta encontrar la otra orilla; el lugar del Dibujo.

Entonces empezaron los primeros calcos sobre los planos cartográficos, siguiendo mi ritmo interno; con el lápiz en la mano que empezaba a dejar rastros y huellas en el papel. Línea libre y soberana, sin compromisos por encontrar alguna forma reconocida; me dejaba arrastrar por ella descubriendo tierras misteriosas  y mares de tenebrosos, desiertos  de aguas  inquietantes revestidas de diez mil colores.

Recorriendo los paralelos y meridianos de mi vida interna; esto debió de ser los sueños de lejanías y cercanías de mi infinito ser asombrado ante el estado de inocencia.  Yo estaba descubriendo la línea. Fueron las primeras imágenes siempre abstractas del lado oscuro, producto de mi tierno pensamiento, estaba iniciando la historia de mi Dibujo… ya después llegaron las primeras letras, los primeros números. Mi Escuela primaria; recordando, (8)  vuelvo a recorrer sus pasillos y a cada vuelta encuentro los salones de donde aún emana el inolvidable aroma del gis blanco; con el cual Dios dibujó el universo en una noche obscura sobre el negro pizarrón. También  el olor a música siempre inefable de Himno Nacional y el sabor misterioso de los estridentes colores de Lábaro Patrio; descubriendo mi identidad de ser nacional de aquel pedacito de tierra… éste es  el Manantial del Dibujo y que aún hoy, no se ha secado…

___________________________________________________________

(8)  Todos los Hombres. Poemas del Portugés José Saramago, Pág. 109 -110. “Las aulas se sucedían unas tras otras a lo

largo de los pasillos que daban la vuelta al colegio, se respiraba por todas partes el olor de la Tiza, casi tan antigua

como el de los cuerpos, hay quién dice que Dios antes de amasar el barro con que después fabricó al hombre y la    

mujer, comenzó dibujándolos con una tiza en la superficie de la noche, de ahí nos viene la única certeza que

tenemos, la de que fuimos, somos y seremos polvo, y que una noche tan profunda como aquella nos perderemos”

—————————————————————————————————————————————————-

Sueño.

El sueño no se estudia aquí más que a título de vehículo y de creador de símbolos.

Manifiesta también la naturaleza compleja, representativa, emotiva y vectorial del símbolo, así como las dificultades de una justa interpretación. La mayor parte de los elementos de este artículo son aplicables al conjunto de los símbolos, y en particular, al participar todo símbolo del sueño y recíprocamente.

La parte del sueño. Según las investigaciones científicas más recientes un hombre de 60 años habría soñado, durmiendo un mínimo de cinco años. Si el  sueño ocupa un tercio de la vida, alrededor del 25 % del sueño está atravesado por sueños: los sueños nocturnos ocupan pues un doceavo de de la existencia en la mayor parte de hombres.

¡Qué decir del sueño despierto y de la ensoñación diurna que se añaden a esa parte ya impresionante!

Ahora bien, el sueño, como ha dicho muy bien Frédéric Gaussen: “Símbolo de la aventura individual, alojado tan profundamente en la intimidad de la conciencia que escapa a su propio creador, el sueño nos aparece como la expresión más secreta y más impúdica de nosotros mismos”

Al menos dos horas por noche vivimos en ese mundo onírico de los símbolos. ¡Qué fuente de conocimientos sobre nosotros mismos y sobre la humanidad, si pudiésemos siempre recordarlos e interpretarlos!

La interpretación de los sueños, afirma Freud, es la vía real para llegar al conocimiento del alma. También las claves de los sueños se han multiplicado desde la antigüedad. Hoy el análisis pretende substituirlas.

El fenómeno del sueño. Las ideas sobre el sueño, como sobre el símbolo, han evolucionado mucho y no hemos de escribir aquí su historia. Pero hoy día los especialistas están divididos. Para Freud es “la expresión, e incluso el cumplimiento, de un deseo rechazado”. (Freud Sigmond. Obras completas. Biblioteca nueva, Madrid. pp 123); para Jung <la auto representación, espontánea y simbólica, de la situación actual de lo inconsciente> (Jung C, Psychologie und alchemie. Zurich 1944, pp.228); para J. Sutter, y esta es la menos interpretativa de las definiciones, el sueño es <un fenómeno psicológico que se produce mientras dormimos y que está constituido por una serie de imágenes cuyo desarrollo representa un drama más o menos seguido> (Porot Antoine, Manuel alphabetique de psychiatrie, París 1952, pp , 365).

El sueño escapa pues a la voluntad y a la responsabilidad del sujeto, por el hecho de que su dramaturgia nocturna es espontánea e incontrolada. Por esta razón el sujeto vive el drama soñado como si existiese realmente fuera de la imaginación. La conciencia de las realidades se oblitera, el sentimiento de identidad se aliena y disuelve.

Sintetizando el pensamiento de Jung, Roland Cahen escribe: < El sueño es la expresión de esa actividad mental que vive en nosotros, que piensa, siente, experimenta, especula al margen de nuestra actividad diurna, y en todos los grados, del plano más biológico al más espiritual del ser, sin que nosotros lo sepamos. Manifestando una corriente psíquica subyacente y las necesidades de un programa vital inscrito en lo más profundo del ser, el sueño expresa las aspiraciones profundas del individuo y por tanto será para nosotros una fuente extraordinariamente preciosa de información en todos los órdenes > (Le reve et les societes humaines. Obra colectiva, pp. 104)

PAUTA DEL DIBUJO. De súbito tengo que detenerme en  el lugar de la memoria  y preparar una expedición  al reino de los sueños, para continuar mi viaje   y buscar el porqué las fuentes de donde surge mi Dibujo aún se mantienen vivas, y  se enfrentan a la realidad determinada de mi ejercicio universitario.

Como  una nueva emergencia recibo la invitación para  participar en el Sexto Simposio de las artes Visuales…

Universidad Nacional Autónoma de México.

Escuela Nacional de Artes Plásticas. Coordinación del Posgrado en Artes Visuales.

6° Simposio del Posgrado en Artes Visuales; el Dibujo como Lenguaje: Proceso e Investigación en el Arte, el Diseño y la Comunicación Visual.

Setenta y cinco Aniversario del ingreso de la Escuela Nacional de Artes Plásticas a la Universidad Nacional Autónoma de México

En el manantial del Dibujo.

Emergencias-Resurgencias. *

Ensayo, una versión de Jorge Chuey.

El dibujo es una palabra que intenta avanzar hacia  un lugar para resucitar los sueños de un pasado.

Jorge Chuey 2010

Se acerca Otoño, nuevo, frío amanecer; resucitado al sonoro lenguaje de la joven tortolita.

En aquel pedacito de tierra, al sur de la gran ciudad; que ha permanecido intacto con casi cien años, pero en estado de alerta. Comprometido con la comarca vecina, sede del antiguo Santuario del Arte y de las nuevas Tribus urbanas de las Artes Visuales -Clic- me asombra   el vértigo de la pantalla y de nuevo hago el  intento de emprender otra nueva aventura.  Recapitular al cruzar el camino de aparente  frialdad…

Movido solo por el deseo vehemente de recorrer cada uno de los espacios de mi  territorio interior; obscuro,  abstracto, silencioso.

Un  épico viaje donde me convierto en mi propio guía, para  desembocar en la totalidad de mi ser y encontrar el lugar del Dibujo; origen siempre incierto.

El gran manantial… la fuente de vida, donde al ancestral Arte no he dejado de percibirlo como el Dibujo, como un dios, y lo describo como una síntesis del mundo, un modelo reducido del universo, un microcosmos,  mundo subatómico; espacio que se pierde en mi siempre lejano infinito. Cercanías-lejanías.

El Dibujo es el centro de  los lenguajes, los diálogos del silencio en el mundo del Arte… El lugar donde habitan los dioses olvidados. Los que saben hablar sin palabras.

Pauta de lectura- Los que hablan sin palabras; seguro estoy que abandonan su mundo para buscar nuevos espacios…mi territorio interior…

Dentro de mi estado de inocencia de reserva cotidiana,  en el infinito mar del inconsciente, donde en el gran mitote  de la Percepción se alega que la vida del Arte comienza con la experiencia del dibujo. El Dibujo lo percibo como una mirada intuitiva hacia adentro; en contradicción con el conocimiento intelectual y lógico.  Definición aparte; el Arte es el despliegue de un espacio nuevo, previamente ignorado, que es el mundo fascinante del Dibujo, con el cual podré desarrollar mi facultad de imaginar, de ver con el ojo de la mente; escribir y pintar cosas que están en mi memoria y que expresan  mi yo interno; mi yo libre…

Ese lugar sin edad, de intelección atemporal; donde emerge y resurge el Dibujo. Resurgencia de todos los sueños muertos; del aliento vital, incluso de las regiones de la pesadilla.

Viaje de descubrimiento para explorar esa región donde las reglas de la existencia cotidiana no tienen aplicación. Ahí donde muchos han venerado al Dibujo y, a los cuales me uno como un tercero en el acto mismo de la creación, ese proceso que se describe en términos de sencillez y capacidad de sugerencia; el dibujo ofrece una relación única entre lo conocido y lo desconocido. Nos guía en el pavor de lo incognoscible.

No interpongo a los enemigos del Dibujo,  no están dentro. Basta con meterse para afuera y encontrar el pluralismo determinado; que no es un tema nuevo, pero que está siempre de acuciante actualidad.

Al  drama propio de mi estado de inocencia se suman los dramas que surgen de los cuerpos académicos en la lucha por definir el concepto del Dibujo; los disturbios que se provocaron por  la hegemonía metodológica dentro de la enseñanza y el aprendizaje.

Ante el terrible embate de la naturaleza y de las mafias que gobiernan nuestro País; los mineros agazapados, el resurgir constante de la discriminación profesional, la sumisión frente a la cultura de las estéticas, el surgimiento de los lenguajes híbridos producto de la vertiginosa revolución digital; sumados a los tejidos de las redes sociales: la pobreza;  pobreza de las tierras áridas, áridas de Arte.

Mitificación académica del dibujo, y aún, un etcétera donde cabe el universo del tejido social y educativo y  que están definitivamente marcados por un estado de hegemonía  estructural creciente…

Más sin embargo, retomo mi antiguo lema de empujar suavemente y me dirijo hacia el Dibujo; la puerta abatible, sin goznes, puerta que me permite tener acceso a  los espacios del vértigo; la cuna de la rapidez, obscuros y desconocidos. Puerta, que significa lo mismo de entrada que de llegada.

Ya es tarde, soy adulto y al acercarme al  crepúsculo de la vida todavía  me dan ganas de escribir; de participar en el mundo actual de las artes visuales a través de la línea y del espacio temporal que resurgen  de mi  inefable pensamiento.

“Mi dibujo sueña, y también intento dejarlo soñar”…

…y si nadie me enseñó nunca a soñar  el sueño sin límites, si nadie me enseña nunca a respirar el aliento vital que emerge de los diálogos del silencio, y si nadie me enseña nunca a mirar las estrellas del mediodía  para comprender el concepto de síntesis del universo.

Si nadie me enseña esto nunca; entonces estaré alejado del Dibujo para siempre, de su reino natural, de su modo de ver, de su magia,  de su fascinación, y de su libertad. Nunca lo conoceré.

Es necesario aprender que esto es la verdadera naturaleza de mi ser y que cuando aprenda esto, sabré que el Dibujo no está tratando de apartarme de la vida sino de despertarme en medio de ella.

Y no soy alguien que discuta por mis limitaciones, sino alguien que desea saber  cómo atravesar las brechas y derribar los muros que limitan  mi lenguaje…

Mi Dibujo como pensamiento se traspola y se mistifica inefablemente en una línea, y en una mancha provocada por la brisa que se levanta de la humedad de los laberintos internos, como  niebla que humedece y aún perdura en mis ojos permitiéndome  entrever y mirar el sol negro, el que deja este mundo para iluminar otro, y seguir por los senderos oscuros que me conducen hacia el camino, buscando el origen de los sonoros discursos del silencio;

…mi línea; la interna, es realmente el vínculo entre mi yo libre y el prodigioso mundo subatómico de la física cuántica, en efecto, por su unidad interna y su capacidad de variación, es una y múltiple; encarna el proceso por el cual cuando escribo o cuando pinto me sumo a los gestos mismos  de la creación…

Comienzo, dejándome arrastrar por la corriente de mi línea interna, la línea del tiempo; en complicidad con la mano, sin despegar el lápiz del papel, o mejor dicho de mi desgastado computador.

En lo  obscuro de esa realidad que me deslumbra y me sorprende, no puedo  definir mi estado de alerta a la recepción,  pero puedo mirar la luz que emerge de mi línea interna.

Mi intento es de recorrer el todo, y de enfrentarme a las emergencias y resurgencias de mi ser. Pinto, estructuro, escribo; me recorro todo el cuerpo y, tal vez ahí estriba la gran aventura de estar vivo.

Exploración, sondeo, tanteos. Resistencias; desplazamientos por encontrar las vías alternas que me conducen hacia lo primitivo, lo primordial;  recapitular y volver a empezar. Detenerme en la encrucijada del espacio y del  tiempo, perderme en la bruma invisible de los cuatro elementos.

Son los movimientos de mi espíritu que prefiere  ubicarse en otro lugar; en otro espacio ajeno a toda clasificación estética. Estas acciones que realizo y suceden en mi yo libre, son simplemente dibujar.

Al igual que yo, la línea mira sin saber lo que mira, ve lo que no es y, busca sin saber lo que busca. Mis ojos no son culpables de lo que escribo, mi intención es la responsable…

Esta línea rechaza las visiones que de súbito aparecen, se resiste a las  tentaciones.

Se preocupa por llegar a un lugar; el mundo de la inspiración, de lo rápido y del ritmo. El manantial de aguas primitivas y primordiales. Aguas purificadoras…

Línea carente de visión intelectual, que se prepara para los brotes de la astucia y del ardid. Sin plenitud, sin ser obligada. Se arrastra a sí misma; sin tropezar, sin desviarse, sin anudarse, sin compromisos. Abstracta; sin la concreción  de objetos, de cosas,  o de figuras determinadas. Escurridiza como el agua.

No choca con nada, va por el camino cual línea sonámbula plena de alientos vitales, como arrastrada por el rápido viento provocado por mi constancia rítmica.

Tal vez pueda ser curva a veces recta, pero no se enlaza. Sin encerrar una forma, jamás es cercada o acosada por una imagen, sólo lleva a cuestas  la poesía de la incompletud.

Es una línea que aún no está preparada para atrapar una idea  ni lista para ser plasmada.

Sin preferencias de ninguna especie. Sin gesto, sin ceder de manera cabal al fuego de las emociones, ni a las atracciones del tiempo de las estéticas.

Que siempre está en estado de alerta, que deambula por los caminos de una tierra líquida

Línea libre, soberana, y que libre permanece, que puede salvar, entretejer y abolir  las distancias, no se somete a los tiempos sociales. Viaja sola, sin el acoso de los temores y sobre todo no es sumisa ni subordinada.,  Esencia de libertad…

Súbitamente se orilla a la “orilla” y de repente se planta ante el gran vacío; llegando entonces a los límites fronterizos de la piel que la separan  del mundo exterior.

Ésta es mi línea interna, esto es mi dibujo que está listo para salir al mundo de las sensaciones aún no procesadas y de las artes visuales ya determinadas.

Conocer la otra realidad, donde se transforma dejando huellas y rastros en imágenes pictóricas, y en palabras que intentan resucitar el mundo de los sueños. Posesionándome   del lenguaje de las letras, simplemente intento escribir sobre mi pensamiento desbordado.

Puerta de acceso que me ha permitido retornar sin resistencia al tiempo, lo suficiente para enterarme que el manantial del dibujo aún no se ha secado…

Es por esto, que ahora, con esta resurgencia deseo que los pensamientos ya muertos y que me han atormentado durante los últimos años de experiencia educativa, abandonen mi memoria y mi cuaderno de notas.

Y que; como conocimiento nuevo se integren a la  vigencia en el mundo contemporáneo de las Artes Visuales.

Son pensamientos sobre el Dibujo que se han manifestado en la línea de mi vida, como la línea que  ha regulado  el avance de mi tiempo:

-Pauta de lectura-

Estos son mis sueños, esto es mi pensamiento; almacenados en mi fábrica invisible, en mi manifestada libreta de notas…

El Dibujo es… pero también no es

“A cada Comarca su Tiempo y su Dibujo; y a cada Tiempo y a cada Dibujo, su Libertad”

“En la tierra de independencia ¿Qué tenemos que aprender sobre dibujo? -No tenemos que aprender, solamente tenemos que olvidarnos de lo que hemos aprendido”

“Dibujo es la dualidad de lo negro y lo blanco, es de modo general: presencia y ausencia, conocimiento e ignorancia, tierra y cielo, lógica e intuición”

“El dibujo es el origen de todas las cosas. Es aquello por lo que todas las cosas alcanzan su realización. Por él todas las cosas existen y tienen nombre”

“El dibujo como pensamiento, es un viaje de quince mil kilómetros que comienza con el primer paso”

“En el dibujo, si no quieres que se sepa, no lo hagas”

“En la naturaleza de todo dibujo, todo lo grande, cabe la idea de no ser exacto”

“El dibujo envuelve el cielo y la tierra, ciñe al universo, contiene lo masculino y lo femenino, gobierna sobre los tres mundos de la percepción y desarrolla una actividad inagotable”

“El pensamiento del dibujo es como un ancho camino; no es difícil encontrarlo cuando se busca, pero hay veces que los artistas visuales no nos  esforzamos por descubrirlo”

“Sí el dibujo como pensamiento se mantiene derecho no importa que su línea sea torcida”

“El Dibujo no es una imagen, sino un puente entre dos orillas donde no fluye agua, sino tiempo”

“El aliento del dibujo habla, y quién está en armonía con él, lo oye con toda claridad.

Hombre que fabricas imágenes, no confundas, el parloteo de los demás con los latidos de tu corazón”

“Digamos que el dibujo no tiene comienzo. Empieza donde lo hallas por vez primera y te sale al encuentro por todas partes”

“En el dibujo; cuando la mente está a punto de extraviarse, llega el conocimiento de lo abstracto. Por eso, sólo cuando una cosa llega a su límite, puede conocer el retorno”

“En el dibujo, sus imágenes se abren a cada instante y se cierran para siempre”

“El dibujo como pensamiento gobierna los acontecimientos del mundo sin ser visto; esta acción oculta del dibujo es lo que se llama creatividad”

“El dibujo está cerca; dentro de ti, pero las personas lo buscan lejos”

“Mientras el artista inferior descarga su culpa sobre otras personas, lamentando su suerte, el artista superior busca el error dentro de sí mismo”

“¿Es posible alcanzar el dibujo, el arte mismo, y no poseerlo?

Si no posees ni tu propio cuerpo, ¿cómo vas a poseer el arte?”

“La puerta del dibujo mejor cerrada es aquella que puede dejarse abierta”

“Sí el dibujo y sus lenguajes, tienen una solución ¡para que preocuparse!

Y si no la tiene ¡para que preocuparse!”

“En el pensamiento filosófico, el dibujo es símbolo de la vida; del calor, del día, de la luz, de la autoridad, y de todo lo que irradia, desde el más profundo de los silencios”.

“El dibujo negro es el sol en su recorrido nocturno, cuando deja este mundo para iluminar  otro; es la materia prima, aún no trabajada, ni puesta aún en la vía de una evolución. Para el artista visual es igualmente lo inconsciente en su estado más elemental”.

“El dibujo naciente no sólo es el símbolo del artista visual, sino como su propio nombre, es el origen del pensamiento sensible”…

“El Dibujo es sembrador de vientos y cosechador de tempestades”…

“La línea de la vida es el Dibujo…la línea del tiempo”…

Apego al Dibujo suena en gran medida a la adicción de las emociones.

De hecho es lo mismo. Trato de intercambiar las dos expresiones para comprobarlo por mí mismo.

Esta es una de esas instancias en que el Dibujo ha cruzado mi camino con grandes enseñanzas espirituales y redescubro los mismos fenómenos.

De acuerdo con las tradiciones del Arte, es el resurgir, dando vueltas y vueltas una y otra vez. En todas las adicciones, uno se queda como  clavado en viejos patrones.

Sólo tiene los mismos pensamientos una y otra vez, y no puede pensar nada nuevo.

El deseo y la pasión alimentan mi evolución y el cambio, tengo que tener la voluntad de volver a resucitar la pasión para poder rebasar las fronteras de mi propia comodidad.                                                                

Finalmente, me queda claro que las palabras aquí incluidas son tan imprecisas, tan resbaladizas, que no puedo construir una teoría científica útil en torno a ellas, pero esta idea la he dejado de lado.

En resumen, el intento de las bases de la mecánica cuántica y de la percepción-recepción es reconsiderarlas desde un punto de vista puramente físico, que no incluyese los desafíos del artificio de un observador consciente de la estética…

Si existe un lugar así, ¿qué nos impide ir ahí? No se trata de una oscura masa de no saber por dónde se anda  ni de un peligroso mar de profundas letras gordas.

Es nuestro condicionamiento, nuestra visión del mundo contemporáneo y colectivo de las artes visuales, la que nos enseñaron nuestros padres, nuestros maestros y la sociedad.

Esta manera de ver las cosas, el antiguo paradigma, ha sido justamente llamado hipnosis de condicionamiento social; una ficción inducida y en la que todos hemos acordado colectivamente participar.

Mi cuerpo envejece sin que pueda dominarlo porque ha sido programado para cumplir las reglas de ese condicionamiento colectivo.

Sí hay algo de natural e inevitable en el proceso del envejecimiento, no se podrá saber hasta que se rompan las cadenas de nuestras antiguas creencias.

Sin embargo, quiero dejar en suspenso los supuestos de lo que llamamos realidad, para que podamos convertirnos en pioneros, en un lugar donde el vigor juvenil, la renovación, la creatividad, el gozo, la satisfacción y la atemporalidad son experiencias comunes de la vida cotidiana, donde la vejez, la senectud, la invalidez y la muerte no existen, sólo son posibilidades  que no son ni siquiera tomadas en cuenta.…

Más, sin embargo, ya estando viejo; aún me queda la gana para seguir dibujando, para seguir escribiendo. Y más aún, fortalezco la idea y la firmeza para  volver a buscar al Dibujo; encontrar cada día, cada amanecer,el origen sensible del pensamiento cómo un conocimiento nuevo.

Con esto  deseo brindarles las vivencias dentro de mis experiencias educativas para tener la oportunidad de modificar nuestros perceptos acerca del ancestral fenómeno del  Arte o mejor dicho del Dibujo y sus lenguajes.

Aventurar y atesorar cada segundo de mi existencia, para conservar la vitalidad del asombro, la sorpresa ante el misterio, la fantasía y la acción creativa. Valorar al mismo tiempo la sabiduría acumulada a lo largo de mi vida,   ir y venir. Surgir y resurgir.

Saber regresar para  pensar diferente.

Saben que en este recapitular, me llena de gozo el saber que mi manantial del dibujo aún permanece fértil, y que cada una de estas letras las siento como pequeños signos de lluvia que me sirven para refrescar las áridas tierras  de arte y de apego al Dibujo…

No obstante, sé que al invadir el oficio del escritor, también dejo un pedacito de mi corazón; en cada una de estas letras, en estas palabras que avanzaron para tratar de resucitar los sueños ya muertos.

*He retomado y me apropio el concepto Emergencias-Resurgencias, utilizado por Henry Michaux en una de sus obras literarias. Y aparte, en esta ocasión también me cobijo con la complicidad de  Paul Klee, Merleau-Ponty, Jorge Esquinca, Florida Rosas, mi esposa;  de mi tutelo Luis Verdejo;

y de la enseñanza inigualable  de los antiguos  libros de lo sagrado.

Jorge Chuey.

Septiembre 17 de 2010.

jorgechuey@gmail.com Centenario de la Universidad Nacional Autónoma de México. 1910-2010.

Setenta y cinco Aniversario del ingreso de la Escuela Nacional de Artes Plásticas a la Universidad Nacional Autónoma de Mexico

Fuentes de información

Un escrito , siempre participa  de la realidad a la que da sentido y al tiempo que enuncia el todo, sigue siendo una parte viva de esa unidad, del todo  y  que es lo esencialmente humano  y a lo  cual representa.

Finalmente debo expresar  mi agradecimiento y mi deuda con todos mis amigos, los hombres y mujeres autores de cuyos libros se relacionan en esta bibliografía; y de manera especial a la mujer del mercader, y a los místicos de la antigüedad.

AICHER, Otl.    Analógico y digital. Gustavo Gili. México. 2002.

ARNTZ, W. y CHASSE, Betsy.   ¿¡Y tú qu(E) s@bES!? Editorial Kier, Buenos Aires. 2007.

BACHELARD, Gastón.    El derecho de soñar. Fondo de Cultura Económica. México, 2008.

BACHELARD,  Gastón.    La poética del espacio. Fondo de Cultura Económica. México 2008.

BERMAN,  Marshall.  Todo lo sólido se desvanece en el aire. Siglo XXI, Buenos Aires. 2003.

CALVIN, William.    Cómo piensan los cerebros. Debate Madrid.  2001.

CARVAJAL, Alfonso.  Los poetas malditos. Panamericana Editoria Ltda. Bogotá.  2002.

CASTANEDA,  Carlos.   El lado activo del Infinito. Ediciones B,  S.A. Barcelona 2000.

CASTANEDA,  Carlos.   El conocimiento silencioso. Emecé, Editores. Buenos Aires,  1999.

CHENG, Francois.     Vacío y Plenitud. Ediciones Ciruela, Madrid. 1998.

CHEVALIER, Jean,   Diccionario de los Símbolos. Herder. Barcelona. 2001.

CHOMSKY, Noam.  El lenguaje y el entendimiento.   Ed. Planeta-Agostini, Buenos Aires.  2007.

COOPER,  J, C.     Diccionario de Símbolos. Gustavo Gili, México,  2000.

ESQUINCA, Jorge.     Emergencias-Resurgencias. (Michaux) UNAM, México. 1996.

FROMM,  Erich.    El miedo a la libertad. Paidos, Barcelona. 2003.

FROMM,  Erich.    El amor a la vida. Paidos, Barcelona.  2003.

GORDON,  Richard.    El toque Cuántico. Sirio, Barcelona. 2002.

GLADWELL,  Malcolm.     Inteligencia Intuitiva. Taurus,  México.  2007.

HALL, Edward.      La dimensión Oculta. Siglo XXI. México.  2003.

HEIDEGGER,  Martin.     El ser y el Tiempo. Ed. Planeta-Agostini, Buenos Aires.  2007.

HESSE,  Hermann.    Ruta Interior. Editores Mexicanos Unidos.  México. 2005.

JIMÉNEZ,  Marc.   ¿Qué es la Estética?. Idea Books, Barcelona. 2001.

JUNG, Carl.    Simbología del Espíritu. Fondo de Cultura Económica, México 2003.

LAZORTHES, Guy.     El Cerebro y la Mente. Ediciones Castell, México. 1987.

MERLEAU-PONTY, Maurice.   Fenomenología de la Percepción. Planeta, Buenos Aires. 2007.

MICHAUX,  Henri.    Antología Poética. Adriana Hidalgo editora. Buenos Aires.  2002.

MONTES DE OCA, Mercedes.    La metáfora en Mesoamérica. Ed. UNAM.  México. 2004.

ROBLES,  Teresa.    Concierto para cuatro cerebros. Instituto Milton, México. 1990.

ROSAS, Florida.  Dibujo, origen sensible del pensamiento. Tesis de Grado. ENAP-UNAM. 1996.

ROWLEY,  George.    Principios de la Pintura China. Alianza Editorial, Madrid. 1991.

SAGAN,  Carl.     El cerebro de Broca.                                        Editorial. Grijalbo. México. 1984.

SAGAN,  Carl.     Los Dragones del Edén. Editorial Grijalvo. México. 1998.

VERDEJO,  Luis.    Poemas de la mano izquierda. Textofilia. México.  2008.

VIGOTSKY,  Lev.     Psicología del Arte. Distribuciones Fontamara. México. 2005.

ZOHAR, Danah.   El yo cuántico. Edivisión, México. 2000.

jorgechuey@gmail.com Centenario de la Universidad Nacional Autónoma de México. 1910-2010

Setenta y cinco Aniversario del ingreso de la Escuela Nacional de Artes Plásticas a la Universidad Nacional Autónoma de México.

————————————————————————————————————————————————

También de forma súbita me alcanzó el tiempo, al recibir una medalla por cumplir los cuarenta y cinco años de ejercicio universitario y, me toca en turno anotar unas breves palabras, que, como mensaje debo de dirigirlo a los colegas profesores de mi querida Escuela Nacional de Artes Plásticas.

He retomado algunos de mis pensamientos ya anotados en este manifiesto, e incluirlos como parte de mi apego al dibujo y la fidelidad a mí mismo;

Llamados a educar y a enseñar. Mensaje para los colegas Maestros  de la ENAP.

“La acción de educar es inherente a nuestra naturaleza humana. Y, tiene la misión  de resucitar los      tiempos ya muertos”  Jorge Chuey 2011

Soy Dibujante de precoz vocación y temprano apego;  hace 45 años recibí la primera llamada para enseñar el Dibujo. Este número simboliza para mí  la espera, pero también la preparación de un renuevo. No sé si esto sea una prueba de reconocimiento o un inmensurable  castigo.

Más de cuatro décadas que me deben simbolizar la perfección y acercarme a la clave para entender al Dibujo y su Educación. Y la Misión que yo tengo.

Mi dibujo sueña, y también intento dejarlo soñar. Necesidad de la Educación, dentro de los límites mismos de la educación.

Y si nadie me enseñó nunca a soñar  el sueño sin límites. La educación es el mejor camino para lograr su realización.

Si nadie me enseña nunca a respirar el aliento vital que emerge de los diálogos del silencio. La educación también es una manera de querer salvo guardar, tal vez la más alta y la única posible de realizar, por medios estrictamente humanos.

Y si nadie me enseña nunca a mirar las estrellas del mediodía  para comprender el concepto de síntesis del universo. Lo que necesitamos los  Maestros es menos pedagogía, mucho menos pedagogía; y más filosofía, mucho más filosofía y, más humanidades, mucho más humanidades.

Si nadie me enseña esto nunca; entonces estaré alejado del Dibujo para siempre, de su reino natural, de su modo de ver, de su magia,  de su fascinación, y de su libertad. Nunca lo conoceré. El tecnicismo ha sido, con el positivismo o el constructivismo significativo, la plaga intelectual Globalizadora de la segunda mitad del siglo  pasado y el amanecer de este tercer milenio. La técnica podrá producir hombres más hábiles y diestros, y hasta fuertes, pero no crea buenos seres humanos, o simplemente hombres, hombres libres y conscientes de su libertad.

Es necesario aprender que esto es la verdadera naturaleza de nuestro ser y que cuando aprendamos esto, sabremos que el Dibujo no está tratando de apartarnos de la vida sino de despertarnos en medio de ella.

Y no soy alguien que discuta por nuestras limitaciones, sino alguien que desea saber  cómo atravesar las brechas y derribar los muros que limitan  mi lenguaje  y  mi camino  para  constituirme  Maestro libre.

Gracias por su comprensión

Jorge Chuey.

Mayo. Viernes 27 de 2011.

jorgechuey@gmail.com

28.08.11.

Continúa el éxodo…

De nuevo; al anotar las experiencias de este inmensurable viaje para encontrar el lugar del Dibujo; estas letras vuelven a convertirse en esas pequeñas partículas  de brisa que refrescan mis pestañas y hacen vibrar el ojo de mi corazón; el centro de mi ser tanto en su aspecto físico como espiritual; lo que me representa la sabiduría “central” de mis sentimientos y de mis emociones oponiéndose  a la sabiduría sesuda de la razón; ambas son la forma de mi inteligencia pero además me significan, compasión y comprensión. Son el lugar secreto de apego y amor al Dibujo; contiene la sangre vital que como un sol radiante se convierte en mi centro de vida.

Estoy frente al… De pronto llega la candidatura para el premio Universidad 2011.  03.06. al 20.09.2011.

PREMIO UNIVERSIDAD NACIONAL. 2011. VIGÉSIMA SEPTIMA OCASIÓN. DOCENCIA EN ARTES.

17.09.2011.

EL DIÁLOGO DE LOS DENTROS y la Espera

————————————————————————————————————————

02.06.2011– Recepción de propuesta como candidato al Premio Universidad  Nacional, en su vigésima séptima ocasión y en su edición de 2011; en el campo de la DOCENCIA EN ARTES, por parte del H. Consejo Técnico de la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la Universidad Autónoma de México. Comunicado oficialmente por el Mtro. Mauricio Juárez Servín; Secretario del H. Consejo Técnico de la ENAP.

03.06.2011- Firma de Carta – Aceptación. Documento que establece las Bases.

I. Requisitos para ser propuestos:

1- Formar parte del personal académico de la UNAM, como profesor o investigador.

2- Haberse distinguido en forma excepcional  por su labor académica en la UNAM, mediante: a) La creación de una obra amplia y sobresaliente que integre los conocimientos sobre una materia o área, o  b) La exploración exhaustiva de un objeto de estudio, o  c) El desarrollo de innovaciones singulares y trascendentes, o  d) El desempeño de una labor altamente significativa en el campo de la docencia o la formación de recursos humanos.

3- Contar con una antigüedad académica mínima de diez años en la UNAM, la cual se computará hasta la fecha de publicación de la presente convocatoria.

4- Entregar por escrito su aceptación como candidato al premio en el área o campo respectivo.

II. Propuesta de candidatos:

1- Los consejos técnicos, internos o el de Difusión Cultural, propondrán candidatos de acuerdo con los méritos del personal académico.

2- Los consejos técnicos, internos o el de Difusión Cultural, podrán proponer a más de un candidato, si así lo consideran pertinente, y harán llegar sus propuestas a la Dirección General de Asuntos del Personal Académico, a más tardar el 17 de junio del año en curso.

3- Las candidaturas deberán presentarse en carpetas debidamente identificadas con la siguiente documentación por sextuplicado:

a) Propuesta del candidato firmada por los miembros del consejo técnico, interno correspondiente, en la que se deberá especificar el área o campo en el que participará.

b) Fundamentación académica de la propuesta  (con una extensión de tres cuartillas como mínimo a cinco como máximo)  /Resumen de actividades académicas del candidato/.

c)  Carta en la que el candidato acepta su propuesta e indica el área o campo en que participará.

d)  Curriculum vitae del candidato, en el que deberán incluirse la dirección y los teléfonos del domicilio particular y de la oficina, así como la dirección de su correo electrónico. /vida completa/

e)  Para acreditar los datos curriculares, deberá presentarse únicamente un juego de fotocopias de los documentos originales.

Cualquier expediente incompleto anulará la candidatura.

16.06.2011- Entrego documentación requerida  a las 18:00 horas, al  H. consejo técnico de la ENAP.

Documentación; que propiamente es mi CURRICULUM VITAE 2011; y que comprenden datos de vida académica y profesional; desarrolladas durante cuatro décadas y media (46 años) de  1965 a 2011.

17.06.2011- Inicio Viaje al pasado, que comprende de abril de 1965 hasta el 3 de junio de 2011.

Inicia la espera de resultados, sobre los ganadores al Premio Universidad Nacional; Edición 2011.

———————————————————————————————————————-

19.09.2011; a las 20:00 horas me comunican que debo presentarme al día siguiente en la DGAPA, Dirección de Asuntos del Personal Académico de la UNAM, al día siguiente a la 11:30 horas.

20.09.2011; 11:30 horas, el Director de la DGAPA me entrega el sobre donde el Rector de la UNAM; José Narro Robles me designa ganador del:

PREMIO UNIVERSIDAD NACIONAL 2011, EN EL ÁREA DE DOCENCIA EN ARTES.

10.10.2011; aparece el comunicado oficial de la UNAM en LA GACETA, UNAM.

31.10.2011; Premiación a los ganadores del Premio Universidad Nacional 2011 y Reconocimiento, Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos  2011, en la Sala Miguel Cobarrubias del Centro Cultural Netzahualcoyotl de la UNAM.

15.09.2011: Nuevamente el H. Consejo Técnico de la ENAP, me propone como candidato para la obtención de  La Medalla al Mérito

24.11.2011:

Pedro Cervantes, Culiacán, Sinaloa.

[…] Exploraremos un lugar donde las reglas de la existencia cotidiana no tienen aplicación. Estas reglas dicen que envejecer, tornarse frágil y morir es el destino último de todos. Y así ha ocurrido, siglo tras siglo. Sin embargo, quiero dejar en suspenso los supuestos sobre lo que llamamos realidad, para que podamos convertirnos en pioneros en un lugar donde el vigor juvenil, la renovación, la creatividad, el gozo, la satisfacción y la atemporalidad son experiencias comunes […] donde la vejez, la senectud, la invalidez y la muerte no existen y no son siquiera tomadas en cuenta como posibilidad.

Jorge Chuey Salazar

I. Era el verano de 2003. El maestro Jorge Chuey, profesor y gran dibujante de reconocida trayectoria, impartiría un curso de dibujo experimental. Al menos eso es lo que se dijo por los pasillos de la escuela cuando se anuncio su visita, pues ya había antecedentes de otros talleres que tenían que ver con prácticas como esas de dibujar con “el lado derecho del cerebro” y otras cuestiones poco ortodoxas. Siendo así, bastante expectación provocó el asunto, sin embargo, la realidad era otra y los planes del catedrático distintos: su premisa era menos dibujar y más redimensionar la práctica del dibujo. «¿Existe el dibujo?», espetó a los asistentes, a quienes nos parecía demasiado obvia la respuesta. Luego de vernos asentir sin más, procedió a demostrar cuál era la pertinencia de su cuestionamiento. La respuesta era ciertamente afirmativa, pero la diferencia recaía en el modo de afirmar la existencia del dibujo.

Famoso por sus modalidades «alternativas» de trabajar, el maestro nos indicaba cómo dibujar: acompañados de sutiles melodías, registrando lo percibido por medio de sensaciones táctiles y, particularmente, a ciegas, con los ojos vendados; en esta última modalidad devendría la treta. Luego de muchos intentos que perseguían, a decir de él, “soltarnos la mano y dar la libertad que debe seguir el trazo”, arribamos al punto crucial. Con los ojos cubiertos, nos daba bolígrafos cada vez que debíamos representar determinadas sensaciones, quitándonoslos cuando daba por terminado el ejercicio, que podría durar apenas un par de minutos; luego preguntaba acerca de nuestra la experiencia o hacía comentarios sobre si las líneas, puntos y manchas fluían lo suficientemente ágiles o si se detenían demasiado vacilantes aún, incluso había algún reproche si las figuras resultantes “se parecían al modelo”. Continuó la jornada y no fue sino hasta el momento en que consideró que teníamos suficiente confianza cuando sugirió que debíamos enfocarnos en alguna sensación o emoción de carácter personal, alguna vivencia que nos conmoviera. Nos cubrimos los ojos, tomamos el papel y nos entregó de nuevo el bolígrafo. Aquí comienza mi particular vivencia: no sin sentir un temblor, una especie de nerviosismo, dejé a mi mano desplazarse por el papel imaginando cómo luciría semejante línea, su trayectoria que retrataba aún en abstracto el antes contenido impulso —la pulsión, quizá debería anotar— de mi deseo; “terminé” el dibujo y me quedé esperando, igual que varios más, a que el ejercicio terminara, aguardando la siguiente indicación. “Quítense la venda y vean su trabajo”, sugirió. ¿Qué vimos? Nada. Unos recorridos que produjo el paso del bolígrafo sobre la opaca superficie del papel revolución. ¡Las plumas no tenían tinta! ¿Qué advertimos? La angustia de un ver ausente, no desapareciendo o desvaneciéndose, pues la imagen supuestamente registrada a través del pulso otrora inquieto y ahora lánguido por tal acto fallido, era apenas una huella perceptible. El ánimo impaciente por darle forma a un sentimiento, por acuñar una vivencia tambaleaba al tiempo que abría el entendimiento. ¡El dibujo existe! Pero no se reduce a la representación, sino que es eso que anima a tal. Eso que no veía por la ausencia de la tinta pero que mis ojos se empeñaban en señalar, que incluso invisible clamaba su presencia en algún lugar entre la punta del bolígrafo y la superficie levemente acanalada del papel. El dibujo existe, pero definitivamente hay que convocarlo del modo correcto, con la voluntad que confirme su presencia.

Si el arte existe, vive. Si falta la tinta, vive. Si se carece del ánimo —de la embriaguez para usar un término nietzscheano— para convocarle, todo trazo se vuelve, no sólo inútil, sino innecesario. Es decir, no muerto, simplemente sin vida.

————————————————————————————————————————-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *