Capdevila define a Díaz Cortés

Actualmente se está presentando una muestra de grabado del Maestro Francisco Moreno Capdevila (1926-1995) en el Salón de la Plástica Mexicana en Colima 196, como parte de la presentación del libro “Francisco Moreno Capdevila/ Grabador y pintor” de la Doctora Fabiola Martha Villegas, el cual recomiendo ampliamente, ya que a la par de definirnos al maestro, se hacen referencias históricas de la Academia de San Carlos que son importantes conocer.

Fui invitado a participar en la mesa de la presentación del libro y me pidieron que llevara un grabado que él me regaló el cual estuvo expuesto durante la presentación del libro y se encuentra en la exhibición del salón.

La amistad que tuvimos fue grande para mí. El fue el primer grabador profesional que entendió las diferencias del grabado que yo he hecho con el que se hizo en México.

Cuando le pedí que me escribiera la presentación de mi exposición de “30 años de grabado” que presenté en el Museo Nacional de la Estampa me dijo: “Yo no escribo presentaciones ni para alumnos ni para maestros, pero de ti, sí tengo algo que decir” y me escribió, lo que yo y la  gente que me conocen bien, consideramos una radiografía de mi y de mi obra.

de la serie "Luz y tinieblas"

de la serie "Luz y tinieblas"

UN ARTISTA EN LA PLENITUD DE SUS MEDIOS

La obra de Antonio Díaz Cortés es muchas veces inquietante, ejerce una singular atracción en el observador, invitándole a recorrerla con atención y detenimiento, reflexivamente, como fue hecha. Solo así, paso a paso, llegamos a darnos cuenta de que sus estampas, aparentemente tan sencillas son de una complejidad que al principio no sospechábamos.  Son la obra de un artista en pleno dominio de sus medios y que, por lo mismo, es capaz de expresar cabalmente lo que quiere con un nivel de excelencia realmente notable.

Gran parte de sus imágenes, de una geometría aparentemente abstracta, revelan una concepción y una manera de sentir muy compleja y tensa, a la vez que abundante con matices que enriquecen nuestra percepción, ampliando el horizonte de la imaginación.

Este grabador y pintor es hoy uno de nuestros mejores artistas, con una obra muy personal y madura que lo distingue y singulariza en cualquier conjunto. Reflexivo, inquieto, de sensibilidad muy afinada, trabaja sus xilografías e imprime sus planchas con un virtuosismo bien entendido y aplicado, que a otros grabadores los colocaría en el borde de lo imposible.

Quiero referirme con especial predilección a los acrílicos y xilografías que desde inicio de los años ochenta viene realizando.  En muchas de estas obras las luces y las sombras se envuelven en transparencias sobrepuestas como velos que dejan entrever un trasfondo de formas y luminosidades, que van creando una atmósfera de misterio, un espacio indefinido que se hace presente sin más soporte concreto que la luz y el color, en una fina y bien templada variedad de matices.  Sorprende que con algo que a menudo parece muy poco, se sugiera tal variedad de significados y espacios abiertos a la imaginación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *