LABOARATORIO DE DIBUJO. CICLO ESCOLAR 2014-2015

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO.

FACULTAD DE ARTES Y DISEÑO. SECRETARÍA ACADÉMICA.

DIVISIÓN DE ESTUDIOS PROFESIONALES.

LABOARATORIO DE DIBUJO. CICLO ESCOLAR 2014-2015.

LABORATORIO DE DIBUJO. FAD-UNAM. CICLO ESCOLAR 2014-2015.

NOMBRE DEL CURSO: “Dibujo, nuevo órgano del cuerpo humano”

PONENTE: Jorge Chuey  Adjunto Luis García Guillén.

ORIENTACIÓN: Estudiantes de las Licenciaturas y del Posgrado.

ASIGNATURAS: 401-Artes Visuales: Taller de Dibujo Experimental I.

Martes de 12:00 a 16:00: Taller de Dibujo Experimental I.

423 Diseño y Comunicación Visual: Dibujo III;  Dibujo V;  Dibujo VII.

DURACIÓN: Semestre UNO. 11 de Agosto  a 29 de Noviembre de 2014.

HORARIO: Martes y Jueves de 8: 00 a 11: 00 horas.

SEDE: Laboratorio de Dibujo. Taller 123 en la Curva.

El Dibujo se justifica por sí solo; y mis ojos no son los  culpables, es mi intención la responsable.

Jorge Chuey 2014.

SINTESIS CURRICULAR.

EXHORTO A LOS ESTUDIANTES.

Colegas de la Facultad de Artes y Diseño,  ¡bienvenidos al Imperio del Dibujo¡…

No agradezcan  estas palabras de bienvenida, pues conllevan la oscura intención de ponerlos a trabajar; y solo trato de persuadirlos  para dibujar  arduamente  en el Laboratorio durante el transcurso de este ciclo escolar; sólo con  su interés y su constancia rítmica de trabajo yo podría acercarme a la posibilidad de definir y  considerar al Dibujo como el nuevo órgano del cuerpo humano y crear  el edicto para  que este Laboratorio  sea  la autoridad académica responsable para crear los principios que conforman al fenómeno del Dibujo.

Quiero comentarles que me asombra y en mucho  la reflexión de mi amigo André Giordan quién actualmente se encuentra preso e impreso en uno de sus libros; donde considera  al cuerpo humano como la mayor maravilla del mundo; pero más me llena de asombro la filosofía que estudia al hombre y su pensamiento, como la divina forma humana, percepto que se pierde en la infinita  noche de los tiempos ya muertos

Dibujo, Novum organum corpus humanum es el encuentro con el aforismo sobre la interpretación del reino del hombre; como una doctrina que se propone como mandato del laboratorio dentro del fenómeno del arte, para conferirle al Dibujo una sentencia breve que lo identifique como parte esencial del cuerpo humano, con gran carga de carácter filosófico, no razonada ni justificada,  ya que deseo que posea un contenido más profundo de lo que pueda parecer a primera vista  para que tenga una capacidad de sugerencia y principio de vacuidad, más que de un estado de compromiso. Solo busco que el Dibujo; que asombre; que perturbe; que se produzca; que convenza. Su tarea sería  incomodar a los demás seres humanos.

Jóvenes Colegas; Dibujo es esa extraña partícula dentro del cuerpo que crea el espectáculo de la Vida ya que emerge, resurge o brota como el salto cuántico entre el paralelismo del pensamiento de nuestros hemisferios  cerebrales manteniéndose en una constancia de movimiento rítmico entre los lados obscuros del inconsciente; estado de alerta, estado de inocencia: recepción de las sensaciones externas en los juegos del hombre sobre el  acontecimiento de la vida y su almacenaje en los espacios sagrados de nuestra memoria. Es decir enriquece el espacio lleno de luz de nuestra fábrica invisible de imágenes visuales.

Tengo también una advertencia. He tenido en verdad esta idea desde hace mucho tiempo, y he puesto sumo cuidado en  proponer algo que no fuese  verdadero ni desagradable, y nada de repugnancia para el espíritu de los estudiantes, aun estando como están, tan cohibidos  y asediados por las reformas académicos que se avecinan.

Que se inicien en la sutilidad de la naturaleza humana que tan manifiestamente aparece en la experiencia de imitación a la vida, al practicar la dibujística.

Sean bienvenidos jóvenes estudiantes, y que con sus cuerpos sean partícipes con la belleza sin ostentación de la que habla su mismo cuerpo, sus titubeos, su respiración, sus tropiezos. Que su carácter enigmático y atrayente sea la vida que ustedes aportan al viejo Laboratorio de Dibujo;  Jorge Chuey.

LA JUSTIFICACIÓN ACADÉMICA

La verdad es que me ha costado gran trabajo anotar la justificación académica de este curso;  mi antigüedad dentro del Dibujo es un cúmulo de fragmentos e historias incompletas, aquellas que simplemente narran sin tratar de explicar nada. Ha sido mi tarea reinventar los fragmentos, ahondar en su escondrijo y enfrentarme a él, inquirirlo, y mostrarlo en un perspicuo dialogo; el discurso que brota de la vida.

La armonía del Dibujo es el lenguaje natural del ser humano; autónomo e independiente, esta armonía interpreta el espectáculo de su vida, y la vida es un sueño que contemplamos con los ojos abiertos, y el sueño es la vida del alma prisionera que camina hacia adelante… con esta reflexión pretendo adivinar el deseo de los estudiantes de la FAD que se han inscrito en este curso; que descubran en el  dibujo su propia justificación; con equidad; con imparcialidad; con neutralidad para alcanzar niveles de igualdad; despreocupados de las metodologías para encontrar su entereza a partir del pensamiento austero y lograr la severidad de sus lenguajes visuales. Obtener la rectitud necesaria y accionar con probidad los proyectos que ellos deseen.

Los estudiantes son los únicos responsables del deseo de su dibujo, y los conocimientos que adquieran podrán ser o no ser nuevos y si estos son afines o no, a las otras disciplinas que conforman su planteamiento académico y  empiezo con los cuestionamientos:

¿Qué necesitan los jóvenes estudiantes?  ¿Qué desean los estudiantes de la FAD?

Para que mi alma siga caminando hacia adelante.

ÁREA DEL CONOCIMIENTO.

La  Clase  de  Anatomía:

Percepción. Coherencia cuerpo-mente-corazón. Los cinco sentidos: Las cinco puertas de entrada  al mundo  de la mayor maravilla del mundo –La divina forma humana- y  al mundo exterior de las sensaciones; información sensorial no procesada  ni  elaborada.

Los  Sentidos.  Puerta de todas las Maravillas.

Cómo sentimos el mundo. El cerebro percibe el medio circundante a través de los órganos de los sentidos, que responden a varios estímulos como la luz, las ondas sonoras y la presión. La información se transmite  como señales eléctricas a áreas especializadas de la corteza cerebral –la capa externa del cerebro- donde se convierten en sensaciones como la visión, la audición y el tacto.

Todos los seres vivos, incluyendo organismos tan diversos como las bacterias y plantas, poseen sentidos que les permiten responder a su medio ambiente. Los humanos, en común con otros mamíferos, tenemos cinco sentidos principales: la vista, el oído, el tacto, el gusto y el olfato. Aunque éstos nos sirven muy bien en términos de supervivencia, en otros aspectos nuestras capacidades sensoriales parecen limitadas. No podemos oír ni olfatear tan agudamente como muchos animales, ni ver objetos pequeños a gran distancia como las aves de presa. Pero poseemos un cerebro grande que analiza la información de los sentidos en un grado incomparable.

En el mundo no hay imágenes, sonidos, sabores u olores, sino sólo varios tipos de ondas y moléculas, las sensaciones son, por tanto, construcciones “virtuales” creadas por el cerebro. Los órganos de los sentidos inician esta extraordinaria transformación convirtiendo estímulos como las ondas luminosas o el contacto con ciertas moléculas en señales eléctricas que son transportadas a las áreas del encéfalo especializadas en procesar cada tipo de información. Por otro lado, algunos estímulos se experimentan de modo consciente, y en cambio otros se procesan de manera inconsciente.

Sentidos Combinados. Las neuronas responden a datos de órganos sensoriales específicos. Las neuronas corticales visuales, por ejemplo, son más sensibles a las señales de los ojos. Sin embargo esta especialización no es rígida. Se ha comprobado que las neuronas visuales responden más intensamente a las señales visuales leves si van acompañadas de sonidos, lo que sugiere que se activan con datos procedentes de los oídos, además de con los de los ojos. Otros estudios muestran que en las personas ciegas o sordas, algunas neuronas que procesarían normalmente los estímulos visuales o auditivos son “secuestradas” por los otros sentidos, y de ahí que los ciegos oigan mejor y los sordos vean mejor.

Sinestesia. La mayoría de las personas solo percibe una única sensación en respuesta a un tipo de estímulos: las ondas sonoras, por ejemplo, hacen ruido. Sin embargo, algunas personas experimentan más de una sensación en respuesta a un único estímulo. Pueden “ver” sonidos además de oírlos, o “degustar” imágenes. Esta duplicación sensorial diverge y lleva datos de un tipo de estímulos a una parte del cerebro que normalmente procesa los de otro tipo.

SENSACIONES:

Visuales. La visión consciente es el proceso de ver algo, mientras que la visión inconsciente se vale de la información procedente de los ojos para guiar el comportamiento sin que sepamos que está ocurriendo. Los dos tipos de visión se procesan siguiendo vías separadas del cerebro. La vía superior (dorsal) es inconsciente y guía la acción, mientras que la inferior (ventral) es consciente y reconoce los objetos.

La vía dorsal o “del donde” conduce señales que se desencadenan por un estímulo visual –la luz que rebota de un objeto próximo- desde la corteza visual hasta la parietal. En su recorrido pasa por áreas que calculan la situación del objeto con respecto al observador y crean un plan de acción correspondiente. La vía dorsal reúne información sobre el movimiento y la velocidad que se integra en el plan de acción. Así pues, toda la información necesaria para esquivar un objeto se procesa en esta vía sin que intervenga el pensamiento consciente.

La vía ventral o “del qué” pasa primero por una serie de áreas de procesamiento visual, cada una de las cuales añade un aspecto específico de la percepción como la forma, el color o la profundidad. Esta representación laxamente formada pasa entonces por el borde inferior del lóbulo temporal, donde se la compara con los recuerdos visuales para conseguir el reconocimiento. Parte de la información, se continúa por esta vía hasta los lóbulos frontales, donde se evalúan su significado e importancia. En esta fase se convierte en una percepción visual.

El acto de ver parece instantáneo y sin esfuerzo, y las imágenes visuales siempre aparecen plenamente formadas. Sin embargo a nivel inconsciente el cerebro realiza un gran esfuerzo de reconstrucción para presentarnos nuestra visión del mundo.

El ojo es una extensión del cerebro y contiene unos 125 millones de células nerviosas sensibles a la luz, o fotorreceptores , que crean señales eléctricas gracias a las cuales el cerebro puede formar imágenes visuales.

La estructura del ojo. El globo ocular es una esfera llena de líquido con un agujero frontal (la pupila), una capa posterior de células nerviosas (la retina), algunas de ellas sensibles a la luz, y una lente intermedia (el cristalino). La pupila está rodeada de fibras pigmentadas (el iris) y cubierta de una capa de tejido transparente (la córnea), que se fusiona con la superficie externa o “blanco” del ojo (la esclerótica). El nervio óptico pasa por un agujero en la parte posterior del ojo (el disco óptico) para entrar en el cerebro.

Vías visuales. La información captada en los ojos viaja hasta la parte posterior del cerebro antes de convertirse en visión consciente. En su recorrido atraviesa dos importantes intersecciones, y la mitad de la información pasa de lado del cerebro al otro. Las señales de ambos nervios ópticos convergen en una intersección denominada quiasma óptico. Las fibras que llevan información desde el lado izquierdo de cada retina se unen formando el tracto óptico izquierdo, y las que llevan información del lado derecho forman el tracto óptico derecho. Cada tracto termina en una segunda intersección, el núcleo geniculado lateral, que forma parte del tálamo, pero sus señales continúan hasta la corteza visual a través de bandas de fibras nerviosas, las radiaciones ópticas.

El acto de ver parece instantáneo y sin esfuerzo, y las imágenes visuales siempre aparecen plenamente formadas. Sin embargo, a nivel inconsciente el cerebro realiza un gran esfuerzo de reconstrucción para presentarnos nuestra visión del mundo.

SIMBOLOGÍA:

Ojo, órgano de la percepción sensible es naturalmente y casi universalmente símbolo de la percepción intelectual. Conviene considerar sucesivamente el ojo físico en su función de recepción de la luz; el ojo frontal –tercer ojo-; y por último el ojo del corazón, la luz espiritual, que reciben uno y otro.

Los dos ojos se identifican a dos luminares: el sol y la luna; tradicionalmente el ojo derecho, sol, corresponde a la actividad y el futuro. El ojo izquierdo, la luna,  a la pasividad y al pasado. La resolución de esta dualidad hace pasar de la percepción distintiva a la percepción unitiva; a la visión sintética.

Color, forma, espacio y tiempo.   Cómo mira el ojo humano: Primera Etapa; Percepción Distintiva; sensación holística, el Todo; el ojo distingue partes y vértices extremas y puntos negros; verticales y horizontales tangibles y reales; en su traslado deja trayectorias rectas en el espacio. Segunda Etapa; Percepción Unitaria, el ojo distingue particularidades y empieza a unir cada una de las partes que componen el Todo. Tercera Etapa; Visión Sintética, mira las cosas y a los humanos tal como son: mira al dibujo, la mayor maravilla de las artes visuales.

Auditivas. Interpretación del sonido. Las vibraciones sonoras se transforman en impulsos eléctricos en la cóclea. Desde allí, viajan hasta la corteza auditiva y sus áreas de asociación, a través de la médula oblonga y del tálamo.

El oído recoge las ondas sonoras del entorno y traduce esta información en impulsos nerviosos que se transmiten al cerebro para su procesamiento. El oído también percibe el movimiento y la posición del cuerpo, lo que nos permite regular el equilibrio.

La audición implica el paso de las vibraciones mecánicas del entorno -el habla, la música y el ruido cotidiano- por los oídos externo, medio e interno. Las vibraciones se transforman en señales eléctricas que se transmiten al encéfalo, donde se interpretan como sonidos.

Anatomía de la audición. El oído se divide en tres sesiones: externo, medio, e interno. El oído externo concentra las ondas sonoras en el conducto auditivo externo hasta el tímpano, al principio del oído medio. Las ondas sonoras hacen vibrar el tímpano, lo cual  a su vez hace vibrar una serie de huesos, los osículos o huesecillos del oído. Uno de ellos, el estribo, va unido a una membrana denominada ventana oval, con la que se inicia el oído interno. A continuación sigue el laberinto de cámaras de la cóclea. Las vibraciones del estribo sobre la ventana oval se convierten en ondas de presión, que recorren el líquido que  llena la cóclea hasta el órgano de Corti. Las células ciliadas sensoriales de este órgano transforman las ondas de presión en estímulos eléctricos que recorren el nervio auditivo (específicamente la rama coclear del nervio vestíbulococlear) hasta el cerebro.

Órgano de Corti. Los diminutos pelos de este órgano del interior de la coclea transforman las ondas de sonidos en impulsos eléctricos. Los sonidos de baja frecuencia se reciben en el centro de la espiral coclear, y los de alta frecuencia en la base, cerca de la ventana oval.

SIMBOLOGÍA.

El simbolismo más notable aplicado a la oreja es el que se refiere al mito de “inteligencia cósmica”: sus orejas corresponden  a las direcciones del espacio, lo cual es de destacar, si se recuerda el papel que atribuye la ciencia contemporánea a los canales semicirculares. Señalemos como recordatorio el papel simbólico de la función auditiva (percepción de los sonidos inaudibles que son reflejos de la vibración primordial: misteriosa percepción de la luz auricular). Este simbolismo se evoca con el sonido.    La oreja es el símbolo de la comunicación, en cuanto ésta es recibida y pasiva, no en cuanto transmite y es activa.  Sonido, ondas sonoras, música, voz, ruidos. El sonido es lo que golpea el oído por efecto de movimientos vibratorios rítmicos.

En este sentido se le considera un símbolo fundamental, el sonido está en el origen del universo y de la vida.

Si la palabra, el verbo, produce el universo, es por efecto de las vibraciones rítmicas del sonido primordial nada. Nada es la manifestación del sonido, de la cualidad sonora, que corresponde al elemento éter. Lo que está desprovisto de sonido es el principio mismo, El sonido puede ser, en sí, no manifestado, sutil, o articulado. El sonido se percibe antes que la forma, el oído es anterior  la vista. Por analogía el nacimiento del ser humano se designa a veces como un sonido. El sonido del corazón.

El conocimiento no aparece como una visión, sino como una percepción auditiva.  El sonido de la palabra dibujo es sinónimo de creatividad, en el sentido más fuerte  de la palabra símbolo: expresa la divinidad en el exterior y la realiza en el interior del alma.

Táctiles. A diferencia de los otros sentidos, el del tacto funciona en todo el cuerpo. Nos informa acerca de nuestro medio ambiente y si entramos en contacto con algo dañino. Necesitamos el tacto, y la facultad asociada de sentir dolor, como un mecanismo de supervivencia. Igual de importantes para nuestra seguridad y placer de la vida son los sentidos del olfato y del gusto. Ambos funcionan como sistema de detección química, relacionando a moléculas de olor y sabor. El olfato funciona muy bien por sí mismo, pero el gusto es relativamente ineficiente sin el primero.

Hay muchos tipos de sensaciones táctiles, entre ellas el tacto suave, la presión, la vibración y la temperatura, así como el dolor y la percepción de la posición del cuerpo en el espacio, propiocepción. La piel es el principal órgano sensitivo táctil del cuerpo y sirve de frontera con el mundo exterior.

El sexto sentido. La propiocepción se conoce a veces como el sexto sentido. Es el “sentido” que percibe la posición, el movimiento y la postura del cuerpo, información que transmite continuamente al encéfalo. Aunque no siempre de manera consciente.

Percibimos el tacto a través de nuestra piel, la cual contiene millones de receptores sensoriales por debajo de toda la dermis (segunda capa de piel). Estos receptores detectan la presión, el calor y el frío, y transmiten mensajes nerviosos de dolor.

SIMBOLOGÍA

Piel, el lindo fronterizo de todo ser vivo. La materia. La piel de un animal de sacrificio como el toro o el caballo, o el vellón de un carnero o codero, representan la grasa del animal y, por extensión todo producto sustentador; también es la progenie y la longevidad.

Llevar la piel puesta significa adoptar el poder o mana del animal y permite al que la lleva comunicarse con los animales y acceder a su conocimiento instintivo, como ocurre en el chamanismo.

Llevarla en ceremonias de iniciación representa los grados de iniciación; renacimiento; garantía de inmortalidad. Las pieles blancas o negras de animales o aves que se llevan en ritos de esta índole simbolizan las dos naturalezas del hombre, así como lo manifiesto y lo no manifiesto.

La muda de piel, como les ocurre a las serpientes, representa quitarse al “hombre viejo” para ponerse al nuevo y recuperar la juventud, alcanzar un estado más elevado y la inmortalidad.

Olfativas. Aunque la visión es el sentido dominante de los humanos, el olfato sigue siendo importante para la supervivencia porque avisa sobre las sustancias peligrosas del entorno. Los sentidos del olfato y del gusto están íntimamente asociados.

Es más probable que se evoquen emociones y recuerdos con el olfato que con los demás sentidos. El temprano desarrollo evolutivo de las áreas olfativas del encéfalo y su conexión con el encéfalo primitivo sugieren que el olor es vital para la supervivencia.

Las sustancias aromáticas liberan moléculas de olor en el aire. Cuando las inhalamos, entran en contacto con dos regiones de tejido grasoso en la punta de cada fosa nasal detrás del puente de la nariz. Estas regiones olfativas, contienen cerca de 5 millones de células nerviosas. Las células están provistas de cilios proyectados en la capa mucosa de la nariz y son estimulados por moléculas aromáticas específicas. Al ser activadas por un olor, las células envían señales eléctricas a un sitio en la base del cerebro, el bulbo olfatorio. A su vez, éste envía señales a zonas más profundas en el cerebro. Una de estas áreas, el sistema límbico, es responsable de las emociones. Por ello, aún los olores más efímeros pueden traernos recuerdos y emociones.

Las memorias gustativa y olfatoria nos retrotraen más atrás en el tiempo que las visuales o auditivas. Marcel Proust escribió (1871-1922) “El olor y el sabor permanecen todavía mucho tiempo, como almas, para recordar el edificio inmenso del recuerdo”

SIMBOLOGÍA.

Percibir olores. Es más relación: sonido-audición-oreja-palabra-aliento-soplo-hálito-nariz-espíritu; significan el aliento que sale de las narices o de la boca. Este hálito posee  una acción misteriosa; se le compara al viento. El aliento tiene universalmente el sentido de un principio de vida.

Se señala  a propósito de la respiración que las dos fases de estas, los dos alientos eran evolución-involución, manifestación y reabsorción. Según en el origen Olor, aroma; el órgano del olfato descubre las simpatías y las antipatías, orienta los deseos o las palabras.

Gustativas, El gusto también es útil para la supervivencia. Las sustancias venenosas suelen saber mal (las mayorías son amargas), mientras que las nutritivas tienen buen sabor (ya sean dulces o saladas). Gracias al olfato y el gusto, los animales evalúan y reconocen lo que comen y beben.

La lengua es el órgano más importante para la detección de los sabores. Es el órgano muscular más flexible del cuerpo, como muestran sus funciones tanto alimentarias como comunicativas. Tiene tres músculos interiores y tres pares de músculos que la conectan con la boca y la garganta. Su superficie está tachonada de pequeñas protuberancias denominadas papilas. Otras partes de la boca como el paladar, la faringe y la epiglotis también pueden detectar sabores. Los órganos del gusto son las papilas gustativas, de las que existen alrededor de 10,000 en la boca. Las papilas gustativas se localizan principalmente sobre la superficie de la lengua, pero también hay en el paladar, la garganta y las amígdalas. Cada una es un grumo de cerca de  50 células nerviosas detectoras dentro de un poro. Al entrar los alimentos o bebidas a la boca, la saliva los disuelve y se liberan sustancias químicas que estimulan filamentos diminutos en las células gustativas. Éstas envían impulsos a lo largo de fibras nerviosas hacia el cerebro. Las papilas en la lengua se agrupan según los tipos de sabor. Directamente lo dulce con la punta de la lengua, lo salado al centro, lo ácido a los lados, y lo amargo en las partes traseras de la lengua. 

SIMBOLOGÍA

Boca abertura por donde pasa el soplo, la palabra y el alimento; la boca es el símbolo de la potencia creadora y más particularmente, de la insuflación del alma. Órgano de la palabra y del soplo verbo-espíritu, simboliza también un grado elevado de conciencia, un poder organizador por medio de la razón. Pero este aspecto positivo entraña como todo símbolo lo opuesto. Posee la fuerza capaz de construir, animar, ordenar, y elevar; es igualmente capaz de destruir, matar, trastornar y abatir; la boca destruye tan de prisa como edifica sus castillos de palabras. Abrir la boca significa el juicio, el poder de la palabra y la expresión de las palabras poderosas.

Como el ciego está dotado de clarividencia, el hombre sin boca es orador, poeta de un lenguaje distinto al común. El simbolismo de la boca bebe en las mismas fuentes que el del fuego y presenta igualmente el doble aspecto creador y destructor. Es ahí el punto de partida o de convergencia de dos direcciones, simboliza el origen de las oposiciones, de los contrarios y de las ambigüedades.

CORAZÓN. El corazón es la fuerza conductora del cuerpo. Este poderoso órgano, del tamaño de un puño cerrado, está entre los pulmones, algo inclinado hacia el lado izquierdo. Trabaja sin descanso y envía cerca de 5 litros de sangre por minuto a los pulmones y alrededor del cuerpo para que el oxígeno llegue a todas las células.

Late alrededor de 3,000 millones de veces durante una vida humana promedio. Su músculo especial se contrae automáticamente sin recibir instrucciones del cerebro. El corazón bombea sangre pobre en oxígeno de su lado derecho a los pulmones, y envía sangre rica en oxígeno de su lado izquierdo al cuerpo.

El ciclo del corazón. A la simple  acción de bombeo del corazón se le llama palpitación. En reposo, el corazón late a un ritmo de 60 a 80 palpitaciones por minuto, en ejercicio extenuante puede llegar a 200 palpitaciones.

Dentro del corazón las válvulas de un solo sentido impiden que la sangre circule en dirección contraria. El sonido característico  de los latidos lo ocasionan estas válvulas cuando se cierran. Un latido tiene tres fases: en la diástole, el corazón se relaja; en la sístole auricular, las aurículas (cámaras superiores)  se contraen. El nodo sinoauricular, marcapasos natural  del corazón, regula la duración de estas fases enviando impulsos eléctricos a las aurículas y los ventrículos.

SIMBOLOGÍA

El corazón, órgano central del individuo, corresponde de manera muy general a la noción de centro. Si Occidente hace de él la sede de los sentimientos, todas las culturas tradicionales localizan ahí por el contrario la inteligencia y la intuición: ocurre quizás que el centro de la personalidad se ha desplazado, de la intelectualidad a la afectividad. Pero ya advierte Pascal que “los grandes pensamientos vienen del corazón”. Puede decirse también que, en las culturas tradicionales, el conocimiento se entiende en un sentido muy amplio, que no excluye los valores afectivos.

El doble movimiento, sístole y diástole del corazón hace de él también el símbolo del doble movimiento de expansión y de reabsorción del universo. Dios, corazón del mundo, se manifiesta según las seis direcciones del espacio. Alláh es denominado corazón de corazones y espíritu de espíritus. Él se eleva hasta el principio de la luz. La luz del espíritu, la de la intuición intelectual, de la revelación, brilla en la caverna del corazón. El órgano de una tal percepción es,  según el sufismo, el “ojo del corazón” expresión que hallamos también en numerosos textos cristianos, y especialmente en San Agustín. El corazón, enseña el maestro taoísta Lie-tse, es “es el señor del aliento”; esto pudiera explicarse solo por la analogía entre el ritmo cardíaco y la respiración, identificados en sus funciones de símbolos cósmicos. Pero sobre todo, es en cada hombre el centro de la vida, de la voluntad, de la inteligencia.

“El corazón de un hombre es su propio dios y mi corazón estaba satisfecho de mis actos”, está escrito en la biografía de un discípulo de los sabios. Así el corazón es en nosotros el símbolo mismo de la presencia divina y de la conciencia de semejante presencia. En la tradición bíblica, el corazón simboliza el hombre interior, su vida afectiva, la sede de la inteligencia, y la sabiduría. El corazón es al hombre interior lo que el cuerpo es al hombre exterior. Es en el corazón donde se encuentra el principio del mal; el hombre se arriesga siempre a seguir a su corazón malvado: la perversión del corazón proviene de la carne y de la sangre, “amar de todo corazón”, dirá que el corazón es el primer órgano que se forma y el último en morir, de donde la expresión “de todo corazón” significa hasta el último suspiro. Según un antiguo filósofo, el corazón de piedra del hombre debe convertirse en un corazón de carne. Los “sabios de corazón” tienen el espíritu de sabiduría.

Según la psicología musulmana el corazón sugiere los pensamientos más escondidos, más secretos, más auténticos; constituye la base misma de la naturaleza intelectual del hombre.

En las tradiciones modernas el corazón se ha convertido en un símbolo del amor profano, de la caridad en cuanto amor divino, de la amistad y la rectitud.

HOMBRE. El estudio del simbolismo en el Dibujo no es una simple cuestión de erudición. Tiene que ver con el conocimiento que tienen los hombres de sí mismos: su constitución anatómica y su pensamiento ambidextro.

El simbolismo es instrumento de conocimiento y el método de expresión más antiguo de la humanidad y también fundamental, revelador de los aspectos de nuestra  realidad y, que  se escapan a otros medios de expresión.

“… la propiedad más importante del arte simbolista radica en no fijar nunca conceptualmente la idea ni expresarla directamente” Jean Moréas. Le Figaro Littérraire. 1886

El propio hombre no ha dejado de percibirse como un símbolo. En numerosas culturas, desde las más primitivas, se le describe como una síntesis del mundo, un modelo reducido del universo, un microcosmos. Es el centro del mundo de los símbolos. Numerosos autores, desde sabios hasta teólogos e investigadores han señalado las analogías y correspondencias que se encuentran entre los elementos del compuesto del ser humano y los elementos que componen el universo; entre los principios que gobiernan los movimientos del hombre y los que rigen el universo.

Aunque la dimensión total de un símbolo no pueda ser captada por la palabra escrita ni confinada dentro de los límites del  diccionario, existe, sin embargo, un amplio campo simbólico que se ha convertido en tradición a lo largo del tiempo, y constituye, a su vez un lenguaje internacional que trasciende  los límites normales de la comunicación.

Más aún, podemos decir que, si bien es imposible limitar el símbolo a un simple significado y definición, si podemos proporcionar o indicar un punto de partida para realizar un viaje de exploración en dos direcciones, una búsqueda de la mente y el espíritu, de profundidades interiores y alturas externas, de lo inmanente y lo trascendente, de los planos horizontal y vertical. El uso simbólico, mediato en sí mismo, puede conducir a lo inmediato y a la aprehensión directa

El simbolismo no sólo es internacional, sino que va extendiéndose con el paso de los años. Tiene la virtud de contener en unas cuantas líneas convencionales el pensamiento de las distintas épocas y los sueños del género humano. Enciende la imaginación hacia la creatividad y nos lleva al lugar del pensamiento no verbal: el Dibujo.

“Artista, tú eres sacerdote: el arte es el gran misterio y si tu esfuerzo lleva a una obra maestra, entonces un rayo de lo divino desciende como a un altar” Manifiesto de los rosacruces. 1892.

Apuesta Académica de Jorge Chuey. Autores Implicados: RITA CARTER. “CEREBRO HUMANO”. ROBERTO WINSTON, “HUMANO”.JEAN CHEVALLIER. “DICCIONARIO DE LOS SÍMBOLOS”. ROOB ALEXANDER. “ALQUIMIA & MÍSTICA”.

LA CLASE DE ANATOMÍA. Hombre de carne y hueso.

El Arte de la anatomía. El estudio de la anatomía comprende mucho más que la simple descripción de las diferentes partes del cuerpo humano y de sus funciones; es una celebración de nuestra maravillosa existencia física en este mundo. La complejidad biológica de nuestro cuerpo puede ponderarse con su belleza estética, de modo que el ritmo palpitante de la vida que nos impulsa se puede observar tanto encima como debajo de la piel, y el Arte es la forma es la forma perfecta para la revelación de tales conocimientos. A lo largo de la historia, los artistas visuales, con su sabia, sensible, y ejercitada interpretación, han sabido llegar hasta lo más profundo de nuestra intimidad física y de nuestra existencia. Por ello, han contribuido enormemente a la historia de la medicina, además de erradicar el tabú acerca de lo que estaba prohibido ver.

El cuerpo siempre ha sido el tema principal de los artistas visuales, tanto para honrar a la percepción como para poner en cuestión la propia naturaleza humana. Durante siglos, artistas y anatomistas han compartido sus intelecciones, al tiempo que han contribuido a aumentar nuestros conocimientos. En mi caso, he tenido la experiencia de enseñar anatomía a través del Dibujo a una gran variedad de artistas, tanto principiantes como profesionales, jóvenes y mayores, en academias y escuelas de arte, en universidades e, incluso en cursos independientes. El entusiasmo y la experimentación de un logro en el estudio y en el aprendizaje del cuerpo humano siempre ha constituido un placer; conseguir trazar sus formas y revelar su magnífica maquinaria con la ayuda de un lápiz o una pluma es igualmente gratificante. La anatomía es un motivo artístico muy interesante y emocionante, centrado en nosotros mismos.

La estructura del cuerpo humano. El cuerpo humano adulto contiene, aproximadamente unos cien mil millares de millones de células. Cada una de estas células está muy especializada y en combinación con otras células similares crean tejido vivo. En el cuerpo humano se diferencian cuatro tipos principales de tejido: el epitelial;  relacionado con las glándulas y las membranas finas que se encuentran, por ejemplo, en el interior de la nariz, en los vasos sanguíneos y en el tracto digestivo. El conjuntivo; para unir y proteger todas las partes internas. El nervioso y el muscular. En todas las partes del cuerpo los tejidos se agrupan para crear unidades más complejas, los órganos, y cada uno de estos órganos cumple su misión particular y específica con un ingenio maravilloso.

Los órganos  son estructuras independientes y distintas que se diferencian por su forma, tamaño y función, pero que no pueden operar individualmente. Cada uno de los órganos debe combinarse con otros para poder crear  un sistema, la unidad organizativa más compleja del cuerpo. Por ejemplo, el cerebro, la médula espinal y los nervios periféricos /compuestos por nervios y tejidos conjuntivos/ son órganos componentes que en su conjunto funcionan como el sistema nervioso. Un total de once sistemas forman todo el cuerpo: la piel, que se incluye a sí misma y a sus anexos: cabellos, uñas y glándulas mamarias; el óseo, huesos, cartílagos, y ligamentos; el músculo esquelético, músculos y tendones del esqueleto; el nervioso; cerebro, médula espinal y nervios periféricos; el endocrino, glándulas y hormonas; el cardiovascular, riego sanguíneo; el linfático, drenaje e inmunidad; el respiratorio; el digestivo; el urinario y el reproductor. Todos juntos mantienen esta unidad integral, consciente y equilibrada que cada uno considera como su propio yo.

Los sistemas. El esqueleto. El sistema del esqueleto, compuesto por huesos, cartílagos y ligamentos, forman un base rígida para el soporte y para la protección, mantiene  el cuerpo en forma, ofrece un sostén para la mayoría de los músculos, produce el movimiento a través de las articulaciones, protege órganos tales como el cerebro, la médula espinal, el corazón los pulmones y el hígado, y desempeña un papel esencial en la producción de las células sanguíneas. El esqueleto de un hombre adulto tiene más de 200 huesos.

Si se considera el peso, la materia ósea es uno de los materiales más resistentes que se conocen. Se desarrolla a una temperatura aproximada de 37° C, y pocos materiales modernos producidos a temperaturas elevadas superan su resistencia. El hueso tiene una resistencia a la comprensión dos veces mayor que el granito, y al estiramiento cuatro veces, como el hormigón. Esto se debe a su composición única de un 66 % de materia terrestre / sales minerales en forma de agujas finas, principalmente calcio y fosfato / y un 33 % de materia animal /proteínas y polisacáridos/,  que se convierten en gelatina se hierven. Al eliminar la materia animal mediante un proceso de incineración, el material residual terrestre conserva su configuración, pero al tocarlo se convertirá en polvo. Y si con la ayuda  de un ácido diluido se disuelve la materia terrestre, la materia animal residual conservará su forma, pero se volverá sorprendentemente flexible: con un hueso largo como el fémur, por ejemplo, se puede hacer un nudo, y después volvería paulatinamente a su forma natural.

La materia ósea viva es de un color blanco rosáceo, es húmeda y está provista de vasos sanguíneos y nervios que, tras atravesar unos pequeños agujeros denominados foramina, llegan hasta su centro, Todo el esqueleto /excepto la superficie de las articulaciones/ está cubierto por una membrana fibrosa vascular, llamada periostio, la cual, lejos de estar fija, cambia y se adapta a lo largo del ciclo vital de cada persona. Los osteoclastos rebajan el tejido óseo y los osteoblastos lo reconstruyen en cualquier parte del cuerpo, según las exigencias de una acción muscular repetida durante largo tiempo y con el esfuerzo ejercido por una presión o un peso local.

Los huesos  no son sólidos, sino que recomponen de una capa exterior, llamada cortex, y da una interior de trabéculas / derivada del latín, travis, que significa “viga”/. Debido a estas pequeñas vigas o columnas, también denominadas spongiosa, el corte transversal de un hueso parece un panal: En los huesos largos, las trabéculas son más densas que en las extremidades articulares, y más abiertas en el eje. Todos los huesos son redondeados y ondulados para incrementar la superficie de adherencia de los músculos; además, los huesos largos también son cilíndricos para ofrecer más resistencia. La superficie puede ser áspera o lisa, marcada o hendida, con cavidades y protuberancias.

El cartílago es un tejido conjuntivo hecho principalmente de colágeno. En los extremos de un hueso los hay de tres tipos: el cartílago fibroso forma la sínfisis del pubis y los discos intervertebrales; el cartílago elástico compone la parte exterior de la oreja; el cartílago hialino /el más común/ cubre las superficies articulares de los huesos, forma los anillos de la tráquea, los bronquios de los pulmones y le da forma a la parte inferior de la caja torácica y de la nariz. El adjetivo “hialino” deriva de la palabra griega usada para vidrio: en el interior del cuerpo tiene un brillo translúcido y opalescente.

Las articulaciones se sujetan  con ligamentos, que estabilizan, fortalecen y definen los movimientos. Sus finas fibras de colágeno, translúcidas, unidas en capas densas, con distintos espesores y longitudes y diferentes opacidades, son como las líneas de un dibujo, y describen perfectamente la profundidad, la superficie y la compleja curvatura de cada articulación.

Los sistemas. Músculo esquelético. El músculo es un contractor biológico que produce movimiento y calor; opera en las articulaciones, las bombas y las válvulas del cuerpo. Hay músculos de tres tipos: el estriado, el liso, y el cardíaco. El músculo estríado / bajo el microscopio parece rayado/  también se llama músculo voluntario, ya que está sometido al control consciente. Los más de 640 músculos voluntarios integran el 40 y el 50 % del peso corporal; son la carne roja del cuerpo. Los músculos voluntarios o esqueléticos, divididos en grupos y dispuestos en dos o más capas de piel y gras, le dan la configuración característica a la forma humana. Los músculos lisos /exentos de estrías/ están confinados a las paredes de los órganos huecos, tales como los intestinos y los vasos sanguíneos, y funcionan más allá del control consciente, de un modo que se puede considerar involuntario. El músculo cardíaco, estriado e involuntario, pertenece al corazón, y tiene una estructura celular que asegura la contracción sincronizada.

Los tendones se encargan de sujetar  los músculos esqueléticos encima de los huesos. En el interior del cuerpo tienen un brillo plateado y entre sus fibras de colágeno hay diminutas ranuras paralelas. Los tendones son muy resistentes a la tracción. Un gran número de tendones / en especial los del antebrazo / son más largos que los músculos a los que deben proteger. Los tendones largos transmiten la acción  de un músculo a cierta distancia, se pueden dividir para insertarse en diversos huesos, estrechan la forma del cuerpo, ayudan a aligerar el peso y permiten que grandes cantidades de tejido muscular actúen sobre superficies comparativamente reducidas del hueso. Una aponeurosis es una lámina fibrosa de tejido conjuntivo de color blanco que se extiende a través  de la superficie de un solo músculo o entre varios para ofrecer una adherencia adicional.

Los sistemas. La piel. La piel comprende la propia piel /capa que recubre totalmente el organismo humano/ y sus anexos, el cabello y las glándulas especiales para la producción de sudor, de grasa y de leche materna.

La piel es una membrana sólida, resistente, que se abastece a sí misma y que define la separación entre el entorno exterior y el interior. El espesor medio de la piel humana es de 1 a 3 mm, y es más espesa en la parte baja de la espalda, en las plantas de los pies y en las palmas de las manos / hasta 5 mm de espesor /, mientras que es más fina en los párpados. La piel es un órgano sensitivo altamente sofisticado, la sede del tacto. Protege de las abrasiones, la pérdida de líquido, la penetración de sustancias nocivas o de microorganismos, y además regula la temperatura corporal a través de la producción de sudor y del efecto refrescante de las venas superficiales.

La piel es el mayor órgano del cuerpo, y se compone de dos capas. La superior, llamada epidermis, es un tejido cuyas células muertas se regeneran; estas células se componen principalmente de queratina, una proteína rica en azufre, resistente al agua y repelente de bacterias. Debajo de la epidermis se encuentra la dermis, una capa más gruesa de tejido conjuntivo y rica en vasos sanguíneos y linfáticos, que está compuesta por una mezcla de colágeno y de fibras elásticas que determinan la resistencia de la piel y su tonicidad. Debajo de la dermis está la hipodermis, una fina capa de tejido conjuntivo graso de color blanco que también recibe el nombre de fascia superficial. Ésta, a su vez, cubre las capas superiores de la fascia profunda, que es una extensa membrana fina, fibrosa y sin grasa que envuelve los músculos y conjuntos musculares, los vasos sanguíneos, los nervios, las articulaciones, los órganos y las glándulas. Ésta fascia superficial forma unas bolsas cuya textura parecida a la seda, y gracias a ellas los músculos y tendones pueden deslizarse suavemente. De este modo se previenen las fricciones y se restringe la expansión de los músculos durante su contracción presionando a las venas para facilitar el retorno de la sangre al corazón. Las capas engrosadas de fascia, denominadas septos intermusculares, separan los grupos musculares, lo que fomenta el origen parcial de algunos músculos o bien liga estructuras superficiales con el hueso. A ambos lados del septo, en aquellos puntos donde los músculos se flexionan y sobresalen, se pueden observar hoyuelos o hendiduras, que muchas veces son muy prominentes en los miembros musculares.

La grasa es la fuente de energía del cuerpo y el suministro de alimento almacenado. La grasa almacenada en la hipodermis es la llamada grasa superficial o panniculus adiposus, y está compuesta por tejidos adiposos / o células especiales de grasa/. Ésta capa suaviza los contornos de la angulosa estructura músculo esquelética, y también sirve de aislamiento contra el frío. La mayor concentración de grasa se encuentra en las nalgas: es el relleno entre los ángulos de los músculos glúteos que crea un cojín para los huesos isquiales de la pelvis.

Otras grasas superficiales se almacenan en almohadillas especiales, generalmente más marcadas en los cuerpos femeninos.

La zonas con más cantidad de grasa se encuentran alrededor del ombligo, de las caderas, en las partes interiores y exteriores de los muslos, justo encima de la rodilla, debajo de los pezones / de las mamas en las mujeres /, en la parte posterior de los brazos, en las mejillas y debajo de la barbilla. La grasa también rellena las cavidades de la axila, las que se hallan detrás de la rodilla, entre los tendones de la muñeca y del tobillo, y entre cada una de las estructuras separables del cuerpo, hasta llegar a los mismos huesos. La falta de grasa /y no el exceso de musculatura / es lo que nos permite definir los músculos con claridad a través de la piel.

Los sistemas. Respiratorio, digestivo y urinario. Los pulmones protegen y envuelven al corazón casi por completo, y su contorno exterior sigue la línea del interior del tórax superior. Tienen un peso muy reducido y se compone de más de 700 millones de pequeños alveolos  El aire que se inhala se calienta y humidifica en la nariz y en la tráquea para después, mediante las contracciones del diafragma, llegar a los pulmones. Un músculo grande y fuerte adherido al interior de las costillas se extiende por encima del hígado y del estómago para separar el tórax del abdomen. El oxígeno, después de llegar a los pulmones, entra en la corriente sanguínea para expulsar el dióxido de carbono.

El esófago, el estómago, el intestino delgado y grueso, al igual que el recto, integran el sistema digestivo o el canal alimentario, de casi 8 metros de longitud. El estómago recibe el alimento a través del esófago, lo digiere con ayuda de los jugos gástricos (compuesto primordialmente por ácido clorhídrico para eliminar las bacterias) y lo pasa al intestino delgado, que continúa el proceso digestivo con ayuda de las secreciones del páncreas y de la vesícula biliar. La bilis producida por el hígado, la mayor glándula  del cuerpo, y almacenada en la vesícula biliar, actúa como un detergente, pues convierte las grasas en una emulsión. (El hígado también procesa, almacena y transforma los alimentos, genera deshechos o urea y convierte las sustancias nocivas en otras menos perjudiciales para su excreción.)  Los alimentos nutritivos son absorbidos por la corriente sanguínea. En el intestino grueso se absorbe el agua y el resto se convierte en excrementos o heces. Los riñones se encargan de filtrar la sangre, eliminar los desechos y el exceso de agua. También producen hormonas para controlar la tensión sanguínea y estimular la formación de glóbulos rojos. La orina producida por los riñones pasa por los uréteres para llegar a la vejiga.

Los sistemas. Endocrino, nervioso, linfático, y cardiovascular. El sistema nervioso se compone del cerebro, de la médula  espinal y de unos 150,000  kilómetros  de nervios periféricos. Su función es facilitar la comunicación. En un solo segundo de vida humana  coordina y reacciona ante millones de fragmentos de información, que además traduce. Los nervios que son suficientemente grandes para distinguirse bien parecen hilos blancos; sus centenares de fibras paralelas están integradas por unas células denominadas neuronas que atraviesan todo el cuerpo humano. Las neuronas se encargan de transmitir impulsos eléctricos, cuya cantidad y duración codifican la información que viaja de una parte del cuerpo a otra. Una fibra nerviosa de grandes dimensiones puede transportar unos 300 impulsos por un recorrido de 120 metros en un solo segundo.

El centro del sistema nervioso es el cerebro. Su masa superior (el propio cerebro, cerebrum en latín) se distingue por su división en dos hemisferios iguales: el derecho controla la parte izquierda del cuerpo y el izquierdo, la derecha. En su mayor parte está compuesto por una materia blanca envuelta por un córtex ondulado de materia gris de 4 mm de espesor. La materia blanca intercambia información con la materia gris, o sea, la transmite y también la recibe. La materia gris es la sede del conocimiento y del pensamiento. En el cerebro se  encuentran  la memoria, las emociones, la capacidad para aprender, para sentir y para efectuar movimientos voluntarios. En la parte posterior e inferior del cerebro está el cerebelo trilobulado, que coordina los músculos del esqueleto y mantiene el tono,  el equilibrio, la postura y el movimiento fluido y uniforme en las personas. Debajo del cerebro y delante del cerebelo está el tronco cerebral, con forma de tallo o pedúnculo, que regula el latido del corazón y la respiración, mientras que la médula espinal transmite otros reflejos sencillos.

La médula espinal es el mayor nervio del cuerpo. Es un canal de conducción de dos vías. Los tractos ascendentes (líneas de fibra nerviosa) transportan los impulsos al cerebro, mientras que los descendentes los bajan. Detrás de la médula espinal se encuentran los nervios periféricos: una amplia red que llega a todas las partes del cuerpo. Los tractos sensoriales aferentes (entrantes) comunican el tacto, el dolor, la temperatura, la visión, el oído, el gusto, el olfato, etcétera, mientras que los eferentes (salientes) conducen  señales motoras para actuar y responder, y se dividen en comunicaciones somáticas, con músculos esqueletales bajo control consciente, y en comunicaciones autonómicas, en las que las glándulas o el músculo cardíaco, así como el tejido epitelial, funcionan al margen de cualquier control consciente. Las comunicaciones autonómicas se subdividen  en una sección simpática, que prepara el cuerpo para el ataque,  y en otra sección parasimpático, que relaja el cuerpo y estimula la digestión.

El sistema nervioso también funciona en coordinación con el sistema de glándulas endocrinas distribuidas por todo el cuerpo, las cuales producen ciertas sustancias químicas llamadas hormonas. Éstas, en caso necesario, entran en la corriente sanguínea para actuar como emisoras de máxima audiencia. Los nervios envían su información dirigida con una velocidad de hasta 480 kilómetros por hora, mientras que las hormonas las transmiten a todo el cuerpo, pero sus mensajes sólo se registran en tejidos sensibles a ellos; su actuación para controlar el desarrollo, la reproducción, el nivel de azúcar en la sangre y la adrenalina puede realizarse en minutos, en días o incluso en años.

El corazón es la llamada central eléctrica del sistema cardiovascular. La sangre recoge tanto el oxígeno de los pulmones como los nutrientes del aparato digestivo, para repartirlos por todo el cuerpo y sustituir los desechos  que se depositan en los órganos excretores. El corazón de un embrión empieza a latir con regularidad en la cuarta semana de vida. Antes de morir deberá latir un promedio de 2.5 billones de veces. Esta bomba muscular de gran potencia se compone de cuatro cámaras: dos aurículas encima de dos ventrículos. La aurícula derecha recibe la sangre exenta de oxígeno y la pasa al ventrículo derecho, desde donde se bombea a los pulmones, que expulsan el dióxido de carbono para sustituirlo por oxígeno. La sangre reoxigenada vuelve al corazón y pasa por la aurícula y el ventrículo izquierdos, para volver a iniciar el recorrido por todo el cuerpo por la vía aorta (La sangre tarda 4 y 8 segundos en circular por los pulmones;  su recorrido por todo el cuerpo dura unos 25 o 30 minutos). La aorta es una enorme arteria de 2.5 cm de diámetro aproximadamente, lo que significa que tiene 3,000 veces la anchura del vaso sanguíneo más fino. Las arterias se dividen una y otra vez como las ramas de un árbol  hasta convertirse en finísimas arteriolas y, finalmente, capilares microscópicos. Estos capilares se agrupan para formar vasos de mayores dimensiones hasta transformarse en vénulas reconocibles a simple vista. Estas vénulas, a su vez, vuelven a unirse para convertirse en venas, que a lo largo del recorrido de la sangre de vuelta al corazón aumentan gradualmente sus dimensiones.

El sistema cardiovascular cuenta con la asistencia de una esencial e importante red de drenaje. El exceso de líquido (o de linfa), de proteínas y de grasas que se haya podido escapar de los capilares, se recolecta, se filtra y se vuelve a la corriente sanguínea mediante el sistema linfático. Hay un gran número de vasos y nudos tributarios que también controlan la salud del cuerpo, eliminando las posibles partículas y micro organismos nocivos y formando una vital línea interna de defensa.

De la lengua española…

diástole. (del latín diástole y esto del griego dilatación.) f. Licencia poética que consiste en usar como larga una sílaba breve. // 2. Fisiología. Movimiento de dilatación del corazón y de las arterias, cuando la sangre penetra en su cavidad. // 3. Fisiología. Movimiento de dilatación de la duramáter y de los senos del cerebro.

sístole. (del latín systóle, y este del griego, contraer reducir.) f. Licencia poética que consiste en usar como breve una sílaba larga. // 2. Fisiología. Movimiento de contracción del corazón y de las arterias para empujar la sangre que contienen.

Huesos y músculos.

La cabeza. La cabeza es símbolo de vida y la máquina del ser, con ella se ve, se oye, se saborea y se huele. También se puede respirar, comer y conversar gracias a ella, y de igual modo las personas se reconocen y piensan con ella. Ésta compleja bola de hueso y tejido liso es el umbral principal que permite asomarse al mundo, además de ser la sede del entendimiento. La estructura del rostro la forman los huesos del cráneo, cubiertos por cartílagos en la nariz y los oídos, los globos oculares y una cantidad considerable de grasa situada bajo la piel. Ésta se estira, se comprime y también permite adaptar una impresionante variedad de expresiones debido a una fina y delicada capa de músculos.

Los músculos faciales, unidos entre sí y también a las capas profundas de la piel, están adheridos al mismo cráneo. Ocultos bajo la grasa, tienen un control estricto, pero no pueden moldear la expresión de una persona, ya que la belleza, la fealdad, el carácter, la salud y las sensaciones se determinan a través de cambios sutiles, de las tonalidades y de las texturas de la grasa y de la piel superior. Los diminutos movimientos de la cara enfatizan, o no, las palabras, y también pueden transformar el énfasis de una comunicación no verbal. Y a la inversa, el primer lenguaje entrena, fortalece y configura discretamente los movimientos faciales instintivos y habituales. Un anatomista experto podría conocer el lenguaje que habla una persona por el tono y el desarrollo de ciertos músculos faciales. En gran medida, es el aprendizaje del primer idioma lo que impide hablar otra lengua con una pronunciación correcta. Matices mecánicos como mover y cambiar las facciones faciales continuamente convierten la cabeza humana en un objeto que obsesiona a los artistas visuales y que es por ello habitual en sus obras.

La mirada. El ojo y la mente.

Lo que trato de trasmitir es más misterioso: está entrelazado en las raíces mismas del ser, en la impalpable fuente de las sensaciones” Cézanne

La ciencia manipula cosas, cosas y más cosas, y desiste de vivir en ellas o dentro de ellas. Hace sus propias manipulaciones, o crea modelos limitados de cosas; operando con esas variables e indicadores para efectuar todas las transformaciones “permitidas” por definiciones, sólo en raras ocasiones se enfrenta al mundo real. La ciencia es, siempre ha sido, y será ese modo de pensar admirablemente activo, ingenioso y atrevido cuya tendencia fundamental es tratar todo como si fuera un objeto en general, como si no significara nada para el ser humano, para nosotros y, más sin embargo estuviera predestinado para nuestro uso.

Pero  la ciencia clásica  se aferra a cierta  sensación de no dejar   pasar la luz

-córnea opaca- al mundo, y mediante sus construcciones espera regresar al mundo. Por esta razón la ciencia clásica se siente obligada a buscar un fundamento trascendente o trascendental para sus creaciones. Hoy encontramos -no en la ciencia, pero si en una filosofía de la ciencia ampliamente prevaleciente y acuciante-, un enfoque enteramente nuevo.

Las actividades científicas constructivas se ven y se representan como autónomas, y su pensamiento se reduce deliberadamente a un conjunto de técnicas de recopilación de datos inventados por ellas. Pensar es, pues, probar, operar, interpretar, transformar a condición de que esa actividad sea regulada  por el control experimental que sólo admite los fenómenos más “elaborados”, más probablemente producidos por el aparato que registrados por él. De este estado de cosas surge toda clase de empresas divagantes.

El pensamiento científico, es un pensamiento que observa desde arriba, y piensa en el objeto en general, debe volver al “hay” subyacente a él; al sitio, al suelo del mundo sensible y abierto tal como es en nuestra vida y para nuestros cuerpo, no ese posible cuerpo al que podemos legítimamente considerar como una máquina de información sino ese cuerpo real que llamo mío, este centinela callado y atento a la orden de mis palabras o de mis actos. Además es preciso presentar cuerpos asociados, junto con mi cuerpo, los “otros”, no simplemente como mis congéneres, como dice el zoólogo, sino los otros que me persiguen y a quienes persigo; los “otros” junto con quienes persigo  un Ser único, presente y real. En esa historicidad primordial el pensamiento ágil e improvisador de la ciencia aprendería a arraigar en las propias cosas y en sí mismo, y volvería a ser filosofía…

Pero el arte, especialmente la pintura, se alimenta de ese tejido de significados brutos que la operatividad preferiría ignorar. El arte y sólo el arte lo hace con total inocencia. Del escritor y del filósofo, en contraste, queremos opiniones  y consejo. Queremos que tomen posición: no pueden eludir la responsabilidad de hombres que hablan. La música, en el otro extremo, está demasiado más allá del mundo y de lo designable para pintar otra cosa que algunos esbozos vagos del Ser: su disminución y aumento, su crecimiento, sus trastornos, su turbulencia…

“La animación del cuerpo no es el montaje o yuxtaposición de sus partes. Tampoco es cuestión de una mente o espíritu que desciende de alguna otra parte al interior de un autómata; esto supondría aún que el cuerpo carece de interior y de “ser”. Tenemos un cuerpo humano cuando entre el tocar y lo tocado, entre el ojo y el otro, entre una mano y la otra, se produce algún tipo de fusión, cuando salta la chispa entre el sentir y lo sensible, y enciende el fuego que no dejará de arder hasta que algún accidente del cuerpo deshaga lo que ningún accidente hubiera bastado para hacer…” Merleu Ponty.

La naturaleza está en el interior, la calidad, la luz, el color, la profundidad, que están ahí ante nosotros, sólo están allí porque despiertan un eco en nuestro cuerpo y porque el cuerpo les da la bienvenida.

La palabra “imagen” goza de mala reputación porque hemos creído irreflexivamente que un dibujo era un calco, una copia, una segunda cosa, y que la imagen mental era un dibujo semejante, parte de nuestra mezcolanza privada.  Pero si en realidad no es ninguna de esas cosas, entonces ni el dibujo ni la pintura corresponden al en-sí más que a la imagen. Son el interior del exterior y el exterior del interior, que la duplicidad del sentir hace posible y sin lo cual nunca entenderíamos la casi presencia e inminente visibilidad que configuran todo el problema de lo imaginario. La pintura, y la mímica del actor, no son artificios tomados del mundo real para significar cosas prosaicas ausentes. Porque lo imaginario está mucho más cerca, y mucho más lejos, de lo real: más cerca porque está en mi cuerpo como diagrama de la vida de lo real, con toda su pulpa y su reverso carnal expuestos a la vista por primera vez. En este sentido, lo que me interesa en toda pintura es la semejanza; es decir, lo que es semejanza para  mí: algo que me hace descubrir más del mundo.

Y lo imaginario está mucho más lejos de lo real porque el cuadro es una analogía o semejanza a nuestra mirada, para que ésta pueda unirse a ellos, las huellas de la visión hacia adentro, y porque ofrece a la visión sus tapices interiores, la imaginaria textura de lo real.

¿Diremos, entonces, que miramos hacia fuera desde adentro, que hay un tercer ojo que ve los cuadros y hasta las imágenes mentales, como solíamos decir que había un tercer oído que captaba los mensajes del exterior a través de los ruidos que ocasionaban dentro de nosotros?  Pero, ¿cómo podría esto ayudarnos, cuando sucede que nuestros ojos carnales serán ya, mucho más, que receptores de rayos de luz, colores y líneas? Son computadores del mundo, que poseen el don de la vista como otrora se decía que el hombre inspirado tenía el don de las lenguas. Por supuesto ese don se adquiere mediante el ejercicio; no es en unos pocos meses, ni en la soledad, como un pintor llega al pleno domino de la visión, Pero no es esa la cuestión: precoz o tardía, espontánea o cultivada en museos, en todo caso su visión sólo aprende viendo y sólo aprende de sí misma. El ojo ve el mundo, ve los defectos  que le impiden al mundo ser un cuadro, ve lo que le impide a un cuadro ser él mismo, ve, en la paleta, los colores que el cuadro espera, y ve, una vez realizado, el cuadro que resuelve todos esos defectos tal como ve los cuadros de otros como otras soluciones a otros defectos.

Hacer un inventario limitado de lo visible es tan importante como catalogar los posibles usos de un lenguaje o siquiera su vocabulario y sus recursos.  El ojo es un instrumento que se mueve a sí mismo, un medio que inventa sus propios fines; es lo que ha sido movido por algún efecto del mundo, que él restaura entonces a lo visible mediante el oficio de una mano ágil.

En cualquier civilización que nazca, de cualquier creencia, motivo o pensamiento, cualesquiera que sean las ceremonias que la rodean, de Lascaux a nuestros días, pura o impura, figurativa o no, la pintura no celebra otro enigma que el de la visibilidad.

El mundo del pintor es un mundo visible, únicamente visible: un mundo casi demente porque es completo cuando aún es sólo parcial. La pintura provoca y lleva a su auge un delirio que es la visión misma, porque ver es tener a cierta distancia; la pintura extiende esa extraña posesión a todos los aspectos del Ser, que deben hacerse visibles de alguna manera para ingresar en la obra de arte.

Cuando se habla  de una evocación de valores táctiles, difícilmente podría haber estado más lejos de la verdad; la pintura no evoca nada, y menos que nada lo táctil. Lo que hace es muy distinto, casi opuesto. Da existencia visible a lo que la visión profana considera invisible; gracias a ella no tenemos necesidad de un sentido muscular para poseer la voluminosidad del mundo. Esta visión voraz que llega más allá de los datos visuales, se abre sobre una textura del Ser de la que los discretos mensajes sensoriales son sólo puntuaciones y censuras. El ojo vive en esa textura como un hombre en su casa.

Quedémonos con lo visible en el sentido estrecho y prosaico. El pintor, cualquiera que sea, mientras está pintando práctica  una teoría mágica de la visión. Está obligado a admitir que los objetos que se hallan ante él pasan adentro de él, o bien que, según el sarcástico dilema, la mente sale por los ojos a vagar entre los objetos; porque el pintor nunca deja de ajustar su clarividencia a ellos. / El que no pinte del natural no hace ninguna diferencia: pinta, en todos los casos, porque ha visto, porque el mundo ha iluminado en él por lo menos una vez las cifras de lo visible. /  Debe afirmar, como lo ha dicho un filósofo, que la visión es un espejo o concentración del universo o que, en otras palabras, el dios olvidado se abre, en virtud de la visión, sobre  un dios en movimiento; en resumen, que la misma cosa está afuera en el mundo y aquí en el corazón de la visión: la misma o, si se prefiere, una cosa similar, pero según una similitud oficiosa que es el origen, la génesis, la metamorfosis del Ser en su visión. Es la montaña misma la que desde afuera se hace visible para el pintor; es la montaña a la que éste interroga con su mirada infinita.

Apuesta académica de Jorge Chuey con SARAH SIMBLET como autor implicada sobre anatomía para el artista y MERLEAU PONTY con su artículo El Ojo y la mente implicado con  Harold Osborne en “Estética”

TEMÁTICA.

Los temas surgirán de los ensayos literarios de dos proyectos de autor, con base en los conceptos sobre Dibujo, el nuevo órgano del cuerpo humano, que no tiene ni puede tener fin ni término. Ilimitado, muy numeroso, grande y excesivo en cualquiera línea, que sirve para expresar los  valores plásticos de los artistas visuales o los diseñadores. Dos propuestas como lectura y análisis obligatorios y que van muy de cerca a la inducción hacia la Iniciación Temprana a la Investigación y hacia la Curaduría de la obra del Arte Visual.

Dibujo, Nuevo Órgano del Cuerpo Humano.

Un Ensayo de Jorge Chuey.

Yo el dibujólogo…

“Pero  si nadie me enseñó nunca a soñar sobre el   infinito para encontrar la poiesis, ni me dijeron que la vida es  el arte de caminar, si nadie me enseñó nunca a respirar los alientos vitales  que emergen de los ventrículos  de dios y si nadie me enseñó a mirar el sol  de la media  noche en el  silencio del gran mitote de íntima libertad, ni  siquiera a saber  mirar el percepto de la nada y el todo en las cercanías de  la lejanía.

Estaré  entonces   separado del  dios dador de vida…

Estaré  separado de dios para siempre, de su reino natural, de su vitalidad,  de su magia, de su esencia  original.  Nunca lo conoceré. Es necesario que aprenda a conocerlo, que esto es la verdadera naturaleza de mi cuerpo y cuando aprenda esto sabré  que el dador de vida del  Ser no está tratando de apartarme de la vida sino de despertarme en medio de ella. Ese dios, es mi corazón,  y no es alguien que se preocupa  por los límites,   sino alguien que borra las fronteras  que limitan mi forma de  expresión” Jorge Chuey 2013.

Bienvenidos al imperio de Dibujántica,  lugar habitado por personajes y Seres que entran y salen para  rendir culto al Dibujo y encontrar sus mil nombres.

El concepto de laboratorio de dibujo fue creado por las Autoridades Académicas de la FAD, apenas en Agosto de 2011. Pero desde tiempo antes  he tratado de aproximarme al reino de lo fenoménico del dibujo y de la educación.

Como  alquimista, salgo al encuentro de la panacea universal a  la interacción sobre la  coherencia del fuego cardiaco sin la intervención de Pandora y entro al imperio de lo nouménico. Aforismos sobre la interpretación de la naturaleza y el reino del Hombre.

Estamos en presencia de una concepción holística y unitaria del Dibujo, que entraña, no  obstante, la relación interna y dialéctica del estudiante y de la naturaleza.

Dibujo, el nuevo órgano del cuerpo humano, es un aforismo de la naturaleza del hombre que se practica en el taller experimental, la realización de esta “naturaleza” se halla, desde luego, íntimamente ligada a la praxis del Dibujo. Esta es la vía por excelencia que lleva a la realización de todo lo que es virtual y vital. Pues más que un medio de expresión y de conocimiento, el dibujo es fundamental en nuestra manera de ser. La receptividad se convierte en una de las ideas básicas de la filosofía del Laboratorio. En él, solo la receptividad -como capacidad innata del estudiante de aprehender la esencia de las cosas- conserva intacta su naturaleza humana y hace que alcance su pleno desarrollo creador.

Al iniciar su acción dibujística, el estudiante debe de venerar la recepción. En lo que se refiere  a la receptividad de tiempo y  espacio, la receptividad es primera y el conocimiento sigue; la receptividad que sea después del conocimiento, no es verdadera receptividad. Desde tiempos remotos hasta nuestros días, las mentes superiores siempre han empleado sus conocimientos para expresar sus percepciones, y se han esforzado por la intelección de sus percepciones para desarrollar sus conocimientos.

Y en el Laboratorio de Dibujo, hombre de espíritu, hombre de carne y hueso; existe la nada, el gran vacío, el no haber, el no Ser, el no trazo, el no dibujo. Jóvenes colegas, ésta es la temática en torno al Dibujo durante el presente ciclo inductivo, deseo invitarlos en esta mi nueva aventura, que podrá ser, o no ser, la más adecuada dentro del área del conocimiento; pero si convertir este  instante en su modalidad experiencial, en un remanso educativo.

¿Qué es lo que desean los estudiantes?  ¿Qué es lo que necesita el estudiante de la FAD?

Libertad… o simplemente ser dueño de su albedrío.

El Dibujo es el eje rector de las manifestaciones artísticas. El Dibujo es pero también no es. Es Educación, pero ante todo y sobre todo; es historia, es poesía, es creación; es libertad, es encuentro, es descubrimiento. El Dibujo  forma hombres libres, o simplemente hombres conscientes de su libertad y que encuentren su origen con verdadera pasión; el conocimiento de sí mismos,  que intenten vivir dentro del misterio que encierra el destino final del hombre y atreverse a conocer su propio cuerpo.

ESENCIA DE LABORATORIO DE DIBUJO.

“La investigación vive allá en el horizonte. Camino siete  pasos, ella se aleja,

y el horizonte se aleja cada vez  más allá,  ¿Entonces para qué sirve la investigación?

Sirve para caminar” Jorge Chuey 2013.

Partiendo de la nada /emergencias y resurgencias/, de súbito aparece  el  Laboratorio de Dibujo llevando en su esencia lo masculino y lo femenino del cuerpo humano;  local provisto de los medios necesarios para realizar algunos  experimentos  y descubrir que existen otros sonidos más allá del sonido “rutinario” de la palabra  Dibujo: dibujántica, dibujística, dibujórico, dibujescia, dibujancia… Realizar  operaciones con los materiales, para desarrollar otros modos de dibujar. Local construido para realizar trabajos de índole técnico y donde es  primordial partir de la  Investigación.

Labor de hombres y mujeres. Trabajo, mucho trabajo intelectual, gran cantidad de  trabajo manual con un afán intenso, hacer lucubración con el pensamiento junto al corazón y el raciocinio. La manufactura de proyectos,  buscarse el estado inconsciente, poner todo de su parte, para aprender a mirar y saber ver y saber desear. Romperse la cabeza, consumir la vida entera, llevar la carga del compromiso con uno mismo, emplear la actividad en el encuentro del esfuerzo corporal y mental para redescubrir  el Dibujo, como un fin determinado para lograrlo. Procurar creer e intentar realizar las cosas con eficacia. Con esfuerzo humano aplicado a la producción, esfuerzo tras esfuerzo, intentar, equivocarse, intentar y volver a equivocarse,  jornadas lentas y largas de manera rítmica, manufactura para incrementar las aptitudes, elaborar, lucubrar… eso es el laboratorio. El taller experimental  que se dirige al gran tajo, al abismo de lo infinito. Corte hecho por la naturaleza con el instrumento educativo al borde del precipicio sobre los terrenos donde está la curva el lugar de la nada y del todo.

El concepto de Taller experiencial, de súbito se convierte en el lugar donde se piensa diferente y se genera conocimiento; se trabaja en una obra de manos; de manos que hablan y piensan y de ojos que escuchan y dibujan; al encuentro de una utopía sobre  la escuela mexicana de Dibujo. O al intento, si es necesario convertirse en un seminario sobre los principios que fundamentan al Dibujo y al Arte mismo. Esta es la modalidad de Taller Experiencial donde los estudiantes son  los hombres que participan en los juegos de la vida.

Hombres que en los tiempos del hambre no olvidan el oficio, el oficio de dibujantes: ocupación habitual en el Dibujo de paga. Profesión de algún arte mecánico, tal vez, pero de función intelectual propia, o en el uso normal de alguna cosa. Técnicas de información y comunicación, donde ellos saben que el tecnicismo, y la tecnología actual los podrá convertir en hombres más diestros y hasta más fuertes, pero no, en buenos seres humanos. Ocupación, trabajo, y más trabajo, oficio y mucho oficio. Dedicarse, enseñar, aprehender. Alcanzar la maestría para no ser maestro, venerar lo laborioso, ser mancebos de gran vigor, aprendices en los juegos del mundo y de las redes  sociales. Ser trabajadores.

Estudiantes, hombres que hacen el intento de redescubrir al Dibujo, para fundar una Escuela. Escuela Mexicana de la Dibujántica: donde la educación y la enseñanza que se da o se adquiere, es a través de un  conjunto de alumnos y profesores de una misma disciplina: Dibujántica. Que por el método peculiar de enseñar y de educar se convierte en una  doctrina bajo los  principios estrictos del Arte y que, con el  sistema  de Proyectos de Autor a través de ensayos literarios y con el conjunto de obras artísticas como producción estudiantil, que, por presentar caracteres comunes o por corresponder a determinada época se consideran formando un mundo aparte. Conjunto que forman los autores de  obras dibujísticas o imágenes poéticas  de teorías de conocimiento, plantel que da cobijo a la intelectualidad universitaria, academia, nuevo santuario del arte. .  Lo que en algún modo alecciona o da ejemplo y experiencia. Taller nuevo, laboratorio antiguo.

Como los antiguos alquimistas de la otra física que cobija las “partículas de Dios”. Conejillos de laboratorio. El espacio que genera la idea inicial de transformar  los dos pensamientos del arte y fincar los principios del Dibujo como resurgencia humana es oro molido para los estudiantes. Alquimia que se posee, convirtiéndose en la  crisopeya del fuego abrasador, logrando con la efusión intelectual  la transmutación en seres libres y creativos, contando con su coherencia cardiaca , como elíxir para encontrar su pensamiento filosofal como la quinta esencia de sus cuatro elementos, estudiantes adeptos  y  herméticos en su trabajo creador.

Con sólo la Experiencia y acudiendo al empirismo como sistema filosófico que retoma la vivencia como única base de los conocimientos humanos. Práctica constante y rítmica del dibujo, el ensayo de lenguajes visuales, fogueo exhaustivo con los materiales para realizar   ejercicios de línea interna, de acción rítmica y continua;  aumento de las habilidades y pericias. Aprender la lección y tomar el ejemplo, /enseñanza que se confirma cotidianamente/ hacer notar, lograr sentir y  sufrir por las vicisitudes que se presenten, saber mirar y aprender a ver el mundo, advertir que la utopía y la rebeldía son las partículas para  aprender a educar y enseñar; practicón constante, que nos hará  expertos en las convivencias con el mundo.

Dibujo, este nuevo órgano del cuerpo humano va más allá de la copia fiel, más allá de los sueños. Es el calco de la memoria, representa el claroscuro del universo, es el origen de vidas internas, marca el principio para distinguir los puntos de  luz interior, trazo de caminos y vías que lo llevan a la dibujórica, croquis del estado inconsciente, dintorno, contorno del tiempo y  espacio, perfil de estudioso, silueta de vida pasada, pintura de viejos tiempos, retrato del Ser, perspectiva multidimensional, espacio y poesía, cuna del pensamiento abstracto.

Ilustración de luces oscuras, caricatura de la cuarta dimensión, proyección de la creatividad, esquema del tiempo, gráfica entre las gráficas, mapa frenológico, anamorfosis dibujística que sólo ofrece una imagen correcta.

Esbozo  de otras vidas. Tantear  las emociones y rasguñar con el lápiz  la luz y el  color que contienen la lógica y la intuición  del  carbón negro  profundo.

El Dibujo es el nuevo órgano del cuerpo humano “Novum Organum Corpus Humanum”

Explicar y hacer comprender lo que pretendemos, no es cosa fácil, pues jamás se comprende lo que es nuevo, sino por analogía con lo que es viejo. Y no tenemos, pues, confianza más que en una legitima inducción.

Educación: es la  idea del taller experimental.  Educar más allá de los juegos morales de la sociedad, y de la estéril norma que dicta la cultura de las estéticas;  dirigir las expectativas de la enseñanza, y encaminar el destino hacia las humanidades, crear las doctrinas para desarrollar o perfeccionar las facultades intelectuales. Poder desarrollar los cinco sentidos, y los esfuerzos físicos por medio de acciones experienciales. Educción como una acción y efecto de transformar  al sacar una cosa de otra, deducir e inferir confianza.

Sacar o inducir una cosa de otra, no es nada fácil, se tiene que  ocasionar el tiempo, causar asombro y vivir dentro del misterio más que penetrarlo.

La misión no es la del juez, sino la del  guía.

Incitar al trabajo rítmico, instigar hacia la rebeldía, persuadir no sólo a uno mismo, sino a la sociedad; ascender el entendimiento desde el conocimiento de los fenómenos a los principios del Arte que virtualmente los contiene, así como a los principios que conforman al Dibujo. Acciones parateatrales, fenómenos naturales separados del fenómeno social de la comunicación y la información. Esto es simplemente la Inductancia, la razón entre la inducción total y el fenómeno que la produce.  Libres, libertinos y provocar  el libertinaje del pensamiento.

La libertad se proclama a sí misma. Si tenemos libertad de pensamiento, entonces tenemos la libertad de la vida. Si tenemos que luchar contra alguien por nuestra libertad, entonces simplemente estamos diciendo que estamos en medio  de una guerra, con base en la libertad del tiempo en relación con nuestro cuerpo.

Pero se… sé que nadie nos puede arrebatar en nuestra existencia corporal la libertad de soñar. Tenemos que defenderla como símbolo de nuestra esencia de ser, si tú no la  defiendes entonces estás esclavizado.

Habrá que evitar la cultura consumista que proyecta una doble actitud respecto al cuerpo humano, un culto de manera obsesivamente   estetizado,  erotizado y digitalizado, sin tomar en cuenta la coherencia, cuerpo-mente-corazón.

Para concluir deseo  redescubrir el pensamiento de Hokusai 1760-1849

Desde antes de los seis años tuve  apego al  Dibujo y empecé a  pintar los mapas de la vida.

A los cincuenta años expuse por primera vez más de cien dibujos de corte erótico Y propuse  Dibujo, el Manifiesto.

Pero nada de lo que hice antes de los setenta, merece tomarse  cuenta.

Después de los setenta  habré aprendido algo sobre el pensamiento de  la esencia de Ser.

Y declarar al Dibujo como un nuevo órgano del cuerpo humano.

Por lo tanto, cuando tenga ochenta años habré hecho aún más progresos.

A los noventa viviré dentro del misterio y del libertinaje para conocer la locura.

A los cien ya habré alcanzado un estado maravilloso y cuando tenga ciento diez,

todo lo que haga –aunque sea  sólo  un punto- tendrá vida… y tal vez se olviden de estas palabras y hasta del conocimiento impartido… pero lo único  que deseo es que no se olviden de mí.

Jorge Chuey, un viejo loco por el Dibujo…

NOVUM ORGANUM CORPUS HUMANUM.

Ensayo de Luis Guillén

¿Por qué tan lejos de los dioses?  Quizá por preguntarlo.

¿Y qué?  El hombre es u animal que pregunta. El día,

en que verdaderamente sepamos preguntar,  habrá dialogo.

Por ahora las preguntas nos alejan vertiginosamente de las

respuestas.  ¿Qué epifanía podemos esperar si nos estamos

ahogando en la más falsa de las libertades, la dialéctica Judeocristiana?.

Nos hace falta un Novum Organum de verdad,

hay que abrir de par en par las ventanas y tirar todo a la calle,

pero sobre todo hay que tirar también la ventana,

y nosotros en ella. Es la muerte, o salir volando. Hay que hacerlo,

de alguna manera hay que hacerlo. Tener el valor de entrar en la mitad

de las fiestas y poner sobre la cabeza de la relampagueante dueña

de casa un hermoso sapo verde, regalo de la noche,

y asistir sin horror a la venganza de los lacayos.  Julio  Cortázar “Rayuela”.

TRATADO SOBRE EL DIBUJA-MIENTO DEL HOMBRE.

EL presente ensayo tiene como objetivo, trazar un camino por los recorridos del proceso dibujántico dentro del Laboratorio de Dibujo. El acto dibujístico se hace presente como producto de los procesos de creación, interpretación, manifestación incluso, encriptamiento de los lenguajes. Los decursos heurísticos de los materiales y de la capacidad del dibujante de sintetizar y concretar la información. Para tal caso habría que tener como principio, la atención a la realidad interna, que es una manifestación del aparato psíquico y que se desenvuelve en la realidad como poesía, como alteración del lenguaje figurado. A la par también existe el análisis, ver con los conceptos que subyacen como posibles estructuras encontradas. Los dos lenguajes Figurativo y abstracto, lindan el terreno de la percepción por medio de conceptos; dos voces, la analítica y la poética que son explicación e implicación, que repercute en la existencia orgánica y la técnica.

INTERPRETAR YA ES CONSTRUIR.

El dibujo es un aparato caleidoscópico que incluye sus fases: percepción, discurso y técnica; percepción de la recepción, que va del conocimiento a la interpretación, pasando por lo sensorial, lo cognitivo y lo emocional; el discurso se genera en un impulso retórico que tiene como canon, la invención, disposición, elocución, memoria y acto. En el dibujo se manifiestan los lenguajes Figurativo-abstracto; en un camino que pasa por una propuesta, composición, coherencia, memoria y acto. La mirada proyecta pautas, porque también el sentido se construye, participa de la interacción constante de esas pautas, en la memoria los estímulos se modifican, lo mismo que en  ensueño; pensar en la solución del proyecto, ese imaginario repercute en nuestros actos cotidianos, y es vida, vida donde discurre el yo y todo esta disuelto, los roles de los que participamos se alternan

La Técnica: la materialidad de la técnica es aprovechar los materiales, sus accidentes y también sus recetas, porque lo que trasciende es la presencia y ausencia de los materiales.

Dibujar y dibujar sin parar, desde lo más próximo del pacto con el mundo, es piel, es contacto, es instinto, es movimiento reactivo, es tiempo de las horas que maduran los proyectos: soledad que madura  -Sol edad que madura- soledad quemadura-. Aprovechar los giros conceptuales en los materiales, existen técnicas, que son la relación del material con su posibilidad de generar un efecto visual, sobre un determinado soporte (el papel). Los utensilios que generan un trazo lineal, otros que generan masas, distención líquida, materiales secos, líquidos, el grafito y la tinta, que distribuidos y aplicados, en la historia del arte las técnicas del dibujo se manifiestan desde los estiletes metálicos: punta de plata, oro y cobre, los materiales caligráficos, el cálamo, la pluma de ganso, los pinceles que generan aguadas, acuarelas, los gises pastel, los lápices de colores, los aerógrafos. En la actualidad el recurso digital de la tableta de dibujo, los pantógrafos. Los instrumentos del dibujo son el vehículo de tradición, en el manejo de la herramienta se genera una forma de utilizarlo por el cuerpo, la mano y en este sentido le corresponde una psicomotricidad, cuando el dibujante alterna, los movimientos de su mano para generar un determinado tipo de trazo, un orden de psicomotricidades estamos hablando también de técnica.

El dibujo transcurre en una serie que va de instante a instante, mismos que generan momentos; momentos que generan procesos, procesos que construyen situaciones. En la interacción de la naturaleza con el individuo; del fenómeno con el noúmeno; en un bi-forntismo don de la realidad emocional interactúa con la pluralidad de fenómenos. El dibujo como puente de lo externo con lo interno; el dibujante, dibujado por la naturaleza donde el bosquejo es un poema del universo, vertido en las falanges.

El dibujo por tanto pasa por un proceso técnico-cognitivo y por uno vivencial-poético, donde el lenguaje dado por los conceptos, es alterado por la condición psicológica del individuo, influyendo en el proceder del dibujo, el aparato psíquico, donde el pensamiento materialista adquiere un dialogo con el orgánico, de lo inmediato a lo trascendental; de lo íntimo a lo público. Para ello habría que encarnar la poesía con todos sus vicios sus acirologías, sus  pleonasmos, sus anfibologías, porque el ser es paradójico, porque el ego se disuelve en la existencia en tiempo y memoria.

El proceso Dibujantico no puede negar su complejidad: imaginación como entendimiento en el dibujo es morfología y expresión. Los conceptos, las formas regulares; el cono, el cilindro, la esfera, de las figuras básicas son formas abstractas de una generalidad que permiten componer y distribuir en el espacio en blanco, lo mismo que las formas irregulares, los accidentes del material distendido (que algunos entienden como mancha), son estrategias que permiten hablar de algo general que llamamos, gestualidad. Son las líneas de construcción, las del punto de fuga,  las formas básicas, la geometría,   manifestaciones de la razón, del entendimiento, mismas que participan de una realidad

abstracta. La imaginación como la capacidad de convertir en imagen el posible; como traducir sensaciones y texturas, patrones símbolos en un imaginario, una cosmogonía personal y estructurada que podemos denominar pequeño relato, funciona como puente entre lo dado por el entendimiento; ya lo decía Kant, imaginación y entendimiento en un entramado complejo, para lo cual el acto Dibujístico es la última manifestación.

LA PLURALIDAD DE LOS CAMINOS.

El gesto, el apunte y el estudio, en el dibujo, corresponden a procesos de ejecución a trazos. El gesto es la economía formal, la primera impresión en un tiempo breve, es parecido a un apunte, la gestualidad tiene una relación con el encuentro emocional que adquiere identidad en la forma en la que se ejecuta, le corresponde una observación rápida y una ejecución emocional (visceral) de interpretar lo visto. El apunte es un bosquejo, es un buscar por medio de las líneas y las formas establecer una imagen en el papel, esa imagen puede hablar de un sueño, una historia, un proyecto. El apunte es un estudio detallado de las formas observadas, traducidas en el dibujo, en sus materiales, los dibujos de Leonardo Da Vinci, de Miguel Ángel, los bocetos preparatorios para un cuadro figurativo corresponden a una condición del dibujo donde la forma es literalmente estudiada.

Son embargo los caminos se multiplican, los bocetos, bosquejos, trazos, rasguños, proyectos, ensayos lineales, tatuajes efímeros, intervenciones en objetos, dibujos para animación, para historietas, para logotipos, el dibujo como principio del proceso de creación, como estadio inmediato de transformación, diversifica las estrategias, hace accesible las capturas, de las formas en la realidad fenoménica (phisis); la naturaleza en su manifestación plural de fenómenos, y la realidad interna del aparato psíquico, la realidad poética.

De tal manera que las estrategias del dibujo recorren un camino sistematizado el camino de la técnica, un camino de búsqueda y alteración. El dibujo se inserta en los procesos cotidianos, los procesos colectivos, lo íntimo y lo público, lo autobiográfico o como propuesta kinestésica, un puente comunicante, el dibujo se convierte en instalación, acto parateatral. Un camino técnico y otro lúdico, uno tradicional; el de la Ut pictura poesis, y la de lo alternativo, los nuevos materiales. Las nuevas tecnologías como manifestación de últimos procederes, lo digital, la fotografía, que posibilita nuevas maneras de plantear un discurso dibujístico.

TERGIVERSIÓN Y SINCRETISMO DE LOS META-RELATOS.

Todos tenemos un relato fundante, hay quien cree en uno de los más grandes relatos de la civilización occidental, el Cristianismo. Otros participan de una realidad secular y humanística fundada en el materialismo histórico, grandes relatos en los cuales se fundaron y justificaron muchos actos que cambiaron la historia de la humanidad. Sin embargo vivimos en una era polisémica, compulsiva, cuántica, de pequeños relatos que toman de cada uno de los grandes relatos fundantes, pedazos que permitan darle sentido a la existencia, los pequeños relatos no se dan siempre con una venda en los ojos, sin embargo, En este NOVUM ORGANUM habría que cerrar los ojos para despertar el cuerpo, el corazón palpitante que participa de un proceso simbolizador de la realidad, del cotidiano y en un acto profano y para algunos arbitrario ir conectando los símbolos, metáforas, sinécdoques, paronomasias, personificaciones en una red hetero-fenomenológica, que le de identidad a su noúmeno y que mueva y haga reaccionar al cuerpo; conmover, lo mismo que sugestionar, puesto que ahí también se consumen emociones, emociones dadas en un irracionalismo poético. El sincretismo como una forma de conciliación por medio de la mezcla de ideologías bajo una selección ecléctica y critica, participa de las modificaciones y legitimaciones de los actos y ritos de antaño, pero así se reconfiguran los caminos y las estrategias de ejecución del dibujo, -el Novum Organum- el dibujólogo por lo tanto participa de esta descontextualización y conocimiento de los discursos, de los actos cotidianos, reconociendo, discerniendo, volviendo a unir, construir el silogismo del aparato antiguo de Arsitóteles, como una categoría del entendimiento que se manifiesta en el dibujo De lo general a lo particular, del gesto al detalle; de la composición a los retoques; de lo indeterminado a la sugerencia. Pasando por esos estados mentales que cruzan los campos del conocimiento que pretenden ser armónicos, porque de lo escatológico sale lo sagrado; de lo profano a lo divino; de lo obsceno a lo sutil, y en reconocimiento de los materiales que despierten y connoten símbolos exista esta alteración del lenguaje, una alquimia conceptual que repercuta en la técnica, en los actos parateatrales en la vida misma del que dibuja. La analogía como puente simbólico de las formas y los procederes, la interdisciplina de las humanidades: UT PICTURA POESIS.

Toda vez que el entendimiento se vea alterado, la existencia realmente implicada en su proceder de creación, se volverá a ver con nuevos ojos, no son ojos limpios, son impíos, que se redimen en cada parpadeo, cada renacer. Vuelve al estado de lo propio, que llamamos cotidiano, donde la realidad externa es empática, analógica y sin embargo también insípida.

OJO LA SED DE SAL OJO.

La búsqueda de las esencias humanas -fenomenología- que nos hace buscar como una hermenéutica de lo profundo; lo trascendental, el acto de plenitud del ser vertido en lo cotidiano, participando en la construcción de la dimensión sutil de la existencia que se llama poética.

Pues así si fluyen los conceptos y las voces…

así los conciertos y los goces…

como las hojas con el sol, en sus roces…

la mirada penetra en la noche de las cosas;

en un suspiro se gastan las hojas,

parpadeo por parpadeo, lo observo: ¡hay una estructura adentro!;

lo contemplo: lo divino se hace manifiesto,

Trazar: acariciar y rasguñar,

de los intestinos al instinto…

El dibujo es vida que transcurre, en una línea interna.

Luis Guillén 2014

SYLABIUS.

Sylabius, ver el Léxico de Laboratorio. No sé qué tan ancestral sea este concepto, que tan atinado, o que tan contemporáneo. Mas sin embargo los Pedagogos actuales le llaman “desglose de Programa” como órgano principal del desarrollo de un programa de asignatura.

Objetivo General:

Con base en los aspectos Teóricos del Dibujo y su acción Dibujística:

Llegar a la comprensión de que el Dibujo es una partícula que emerge y resurge dentro del cuerpo humano.

Inducir al Alumno hacia la sensibilidad y el conocimiento del cuerpo humano como receptáculo que da asilo a los lenguajes visuales, a través de ejercicios de la acción dibujística; manejando la Alta destreza y la Manifestación del Espíritu para redescubrir los discursos o diálogos  visuales. Modificar sus actitudes ante la curaduría de la imagen y las capacidades de evaluación del trabajo creador y productivo. Inducción hacia la Investigación Temprana.

Objetivo Intermedio

Con base en la definición de perceptos y de conceptos de los procesos del Dibujo:

A través de la práctica dibujística en cantidad considerable: definir que son, La Alta Destreza y que es La Manifestación del Espíritu como base de los lenguajes.

Definir y construir los lenguajes que surgen del pensamiento abstracto y lógico, así como del pensamiento intuitivo y concreto.

Conocer sobre el  eidetismo como un atributo del desarrollo infantil y que se prolonga de manera única y permanente en los artistas visuales y los diseñadores.

Inducción al conocimiento del cuerpo y como desarrollarlo

Objetivos específicos.

Con base en la praxis artística:

Practicará la línea como esencia vital del Dibujo. Conocerá a través de la acción dibujística,  la sensación de forma, espacio y tiempo. Desarrollará el pensamiento holístico o contemplación del todo y lo practicará de manera constante y rítmica. Investigará el origen de las cosas y su repercusión tanto en lo social como cultural. Práctica; mucha práctica;  en exceso; hasta el cansancio.

Tema:

El tema general es el cuerpo humano; durante el Curso de Dibujo con base en la colaboración de ensayos literarios, bajo la interpretación de dos proyectos de autor:

Jorge Chuey y Luis  Guillén.

Subtema: Inducción a la tecnología, tradicional o digital. Estos emergen a partir del uso de los materiales y las posibles técnicas o procedimientos; acudiendo a los aspectos teóricos sobre el Color y el concepto de Línea; Espacio, y Forma. Estructura, Composición, Proporción.

Extrategias Educativas:

Técnicas Didácticas. Se darán a partir de los modos de la acción  Dibujística: la Alta Destreza y la Manifestación del Espíritu. El Laboratorio de Dibujo por su misma naturaleza de Experiencial, resulta atemporal, por lo regular no se puede ajustar a un tiempo determinado. Se puede estimar un tiempo, pero no especificar de manera concreta.

Aquí la educación tiene que desarrollarse con una constancia rítmica. En la etapa Introspectiva: Introductoria, informativa, sensibilizadora, exploratoria. Detectora, flexible, y propedéutica. En la etapa de Autogestión: reforzadora y reiterativa; controlada y con gran rigurosidad, para reafirmar, ampliar y profundizar. Saber analizar, sintetizar y evaluar.

En la etapa de Autoafirmación: investigar, proponer, e individualizar para poder culminar.

Inducción:

Conocimiento del cuerpo humano. Expectativas de conocerse a sí mismo conociendo los  atributos físico-biológicos; acercarse hacia las expresiones,  gestos y gritos  corporales para lograr aproximarse a los discursos visuales a través de actividades parateatrales.

EDUCACIÓN.

Prolegómeno o la idea de Educar.

De siempre y aún hoy; sigo reflexionando sobre el desafío que me significa la educación. Dedicarme a la educación y en particular a la Educación Especial; educación  del arte, o en mi caso, que me dedico a desentrañar el fenómeno del Dibujo, su Lenguaje y su carácter como  una auténtica y verdadera  manifestación artística autónoma e independiente.

Por eso; ahora sé, que los que nos dedicamos a la enseñanza del dibujo  como una disciplina curricular dentro de Planes y Programas de Estudio, nos enfrentamos a un constante desafío: retar a las normas metodológicas que dictan las instituciones educativas y  Provocar a  singular Combate entre las técnicas didácticas de la Pedagogía, para  entablar una Batalla consigo mismo, -y de otra parte, Contender para llegar a la discusión dentro de  los cuerpos colegiados. Competir contra uno mismo en cosas que requieran fuerza de espíritu, agilidad de pensamiento y destreza para recorrer las vías que nos conducen a la Percepción.

Oponerse a los dictados de la Conciencia; arrostrar a la falsa realidad, para ofrecer los desconocidos caminos del Inconsciente y finalmente Resistir la batalla contra la reglamentación propuesta por la Institución y los cuerpos colegiados en la Academia educativa.

Teniendo en esta contienda como único escudo de defensa institucional La Libertad de Cátedra, y donde está a flor de piel mi personalidad; creo firmemente que la Educación debe de atravesar las diversas estructuras académicas, debo de proponer una iniciativa académica sobre otra, pasar la didáctica, penetrándola de parte a parte; poniendo por delante la percepción,  el Arte, o el Dibujo; para que impida el paso a la falsa realidad.

Apostar en esta contienda la educación de los jóvenes estudiantes; meter la calidad de triunfo sobre lo ya establecido por la Didáctica.

Atreverme a determinar nuevas iniciativas académicas; permitirme ser Insolente, descarado, y hasta Ofender si es necesario a otra personalidad y correr el Riesgo de armar una Contingencia ante la proximidad de un daño académico. Aunque cada una de estas contingencias puedan ser objeto de seguridad.

Ante la posibilidad de que esto pueda suceder o no suceder; Iniciativas que también puedan acaecer o no, necesito acudir a mi propio Riesgo, tal vez de manera proporcional con lo que yo contribuyo en los cuerpos colegiados para un mismo fin.

Mi Atrevimiento radica; simplemente en tratar de comprender el aspecto fenoménico del Dibujo y su Educación,  aspectos que me exigen una resolución y una gran Audacia. Osadía que debe marchar paralela y rítmicamente  con el Atrevimiento.

La Educación es realmente el vínculo entre el hombre y lo sobrenatural; en efecto, por su unidad interna y su capacidad de variación, es secuencial y múltiple; encarna el proceso por el cual el hombre que se prepara para alcanzar la libertad, se suma a los gestos de la creación

La Educación es a la vez mi aliento vital; el intelecto y la intuición, lo irracional y lo metafórico; contiene a los diez mil seres a la par que se hace cargo del ritmo y las pulsaciones secretas de mi personalidad.

La Educación, en vez de ser un ejercicio puramente pedagógico, es una práctica que compromete al hombre todo, tanto su ser físico como su ser espiritual, tanto su parte consciente como la inconsciente. Su mundo fenomenológico no es la explicación de un ser previo, sino la fundación y los cimientos del ser; su fenomenología tiene por tarea el revelar el misterio del mundo y el misterio de la razón.

La Educación radica en mi intelecto como un órgano compuesto por varios grupos de funciones divisibles en dos partes importantes: las funciones y las facultades.

INDUCCIÓN HACIA LA INVESTIGACIÓN.

LA GRAN PREGUNTA.

¿Qué es lo que realmente sabemos con certeza?  ¿Quién %&=#%** soy?  ¿Qué hago aquí?, ¿Cómo se integra la lógica y la intuición? ¿Por qué dibujamos?, ¿Por qué en los seres humanos; el impulso de dibujar es igual al impulso de hablar? ¿Por qué el Dibujo se considera un lenguaje? ¿Quién eres? ¿Quién soy?… ¡Deja de ser tú!

“Plantearse estas profundas preguntas les abre las puertas a nuevas maneras de ser en el mundo. Trae una bocanada de aire fresco. Hace la vida más dichosa. El verdadero truco no es estar en el saber, sino estar en el misterio.

Fred Alan Wolf.2006.

Estas preguntas nos conducen a lo que antes no sabíamos. Y, en verdad, son la única manera de llegar allí: al otro lado de lo desconocido.

¿Por qué hacer una gran pregunta? Porque una gran pregunta es una invitación hacia la investigación; a una aventura, en un viaje de descubrimiento. Es emocionante embarcarse en esa travesía, donde está la dicha de la libertad de explorar  nuevos territorios.

Entonces, ¿Por qué no nos formulamos estas preguntas? Porque hacerlo le abre la puerta al caos, a lo desconocido e impredecible. Desde el instante en que tú formulas una pregunta cuya respuesta verdaderamente  no conoces, se abre a sí mismo todo un campo de posibilidades. ¿Estás dispuesto a recibir una respuesta que tal vez no te agrade o con la que quizá no estés de acuerdo?  ¿Qué tal sí te pone incómodo o te saca de la zona de confort que te has construido? ¿Qué pasaría si la respuesta no es lo que quieres oír?

No se necesitan músculos para eso, sólo la valentía de hacer la pregunta.

Ahora consideremos que es lo que hace que una pregunta sea grande. Una pregunta no necesita provenir de un libro de la filosofía del Dibujo, ni estar relacionada con los grandes problemas que presentan la estética o la misma vida. Tal vez una gran pregunta para ti podría ser: “¿Qué sucedería si decidiera cambiar de Carrera y graduarme en un nuevo campo?” o “¿Acaso debería escuchar e esa voz que me insiste en que consiga una beca para estudiar en el extranjero?”. Plantearse cualquiera de estas preguntas y miles más podría cambiar el curso de tu vida. Eso es una gran pregunta: una pregunta que pueda cambiar el curso de tu vida.

Educadores, científicos, hombres de Letras y profesores de disciplinas artísticas hemos señalado en todo tiempo la necesidad de dar a la inteligencia un cauce que la oriente, discipline y vigorice, que permita a la actividad razonadora manifestarse con mayor eficacia y hondura. Para que el estudiante produzca; utilizando parte de su tiempo y su energía creadora, para obtener otros y más amplios frutos intelectuales, a partir de la Investigación.

Un pensamiento ágil y despierto encuentra a través de una disciplina que lo rija,  mayores posibilidades de expresión; no sólo se amplía y se reafirma con el conocimiento que adquiere cada vez con mayor fluidez, acierto y originalidad. Una mente  avezada a la creación, obtiene con el ejercicio reflexivo de la Investigación mayores y  más posibilidades innovadoras y una madurez y personalidad que lo llevan a destacar en el amplio mundo  de las artes visuales.

La formación intelectual requiere, como toda formación, incluso la espiritual y física, el ejercicio constante del pensamiento, un cuidadoso rigor efectuado a través de una amplia serie de procesos lógicos e intuitivos, desde los más sencillos hasta los más complejos, realizados intelectual y continuadamente.

La mente, portadora de abundantes y buenas ideas, necesita, para que estas fecunden, instrumentos y un espacio propicio para desarrollarse: ese espacio e instrumentos  son la disciplina y la constancia como propuestas; que ofrece este Laboratorio de Dibujo.

Advirtiendo que sin una disciplina sistemática, las ideas no pueden prosperar y que el genio de la creación para no verse disminuido ni acosado le hace falta un sencillo sistema de investigación que le permita crecer y desenvolverse segura y libremente.

Este Laboratorio de Dibujo, como taller experiencial tiene la firme idea de inducir e Iniciarse en la Temprana  Investigación a los estudiantes  de una manera conveniente o no. Pero tratar de enseñar y educar. Por lo tanto; a manejar los libros, las imágenes, los comentarios, las revistas, las enciclopedias; a interpretar las diversas notas de las ediciones críticas; la manera de sacar notas y de ordenar los apuntes  y finalmente a practicar todo aquello que se necesita para emprender un trabajo concreto o abstracto. Se dice que el pensamiento abstracto te conduce al encuentro de la poesía de la vida.

Metodología de Investigación sistema del  Estructuralismo.

Edward Bradford Titchener. (Inglés, 1867-1927. Se interesó en la Psicología  Experimental)

Fundador del Estructuralismo; escuela americana sobre el estudio analítico de la mente humana: adulta, normal, generalizada, que se lleva a cabo mediante la introspección. Establece como objetivo principal del investigador, el análisis de la estructura de la mente, para lo cual debe aislar las partes que constituyen  las formaciones conscientes. Conciencia: suma total de experiencias mentales en cualquier momento dado. Mente: experiencias acumuladas a lo largo de la vida.

Titchener estableció como objetivos para la psicología la determinación de que todo problema o proyecto a resolver es a partir del cuestionamiento del  Qué, el  Cómo y el Porqué  de la vida mental.

Actualmente ya no quedan indicios del estructuralismo, nada quedó del sustancial sistema de Titchener porque lo consideraron tan antiguo como la propia historia. Sin embargo, el auto cuestionamiento  que él planteó, a juicio personal, resulta de vigencia para el inicio de cualquier investigación.

Preguntas a responderse; donde el Qué  tiene el carácter de informar o comunicar sobre el proyecto o el tema que tratará la investigación, al igual que el Cómo, informar cual será la estructura del proyecto  y cómo será su integración teórica referencial,  mientras que al Porqué, se le da el carácter de parte sustancial de la investigación, o nos marca las líneas de investigación que puedan surgir de un tema determinado, y se le agrega otro cuestionamiento, el Para Qué servirá la Investigación o en que se aplicará o su objetivo a lograr: Tesis, Tesina o simplemente un Ensayo Editorial.

EVALUACIÓN.

INDUCCIÓN A LA CURADURÍA DE LA OBRA VISUAL.

Todos los días; sin excepción, al finalizar la práctica dibujística, se realiza un ejercicio de evaluación y de autoevaluación de las imágenes que resultan de la acción productiva; dando paso, a lo que se pudiese convertir en Curaduría de la obra de arte.  Se evalúan principalmente las actitudes de los estudiantes ante el fenómeno del dibujo  y su práctica dibujística, la utilización de los materiales y sus procedimientos; la cantidad de las imágenes realizadas; y por supuesto que la calidad de estas. La participación activa y su constancia rítmica. La asistencia y puntualidad, y la provisión de materiales.

La innovación de los discursos visuales, así como las señales que dejan los estudiantes para entrar a los procesos de la comunicación., los procesos del Arte  personales o colectivos.

Con mi gratitud por siempre;

Jorge Chuey.

“Un viejo loco por el dibujo”.

Pueblo Santa Cecilia Tepetlapa, Xochimilco D.F. Agosto 11 de 2014

jorgechuey@gmail.com Fijo: 01 55 5548 0912   Móvil: 044 55 1367 2847

http://blogs.fad.unam.mx/académicos/laboratorio_dibujo http://blogs.fad.unam.mx/académicos/jorge_chuey/

LÉXICO  DEL  LABORATORIO DE DIBUJO.

El concepto de  léxico puede significar una lista de palabras; las palabras utilizadas en una área  específica; los sonidos del dibujo; o incluso de un lenguaje de programación sobre la educación. Las disciplinas que se ocupan del léxico son varias: lexicografía, semántica, semiótica, pragmática, filosofía del lenguaje.

Caudal de voces y modismos de los Autores. Lexicografía del Laboratorio de Dibujo.

No existe un orden alfabético;  la lengua española dice:

nóumeno, m. Filosofía. Esencia o causa hipotética de los fenómenos.

fenómeno, m. Toda apariencia o manifestación, ya sea material o espiritual. Cosa extraordinaria y sorprendente, maravilla, portento.

esencia, f. Ser y naturaleza de las cosas lo permanente e invariable en ellas.

apariencia, f. Aspecto exterior. Verosimilitud, probabilidad. Cosa aparente o fingida.

experiencial, Experiencia, empirismo, práctica, ensayo, fogueo, ejercicio, acción, pericia, inteligencia, conocimiento, costumbre, mundología, escuela, lección, metáfora, moraleja, enseñanza, experimentar, notar, sentir, sufrir, tocar, ver, advertir, aprender, ensayar.

libertad, f. Facultad natural de la voluntad humana para determinar espontáneamente sus actos. Condición humana: Desenfrenada, Inmoralidad. Atrevimiento o excesiva confianza. Franqueza.

libre, adj. Que tiene libertad para determinar sus actos. Que no es esclavo. Que no está preso. Insubordinado. Atrevido. Deshonesto. Suelto no sujeto. Independiente. Exento de un daño o peligro. Que tiene valor y entereza para hablar lo que conviene.

libertado, adjetivo. Osado, atrevido. Libre sin sujeción.

albedrío, /del latín arbitrium./  m. Libertad de elección o facultad de decidir entre varias tendencias de la voluntad. Dícese más ordinariamente libre albedrío. La voluntad no gobernada por la razón, sino por el apetito, antojo o capricho.  Determinación arbitraria, capricho. Costumbre jurídica no escrita.

Parte analógica: albedrío, gana, la real gana, voluntariedad, espontaneidad, mente, amor, gusto, placer, afición, inclinación, vocación, talante, agrado, deseo, volición, intención, querer, dignarse, servir, voluntario, libérrimo, indebido, involuntario, automático, abulia, irreflexivo, de motivo propio.

libertinaje, m. Desenfreno e inmoralidad en la conducta. Irreligión, impiedad.

libertino, adjetivo. Aplicase a la persona entregada al libertinaje.

independencia, f. Falta de dependencia. Situación del individuo, que por no depender de otro, goza de libertad, y autonomía. Entereza, firmeza de carácter.

miedo, /del latín metus,/ m. Perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o un mal que realmente amenaza o que se finge la imaginación. Recelo o aprensión  que uno tiene de que le suceda una cosa a lo que deseaba.

temor, /del latín timor/ m. Pasión del ánimo, que hace huir o rehusar las cosas que se consideran dañosas, arriesgadas o peligrosas. Presunción o sospecha. Recelo de un daño futuro.

autonomía, f. Estado del pueblo que goza de independencia política. Fig. Libertad e independencia de cualquier entidad o individuo Acepciones-analogías: Sentido o significación en que se toma una palabra o una frase-relación de semejanza entre dos o más cosas. Libertad, opción, autonomía, libre albedrío, independencia, democracia, liberalismo, derecho, ingenuidad, permisión, poder, dominio, atrevimiento, arbitrariedad, exención, inmunidad, privilegio, ser libre, ser dueño de sus actos, tener el camino expedito. Soberanía, emancipación, neutralidad, imparcial, árbitro,libre…

dibujar, / Del francés deboissier / verbo transitivo. Delinear en una superficie, y sombrear imitando la figura de un cuerpo, u.t.c.prnl, fig. Describir con propiedad una pasión del ánimo o una cosa inanimada,  prnl. Indicarse o revelarse lo que estaba callado u oculto  .

di, / Del lat. dis y di /  Prefijo, que denota principalmente oposición o contrariedad como en Di-sentir; origen o procedencia, como en Di-manar; extensión o dilatación, como en Di-fundir di, / Del griego dos / Prefijo que conserva su significado  *dos en la composición de varios términos científicos: Di-morfo, Di-silabo, Di-tono, Di-teismo.

buhar, / De la onomatopeya buff./ Verbo intransitivo antiguo bufar. Verbo transitivo Ger.  Descubrir una cosa o dar soplo de ella.

bufa, / Del italiano buffa, y este de la onomatopeya buf /  f. Burla, bufonada.

bufado, / Participio pasivo de bufar./  Adjetivo, véase vidrio bufado. /soplado/

bufar, / De la onomatopeya  buf /  Verbo intransitivo. Resoplar con ira y furor el toro, el caballo y otros animales. Antigua voz, soplar. Despedir aire por la boca. Figurativo y familiar. Manifestar el hombre su enojo, imitando en cierto modo a los animales cuando bufan.

dibuhar, Las onomatopeyas de algunas voces antiguas, y sus acepciones analógicas, sinonímicas, que significan: resoplar, soplar, o dar soplo de vida, como el soplo divino de los dioses. En la búsqueda  de alternativas sobre la definición de Dibujo, he recibido señales en voces antiguas como verbo transitivo del alemán buhar, que significa crear una cosa, dar soplo de ella, la creación. Integrada y anteponiendo el prefijo di que significa dualidad y que entre sus acciones está el proceder: dimanar, o venir una cosa de otra. / Paralelismo del pensamiento. Dos modos de pensar: lógica-intuición, masculino-femenino, abstracto-concreto, lineal-espacial. Hemisferios cerebrales, izquierdo-derecho. Indicarse o revelarse lo que estaba callado u oculto.

dibujo es: El soplo divino; el arte de conjugar dos formas de pensamiento para descubrir el lenguaje de los discursos visuales, y dar vida a los diez mil seres o cosas, incluyendo al hombre; el espacio, la forma y, los alientos vitales que en ellos habitan.

soplar, verbo intransitivo. Despedir aire con violencia por la boca, formando una abertura estrecha entre los labios. Inspirar o sugerir. Hacer que los fuelles u otros artificios adecuados expulsen el aire que han recibido. Correr el viento haciéndose sentir.

Parte analógica: aliento, insuflación, respiración, espiración, aire, viento, soplar, bufar, inspirar, espirar, inhalar, insuflar.

dibujántica, participio activo de dibujar. El origen. Introspección. Buscar lo que está callado, lo que está oculto conjugando dos modos del pensamiento lógica e intuición. Coherencia entre los hemisferios cerebrales, el cuerpo  y los movimientos  de la sístole y la diástole. Coherencia cardiaca.

Parte analógica: descubrir; transformar;  reflexionar; examinar; mirar; remirar; tantear; ponderar; reparar; filosofar; especular; profundizar; revolver; madurar; abstraerse; preocuparse. Interior, intimidad, penetrar, centro, seno, entraña, corazón, médula, tripas, ánima, ánimo, fuero interno, conciencia, alma, entrante, vacío, profundidad, interno, encerrar, cercar, ocultar, acoger, entrar, adentrarse, aislamiento, intrínseco, profundo, íntimo, intimidad, secreto, subjetivo, introspección.

dibujística, f. Participio activo de dibujar. Acción de extraversión. Movimiento del ánimo que, cesando en su propia contemplación, dirige la atención al mundo exterior por medio de los sentidos. Extrovertido. Producción de imágenes visuales.

Parte analógica: exterior, materialidad, superficie aparente, saliente, cara, aspecto, contorno, cáscara, envolvimiento, exteriorizar, descubrir, sacar, expulsar, foráneo, somero, superficial, manifiesto, extrínsecamente, fuera, afuera, aparte, al descubierto.

dibujórica, f. Facilidad para resistir cualquier vicisitud del ánimo. Fisiología, estado de salud mental. Fam. Sensación de contento y bienestar.

Parte analógica: lozanía, robustez, buena disposición, resucitar, restablecerse, reponerse, mejorar, dar la vida, pasarla bien, cobrar fuerzas, volver de la muerte a la vida, reacción, bien dispuesto, lujuriante, fuerte, inmune, viable.

dibujesia, f. Participio activo de dibujar. En cadena. Sensación secundaria que se produce en un sentido o en una parte del cuerpo a consecuencia de un estímulo aplicado en otra parte del organismo. Estímulo, sensación, respuesta.

Parte analógica: sensibilidad, perceptibilidad, perceptividad, intuición, agudeza, sentido, sentido común, sentido interior, sensorio, vista, oído, olfato, paladar, gusto, tacto. Sensación, impresión, percepción, imagen, representación, excitación, sinestesia, alucinación, sentimiento, placer, dolor, pasión, sentir, percibir, experimentar, notar, apreciar, advertir, observar, padecer, sufrir, afectar, educar, dar, sensible, sensorio, sensual, agudo, tangible, imperceptible, suprasensible, apreciable, sobrenatural.

dibujería, adjetivo, f. Participio activo de dibujo. Lugar experiencial donde se define la dibujántica, como un proceso mental, y se producen imágenes visuales: dibujísticas, pictóricas, escultóricas.

Parte analógica, experiencia, empirismo, práctica, ensayo, fogueo, ejercicio, acción, pericia

Inteligencia, conocimiento, costumbre, enseñanza, desengaño, experimentar, notar, sentir, sufrir, tocar, ver, advertir, aprender, ensayar, foguear, tomar lección, tomar ejemplo, perito, veterano, viejo, ducho, práctico, versado, familiar.

dibujofilia, substantivo f. Para denotar la propensión y la simpatía de una persona hacia los principios y naturaleza del dibujo.

Parte analógica: tendencia, inclinación, predisposición, atracción, naturaleza, carácter, instinto, costumbre, vicio, conato, intento, afición, preferencia, deseo, voluntad, vocación, devoción, afección, amor, querencia, adhesión, apego, inhesión, filia, enamorar.

dibujología, f. Ciencia de la investigación que estudia los principios del dibujo y el arte. El origen de la vida y del universo.

Parte analógica: comienzo, inicio, origen, causa, germen, embrión, brote, nacimiento, niñez, génesis, raíz, preámbulo, esbozo, movimiento, chispazo, preludio.

dibujologo, m. El que profesa la dibujología.

Parte analógica: ocupación, actividad, acción, labor, quehacer, oficio, ciencia, arte, carrera

Hazaña, sacerdocio, vocación, afición, propensión, abrazar.

dibujeismo, m. Opinión o doctrina del dibujologo; el que rinde culto al dibujo. Es una forma de vida que logra la disciplina como un ser perceptual y virtuoso, que se enfoca en los principios de la vida como un arte natural que te llevará a creer desear y sentir que todo es posible mediante gran  perseverancia y pasión.

Parte analógica: servicio, devoción, adoración, veneración, apoteosis, idolatría, misterio,

Misticismo, breviario, ceremonia, ritual, témporas, mandato, cantar.

syllabus, el syllabus errorum /del latín syllabus: lista; listado de los errores/ cuya denominación completa es Syllabus -complectens praecipuos nostrae aetati errores- >listado recopilatorio de los principales errores de nuestro tiempo> siendo conocido simplemente como Syllabus, fue un documento de ochenta puntos, publicado por la Santa Sede en 1864, durante el papado de Pío IX, al mismo tiempo que la encíclica Quanta cura. Fue muy polémico en su tiempo, y aún hoy en día, porque condenó conceptos modernos, como por ejemplo la libertad de pensamiento, y la separación entre la Iglesia y el estado y la ciencia. (http://www.filosofia.org/mfa/far864a.htm)

Parte analógica: bitácora, lista. Serie, rol, índice, catálogo, canon, minuta, menú, elenco, tabla, cuadro, relación, inventario, conocimiento, repertorio, programa, registro, censo, alarde, descripción, estadística, nómina, diccionario, anuario, directorio, memoria, orden del día.

inducir, verbo transitorio. Incitar, instigar, persuadir a uno. Lógica. Ascender el entendimiento desde el conocimiento de los fenómenos a la ley o principio que virtualmente los contiene.

Parte analógica: inducir, persuasión, convencimiento, convicción, exhortación, consejo, argumentación, afirmación, demostración, razonamiento, incitación, tentación, coacción, sugerencia.

introspección, f. Examen de lo interior.  Reflexión, introversión, examen que la conciencia hace sí misma.

Parte Analógica. Examen, atención, reflejar, meditar, cuidar, cavilar, cogitar, pensar, discurrir, deliberar, premeditar,

introversión, f. Acción y efecto de contemplarse el alma humana a sí misma, abstrayéndose de los sentidos.

intuición, f. Filosofía. Acción y efecto de intuir. Facultad de intuir Teología, visión beatifica. Intuir, verbo transitivo. Percibir o entender clara e instantáneamente una idea o verdad, sin el proceso del razonamiento.

Parte analógica: inspirar, espirar, ilustrar, infundir, predestinar, predefinir, influir, revelar, espiritualizar, iluminar, revelar, justificar, recriar, reengendrar, destino, vocación.

lógica, f. Ciencia que estudia las leyes y modos del conocimiento científico. Disposición natural para discurrir con acierto. Adjetivo, perteneciente a la lógica. Dícese de lo que es consecuencia natural de ciertos antecedentes.

Parte analógica: razonamiento, juicio, razón, discurso, especulación, deducción, educción, inferencia, abstracción, precisión, síntesis, análisis, clasificación, división, dicotomía, argucia, afirmación, negación, impugnación, refutación, tergiversación, sutileza, metafísica,  discurrir, argumentar, proponer, definir, reducir, resumir, deducir.

nada, f. Carencia absoluta de todo ser.  Pronombre indeterminado. Ninguna cosa  Poco o muy poco.  Adverbio negativo. De ninguna manera, de ningún modo.

Parte analógica: inexistencia, impericia, ignorancia, torpeza, ineptitud, niñez, noviciado, carencia, cero, apariencia, simulacro, sombra, alucinación, idea, imaginación, ficción, sueño, ensueño, mentira, engaño, falsedad,  nulidad, desaparición, supresión, apagado.

alma, f. Substancia espiritual que informa el cuerpo humano. Figurativo, persona, individuo. Viveza, animación, expresión. Vehemencia, energía. Lo que da aliento y fuerza a alguna cosa.

Parte analógica. Ánima, ánimo, espíritu, aliento, principio vital, soplo de Dios, Psiquis, hombre interior, adentros,

inefable, /del latín inneffabilis de in, priv., y affabilis, que se puede decir/ adjetivo. Que con palabras no se puede explicar; indecible.

Parte analógica: inexpresión, incomunicación, reserva, ocultación, silencio, disimulo, callar, omitir, ocultar, seco, enigmático, impacible, incomprensible, inconfesable, implícito, tácito.

inmanencia, f. Filosofía. Calidad de inmanente. Inmanente. Adjetivo. Filosofía. Dícese de lo que es inherente a algún ser.

Parte analógica: esencia, ser, substancia, sustancia, existencia, materia, intimidad, natura, noúmeno, identidad, cualidad, carácter, particularidad, importancia, parte esencial, alma, espíritu, médula, metafísica, ontología, resultar, constituir, pertenecer, esencial, propio, nacido, innato, concreto, constitutivo, informativo.

trascendencia, f. Penetración, perspicacia, ingenio. Resultado, consecuencia, importante.

Parte analógica: ingenio, ingeniatura , inteligencia, imaginación, talento, genio, chispa, destello, agudeza, espíritu, despejo, penetración, perspicacia, sutileza, sutilidad, viveza, prontitud, listeza, malicia, artificio, discreción, capacidad, habilidad, psiquis, pupila, pestaña, salida, relámpago, conceptual, argumento, clarividencia.

sístole, f. Licencia poética que consiste en usar como breve una sílaba larga. Zoología. Movimiento de contracción del corazón y de las arterias.

Parte analógica: corazón, entrañas, pericardio, miocardio, aurícula, ventrículo, sangre, arteria, vena, palpitar, latir, descorazonar, pulso, golpe, tac-tac, aleteo, salto, cordial, cardiaco, neurisma.

diástole, f. Licencia poética que consiste en usar como larga una sílaba breve. Zoología.

Movimiento de dilatación del corazón y de las arterias. Zoología. Movimiento de dilatación de la duramáter y de los senos del cerebro.

Parte analógica: encéfalo, cráneo, cabeza, sesos, meollo, cerebro, cerebelo, circunvalación cerebral, cisura, cuerpo calloso, glándula pineal, substancia gris, médula.

poética, adjetivo. Perteneciente o relativo a la poesía. Propio de la poesía.

Parte analógica: poesía, gaya ciencia, gaya doctrina, musas, inspiración, lirismo, ficción, fábula, épica, rima, lírica, canto, literatura, retórica, ritmo, cadencia, decir de repente, prosa, eco, laberinto, oda, tragedia, elegía, acróstico, monstruo. / Del latín poética /  Poesía, arte de componer obras poéticas. Obra o tratado sobre los principios y reglas de la poesía, en cuanto a su forma y esencia. Lenguaje estilo poético. Arte licencia poética. 5. Dar carácter poético, embellecer alguna cosa con el encanto de la poesía.

Diástole. f. Licencia poética que consiste en usar como larga una sílaba breve.

Sístole. f.  Licencia poética que consiste en usar como breve una sílaba larga.

poesía, f. Interpretación emotiva de la naturaleza o de la vida, en lenguaje bello abundante en imágenes y sujeto a medida y cadencia. Propiedad que tienen algunas obras de arte, acciones y aún cosas innominadas, de evocar emociones análogas  a las que inspira la poesía lírica. Arte de componer obras poéticas. /Del Latín poesis/. Expresión artística de la belleza por medio de la palabra sujeta a la medida y cadencia, de que resulta el verso. Arte de comprender obras poéticas. Género de producciones del entendimiento humano, cuyo fin inmediato es expresar lo bello por medio del lenguaje, y cada una de las distintas especies o variedades de este género. Poesía; lírica, épica, dramática, bucólica, religiosa, profana. Fuerza de invención, fogoso arrebato, sorprendente originalidad y osadía, exquisita sensibilidad, elevación o gracia, riqueza y novedad de expresión, encanto indefinible, o sea conjunto de cualidades que deben caracterizar el fondo de este género de producción del entendimiento humano, independientemente de la forma externa, o sea de la estructura material del lenguaje, de que resulta el verso. Cierto indefinible encanto que en personas, en obras de arte y aun en cosas  de la naturaleza física, halaga y suspende el ánimo, infundiéndole suave y puro deleite.

verso, / del latín versus./ Palabra o conjunto de palabras sujetas a medida y cadencia, según reglas fijas y determinadas.  Emplease también en sentido colectivo, por contraposición a prosa.  Agudo, el que termina en palabra aguda.

prosa, / del latín prosa. / Femenino. Estructura o forma que toma naturalmente el lenguaje para expresar los conceptos, y no está sujeta, como el verso, a medida y cadencia determinadas. La prosa considerada como forma artística, está sometida también, sin embargo, a leyes que regulan su acertado empleo. Lenguaje prosaico en la poesía. Fig. y familiar. Demasía de palabras para decir cosas poco o nada importantes.  Fig. Aspecto o parte de las cosas que se opone al ideal y a la perfección de ellas.

prosaísmo, falta de armonía, o entonación poética, en la demasiada llaneza de la expresión, o de la insulsez y trivialidad del concepto.

lírica, poesía lírica. Combinación métrica de cinco versos -heptasílabos el primero, tercero, y cuarto; y endecasílabos los otros dos- de los cuales riman el primero con el tercero, y el segundo con el cuarto y el quinto. También suelen organizarse en ella los consonantes de otra manera.  Poesía lírica propia para el canto.  Aplicase a una de los tres principales géneros en que se divide la poesía. Musical.

cadencia. / del latín cadens / f. Serie de sonidos y movimientos que se suceden de un modo regular o medido. Proporcionada y grata distribución o combinación de los acentos y de los cortes o pausas, así en la prosa como en el verso.  Medida del sonido /danza/ que regula  el movimiento de la persona que danza con la medida indicada por el instrumento.   Ritmo /música/, sucesión o repetición de sonidos diversos que caracterizan una pieza musical.

ritmo. /del latín rythmus / m. Grata y armoniosa combinación y sucesión de voces y cláusulas  y de pausas y cortes en el lenguaje poético y prosaico.  Orden acompasado en la sucesión o acaecimiento de las cosas. Proporción guardada entre el tiempo de un movimiento y el de otro diferente.

entendimiento. /de entender/ m. Potencia del alma, en virtud de la cual concibe las cosas, las compara, las juzga e induce y deduce otras de las que ya conoce.  Alma, en cuanto discurre y raciocina. Razón humana.  Antiguo. Inteligencia o sentido que se da a lo que se dice o escribe o se pinta.

entender. /del latín intendere, dirigir aplicar/ verbo transitivo. Tener idea clara de las cosas; comprenderlas. Saber con perfección una cosa.  Conocer, penetrar. Conocer el ánimo o la intención de uno. Discurrir, inferir, deducir. Tener intención o mostrar voluntad de hacer una cosa. Creer, pensar, juzgar.  Pronominal. Conocerse, comprenderse a sí mismo. Tener un motivo o razón oculta para obrar de cierto modo. Entenderse con uno.

inferir. /del latín inferire, llevar/ verbo transitivo. Sacar consecuencia o deducir una cosa de otra. Llevar consigo, ocasionar, conducir a un resultado.

voluntad. /del latín voluntas / f. Potencia del alma, que mueve a hacer o no hacer una cosa.  Acto con que la potencia volitiva admite o rehuye una cosa, queriéndola, o aborreciéndola y repugnándola. Libre albedrío o libre determinación. Elección de una cosa sin precepto o impulso externo que a ello obligue.  Intención. Ánimo o resolución de hacer una cosa.  Gana o deseo de hacer una cosa. Facultad de los seres racionales de gobernar libre y conscientemente sus actos externos y su actividad espiritual. Cada uno de los actos con que esta facultad admite o rechaza una cosa. Libre albedrío. Elección de una cosa sin precepto o impulso externo que a ello obligue. Intención o resolución de hacer una cosa. Amor, cariño, afición. Disposición o mandato de una persona.

metáfora. /del latín metphora, y este del griego, más allá y llevar/ f. Retórica. Tropo que consiste en trasladar el sentido recto de las voces en otro figurado, en virtud de una composición tácita, v,gr. Continuada. Ret. Alegoría  en que unas palabras se toman en sentido recto y otras en sentido figurativo.

tropos. /del latín tropus y este del griego, girar/ m. Ret. Empleo de las palabras en sentido distinto del que propiamente les corresponde, pero que tiene con éste alguna conexión, correspondencia o semejanza. El tropo comprende la sinécdoque, la metonimia y la metáfora

tropología. /del latín tropología y este del griego, tropo- tratado/ f. lenguaje figurado, sentido alegórico.  Mezcla de moralidad y doctrina en el discurso u oración aunque sea en materia profana o indiferente

tácito. /del latín tacitus, callar/ adj. Callado, silencioso. Que no se entiende, percibe. Oye o dice formalmente, sino que se supone o infiere, como si se expresara claramente, por algunas razones que lo persuaden.

sinécdoque. /del latín synecdoche y del griego, recibir juntamente/ f. tropo que consiste en extender, restringir o alterar de algún modo la significación de las palabras, para designar un todo con el nombre de una de sus partes, o viceversa; un género con el de una especie, o al contrario; una cosa con el de la materia de que está formado.

dicotomía, f. Botánica y zoología. Bifurcación, división en dos partes. Lógica. Método de clasificación en que las divisiones y subdivisiones solo tienen dos partes.

Parte analógica: dicotomía, ramificación, bivio, trivio, horcadura, horquilla, cruz, cruce, divergencia, separación, ramal, pernada.

laboratorio. (de laborar) m. Oficina o local en que los químicos hacen sus experimentos y los farmacéuticos las medicinas. Por extensión. Oficina o taller donde se hacen trabajos de índole técnica, o de investigaciones científicas.

taller. (del francés atelier y este del latín astellarium, astillero, de astella, astilla) Un lugar en que se trabaja una obra de manos. Figurativo. Escuela o seminario de ciencias, donde concurren muchos a la común enseñanza.

alquimia. (del árabe al-kimiya, la Química y este del griego) f. Arte con que se pretendía hallar la piedra filosofal y la panacea universal (remedio para curar todas las enfermedades)

seminario. (del latín seminarius) adjetivo en desuso. Perteneciente al semen. Perteneciente a la semilla. Semillero de vegetales. Casa o lugar destinado para educación de niños y jóvenes. Clase en que se reúne el profesor con los discípulos para realizar trabajos de investigación. Organismo docente en que, mediante el trabajo en común de maestros y discípulos se adiestran estos en la investigación o en la práctica de alguna disciplina. Figurativo, origen y principio de que se originan y propagan algunas cosas.

Parte analógica: laboratorio, experimento; experiencia, empirismo, práctica, ensayo, fogueo, ejercicio, acción, habilidad, inteligencia, conocimiento, enseñanza, desengaño, consejero, maestro, perito, versado, advertido, resoluto, envejecido. Investigación; Indagación, pregunta, inquisición, exploración, descubrimiento, información, averiguación, recepción, curiosidad, dialéctica, fisgoneo, fiscalización, vigilancia, atención, acecho, llave, lengua, método, pista, tienta. Buscar, visitar, pesquisar, rebuscar, escudriñar, ahondar, revolver, atender, acechar, oler, olfatear, husmear, fisgar, acertar.

decurso, m. Sucesión o transcurso del tiempo.

Parte analógica: trascurso, proceso, ciclo, espacio, suceso, lapso, tracto, discurso, curso, rato. Hora, día, semana, mes, año, edad. Era, siglo, época, período, reinado, temporada, intervalo, trecho, fecha, duración, brevedad. Ocupación, distribución, ratos perdidos. Reloj, cronometría, cronología. Transcurrir, trascurrir, huir, correr andar, avanzar. Siempre jamás, nunca,

pandora, mitología griega. Todos los dioses por orden de Zeus , concurren al nacimiento de Pandora, la primera mujer. Según la leyenda de Pandora, el hombre recibe los beneficios del fuego, a pesar de los dioses, y los desaguisados de la mujer, a pesar suyo. La mujer es el precio del fuego. Ella muestra la ambivalencia del fuego, que da a la humanidad inmenso poder, pero que puede traer su infortunio, tanto como su dicha, según sea recto o perverso el deseo de los hombres. Y es a menudo la mujer la que desvía el fuego hacia el infortunio.

Parte analógica: combustión, encendimiento, inflamación, ignición, abrasamiento, arder, candencia, chispa, llama, hoguera,  calor, luz, calefacción, humo, ceniza, mecha, candela, tórrido, voraz, ardiente.

panacea, f. Medicamento  a que se atribuye eficacia para curar diversas enfermedades. Panacea universal, el remedio que buscaban con constancia  los alquimistas para curar todas las enfermedades.

Parte analógica: farmacología, preparar, confeccionar, dosificar, mezclar, emulsionar, disolver, filtrar, agitar, cocer, destilar, sublimar, macerar, infundir, pulverizar, moler, ebullición, infusión.

panóptico, adjetivo.  Aplicase al edificio construido de modo que toda su parte interior se pueda ver desde un solo  punto.

Parte analógica: pan, corteza, miga, migajón, hogaza, ácimo, ciego, correoso. Edificación, disposición, aspecto, estructura, aparejo, decoro, ordenación, ordenanza, orden, proyecto, anteproyecto, plantilla, planta, área, firme, cimiento, cimentación, fábrica.

propensión, f. Inclinación de una persona o cosa a lo que es de su gusto o naturaleza.

dédalo, m. Figurativo. Laberinto.

laberinto, m. Lugar artificiosamente formado de calles, encrucijadas y rodeos, dispuestos con tal artificio, que una vez dentro, sea muy difícil encontrar la salida. Figurativo, cosa confusa;  enredo. Composición poética en que los versos pueden leerse al derecho y al revés. Zoología. Parte más interna y esencial  del oído.

Parte analógica: el laberinto es sobre todo un cruce de caminos; algunos de ellos no tienen salida y son callejones sin salida a través de los cuales se trata de descubrir el camino que conduce al centro de esta curiosa tela de araña. La comparación con la telaraña no es exacta, por otra parte, ya que ésta es simétrica y regular, mientras que la esencia misma del laberinto es circunscribir en el espacio más pequeño posible el enredo más complejo de senderos y retrasar así la llegada del viajero al centro que desea alcanzar

FUENTES DE CONSULTA.

ABDALLAH, Martine. La educación intercultural. Idea books, S.A. Barcelona 2001.

AGUADO, José. Cuerpo humano e imagen corporal. UNAM, México 2004.

AICHER, Otl. Analógico y digital. Gustavo Gili, Barcelona 2001.

AMARA, Giuseppe. Los sueños. Tercer milenio, México 2003.

BACHELARD, Gaston. La poética del espacio. Fondo de cultura económica, México 2002.

BACHELARD, Gaston. El agua y los suños. Fondo de Cultura Económica. México. 2003.

BECHER, Sobotta. Atlas de Anatomía humana, Tomos I y II. Toray, Barcelona 1974.

BERGER, John. Sobre el Dibujo. Gustavo Gili, S.A. Barcelona 2011.

BERGER, John. Modos de ver. Gustavo Gili, S.A. Barcelona 2001.

BERMAN, Marshall. Todo lo sólido se desvanece en el aire. Siglo XXI, B. Aires 2003.

BRAGDON, Allen. El poder del cerebro izquierdo. Selector, México, 2005.

BOHM, David.  Los límites pensamiento. Editorial  Kairós. Barcelona. 2008.

BUZAN, Tony. Los mapas mentales. Urano. Barcelona 1999.

CALVIN, William. Como piensan los cerebros. Debate, Madrid, 2001.

CARPENTER, R.H. Neurofisiología. Manual moderno, México, 1999.

CARTER, Rita. El Cerebro Humano Guía de Estructura, función y trastornos. Altea, México, 2010.

CASARES, Julio. Diccionario ideológico Academia española. Planeta, Madrid 1990.

COHEN, Jozef. Sensación y percepción visuales. Trillas, México 1977

CORTÉS, Valeriá. Anatomía, academia y dibujo clásico. Cátedra, Madrid, 1994

DE LA TORRE, Ernesto. La investigación. UNAM. México, 2003.

DELIUS, Christoph. Historia de la filosofía. Könemann. Barcelona 2005.

ECCLES, John. El cerebro. Morfología y dinámica. Interamericana, México, 2005.

FAST, Julios. El lenguaje del cuerpo. Kairós, Barcelona 1994.

FEHÉR, György. Escuela de dibujo de anatomía humana y comparada. Köneman, Colonia 1996.

FONTANA, David. El lenguaje de los símbolos. Guía visual. Blume, Barcelona 2003.

FRIK, H. Manual de anatomía humana. Tomos I y II. Omega, Barcelona 1981.

GARDNER, Howard. Arte, mente y cerebro. Paidós básica. Barcelona 2003.

GIORDAN, André.  Mi cuerpo, la mayor maravilla del mundo. Plaza & Janes, Editores. Barcelona 2000.

GOSLIG. HARRIS. Anatomía humana, atlas en color. McGRAW, México 1999.

GRIBBIN, John. Física cuántica. Planeta, México, 2004.

HACYAN, Shahen. El gato de Schrödinger. UNAM, México, 2003.

HALL, Edward. La dimensión oculta. Siglo XXI, Buenos Aires 2003.

HANSEN, David. Llamados a enseñar. Idea Books, S.A. Barcelona 2001

HARRÉ, Rom. 1000 años de filosofía. Santillana, Madrid, 2005.

HELMINSKI, Kabir. Los grandes maestros de la sabiduría. Tomo, S.A. México, 2003.

HOELLER, Stephan. Jung. Gnóstico. Sirio. Barcelona, 2005.

HOWE, Kenneth. La ética de la educación especial. Idea books, S.A. Barcelona 2001.

ISLAS, Hilda. De la historia al cuerpo y del cuerpo a la danza. CONACULTA, México 2001.

JUDGE, William. El océano de la teosofía. Berbera, México, 2005.

JUNG, Carl. Simbología del espíritu. Fondo de cultura económica, México 2003.

KURIYAMA, Shigeisa. La expresividad del cuerpo y la divergencia de la (…) Siruela, Madrid, 2005,

LA SPECOLA FLORENCE, Museo. Enciclopedia anatómica. Taschen, Madrid 2000.

LAING, John. Signos y símbolos. Gustavo Gili, México 1996.

LAZORTHES, Guy. El cerebro y la mente. Castell mexicana, S.A. México, 2000.

LÓPEZ AUSTIN, Alfredo. Cuerpo humano e ideología, I y II. UNAM. México 2000.

LOWE, E.J. Filosofía de la mente. Idea books, S.A. Barcelona 2000.

MARROU, Henri. El conocimiento histórico. Idea books, Barcelona 2000.

MEYER, Michel. Por una historia de la ontología. Idea books. Barcelona 2002.

MICHAUX, Henri. El pulso de las cosas. Artes de México, México. 1998.

MOLINA, Néstor. Mística en la física. Plaza y Valdés. México 1999.

MONTES DE OCA, Mercedes. La metáfora en Mesoamérica. UNAM, México 2004.

MONTEVERDE, Eduardo. Los Fantasmas de la Mente. Paidós. Barcelona, 2005.

MOREAUX, Arnould. Anatomía artística del hombre. Norma, Madrid 1982.

NANCY, Jean-Luc.  58 indicios sobre el cuerpo. Extensión del alma. Ediciones la cebra. Buenos Aires 2010.

NEAD, Linda. El desnudo femenino, arte, obscenidad y sexualidad. Tecnos, S.A. Madrid 1998.

PERADEJORDI, Julio. El cuerpo humano. Obelisco, Barcelona 1991.

RAMOS, Ma. Paz. La mecánica cuántica en México. UNAM. México, 2003.

REAL, Academia española. Diccionario de la lengua española. Madrid 1970.

ROBLES, Teresa. Concierto para cuatro cerebros. México 1990.

RUY, Sánchez, Alberto. Nueve veces el  sombro. Santillana Ediciones Generales. México. 2011.

RUY, Sánchez, Alberto. Diálogos con mis fantasmas. UNAM. México, 1997.

SAGAN, Carl. El cerebro de broca. Grijalbo. Barcelona 2000.

SANFO, Valerios. Los cuerpos sutiles del hombre. VECCHI, Barcelona, 2005.

SAVATER, Fernando. Ética como amor propio. Mondadori. Barcelona 2004.

SAVATER, Fernando. El valor de educar. Mondadori, Barcelona 2005.

SCHNEIDER, Laurie. Explorar el arte. Blume. Barcelona 2004.

SERRANO, Alfonso. Diccionario de los símbolos. Diana, Madrid 2004.

SIMBLET, Sarah. Anatomía para el artista. Blume, Barcelona 2002.

SPRINGER, S. Cerebro izquierdo, cerebro derecho. Gedisa. Barcelona 2000.

VIGOTSKY, Lev. Psicología del arte. Fontamara. México, 2005.

WAPNER, Seymour. El precepto del cuerpo. Paidos, Buenos Aires, 1969.

WINSTON, Robert. Humano. Altea, México 2005.

ZOHAR, Donah. El Yo Cuántico. Edivisión, México 1996.

SIMBOLOGÍA.

ALLAN, Tony.  Símbolos, Descifrar y localizar motivos místicos y espirituales. BLUME. Barcelona 2009.

BECKER, Udo.  Enciclopedia de los símbolos. Ed. SWING. Barcelona 2008.

CARR-GOMM, Sara. Diccionario de Arte, a partir de sus Símbolos. Grupo Ed. Tomo. México, 2003.

COOGAN, Michael D. Religiones del Mundo. BLUME. Barcelona, 1999.

COOPER, J.C. Diccionario de símbolos. Ediciones Gustavo Gili, México. 2000.

CHVALIER, J. y GHEERBRAND, Alain. Diccionario de los símbolos. Ed. Herder, Barcelona. 1991.

DIEL, Paul. El Simbolismo en la Mitología griega. Idea Books. Barcelona, 1998.

DUNN, Philip. Rumi ilustrado. Editorial, EDAF, S.A. Barcelona, 2002.

FONTANA, David. El lenguaje de los símbolos. Guía visual. BLUME. Barcelona 2003.

GIRALT, Josep. Joyas Escritas. Los fondos bibliográficos árabes de Cataluña. Lunwerg, Barcelona, 2002.

HELLER, Eva. Psicología del color. Editorial Gustavo Gili, Barcelona 2004

HOELLER, Stephan. Jung Gnóstico. Editorial Sirio. Barcelona, 2005.

JUNG, Carl.  Simbología del espíritu. Fondo de Cultura Económica, México, 2003.

KOCH, Rudolf.  El libro de los Símbolos. Grupo Editorial Tomo. México 1999.

KRISHNAMURTI, J. y BOHN, David. Los  Limites del Pensamiento. Kairós. Barcelona. 2008.

MICHEL, Guillermo. Arte de Espejos. Introducción a la Hermenéutica. RedesZ. México 2007.

MOLINA, Nestor. Mística en la Física. Editores Plaza y Valdés, México, 1993.

MONTES DE OCA, Mercedes. La metáfora en Mesoamérica. UNAM Filológicas. México, 2004.

ORTÍZ, Georgina. El significado de los colores. Editorial Trillas, México, 2001.

PHILIP, Neil. Mitos y Leyendas. Guía Ilustrada. Ediciones CELESTE y RAICES. Madrid, 1999.

PINETO, Natale, Los símbolos en la historia del Hombre. Lunwerg, Madrid. 2002.

ROOB, Alexander. Alquimia & Mística. El museo Hermético. TASCHEN. Colonia, Alemania. 2011.

SERRANO, Alfonso. Pascual, Alvaro. Diccionario de Símbolos. Editorial LIBSA. Madrid 2004.

SHEPHERD, Rowena y Rupert. 1000 Símbolos. En el arte y el mito. ACANTO, Barcelona. 2003

SOLARES, Blanca. Los Lenguajes del Símbolo. Hermenéutica del Símbolo. ANTHROPOS  UNAM. México, 2001

SOLARES, Blanca. El Dios Andrógino. Hermenéutica simbólica de Andrés Ortíz-Osés. UNAM México, 2002.

SONDEREGUER, César. Diseño precolombino. Ediciones G. Gilli. México, 2000.

SPINETO, Natale. Los símbolos en la historia del hombre. Lunwerg  Editores Barcelona, 2002.

TRESIDDER, Jack. Diccionario de los Símbolos. Grupo Editorial Tomo, S.A. de C.V. México.2008.

TSE, Lao. Tao Te ching. Integral-RBA. Barcelona, 2002.

WILKINSON, Philip. Mitología. Diccionario Ilustrado. Héroes,  de todo el mundo. BLUME, Barcelona 1999.

WILLIS, Roy. Diccionario Universal de Mitología. Grupo  Editorial Tomo. México

Jorge Chuey. Agosto 11 de 2014. jorgechuey@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *