ENSAYO DIBUJO MEXICANO

Dibujo mexicano.   Perceptos  para fundamentar, reconstruir y generar  su nacionalismo. Ensayo de Jorge Chuey. 2013.

UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO.

ESCUELA  NACIONAL DE  ARTES PLÁSTICAS.

DIBUJO. EL MANIFIESTO DE JORGE CHUEY.

Laboratorio de Dibujo: Hombre de Espíritu. Hombre de Carne y Hueso.

DIBUJO MEXICANO.

Ensayo de Jorge Chuey.

EL LUGAR DEL DIBUJO.

Eran  tan sólo nueve días de Febrero  del 2012, iniciaba la segunda década  de este, narco-digitalizado  tercer milenio  y la Escuela Nacional de Artes Plásticas realizaba una apertura académica en la modalidad de Taller Experimental, creando  el primer Laboratorio. Un lugar para rendir culto al Dibujo. Felicidad; el instante, no esperado, jamás soñado.

Habría que hacer simplemente un algo para celebrar tal acontecimiento, algo inolvidable,  entonces  surge la idea de Dibujar continua y rítmicamente  durante un día el cuerpo humano sin ropajes, la gran  reserva creativa  del artista visual.

Al tiempo  se presenta el proyecto de autor para realizar una gran Maratón de Dibujo. Ya después vendrán los tiempos para redescubrir las iniciativas académicas que puedan surgir para el Laboratorio y rendir el culto al Dibujo…

PROLEGOMENO

Hace un año;  al dar inicio  la gran carrera de Maratón  en el Laboratorio de Dibujo; de súbito aparece  mi tutelo Luis  Guillén para dirigir la acción  Dibujística  bajo su proyecto de autor. Fue cuando también de manera irreflexiva   emergieron de su garganta  aquellos sonoros  susurros que invadieron el espacio del laboratorio de dibujo  de nuevos e inquietantes murmullos,  como aquel sonido que llega imperceptible sin  querer ser un sonido. …Estos son los mil nombres del Dibujo y él,  continuó trazando sutilmente aquella sensible línea interna  sobre el cuerpo humano desnudo…

…al tratar  de  expresar las ideas inefables Luis tenía que  vivenciar  una comunión con el misterio del universo semejante a la que experimentaban los antiguos místicos… en consecuencia, el proceso creador lo describía en términos de vacuidad, sencillez y capacidad de sugerencia, ya que el Dibujo ofrece esa relación única entre lo conocido y lo incognoscible.

Se manifestó el percepto de Dibujántica. Coherencia: cuerpo-corazón- mente

y espíritu…el pensamiento Universal que  ha  caracterizado a todas las civilizaciones desde el inicio de la gran creación.

…Dibujántica, al momento que se  manifestó  dejó  de ser virtual…

Y fueron  estos susurros los que  dejaron en el poso de mi corazón una huella, en el gran vacío,  meciéndome entre la nostalgia y la  melancolía…

Los Mil nombres del Dibujo.   ¡La gran utopía!, dije  para mí dentro…

EL LENGUAJE DEL DIBUJO.

Aquello me hizo viajar a mí dentro para encontrar  nuevamente la línea de tiempo y acercarme  a la comprensión  de lo de aquel  misticismo milenario… Vacío y Plenitud el lenguaje…

Tras haber afirmado la primacía del vacío   en la ontología taoísta, conviene destacar la importancia del papel que desempeña el vacío en los distintos ámbitos  del mundo material. Si bien el  Tao  tiene como origen el vacío, sólo obra, animando a los diez mil seres, por el vacío  de donde proceden el aliento primordial y los  demás alientos vitales.

Una interacción que rige la relación ternaria entre cielo y tierra y hombre. Simplificando mucho, diremos que el pensamiento chino, basado en una concepción organicista del universo, propone un arte que busca desde siempre recrear un espacio mediúmnico en el cual prevalece la acción unificadora del aliento-espíritu, en el cual el propio vacío, lejos de significar algo vago o arbitrario, es el lugar interno donde se establece la red de transformaciones del mundo creado. Gracias al vacío, a lo siempre abierto, el artista trasciende el mimetismo estéril, y percibe su propia creación como algo que participa cabalmente de la obra continuada de la creación. Presenciamos así el funcionamiento de un sistema que procede, más que por rupturas, por integración de aportes sucesivos”

/Vacío y Plenitud. El lenguaje de la pintura china. Francois Cheng. Monte Ávila Editores. 1989/

…principio que se desempeña en el pensamiento compartido, y con más razón en el Dibujo. Coherencia  del pulso del corazón, el espacio sostenido entre la sístole-diástole. Contracción-dilatación,  pensamiento universal en la interacción de  los opuestos, con una constancia  rítmica.

EL MURO DE LOS DIOSES OLVIDADOS.

…de pronto de manera irreflexiva me precipité para compartir la última noticia de los arqueólogos   sobre la sierra de San Francisco en la Baja California, lugar  que se encuentra dentro de los límites de nuestro actual territorio mexicano. En el punto justo del Trópico de Cáncer.

Mi asombro; al estar frente a esas huellas del tiempo me invitan al misterio. Señales de conocimiento dejadas en los muros planos  de las laderas de aquellas  inhóspitas montañas que se deslizan suavemente por la forma peninsular  como una enorme serpiente emplumada  que emprende su vuelo  desde  la tierra firme de la alta California,  perdiéndose en el mar profundo. Superficies rocosas que hablan de ese paralelismo del pensamiento universal, donde la fusión de los opuestos,  pasan ante  la indiferencia de las aguas primordiales  que se convierten en un gran santuario del arte mismo, la cuna donde se mece la dibujántica  de  nuestro territorio…

Dueños de la tinta negra y roja; hace 12 000 años  ya estaban ahí los primeros  mexicanos;  que  a partir de la intensa  Dibujántica realizaron la  Dibujórica, conocida hoy  como pintura rupestre; las que  pertenecen al “Estilo Gran Mural”;  que sin duda son el origen del pensamiento creador de los artistas  de la pintura “mural mexicana”, pero enmarcándose dentro de los periodos llamados arcaicos.

En las imágenes de gran formato. Los  pintores de la prehistoria dejan  las señales de su sabiduría. En verdad, quiero decir que al estar frente a ellas te invade un sentimiento de felicidad…

Según el arqueólogo, es muy probable que esas poblaciones de cazadores recolectores   utilizaran  las inhóspitas laderas  halladas en los grandes barrancos como  espacios rituales, a manera  de santuarios donde realizaban ceremonias de petición de lluvia, fecundidad o abundancia,  invocación a los dioses a través de la pintura. “Es muy posible  que las sierras fueran su zona de caza, pero también como zona  sagrada para la manifestación del Arte, y los grandes hábitats estaban alrededor de la sierra, esta gente vivía en las planicies”

Ramón Viñas Vallverdú, arqueólogo Español. Diario El Universal, Cultura 5.04.2013.

Los primeros pobladores; -me atrevo a llamarlos  mexicanos- que habitaron en lo que hoy es nuestro país,  dejaron esos enigmáticos mensajes sobre el conocimiento del cuerpo humano y su relación con el macro universo.

¿Esos habitantes son  originarios de estas tierras? ¿O llegaron de otra región?

No lo sé,  aún no terminan las investigaciones;  eso que importa, habría que esperar. Pero lo que sí sé; es que son  los dioses olvidados, los que saben hablar sin palabras, que dejaron su mundo para buscar nuevos espacios  y seguir conociendo  todo el territorio americano  y  entregar su sabiduría a los que sólo sabían hablar con  palabras.

Esto hace que esos antiguos pobladores se integren al pensamiento universal del ser humano  en el continente americano.

Aparece por primera vez el culto a la gran  serpiente, basta ver las imágenes que dejaron, para determinar que  fueron pintores que interpretaron la esencia del cuerpo humano, la fauna y flora marinas de las regiones peninsulares; atrapadas en la abstracción del rojo-negro; que conocían la poética  del espacio y del tiempo; manejaron el color de manera abstracta y simbólica, dejaron el rastro de sus  eventos  a través de  la  interpretación del  espacio en sus percepciones unidimensional y periférica, más allá del geometrismo Euclidiano, inmersos de manera natural  en la filosofía del gran vacío.

Los primeros indicios de lo que hoy me arriesgo a llamarle la Dibujántica.

También utilizaron la hermenéutica del símbolo; pues según se afirma, que los santuarios, además de espacios para las expresiones mágicas y religiosas, tal vez funcionaban como marcadores de tiempo y territorio; muchas de sus señales nos hablan de un conocimiento tipo astronómico, sitios donde señalaban el transcurso del Sol y que marcaba  una especie de calendario

de su vida de sedentarismo agrícola. Naturaleza humana; agua, tierra, aire y fuego, los elementos poéticos, composición intrínseca y simbólica del hombre… mexicano.

LOS DRAGONES DEL PARAISO PERDIDO Y EL  LIBRO  PINTADO.

Deseo compartir los instantes fugaces del tiempo prehistórico del hombre; que se precipitan reales  para  ir conformando la historia de los verdaderos Dioses Olvidados que hoy conocemos como Culturas Mesoamericanas

El retorno a otro mundo invadido por el misterio: olmeca, tolteca, nahua, azteca,  maya, totonaca, zapoteca… y vuelve a mí memoria, el susurro de  diez mil sonidos que se convierten en palabras, en el diálogo de flor y canto. Cantares de las antiguas civilizaciones mexicanas.

“Sobre una estera de flores pintas tu canto, tu palabra, príncipe Nezahualcoyotl.

Se va pintando tu corazón con flores de todos colores, pintas tu canto, tu palabra, príncipe Nezahualcoyotl. /Romances… f18v/ Dentro de ti vive, dentro de ti está pintando inventa al Dador de la vida, ¡príncipe chichimeca!  Todo lo que es verdadero (lo que tiene raíz) dicen que no es verdadero (que no tiene raíz)  ¡que nuestros corazones no tengan tormento! Porque él es el Dador de la vida / Romances … ff 19v-20s/….

Pero es en el tiempo  del 1321 del siglo XIV  que surge la alta destreza y la  manifestación del espíritu de aquellos  sonidos  que caracterizaron, dieron y significaron   la  poética palabra,  México…

México. Lugar Mexitli. Mexi-co. De Mexihtl, nombre alterno de Huitzilopochtli, -co, particula locativa. También “En el ombligo de la luna” (interpretación que registra Fray Bernardino de Sahaún). Metz-xi-co. De metztli, luna; xictli, ombligo; -co, partícula  locativa.

/Diccionario del Náhuatl. En el español de México. Carlos Montemayor. UNAM.  2009/

…”En el ombligo de la luna”  el centro del poder del pensamiento creador de los antiguos Nahuas. Que se asentaron en las riberas lacustres del centro de nuestro país para  fundar  la Gran México-Tenochtitlan

“Entre las sociedades prehispánicas, la imagen del cuerpo humano –además de orientarse por un conocimiento “objetivo” del organismo y sus funciones- estaba altamente impregnada de contenidos religiosos e ideológicos que constituían el andamiaje de toda una cosmogonía

En este sentido –y quizá sólo en ése- la civilización prehispánica es nuestra contemporánea, nuestro espejo: al asumir que su condición corporal, con-sustancial para ellos, es una construcción imaginaria, nos colocamos, por analogía especular, en una posición semejante; comprendemos que toda reflexión  se inicia a partir del cuerpo, intermediario entre Ser y mundo que, como  microcosmos, impregna la representación del universo y, en reflujo, modela, a partir de la naturaleza física, la idea de todo lo que nos rodea” /Sergio Raúl Arroyo. Etnólogo. Cuerpo y Cosmos. Arte escultórico del México Precolombino. CONACULTA 2004/

…para anotar en sus “libros pintados” el desarrollo científico-cosmológico en relación con el universo  y con su pensamiento abstracto cuna de su poesía, para convertirse en Dibujántica símbolo de las mil voces internas: poesía; arte de vivir; arquitectura; pintura; escultura y todas las cosas de la creación en su  naturaleza de Ser.

Tlahcuilo: el pintor. (El buen tolteca)

El pintor: la tinta negra y roja, artista creador de cosas con el agua negra.

Diseña las cosas con el carbón, las dibuja, prepara el color negro, lo muele lo aplica.

El buen pintor: entendido. Dios es su corazón, diviniza con su corazón las cosas, dialoga con su propio corazón.

Conoce los colores, los aplica, sombrea; dibuja los pies, las caras, traza las sombras, logra un perfecto acabado.

Todos los colores, aplica a las cosas como si fuera un toleca, pinta los colores de todas las flores.

El mal pintor: corazón amortajado, indignación de la gente, provoca fastidio, engañador siempre anda engañando.

No muestra el rostro de las cosas, da muerte a sus colores, mete a las cosas en la noche.

Pinta las cosas en vano, sus creaciones son torpes, las hace al azar, desfigura el rostro de las cosas. / Informantes de Sahagún, Códice Martitrense. Los antiguos mexicanos. Miguel León  Portilla.

Mística  que se ha convertido,  sin lugar a dudas, en la historia de aquellos sabios que forjaron las artes y la ciencia en esta América nuestra.

Antes de que empezara la gran aventura de aquellos hombres de la península Ibérica… Ya después se fueron integrando nuevos sonidos, otras historias, otra cultura, otros lenguajes.  Otros aconteceres que se funden, sin remedio   con las antiguas civilizaciones para  conformar el origen de una nueva nación.

PAUTA DE LECTURA…

No es mi intensión en estos momentos, descifrar la historia del arte; barroco, plateresco, churrigueresco y todas las tendencias del arte que se fueron manifestando en ese lapso de tiempo entre 1521 y 1781. Me basta con hacer un recorrido  por la ruta de los primeros  Conventos  que se empezaron a construir para evangelizar y de otra parte dibujántizar a los antiguos mexicanos.

Nace el Dibujo apropiado,  con un lenguaje híbrido, con tendencia  más europea y hegemónica-helénica, que, con la abstracción  del arte que habían alcanzado los mexicanos en su proceso creador,  pues ya   conocían el vacío, logrando la  sencillez con la simplicidad de  sugerir.

Pero, resultó más fuerte la imposición del Dios hebreo como símbolo de espiritualidad; que la coherencia cuerpo-corazón-mente…espíritu,  los dioses olvidados del paraíso perdido.

Pero, que ahora tengo la intención de rescatar esos valores para reconstruir  su antigua mexicanidad a través de esa mítica  creatura  llamada Dibujántica.

No es mi intención, proponer “una fórmula mágica”, como diría Savater, eso es para  los perezosos, los que hablan del falso discurso de la pérdida de valores.

Mi filosofía quiero que se origine en el mismo lugar y tiempo donde he experimentado antes que nada mí democracia y mis vivencias en torno al fenómeno del dibujo; el Laboratorio de Dibujo. Donde mi primer paso fue cambiar yo mismo, como ética profesional. Todo lo que hay que hacer es abandonar la estéril rutina; e intentar hacer muchas  cosas nosotros mismos.

En escuelas como la nuestra, donde la democracia  a veces se debilita, donde hemos eliminado de los programas de educación materias como la filosofía, que podría ser la única que nos enseña a ser mejores seres humanos.

BAJO EL ASOMBRO DE SAN JORGE.

¡Las tres nobles artes en América!

“El mayor evento cultural del siglo, si no es, que  de todos los tiempos”, dicen que exclamó San Jorge sin que el frío oscurantismo del siglo XVIII consiguiera mermar su delirante entusiasmo.

Sin embargo  cuando el viejo santón fue colocado con la mirada hacia la sede de la Real y Pontificia Universidad,  en la fachada del nuevo  edificio que albergará por siempre la Real Academia de San Carlos, le tocó en suerte un director ampliamente reconocido y rodeado de todo un equipo de colaboradores  de jóvenes  artistas españoles, a quiénes todo el mundo conocían por sus hipótesis radicales sobre el origen del Dibujo y considerarlo como la madre de todas las ciencias habidas y por haber cualesquiera que estas fueren, ya que significa: vida, historia y poesía; y el futuro que tendrá en  tierras americanas, donde ya se veneraba de manera mística a la receptividad del ser humano como un medio para la intelección de la percepción.

La historia de la  dibujantización de aquellos habitantes que mostraban sus vergüenzas y adoraban a sus propios  dioses se ha ido desvaneciendo en el  tiempo; empezó con el ingreso a los aspectos  religiosos “occidentales”, hacia los dioses de la hegemonía Helénica.

Fue la fusión de dos culturas, de diferentes modos de percibir el arte. El surgimiento de la primera Educación de carácter plural: -étnico-cultural y lingüístico-

Cuenta una antigua leyenda que, mientras, San Carlos quedaba al resguardo de las tres Nobles Artes en América: Pintura, Escultura, y Arquitectura;  el viejo San Jorge  se encargó de vigilar la entrada al edificio que ocupaba el santuario, y estaba autorizado para matar los dragones que pudiesen retornar del paraíso perdido… aquellos primeros mexicanos.

En los albores del siglo XVIII; se instituían por primera vez las tres nobles artes en La Nueva España y junto a ellas surgen también los primeros cartógrafos, la agronomía, el jardín botánico, la lotería, y lo que hoy es la casa de moneda y la fábrica de billetes.

Mientras, que,  en el continente europeo florecía el llamado siglo de las luces o de la Ilustración; donde empezó la  aparición de  los primeros escritos filosóficos que vendrían de alguna manera a caracterizar lo que hoy conocemos como la cultura de las estéticas, o mejor dicho aparece la estéril estética como una norma para regir los conceptos del fenómeno del Arte.

Muy pronto en la Nueva España empiezan a soplar  los primeros  vientos de Independencia, y en medio de ellos, el auge de un nuevo  concepto,

El Dibujo, rigoroso y fiel; en el Real Santuario del Arte,  la nueva forma de interpretar la naturaleza humana  bajo los cánones de la hegemónica  cultura griega. Prototipo de belleza corporal.

El torbellino de Independencia arrasa con todo el territorio novohispano   y surge la idea México o “Estados Unidos Mexicanos” como el nombre oficial  del nuevo país que se independizaba del coloniaje europeo.  Pueda que se empezaba a gestar el nuevo gentilicio de mexicano.

LIBERTAD  DE  SONIDOS POSREVOLUCIONARIOS.

En este México nuestro, las dos doctrinas que influyeron  sobre la vida del Dibujo,  nacidas en  la antigua Academia de San Carlos: el estéril mimetismo   europeo  y;  la abstracción   de los “antiguos mexicanos” determinaron la atmosfera cultural en la que habría de florecer la Dibujántica.

¿Qué es lo que busca el dibujo, la unión del espíritu y el cuerpo o materia?, simplemente coherencia cuerpo-corazón-mente;  que  sugiere  la realidad interna del artista plástico  en una fusión de pensamientos  opuestos.

En la que se suscitan dualismos antagónicos: materia-espíritu; divino-humano;  ideal-natural.

El pintor mexicano adoptaba una posición intermedia, trataba de evitar los extremos, de seguir un justo medio, no un medio estático en el que los extremos no estaban en tensión, la fusión mexicana era una unión dinámica de opuestos que se necesitaban mutuamente para complementarse. Como producto de la integración de dos culturas, creando en el principio un lenguaje híbrido. Este fue el enfoque o la forma  en que se buscó  la realidad interna del dibujante. Estaba forjándose una nueva escuela, otros estilos.

Otros modos de dibujar o de percibir la realidad; otros asuntos religiosos.

El movimiento revolucionario de México  deja falsas esperanzas en la sociedad, y con ellas, nuevos sonidos referentes a la  intelectualización social del país. Otorgarle  la Identidad Nacional o la esencia de mexicanidad.

Y son todos los intelectuales activos, los que promueven   el retomar: el arte antiguo; el arte popular;  las nuevas letras; las nuevas leyes;  y las tradiciones mágico-religiosas, como fundamento de una identidad nacional.

Bajo el tutelaje del Ministro de Educación; surgen las primeras ideas de

La escuela mexicana de Dibujo, y los Pintores de San Carlos inician la historia del Arte Mexicano, floreciendo a través de la pintura al gran formato: la pintura mural  mexicana. Este tutelaje, también  trae consigo el ansiado desprendimiento universitario de la Educación Pública,  surgiendo la Autonomía, y con ella la libertad de cátedra. Me quiero referir a la Universidad Nacional Autónoma de México,  como aquellos momentos felices para poder compartir libremente las experiencias de sabiduría  con la juventud mexicana de esos días…de autonomía y libertad de pensamiento;  libertad de Ser.

DIBUJÁNTICA EL RÍO DE LA VIDA

En los tiempos actuales…la noche de maratón no se olvida… el pasillo central de la Escuela se convirtió  en un caudaloso río por donde no corría agua, sino tiempo; tiempo juvenil y vigoroso.

Los jóvenes marcharon para dar inicio a la maratón con el vigor y la alegría  que los caracteriza…con la misma indiferencia que corren las aguas por los ríos y pasa el viento del frío invierno por el camino petrificado, así un nuevo día se ha ido de mi existencia.

Hay dos días por los cuales mi corazón jamás ha languidecido: ese que no ha llegado aún, ese que ya pasó… Omar Khayyam. Poeta Persa.

Al principio tímidos, y tal vez desconfiados del  nuevo percepto de Dibujántica, y de recrear imágenes, una tras otra, una encima de la otra, durante un día completo. Pero ya después, libres de establecer cada quién su propio lenguaje a través de los alientos vitales y de  su línea interna;  experimentando sobre los modos de mover y transformar su mundo exterior: la falsa realidad.

Cada uno encontró nuevos lenguajes,  más allá de lo estéril que pueda resultar  la copia fiel del cuerpo humano, más allá de la noche,  más allá de su trabajo cotidiano y de sus sueños, solo se dedicaron a buscar el infinito…

Estaba surgiendo una nueva forma  de ejercer la dibujística; una nueva forma de ver a través de su mirada de artista,  dependiendo solamente del proceso interno de su corazón-mente  y como único compromiso  su propio cuerpo, hasta ahora reprimido por la cultura de las estéticas. Soy muy osado al decir, que surge una nueva escuela con muchos  modos de dibujar.

LA NUEVA CALLE DEL DIBUJO. Narrativa de la Maratón

Los  mil  nombres  que tienen el  Dibujo, o el gran río de la vida.

El Dibujo es sembrador de vientos y cosechador de tempestades; despierta el  vigor Juvenil  de los estudiantes y  como un torbellino pasa por los pasillos de la ENAP.  Después de la Gran Maratón  me queda un silencioso sonido, abre  la puerta al misterio y me invita a una nueva aventura. Emoción que me asombra y que aún  flota febrilmente sobre mi corazón… En el cálido verano  emerge el primer sonido  que cimbra  pasillos, corredores y laberintos de mi inconsciente  cuando de pronto   aparece el “elefante blanco”. Ya es el otoño y  resurge la idea,  ésta queda atrapada, como aquellos sonidos que de súbito llegan como sin  querer ser un sonido y  el rumor  del dibujo crece. El instante de una  epopeya   12 horas está bien,   el fin de un ciclo es profético, resurge  la dirección del camino; un día,  es  mejor  y se duplican las acciones de un proyecto que nace y se finca dentro del sonido administrativo. Emergencias y resurgencias de voces  que  incomodan; acerca de los  cien maratonistas inscritos, se proponen más.  Se apuntan otros, y aumenta  la espera de un ritmo para seguir la línea del tiempo; como hicieron los 300  guerreros de la leyenda perdida  y esta se hace realidad el gran día. La Victoria se reviste del cándido  blanco y de alas  celestiales,  baja de su pedestal y dirige  la marcha del dibujo con música de alegría y entusiasmo  en el latido de los  nuevos corazones. La caminata sigue a lo largo del pasillo central de la escuela hasta llegar a la curva y se convierte en un  río. Río por donde no fluye agua; sino tiempo, el Dibujo infinito,  puro como el agua sagrada, alimento  para el elefante. Por la Calzada del Dibujo; ya es el invierno, y a pesar de los incómodos sonidos del viento frío del norte; del sonido solar de luz que deslumbra;  de la fresca  llovizna  que humedece las pupilas y hace vibrar las pestañas que resguardan  la mirada del pintor: El dibujo emerge y resurge de forma rítmica  hasta el cansancio, hasta la muerte, uno tras uno, uno sobre otro, sin parar, y  se convierte en el gen común que une e integra  a los “enapos”  en  el encuentro del camino  que los conduce  hacia la libertad de elegir su propio lenguaje de práctica infinita.

Al finalizar ese día, asombrado por el dibujo y por el entusiasmo colectivo   demostrado por los estudiantes de la ENAP y acompañado de amigos y de buenos amigos, de amigos-amigos y acosado también  por los sonidos de mi estado de inocencia colectiva; la familia que siempre está al tanto: mi esposa; maratonista incansable,  los hijos, los yernos, el nieto; todo se convierte  en felicidad. Al amanecer de un día después se presenta la esperada muerte; tirana,  gritando el fin de un ciclo, más sin embargo anunciadora, de otro nuevo; una nueva vida que a la vez va a zozobrar en la otra noche, en el otro sueño, en otro dibujo  más. Pero en estos días tan extraños, previos al fin del mundo, resisten la gran epopeya  150 estudiantes, todos manteniéndose vivos sobre la superficie de la vida académica de la ENAP: Clic, Clic, Clic, Clic, Clic; uno después de otro, otro sobre uno,  son los sonidos contemporáneos que me resultan un tanto incómodos, pero que  significan los pequeñas signos  que forman  sonidos, como estos que  quieren  llegar sin hacer ruido hasta convertirse en palabras,  para que cada una de ellas  sean el símbolo de los Mil Nombres del Dibujo;  Dibujántica, Dibujística. Lo Dibujórico del ser humano; el libre albedrío. Y ahora el ensordecedor sonido para declarar al triunfador; empieza el conteo: uno tras otro, uno genera dos, dos y uno generan tres,  y uno, cuatro… cinco, seis, siete, ocho, nueve, cero.

Cero genera el infinito, la nada, el gran vacío; relativos; racionales; reales; imaginarios; complejos e incluso trascendentales y surrealistas: he aquí, las matemáticas en el arte. 30 000 imágenes. El imperio del dibujo extiende su dominio a medida que aumentan las necesidades creativas, y el progreso de la verdadera definición del dibujo y su Escuela Mexicana. Ahora solo queda rebasar las fronteras  del azul-oro de nuestra Institución.

Marzo 14 de 2012. Ceremonia de Premiación.

Pensamientos fugaces, pero que me han permitido tocar muy de cerca uno de los brazos  de la Historia;  sin ser un historiador, sino un simple dibujante que nació en el  antiguo Santuario del Arte, que venera antes que nada, al Dibujo,  que venera también  la recepción del mundo exterior; y rinde culto a la Percepción del Inconsciente como  generadora  del conocimiento;  y como consecuencia le rinde un culto especial a la  Dibujántica,  el proceso mental del Dibujo, para  empezar la acción Dibujística  en el exterior, resultando las   imágenes  que contienen los mil nombres…del Dibujo;

o la nueva Escuela Mexicana del  Dibujo.

JORGE CHUEY.

Barrio de la Concha. Xochimilco D.F. Abril 16 de 2013  jorgechuey@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *